InfoCatólica / Santiago de Gobiendes / Archivos para: 2022

24.11.22

Sostenible, Inclusivo y Resiliente

Escribe Carmelo Jordá en Libertad Digital un artículo titulado La Iglesia cuela en clase de religión el contenido anticapitalista que Ayuso había eliminado. En ese artículo, podemos leer:

La asignatura de religión puede ser o está siendo ya el coladero por el que el contenido más adoctrinador e izquierdista llegue a los niños de Madrid.

Alumnos de religión de primero de la ESO en colegios de Madrid son obligados a visionar un vídeo de YouTube sobre los "objetivos de desarrollo sostenible” de la ONU del que, además, después tendrán que examinarse, es decir, no se trata de un contenido complementario de la asignatura para tener más información, sino que se da como parte central de la misma: los niños tendrán que aprenderse las mentiras del ecologismo.


Pues yo hoy me he levantado inclusivo y resiliente. He escuchado el clamor de la Madre Tierra y como todo está conectado con todo, me he puesto a gritar. Pero en nuestra casa común, hay personas poco inclusivas y resilientes y mis vecinos se pusieron a insultarme por despertarles con mis clamores. 

Tender puentes y derribar muros, combatir contra el calentamiento global y el cambio climáticos antropogénico da mucho que hacer y es muy cansado: tienes que reciclar cada basura en su cubo; pasar frío en invierno, calor en verano… Tienes que ir a los museos a echar pintura contra Las Meninas o ácido sobre algún sarcófago egipcio del Museo Arqueológico. Ser el perfecto lerdo resiliente da mucho que hacer. 

Tienes que defender a todo ser sintiente (menos a los fetos que son excrecencias como las verrugas), combatir la tauromaquia, insultar a los cazadores, atacar a los ganaderos que explotan y oprimen a los animales; protestar contra los agricultores que abonan sus tierras con productos no sostenibles ni inclusivos; tienes que encadenarte a las porterías de los campos de fútbol o a las redes de las pistas de tenis; colgar pancartas del tamaño de Noruega en la Puerta de Alcalá; pegarte con superglú a los marcos de la maja desnuda o a Ferraris carísimos de exposición… 

Además tienes que protestar contra los coches, contra la combustión de hidrocarburos, contra las emisiones de COde las fábricas, contra los plásticos, contra la pesca, contra la aviación comercial… Y encima tienes que ir a todas partes en bicicleta o andando para no contaminar.

Leer más... »

21.11.22

Contra los Modernistas y los Impíos (III): la Santa Misa

Se ha oído a menudo últimamente que la Eucaristía no es un premio para los buenos, sino la fuerza para los débiles; para los pecadores es el perdón, el viático que nos ayuda a andar, a caminar. Y es verdad, si no nos hacemos trampas al solitario. Porque algún teólogo avispado razonaba no hace mucho de esta manera:

  1. Los que sufren, los enfermos, discapacitados y moribundos reciben el Cuerpo de Cristo como viático para su último paso al Reino.
  2. Los divorciados también sufren.
  3. En consecuencia, los divorciados vueltos a casar, que forman parte de ese colectivo de personas que sufren, también deberían poder comulgar, porque la fuerza de la Eucaristía les va a ser de gran ayuda.

Así discurren los impíos. El silogismo (la trampa, la falacia) no puede ser más evidente. ¿Qué tendrá que ver un agonizante con un divorciado vuelto a casar? Quien vive en pecado mortal no debe comulgar, si antes no se arrepiente de sus pecados con propósito de enmienda, se confiesa; y recibe la absolución y cumple la penitencia.

Dice el Apóstol en 1Co 11,27: Quien comiere el pan y el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor.

Nuestro Señor nos manifiesta que es necesario acercarse a recibir el alimento eucarístico con las almas bien preparadas; pues Él mismo, antes de dar a sus Apóstoles el Sacramento, no obstante de estar ya limpios, les lavó los pies (Jn. 13 5.), enseñándonos a acercarnos a este Sacramento con gran pureza de conciencia. Así como aprovecha mucho recibir este Sacramento con buenas disposiciones, siendo causa de vida eterna, también daña mucho el recibirlo con malas, siendo causa de ruina eterna.

El pecador, al trasgredir voluntariamente la ley divina en materia grave, renuncia a la amistad con Dios poniéndose de espaldas a Él como fin último sobrenatural. El pecado mortal se opone diametralmente a la caridad y por eso la destruye totalmente. El pecado mortal nos vuelve enemigos de Dios.

«Como el cuerpo muere cuando le falta el alma, así el alma muere cuando pierde a Dios. Y hay una diferencia: la muerte del cuerpo sucede necesariamente; pero la del alma es voluntaria» (In Ioannis 41,9-12; cf. Rm 7,24-25).

Enseña Santo Tomás de Aquino respecto a la comunión:

No todas las medicinas son buenas para todas las enfermedades. Porque una medicina que se da a quienes se han librado de la fiebre para fortalecerles, dañaría a los que tienen fiebre todavía. Pues así, el bautismo y la penitencia son como medicinas purgativas, que se suministran para quitar la fiebre del pecado. Mientras que este sacramento es una medicina reconfortante, que no debe suministrarse más que a los que se han librado del pecado.

Por lo tanto, el pecado mortal es la muerte para la vida de la gracia y para la caridad. Y no puede comulgar con Dios quien voluntariamente se ha apartado de Él. 

Pero no solo no tienen los réprobos problema con la comunión de los pecadores públicos – no solo los divorciados vueltos a casar, también los políticos que promueven las leyes del aborto o de la eutanasia – sino que tampoco tienen reparos en que comulguen paganos, ateos, budistas, protestantes o musulmanes. ¡Que comulguen todos! ¡Venga, alegría!

Dice Santo Tomás de Aquino

Pero pesa más el impedimento que va contra la caridad misma que contra su fervor. Por eso, el pecado de incredulidad, que separa radicalmente al hombre de la unidad de la Iglesia, hablando en absoluto, es el que hace al hombre más inepto para recibir este sacramento, que es el sacramento de la unidad de la Iglesia, como ya se dijo. De donde se deduce que peca más gravemente el infiel que recibe este sacramento que el pecador fiel; el infiel, además, ultraja más a Cristo, presente en este sacramento, muy especialmente si no cree que Cristo está verdaderamente presente en él, porque, en lo que de él depende, disminuye la santidad de este sacramento y la virtud de Cristo que opera en él, que es ultrajar el sacramento en sí mismo. Sin embargo, el fiel que comulga con conciencia de pecado no ultraja este sacramento en sí mismo, sino en su uso, por recibirlo indignamente. (Suma Teológica III Qu.80).

Para los impíos, el pan consagrado es solo un símbolo, una metáfora. Representa para ellos la solidaridad, la fraternidad universal de todos los hombres de cualquier raza, sexo o religión. La comunión es el símbolo del compartir: cuando todos ponemos lo que tenemos a disposición de los demás, hay suficientes recursos para que todos coman y todavía sobran (así interpretan de forma naturalista la multiplicación de los panes y los peces).

Leer más... »

16.11.22

Contra los modernistas y los impíos (II): el Pecado

 

Creo que en los últimos artículos publicados en este blog y, sobre todo en los comentarios que los lectores han ido dejando, ha quedado de manifiesto que hay dos iglesias distintas con doctrinas diferentes: la Iglesia Católica (la única verdadera) y la Iglesia del Anticristo, que es la que llaman del nuevo paradigma. Esta iglesia del nuevo paradigma cree que puede cambiar la ley de Dios a capricho. Sus jerarcas y teólogos se creen dios. Y así pueden determinar que lo que antes era pecado, ahora ya no lo es. Esta nueva iglesia no tiene a Cristo en el centro, sino a la persona: al hombre. La nueva iglesia predica la antropolatría. Y de este modo, el hombre se creyó capaz de cambiar la Ley de Dios a su gusto y decretar por su propia voluntad que lo que antes era pecado – como la sodomía, el adulterio o la fornicación – dejara de serlo. Y se creyó el impío capaz de enmendarle la plana a Dios y cambiar el Decálogo para adaptarlo a sus gustos y a los gustos de su amo y señor, que no es otro que el demonio. Y las herejías entraron todas en la Iglesia en tromba.

El hombre quiere ser dios. Esta es la causa y la raíz de todos los males. El gran pecado del hombre es la soberbia, que conduce a la desobediencia de la Ley de Dios. «Dios ha muerto y el hombre está por encima del bien y del mal». «Yo soy dios y me autolegislo: me doy a mí mismo mis propias leyes morales. Yo decido lo que está bien y lo que está mal según mi propia voluntad endiosada». La soberbia del hombre moderno llega al extremo de creerse capaz de modificar el clima del planeta o, incluso, su propia naturaleza, conforme a su voluntad soberana.

La antropolatría – la adoración a la persona – es la religión del Anticristo. Ya no es Dios el centro. Ya no es Cristo el Señor y Salvador. El hombre es señor de sí mismo: es autónomo y fin en sí mimo. Su fin ya no es dar gloria a Dios, sino darse gloria a sí. El hombre cree que no necesita a Dios para nada: cree que su vida es suya, que se autoposee y que se puede autodeterminar, como si su vida les perteneciera y no fueran causas segundas. El hombre moderno, que quiere hacer lo que le da la gana con su vida en cada momento, es como el necio de la parábola que se dice a sí mismo:

Alma, tienes muchos bienes guardados para muchos años; relájate, come, bebe y disfruta de la vida.

Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

Decía Jorge Manrique que «querer hombre vivir cuando Dios quiere que muera es locura». Y, efectivamente, el hombre moderno está loco. Rematadamente loco. Porque nuestra vida está en manos de Dios y nadie sabe el día ni la hora pero todos vamos a morir. «¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida?» (Mt. 6, 27).

El hombre moderno cree que en el progreso: los avances científicos y técnicos nos harán inmortales (transhumanismo) y nos devolverán al paraíso perdido. En un futuro indeterminado «tomaremos el cielo al asalto». Para construir el nuevo Jardín del Edén, el hombre ya no necesita a Dios. Se basta a sí mismo. «Habrá un día en que todos los hombres vivirán en paz, como hermanos, en una sociedad en la que reinará la paz y la justicia. Y para ello no necesitamos a Dios para nada».

El futuro será mejor que el pasado y que el presente. El futuro, más o menos lejano, coincidirá con la plenitud. Por eso el progresista desprecia la tradición, el arte y la historia; desprecia los clásicos y babea ante cualquier novedad, aunque se trate de un mingitorio colocado en la pared de un museo. Lo nuevo siempre es lo mejor y lo viejo es despreciable por el mero hecho de pertenecer la pasado. El culto a la máquina y a la juventud es signo de nuestro tiempo. Hay un adanismo que considera que la historia empieza con él y que lo de antes no sirve. Se da culto al cuerpo, a los avances tecnológicos y científicos. Hay un ansia de inmortalidad pero puramente terrenal. En definitiva, «yo soy dios y me creo mi propio paraíso terrenal y confío en que la ciencia y la técnica impidan que me muera, si yo no quiero». Y Dios no existe y, si existe, resulta irrelevante. La ley de Dios resulta molesta y el hombre moderno se rebela contra ella. Siempre ha pasado, desde el non serviam de Satanás y desde el pecado original de Adán y Eva. No hay nada nuevo bajo el sol. El hombre moderno se da a sí mismo sus propias leyes y no acepta que nadie – ni siquiera Dios – le imponga nada.

Por eso, al hombre moderno le molestan profundamente dos conceptos: el de pecado y el de la condenación al infierno. Para el hombre moderno progresista no existe el pecado ni la condenación y se creen que, si hay un dios, a nadie condena y todos van al cielo. La religión del nuevo orden mundial es la religión del Anticristo: nada es pecado y todos al cielo de cabeza. El relativismo moral (nada está bien o está mal: depende de cada uno) ha cambiado la Ley Moral Universal (la Ley de Dios) por las leyes positivas aprobadas por las mayorías en los parlamentos. Y así, el mal se convierte en bien, e incluso en un derecho (el aborto o la eutanasia); y el bien, en mal (rezar ante un abortorio es delito).

¿Quieren saber cuál es la religión del Nuevo Orden Mundial, la religión de la Iglesia del Nuevo Paradigma, la religión del Anticristo? Vean el video.

Leer más... »

13.11.22

Sobre el Pecado Original y el Limbo de los Niños

Una de las primeras conclusiones que podemos extraer de los comentarios que aparecen en mi anterior artículo sobre el bautismo es que los modernistas no creen en el pecado original ni en la necesidad del bautismo para la salvación. Siguiendo la filosofía de la ilustración, creen que los niños nacen inocentes y santos y no hijos de la ira. Creen que «el hombre es bueno por naturaleza», tras la estela de Rousseau, y que no necesitan el bautismo para volver a nacer del agua y del Espíritu.

Veamos la doctrina católica sobre el pecado original. Copio a Royo Marín en su librito titulado La fe de la Iglesia, publicado por la BAC (páginas 131 y siguientes):

El primer hombre fue constituido sin pecado, en justicia y gracia de Dios.

«Dios omnipotente creó recto al hombre, sin pecado, con libre albedrío y lo puso en el paraíso y quiso que permaneciera en la santidad de la justicia. El hombre, usando mal de su libre albedrío, pecó y cayó, y se convirtió en “masa de perdición” de todo el género humano» (C. de Quiersy, 316).

El primer hombre tuvo libre albedrío (Trento, 815) y dones sobrenaturales (San Pío V, 1023.1024) y preternaturales, principalmente el don de la integridad (ibid., 1026) y el de la inmortalidad (C. XVI de Cartago, 101; Trento 788; Pío XI, 2212).

Dada la importancia de esta materia, recogemos a continuación el «Decreto sobre el pecado original» del Concilio de Trento, en el que se promulgó de manera definitiva e irreformable la doctrina de fe obligatoria para todos los católicos (cf. D 787-92) (subrayados míos):

Para que nuestra fe católica, sin la cual es imposible agradar a Dios (Hb 11, 6), limpiados los errores, permanezca íntegra e incorrupta en su sinceridad, y el pueblo cristiano no “sea llevado de acá para allá por todo viento de doctrina” (Ef 4, 14); como quiera que aquella antigua serpiente, enemiga perpetua del género humano, entre los muchísimos males con que en estos tiempos nuestros es perturbada la Iglesia de Dios, también sobre el pecado original y su remedio suscitó no sólo nuevas, sino hasta viejas disensiones; el sacrosanto, ecuménico y universal Concilio de Trento, legítimamente reunido en el Espíritu Santo, bajo la presidencia de los mismos tres Legados de la Sede Apostólica, queriendo ya venir a llamar nuevamente a los errantes y confirmar a los vacilantes, siguiendo los testimonios de las Sagradas Escrituras, de los Santos Padres y de los más probados Concilios, y el juicio y sentir de la misma Iglesia, establece, confiesa y declara lo que sigue sobre el mismo pecado original.

1. Si alguno no confiesa que el primer hombre Adán, al transgredir el mandamiento de Dios en el paraíso, perdió inmediatamente la santidad y justicia en que había sido constituido, e incurrió por la ofensa de esta prevaricación en la ira y la indignación de Dios y, por tanto, en la muerte con que Dios antes le había amenazado, y con la muerte en el cautiverio bajo el poder de aquel “que tiene el imperio de la muerte” (Hb 2, 14), es decir, del diablo, y que toda la persona de Adán por aquella ofensa de prevaricación fue mudada en peor, según el cuerpo y el alma: sea anatema.

2. Si alguno afirma que la prevaricación de Adán le dañó a él solo y no a su descendencia; que la santidad y justicia recibida de Dios, que él perdió, la perdió para sí solo y no también para nosotros; o que, manchado él por el pecado de desobediencia, sólo transmitió a todo el género humano la muerte y las penas del cuerpo, pero no el pecado que es muerte del alma: sea anatema, pues contradice al Apóstol que dice: “Por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así a todos los hombres pasó la muerte, por cuanto todos habían pecado” (Rm 5, 12) 

3. Si alguno afirma que este pecado de Adán que es por su origen uno solo y, transmitido a todos por propagación, no por imitación, está como propio en cada uno, se quita por las fuerzas de la naturaleza humana o por otro remedio que por el mérito del solo mediador, Nuestro Señor Jesucristo , el cual, hecho para nosotros justicia, santificación y redención (1 Cor. 1, 30), nos reconcilió con el Padre en su sangre; o niega que el mismo mérito de Jesucristo se aplique tanto a los adultos como a los párvulos por el sacramento del bautismo, debidamente conferido en la forma de la Iglesia: sea anatema. Porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que hayamos de salvarnos (Act. 4, 121. De donde aquella voz: He aquí el cordero de Dios, he aquí el que quita. los pecados del mundo (Jn 1, 29). Y la otra: Cuantos fuisteis bautizados en Cristo, os vestisteis de Cristo (Gal. 3, 27).

4. Si alguno niega que hayan de ser bautizados los niños recién salidos del seno de su madre, aun cuando procedan de padres bautizados, o dice que son bautizados para la remisión de los pecados, pero que de Adán no contraen nada del pecado original que haya necesidad de ser expiado en el lavatorio de la regeneración para conseguir la vida eterna, de donde se sigue que la forma del bautismo para la remisión de los pecados se entiende en ellos no como verdadera, sino como falsa: sea anatema. Porque lo que dice el Apóstol: Por un solo hombre entra el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así a todos los hombres pasó la muerte, por cuanto todos habían pecado (Rm 5, 12), no de otro modo ha de entenderse, sino como lo entendió siempre la Iglesia Católica, difundida por doquier. Pues por esta regla de fe procedente de la tradición de los Apóstoles, hasta los párvulos que ningún pecado pudieron aún cometer en sí mismos, son bautizados verdaderamente para la remisión de los pecados, para que en ellos por la regeneración Se limpie lo que por la generación contrajeron . Porque si uno no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el reino de Dios (Jn 3, 5).

5. Si alguno dice que por la gracia de Nuestro Señor Jesucristo que se confiere en el bautismo, no se remite el reato del pecado original; o también si afirma que no se destruye todo aquello que tiene verdadera y propia razón de pecado, sino que sólo se rae o no se imputa: sea anatema. Porque en los renacidos nada odia Dios, porque nada hay de condenación en aquellos que verdaderamente por el bautismo están sepultados con Cristo para la muerte (Rm 6, 4), los que no andan según la carne (Rm 8, 1), sino que, desnudándose del hombre viejo y vistiéndose del nuevo, que fue creado según Dios (Ef 4, 22 ss; Col. 3, 9 s), han sido hechos inocentes, inmaculados, puros, sin culpa e hijos amados de Dios, herederos de Dios y coherederos de Cristo (Rm 8, 17); de tal suerte que nada en absoluto hay que les pueda retardar la entrada en el cielo. Ahora bien, que la concupiscencia o fomes permanezca en los bautizados, este santo Concilio lo confiesa y siente; la cual, como haya sido dejada para el combate, no puede dañar a los que no la consienten y virilmente la resisten por la gracia de Jesucristo. Antes bien, el que legítimamente luchare, será coronado (2 Tm 2, 5). Esta concupiscencia que alguna vez el Apóstol llama pecado (Rm 6, 12 ss), declara el santo Concilio que la Iglesia Católica nunca entendió que se llame pecado porque sea verdadera y propiamente pecado en los renacidos, sino porque procede del pecado y al pecado inclina. Y si alguno sintiere lo contrario, sea anatema.

6. Declara, sin embargo, este mismo santo Concilio que no es intención suya comprender en este decreto, en que se trata del pecado original a la bienaventurada e inmaculada Virgen María. Madre de Dios, sino que han de observarse las constituciones del Papa Sixto IV, de feliz recordación, bajo las penas en aquellas constituciones contenidas, que el Concilio renueva.

Leer más... »

8.11.22

Contra los Modernistas (I): Algunas Verdades sobre el Bautismo

Hay algunas cosas que parece que molestan y que ya apenas se predican sobre el bautismo. Así que conviene recordarlas, porque ya no podemos dar por supuesto que nadie sabe nada: ni siquiera prelados, religiosos o monjas. Lo he podido comprobar en Twitter en los últimos días. Así que, aunque solo sea por tocarles las narices a los modernistas imperantes, me propongo recordar algunas verdades que les resultan incómodas.

Dice el Catecismo Romano:

La ley del Bautismo ha sido impuesta por Dios a todos los hombres, de modo que si no renacen para Dios por la gracia del Bautismo, son engendrados por sus padres para la muerte eterna: «Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el Reino de Dios» (Jn. 3 5.).

El bautismo de los niños: como el bautismo se administra para borrar el pecado original, y como los niños nacen con él, es necesario que los niños lo reciban para obtener la vida eterna, pues sin el Bautismo no puede de modo alguno obtenerse. Los niños, en el bautismo, reciben la gracia de la fe, no porque crean asintiendo con el entendimiento, sino porque son adornados con la fe de la Iglesia universal. Débese bautizar a los niños lo antes que se pueda sin peligro, de modo que se hacen reos de grave culpa quienes privan a los niños del Bautismo más tiempo del que exige la necesidad, pues es el único medio de que disponen para alcanzar la salvación, y están expuestos a numerosos peligros.

Leer más... »