Naturaleza de la liturgia (Notas de espiritualidad litúrgica - IV)

 coro     La liturgia ante todo tiene un fin latréutico: realiza el deber individual y social de glorificar a Dios. Y por Cristo, Sumo Sacerdote, Mediador, la liturgia santifica las almas.

      La santa Misa es sacrificio: glorifica y alaba a Dios, santifica, pide perdón por los pecados expiando, impetra la gracia. ¡Qué lejos de considerarla “fiesta”!

      La liturgia de las horas posee un carácter predominantemente latréutico: su base son los himnos, salmos y cánticos. Todo es expresión, primeramente, de alabanza: los diversos Gloria, antífonas, responsorios, etc…

     Hay que dejarse envolver de este espíritu de la liturgia, que eleva el alma a Dios, dedicando tiempo, dejándose llenar por la liturgia misma, bien y solemnemente celebrada, con unción, con devoción, con recogimiento, con amor de Dios:

     “Esta solemnidad cultual y este perder tiempo para dedicarlo a Dios en su alabanza litúrgica tiene tanto más sentido y valor latréutico cuanto más se echan de menos en el mundo los medios de subsistencia, y cuanto más precioso parece el tiempo para emplearlo en obras de apostolado activo” (Brasó, Liturgia y espiritualidad, Barcelona 1956, p. 148).

     La liturgia hace presente a Jesucristo en sus misterios comunicándonos la gracia. Es contacto de fe, pero real: ¡la liturgia es Jesucristo!, comunicándose, dándose, santificándonos, agraciándonos:

     “Al recibir, pues, a Jesucristo, poniéndonos en contacto con su sagrada humanidad, se nos hacen presentes todas las acciones, todos los estados y todos los misterios que constituyen la vida de esta misma humanidad. De aquí que la liturgia puede considerar como actual cualquiera de ellos, al hacerse presente por el sacrificio eucarístico la persona de Jesucristo, en la cual subsisten. Es el hodie que repite la Iglesia en tantas solemnidades, como eco del hodie de la eternidad. Así, pues, en cualquier día del año, por cuanto se refiere objetivamente a la presencia de Jesucristo en la liturgia, podríamos celebrar simultáneamente todos los misterios del Señor, puesto que todos ellos están presentes. Mas si este presencia física es suficiente para que la liturgia pueda cumplir con su misión laudativa o latréutica, no basta para que pueda satisfacer su misión soteriológica. La presencia de los misterios de Cristo sólo tiene eficacia santificadora cuando  nos configuramos a ellos, aplicándoles nuestras potencias espirituales, la inteligencia y la voluntad, como sujetos inmediatos de la fe y de la caridad. Y puesto que nuestras potencias son tan limitadas, de aquí que no puedan aplicarse simultáneamente a la totalidad de los misterios de Cristo objetivamente presentes. Es preciso que concentren toda su actividad espiritual aplicándola sólo a una faceta del misterio de Cristo: entonces podrán configurarse mejor con aquel misterio y recibirán más eficazmente su virtud” (Brasó, pp. 160-161).

     Esto es el año litúrgico: el despliegue de los misterios de la Persona de Cristo y su contacto por gracia santificándonos.

     Con palabras de Pío XII:

    “El año litúrgico es Cristo mismo que persevera en su Iglesia y que prosigue aquel camino de inmensa misericordia que inició en esta vida mortal cuando pasaba haciendo el bien, con el bondadosísimo fin de que las almas de los hombres se ponen en contacto con sus misterios, y por ellos en cierto modo vivan. Estos misterios están presentes y obran constantemente… tal como nos lo enseña la doctrina católica, ya que, según el parecer de los doctores de la Iglesia, son eximios ejemplos de cristiana perfección y fuentes de la divina gracia por los méritos y oraciones de Jesucristo, y perduran en nosotros por sus efectos, siendo cada uno de ellos, según su propia índole, causa de nuestra salvación” (Mediator Dei, n. 205).

    Ésta es la maravillosa naturaleza de la liturgia. Conociéndola, podremos ir viendo la espiritualidad que brota de ella y que alimenta nuestras almas, las santifica, perfecciona y une a Dios.

 

12 comentarios

  
maru
Maravillosa, la liturgia! Dios lo.bendiga, P. Javier!!!

**********

JAVIER:

Sin duda, sin duda. Pero ya verá que hoy para esto hay pocos lectores y pocos comentarios, porque, en el fondo, queremos polémica y discutir, pero falta el deseo de ahondar en los misterios.
01/09/20 2:12 PM
  
Martinna
Leo con mucha devoción sus enseñanzas porque siempre he sabido sin saber lo importante que es seguir, vivir, conocer la liturgia, lo que expresa, lo que ayuda a adorar a Dios.



****************

JAVIER:

GRacias!!! me alegra que sirvan y eleven también el alma estos artículos de liturgia.
01/09/20 2:53 PM
  
Oriol
Este post tendrá menos comentarios, pero tal vez estos no sean necesarios. En cualquier caso, quería darle las gracias una vez más por saber explicarnos este tesoro que es la Liturgia y que no amamos lo suficiente.

++++++++++++++++++++++++

JAVIER:

Lo triste es que se ha reducido la liturgia o los temas de liturgia a mera guerra o controversia. Si yo escribo un post titulado "Mejor comulgar siempre en la mano" o su contrario, "Mejor comulgar siempre en la boca"..., lloverían las visitas, lectores y comentarios.

Pero... la asimilación de la teología y espiritualidad de la liturgia, eso no. Se creen todos que ya saben de sobra y tienen arsenal de argumentos para rebatir en sus peculiares controversias. Lo cual me sorprende y entristece a un tiempo.
01/09/20 7:46 PM
  
Jorge
Gracias padre por enseñarnos tanto, en mis 28 años de vida, escuchar reflexiones tan profundas sobre el significado de la liturgia han ayudado mucho a mi fe y sobre todo a mi esperanza.
Dios le bendiga abundantemente.
Saludos desde Chile.

*************************

JAVIER:

¡¡¡Muchísimas gracias!!!
02/09/20 12:51 PM
  
Ángel
Gracias, padre Javier. Yo a los jóvenes de catequesis siempre les digo que a la liturgia (a la santa Misa) no vamos principalmente a "hacer" nosotros cosas (moniciones, cantos, ofertorio...), sino a contemplar y recibir y agradecer lo que Dios hace por nosotros. Parece que no ando desencaminado.
A propósito, el libro de Brasó que cita usted me parece estupendo, pero no está ya disponible. Le agradecería que nos indicara otro de ese estilo y que pueda adquirirse fácilmente. Un saludo y adelante con su gran labor.

+++++++++++++++++++++++++++++

JAVIER:

Hay uno más reciente, pero seguro que también está agotado: JUAN JAVIER FLORES, Traducir en la vida el Misterio pascual, en ed. Paulinas.

Generalmente, hay poco que sea divulgativo y esté disponible. Ya se sabe el mundillo editorial católico en general prima lo rentable.
02/09/20 4:57 PM
  
Ángel
Gracias por el libro recomendado.
En efecto, tras una primera búsqueda parece que estará agotado. De todos modos, buscaré otros de ese autor.
Como cristiano y como catequista, me parece imprescindible la formación a través de, entre otros medios, la lectura. Sin embargo, cuando uno entra en una librería religiosa, con frecuencia no sabe qué merece la pena. Por eso me parecen valiosísimas las orientaciones de gente entendida.
¡Gracias y adelante!

********************

JAVIER:

Curiosee en la web del CPL (Barcelona), en la colección "Biblioteca Litúrgica"; hay cosas muy buenas y otras deplorables, pero en general mantiene un bueno tono.
02/09/20 5:44 PM
  
Aldovan
Mediante la Sagrada Liturgia, nuestro espíritu asciende como águilas, a una plenitud máxima, incomparable, mayor de lo que podríamos esperar. Gracias Padre por estos escritos, porque con ellos, podemos alimentar nuestro entendimiento con la riqueza que Dios en su Sabiduría, ha concedido a nuestra Santa Iglesia.

*********************************

JAVIER:

Sí, preciosa metáfora. Con la Liturgia, Dios nos lleva en sus alas de águila, nos toma y nos lleva sobre sus plumas. Con la Liturgia, volamos bien alto.
02/09/20 9:21 PM
  
Vicente
Porque da gloria a Dios y porque nos santifica es una verdadera fiesta.
03/09/20 10:32 AM
  
Vicente
La Liturgia es obra del Cristo total, Cabeza y miembros.
04/09/20 11:29 AM
  
Carmen L
Es todo lo escrito, muy cierto, hay un reduccionismo, de la liturgia, la Santa Misa, a simple fiesta, terrena, comunitaria y se pierde de vista que es el mismo sacrificio de Cristo ven la cruz. Pero peor aún, con el virus corona, en que las gentes tienen que seguirla desde sus casas, dónde el recogimiento es escaso. Debe ser que no somos dignos. Ya Dios nos volverá a hacer dignos de Él.
04/09/20 11:37 PM
  
Antonio E.
La cuestión es que los niños que en 1984 (y sucesivos) cantaban "La misa es una fiesta muy alegre", de Garabáin, en la que "celebramos que nuestro amigo nos salvó" y que "nos compromete a ser amigos", se cansaron de buscar diversión en la misa y hoy prefieren otras fiestas más divertidas.

Y se siguen celebrando misas "de niños" aun constatando que los niños que acuden a esas misas dejan de asistir en cuanto crecen un poco porque nadie les ha explicado lo que la misa es en realidad.

Es tremenda la responsabilidad que tenemos todos, párrocos, catequistas y padres en el abandono de la liturgia y de la fe por parte de los niños. E incomprensible la inactividad para cambiar la situación. Se sigue insistiendo en algo que ha demostrado su ineficacia durante cuarenta años. Se sigue pensando qué más cosas se pueden introducir para hacer la misa más entretenida y que los niños no se aburran, y se les hurta una verdadera formación litúrgica, generando además una laguna que luego nadie se ocupa en llenar. Es doloroso, la verdad.

Muchas gracias, don Javier

*****************

JAVIER:

Antonio E.: eso mismo que vd. ha descrito tan sumamente bien, lo he repetido miles de veces en parroquias, a sacerdotes y a muchos catequistas. Los sacrdotes argumentan que eso es "pastoral" y que yo no soy "muy pastoral"; los catequistas siempre dicen que así participan los niños y que "algo se les queda", la semillita..........

Y seguimos haciendo y repitiendo lo mismo una y otra vez, haciéndolo mal, y sin frutos y sin nada de nada.

07/09/20 1:34 PM
  
Antonio E.
Pues tiene usted mucha razón, don Javier. El diccionario dice que "pastoral" es la "Actividad de dirección espiritual desarrollada por la Iglesia entre sus fieles". Siempre me ha llamado la atención que las "razones pastorales" lleven solamente a plantear lo menos exigente: se lee un evangelio más corto, se reducen las lecturas de la Vigilia Pascual o se celebra esta a horas más tempranas, se acortan las celebraciones o se dispensa la abstinencia "por razones pastorales". Pero nunca las razones pastorales llevan a proponer una penitencia mayor, a leer más lecturas o a hacer una celebración litúrgica más larga y reposada si se considera más provechoso para los fieles. Es como si el pastor solo condujera a las ovejas por sendas fácilmente transitables y nunca por cañadas oscuras si es necesario para llegar a los pastos.

En fin, el Señor es el único Pastor.

Gracias por su impagable labor.
07/09/20 3:34 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.