4.09.20

La Revista diocesana: iniciativa nueva, por si os interesa

 revista    A partir de esta primera semana de septiembre, en la revista diocesana de mi diócesis, “Iglesia en Córdoba” en su edición digital y en la edición impresa mensual, habrá una sección fija dedicada a la liturgia.

    Es un proyecto que me ilusiona y que creo que, gota a gota, se pueden rellenar lagunas enteras. Lo vivo con esperanza de edificar para vivir mejor la liturgia, comprenderla, celebrarla con más esmero y dignidad y solemnidad.

    Muchos son los lectores de las distintas revistas diocesanas, normalmente en una edad madura (el lector joven se mueve más en lo digital y breve): son las personas que integran nuestras parroquias, las familias católicas, son aquellos que quieren formarse también y tener una formación permanente (presencial, en grupos, equipos, catequesis de adultos o digital: medios diocesanos, blogs, páginas católicas de la web); muchos de ellos colaboran en la vida parroquial en el ámbito de Cáritas, de la catequesis, de la atención y visita a enfermos, del coro parroquial, del servicio a la liturgia, etc., y también los sacerdotes miramos la revista diocesana para estar al día de la vida de nuestra Iglesia, noticias, artículos, etc.

Leer más... »

1.09.20

Naturaleza de la liturgia (Notas de espiritualidad litúrgica - IV)

 coro     La liturgia ante todo tiene un fin latréutico: realiza el deber individual y social de glorificar a Dios. Y por Cristo, Sumo Sacerdote, Mediador, la liturgia santifica las almas.

      La santa Misa es sacrificio: glorifica y alaba a Dios, santifica, pide perdón por los pecados expiando, impetra la gracia. ¡Qué lejos de considerarla “fiesta”!

      La liturgia de las horas posee un carácter predominantemente latréutico: su base son los himnos, salmos y cánticos. Todo es expresión, primeramente, de alabanza: los diversos Gloria, antífonas, responsorios, etc…

     Hay que dejarse envolver de este espíritu de la liturgia, que eleva el alma a Dios, dedicando tiempo, dejándose llenar por la liturgia misma, bien y solemnemente celebrada, con unción, con devoción, con recogimiento, con amor de Dios:

     “Esta solemnidad cultual y este perder tiempo para dedicarlo a Dios en su alabanza litúrgica tiene tanto más sentido y valor latréutico cuanto más se echan de menos en el mundo los medios de subsistencia, y cuanto más precioso parece el tiempo para emplearlo en obras de apostolado activo” (Brasó, Liturgia y espiritualidad, Barcelona 1956, p. 148).

     La liturgia hace presente a Jesucristo en sus misterios comunicándonos la gracia. Es contacto de fe, pero real: ¡la liturgia es Jesucristo!, comunicándose, dándose, santificándonos, agraciándonos:

Leer más... »

25.08.20

Si no hay coro, ¿se canta en la Misa dominical?

 sacerdote           El coro parroquial presta un gran servicio con el canto litúrgico, fiel al texto del Ordinario de la Misa, sosteniendo el canto de todos en algunos momentos, ayudando siempre a la solemnidad y a la oración (Canto de entrada, el Gloria, el salmo responsorial, el Sanctus, Agnus Dei, canto de comunión).

     Pero si no hay coro parroquial, ni organista siquiera, la Misa sigue requiriendo su solemnidad, su prestancia y calidad orante, el canto. No es normal, no es tampoco pastoralmente bueno, que si no hay coro (como suele suceder desde el Corpus hasta principios de octubre) o si el coro sólo canta en una de las varias Misas dominicales, no se cante nada porque el canto en la liturgia no es prerrogativa exclusiva del coro parroquial, sino que el canto es –cada cual en su nivel- del sacerdote, de los ministros y de los fieles a una voz.

      La Misa dominical santifica el domingo, es la Gran Liturgia, pide, es connatural a ella, el canto, un tono reposado y solemne: ¡es el domingo, día del Señor resucitado!

Leer más... »

18.08.20

Piedad, objetiva y subjetiva (Notas de espiritualidad litúrgica - III)

 escorial  Conviene distinguir los conceptos, para que queden claros, y luego poder llegar a síntesis luminosas que nos ayuden a conocer y luego aplicar la espiritualidad litúrgica.

    Existe la piedad objetiva y la piedad subjetiva, y ojalá ambas vayan coincidiendo armónicamente en el sujeto, en la persona.

a)      La Piedad objetiva:

  • -es el culto público de la Iglesia entera
  • -es la espiritualidad litúrgica, o sea, la actividad espiritual privada fundada en el espíritu de la liturgia;
  • -en algunos casos, el exceso de rechazar cualquier acto de piedad que no venga de la liturgia.

b)      La piedad subjetiva puede designar:

  •  -actividad espiritual privada
  • -formas de piedad privadas no inspiradas en la liturgia
  • -o una exaltación de lo privado y personal disminuyendo la importancia de la acción sacramental.

      Con la encíclica de Pío XII Mediator Dei, de 1947, hallamos los siguientes principios y normas clarificadores:

Leer más... »

11.08.20

¿Qué entendemos por espiritualidad? (Notas de espiritualidad litúrgica - II)

  coro   La palabra “espiritualidad” se ha hecho corriente en el lenguaje cristiano, con significados complementarios: vida de perfección cristiana, tendencia al misticismo, vida espiritual… Espiritualidad es el modo peculiar de concebir y realizar el ideal de la vida cristiana.

     De aquí nacen los diversos matices en la teología y las diversas actitudes del alma respecto a Dios: los distintos caminos espirituales o distintas espiritualidades. A lo que hay que sumar los distintos temperamentos personales tan diversos: como san Jerónimo y san Benito, san Francisco de Asís y san Ignacio de Loyola, etc… Se generan así distintos estilos de santidad que generan tantas espiritualidades como aplicaciones concretas del ideal cristiano, siempre en el seno de la Iglesia.

    Muchas de estas espiritualidades tienen detrás Órdenes religiosas que las viven y que las difunden para los demás. Así las corrientes de espiritualidad en la santa Iglesia: cada una con sus rasgos, prestando atención a unos puntos más que a otros, con sus matices a la hora de ordenar el conjunto.

Leer más... »