26.04.21

"Yo soy el Buen Pastor" (Jn 10, 11ss)

Ayer (25-IV-2021), IV Domingo de Pascua, con total propiedad la Iglesia Católica le pone “apellidos": es el “Domingo del Buen Pastor”, pues así nos lo dice expresamente el mismo Jesús -con tozuda insistencia, y con claros deseos de que lo sepamos y lo entendamos-, en el Evangelio de la Santa Misa: Yo soy el ‘Buen Pastor’

Pero Jesús no se "conforma” con decírnoslo; también nos da, con total sentido e intención, la definición o la exacta explicación de la expresión que utiliza: nos está enseñando una cuestión que, en la Iglesia, tanto a Pastores como a Ovejas -afecta a los dos estamentos-, nos conviene muy mucho tenerlo claro; por diversas razones, que intentaremos precisar, si nos da “tiempo".

¿Y qué definición nos da? La más “tremenda” y la más “real” que tiene a mano -sin paliativos, sin medias tintas: casi diría “a lo bruto”, si se me permite la expresión-; porque es la que define toda su Vida: El ‘Buen Pastor’ da su vida por sus ovejas.

Y para que no tuviésemos la menor duda, ni los Pastores ni las Ovejas de/en la Iglesia Católica, aún señalará expresamente: Este es el mandato que he recibido de mi Padre. Un “mandato” que asume, única y exclusivamente en favor nuestro -sus Ovejas-, hasta el fin. Todo con absoluta libertad y grandeza: por Amor. De hecho, como también nos lo ha revelado: Yo, para esto he venido.

En la Iglesia Católica, por el Sacramento del Orden hay Pastores; y por el Sacramento del Bautismo, todos somos Ovejas. Una imagen absolutamente evangélica, y querida por el Señor y los suyos.

Todos los miembros de la Jerarquía Católica, desde el Papa hasta el último Sacerdote ordenado hoy mismo, pasando logicamente por todos los Obispos, somos Pastores. Al participar del mismo Sacerdocio de Cristo, único Sacerdote real y único Sacerdocio verdadero, del que procede todo sacerdocio en el Cielo y en la tierra, participamos de la misma Misión: somos Pastores.

Leer más... »

22.04.21

"La fe y sus caminos" (por García Cuartango; en el ABC, claro)

No es mi intención decirle al ABC -mucho menos a Pedro GC- lo que tiene que escribir o no: ¡viva la libertad! Lo que pasa es que uno se hace “esclavo” de lo que ecribe y/o de lo que publica: yo también. Lo mismo que de lo que habla: es el “peaje” a pagar.

Pero, “el que habla lo que no debe, oye lo que no quiere”, señala con grandísimo tino y acierto la sabiduría popular. Y se arriesga a que le critiquen, y tenga que leer lo que quizá no le va a gustar. Y ahí voy.

Vuelve otro columnista fijo del diario ABC a salir al paso (20-IV-2021), nada más ni nada menos que a rebatir al Sr. Obispo, Martínez Camino, su impecable y fina Tercera de días pasados, a propósito de Hans Küng.

Leer más... »

19.04.21

"Communicatio in Sacris", o: ¡a por el desmadre total!

El Código de Derecho Canónico define la Communicatio in Sacris (lit.: “comunicación en las cosas sagradas"), o Comunión en los Sacramentos, “a la posibilidad de que cristianos de diferentes confesiones y denominaciones puedan participar conjuntamente de los Sacramentos, y de otros bienes sagrados, como templos y demás” (can. 844).

Y, como no puede ser por menos, a continuación establece las NORMAS que la hacen válida y la rigen:

El & 1, determina: “Los ministros católicos administran lícitamente los Sacramentos solo a los fieles católicos, los cuales, a su vez, solo los reciben lícitamente de los ministros católicos, salvo lo establecido en los & 2, 3 y 4, y el can. 861″.

& 2: “En caso de necesidad, o cuando lo aconseje una verdadera utilidad espiritual, y con tal de que se evite el peligro de error o de indiferencia, está permitido a los fieles [católicos] a quienes resulte física o moralmente imposible acudir a un ministro católico recibir los Sacramentos de la Penitencia, la Eucaristía y la Unción de Enfermos de aquellos ministros no-católicos en cuya iglesia son válidos esos Sacramentos”.

& 3: “Los ministros católicos administran lícitamente los Sacramentos de la Penitencia, la Eucaristía y la Unción de Enfermos a los miembros de iglesias orientales [por ejemplo, los ortodoxos] que no están en plena comunión con la Iglesia Católica, si los piden espontáneamente y están bien dispuestos; y esta norma vale también respecto a los miembros de otras iglesias que, a juicio de la Sede Apostólica, se encuentran en igual condición que las citadas iglesias orientales por lo que se refiere a los Sacramentos”.

& 4: “Si hay peligro de muerte o, a juicio del obispo diocesano o de la Conferencia Episcopal, urge otra necesidad grave, los ministros católicos pueden administrar lícitamente esos mismos Sacramentos también a los demás cristianos que no están en plena comunión con la Iglesia Católica, cuando estos no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad, y lo pidan espontáneamente, con tal de que profesen la Fe católica respecto a esos Sacramentos, y estén bien dispuestos”.

El can. 861 establece que, en caso de peligro de muerte, puede administrar el Bautismo cualquier persona con tal de que tenga la debida intención.

Leer más... »

16.04.21

Los "católicos mutantes", o los "Transformers". I

Estamos contemplando ante nuestros ojos -tentados estamos de verlo y no creerlo-, un espectáculo que no por anunciado nos es menos doloroso: el de tantos y tantos que se dicen “católicos” que no solo no saben lo que dicen sino que viven haciendo bandera de estar a la contra; para destruir, como es lógico en ellos, hasta la menor sombra de “lo católico".

Eso sí: prefieren decir “cambiarlo", “renovarlo", “hacer que progrese"…, y otras tonterías por el estilo; que solo engañan a los ya insipiens, doctorados cum laude.

Es lo que vengo llamando “católicos a lo Biden“, que se caracterizan por importarles lo mismo comulgar que abortar; rezar -es un suponer-, que maldecir: ya, ni distinguen. Se les cumple aquello de no saben lo que hacen

Leer más... »

12.04.21

H. Küng II. (Por Olegario, en el ABC: ¡se salen!)

Vuelve a reincidir el ABC, dedicando esta vez nada menos que su famosa Tercera (11-IV-2021), laudatoria cien por cien -¡cómo no: es lo que se lleva en ciertos ambientes!-, sobre el Hans Küng. Insiste. Él sabrá por qué.

La firma la pone Olegario González de Cardedal, que es el “teólogo” oficial y oficialista -más o menos- que la Iglesia Católica en España ha puesto en la cumbre. Ya con casi 87 años a cuestas, que no son pocos. Con premios y demás, también a cuestas. Y con muchos libros, clases, conferencias, etc., etc., en su haber: amplísima y larga trayectoria.

Personalmente, no le conozco; ni he leído practicamente casi nada suyo, solo alguna cosita corta: no me ha convencido nunca, la verdad.

Por eso digo lo mismo que dije de Ignacio Camacho: me voy a referir, única y exclusivamente, a “esta” Tercera y a lo que en ella dice: ni a su obra, ni a su trayectoria, ni a su vida personal o pública. Para nada. Ahora: a lo que escribe aquí, sí. Y no para alabarle precisamente, porque no puedo. Y lo siento, pero aquí raja y yerra; aunque también es posible que respere tal como escribe aquí.

Leer más... »