El Papa, la renta básica y los pobres

Buen Gobierno - Palacio Ducal de SienaHace ya varias semanas, el Papa Francisco dirigió una carta a los «movimientos populares», con los que, como recuerda en la misma carta, se ha reunido ya en varias ocasiones. No he hecho mucho esfuerzo por indagar cuáles son exactamente estos «movimientos populares», porque creo que sin mucha dificultad podemos imaginarnos de qué tipo son y qué ideologías se gastan. Los términos de la carta son los acostumbrados en este tipo de escritos y no me voy a detener a analizarlos, porque cuando lo he intentado he sobrepasado algunos de los límites editoriales que nos imponemos en esta web, que pretende servir a la Iglesia con el respeto debido a su jerarquía.

Me centraré en la sugerencia del Papa que ha despertado más polémica en ámbitos extraeclesiales, especialmente en España, al haber sido utilizada por uno de los partidos más anticatólicos para arremeter contra los obispos españoles. El Papa dice, con el estilo con el que suele suscitar propuestas abiertas para el debate que:

«Tal vez sea tiempo de pensar en un salario universal que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan; capaz de garantizar y hacer realidad esa consigna tan humana y tan cristiana: ningún trabajador sin derechos.»

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, comentando estas palabras, indicó que este «salario universal» o, como se suele llamar en el debate político patrio, «renta básica», puede ser necesaria como un alivio temporal debido a la situación actual de pandemia. 

Valorando las declaraciones de Mons. Argüello, Pablo Iglesias, líder supremo del partido comunista-bolivariano Unidas Podemos, quiso enfrentar al Papa con los obispos españoles, con estas palabras:

«Me quedo con lo que ha dicho el Papa, que ha demostrado nuevamente una enorme sensibilidad social al plantear la necesidad de que todo el mundo tenga un ingreso mínimo vital, y hasta nueva orden, el Papa es el jefe de la Iglesia Católica.»

Esta tarde he leído un librito muy interesante de William R. Luckey, profesor emérito del Christendom College de Virginia, que acaba de ser traducido al italiano con el título: Creare Ricchezza. La soluzione alla povertà. Es un ensayo breve (70 p.), pero lleno de sugerencias que darían para muchos artículos. En la línea de la economía capitalista de libre mercado, el prof. Luckey valora históricamente la postura de la Iglesia respecto de la riqueza, y cómo haber entendido la creación de riqueza como algo desvinculado de la distribución de ésta, ha lastrado la valoración que el Magisterio ha hecho de los temas relacionados con el capital, el papel del Estado en la economía y el problema de la pobreza.

SeguridadLa propuesta de este autor es clara: si es propio de los cristianos preocuparse de la mejora de las condiciones de vida de los pobres, la solución ha de ser fomentar la creación de riqueza. Y si analizamos los mecanismos de la creación de riqueza, la mejor ayuda para los pobres (en particular en los países en desarrollo) es fomentar la libertad económica, el ahorro y las instituciones sociales que fomentan la seguridad del individuo y de su propiedad.

En otro momento me gustaría tener tiempo de valorar todas estas cosas que ahora me limito a enunciar, adelantando que estoy absolutamente de acuerdo con todo. Pero en este momento quisiera aplicar estas ideas a valorar tanto la propuesta del Papa, como yo quiero entenderla, como el proyecto de lo que en España se entiende como «renta mínima», que me parecen cosas totalmente distintas.

El «salario universal» del Papa Francisco

El Papa en esta carta propone, como una mera sugerencia, la posibilidad de implantar un salario universal. No estoy muy seguro de que la expresión «salario universal» deba entenderse como sinónimo de lo que se suele llamar «renta básica universal», que es lo que proponen los comunistas españoles. La renta básica universal sería un ingreso que recibirían todos los ciudadanos por el hecho de serlo, sin más condiciones o determinaciones. Es fácil ver los problemas de tipo humano y social que puede traer un ingreso de este tipo, así como el más que posible uso del Estado para limitar la libertad de la sociedad civil, pero no entraremos en esto aquí, por ser de sentido común. La pregunta que quiero responder ahora es: ¿está proponiendo el Papa una renta básica universal de este tipo o propone algo distinto?

Creo que el Papa propone, efectivamente, algo distinto. Y la pista la tenemos en la frase inmediatamente anterior en la que realiza esta propuesta:

«Muchos de ustedes viven el día a día sin ningún tipo de garantías legales que los proteja. Los vendedores ambulantes, los recicladores, los feriantes, los pequeños agricultores, los constructores, los costureros, los que realizan distintas tareas de cuidado. Ustedes, trabajadores informales, independientes o de la economía popular, no tienen un salario estable para resistir este momento… y las cuarentenas se les hacen insoportables.»

La renta básica universal pretende resolver el supuesto problema de que en una sociedad moderna y con muchos trabajos automatizados, muchas personas no tendrían acceso a un puesto de trabajo que les proporcionara un salario digno. Pero aquí claramente el Papa no se está refiriendo a este problema, sino al de los trabajadores informales que son tan abundantes en países en vías de desarrollo, como son aquellos en los que operan los «movimientos populares» a los que está dirigida esta carta. Por eso el Papa se refiere a personas con profesiones concretas que en las circunstancias actuales de pandemia y crisis tienen problemas para desempeñar sus trabajos con normalidad, sobre todo porque los gobiernos directamente les prohíben trabajar. Es cierto que en España se está proponiendo un ingreso que no sería universal, según entiendo, sino sólo a las personas que no tienen un trabajo (lo cual no excluye que tengan ingresos desde lo que se suele llamar «economía sumergida»), pero esta desvinculación del trabajo hace que hablemos de dos cosas totalmente distintas.

Conociendo de primera mano la situación de los países a los que se dirige el Papa, entiendo perfectamente lo que quiere decir. En la parroquia de la que fui párroco en Perú había mucha gente que, como dice el texto, «viven el día a día». En esa situación, parece lógico que el gobierno busque la manera de pagar el salario a estos trabajadores que no cuentan con ahorros o sistemas de protección social. Pero esto no es una renta básica universal, sino algo más parecido a lo que defendía Mons. Argüello: un subsidio social puntual.

Al margen de esta propuesta, que considero razonable, sería muy interesante que el Papa además les hubiera dicho a estos movimientos populares que dejaran de apoyar las políticas ideológicas que crean estas situaciones de desvalimiento e impiden el desarrollo económico y humano de sus países. Pero eso supongo que lo habrá dejado para otra ocasión.

La renta básica y los pobres

Si ahora analizamos lo que es propiamente la renta básica universal, veremos que, como otras políticas económicas semejantes, lejos de suponer una mejora de las condiciones de vida de los pobres, lo que acaban suponiendo es, no solo un empeoramiento de estas condiciones, sino además un aumento numérico de las personas necesitadas de auxilios sociales para sobrevivir.

La clave está en lo que señalábamos antes: que la única solución para la pobreza es la creación de riqueza, como demuestra solventemente el Prof. Luckey en su ensayo. Viendo el desarrollo histórico de las relaciones económicas, cuando las relaciones comerciales y los instrumentos técnicos han conseguido mejorar la producción de riqueza, la sociedad en general ha mejorado su bienestar económico, algo verificable desde indicadores empíricos como el aumento de población y la disminución de la mortandad infantil.

Justicia Conmutativa y DistributivaEs cierto que no todo desarrollo económico supone necesariamente un desarrollo humano, pero tampoco se puede ocultar que las épocas de mayor esplendor en el saber, el arte e incluso en la reforma de la Iglesia, han ido unidas a una mejora de los indicadores económicos. Podemos pensar, por ejemplo, en el s. XIII, en el que, como consecuencia de una paz relativa que permitía el comercio y la mejora de la situación técnica y climática en el campo, se produjo una explosión de actividad cultural y humana en las ciudades. Aparecieron las universidades, se construyeron las grandes Catedrales, aparecieron las órdenes mendicantes que impulsaron la reforma de la Iglesia, etc. Todo eso supuso un aumento de las condiciones de vida de la población en general, sin perjuicio de que hubiera grandes diferencias sociales, como las ha habido siempre en la historia de la humanidad.

Aquí entraría uno de los puntos en discusión, que es de dónde proviene esta creación de riqueza. Yo pienso, sin ser experto en economía, que la creación de riqueza proviene de la inversión, que es posible gracias al ahorro de los particulares. Una persona que posee un capital lo pone al servicio del Bien Común cuando, al invertirlo, a través de la productividad de esa inversión genera riqueza que repercute en toda la sociedad y, obviamente, en el mismo inversor. Digo que sobre esto hay discusión, porque hay una escuela de pensamiento económico que piensa que la riqueza se crea a partir del consumo, que reclama producción y trabajo. Este consumo no surge del ahorro (que sería negativo en esa perspectiva), sino de las políticas monetarias y de las inyecciones de liquidez a los particulares por medio de subsidios como el que estamos comentando. Curiosamente, este tipo de pensamiento económico, generalmente beligerante contra el capitalismo, suele tildar de «consumistas» a los que promueven el primero de los sistemas.

Suponiendo que la inversión que viene del ahorro es fundamental para la creación de riqueza, es fácil ver cuál es uno de los problemas de la renta básica universal. Esta renta básica, sin ser una fuente de ahorro para los particulares, supone directa o indirectamente, una amenaza para el ahorro que sí genera riqueza. Puede ser directamente porque para financiar este tipo de proyectos se pretenda crear impuestos contra el ahorro, precisamente como está proponiendo el político comunista-bolivariano Pablo Iglesias. Indirectamente, este tipo de políticas tienden a crear inflación que, lógicamente, perjudica también el ahorro.

Por tanto, lo mejor que se puede hacer para ayudar a los pobres no es darles un subsidio (que normalmente les mantiene en una cómoda miseria), sino facilitar que se cree riqueza mediante la inversión que viene del ahorro. Para esto es necesario entender que no es malo que haya quién posea más capital que otros, porque no todos están capacitados igualmente para crear riqueza.

Esto no supone para nada un conflicto con el principio de la Doctrina Social de la Iglesia que se enuncia como «destino universal de los bienes». Sobre las condenas del Magisterio a un «cierto capitalismo» (Populorum Progressio, 26) ya habrá tiempo de hablar en otra ocasión. Ya he mencionado en otro artículo la diferencia que realiza Santo Tomás entre la propiedad de los bienes y el uso de los mismos. El empresario que, poseyendo capital, lo invierte para obtener un rédito y, a la vez, crear riqueza, productos útiles y baratos para mejorar la vida de las personas y trabajo digno, está cumpliendo perfectamente con este principio. Para cumplir con él no es necesario que se despoje de la propiedad (por ejemplo, mediante donaciones que son muy loables), sino que la use para el Bien Común, cosa que consigue precisamente siendo un empresario exitoso. Lo que es absolutamente contraproducente es la actitud de los políticos que pretenden «ayudar a los pobres» con el dinero ajeno. Yo defiendo que un empresario como Amancio Ortega sirve más al Bien Común simplemente con haber creado una empresa exitosa y ganado mucha riqueza con ella, que un Presidente del Gobierno que decide regalar 125 millones de euros de sus gobernados a una fundación que, entre otras cosas, promueve el infanticidio. Es más, creo que esto último es abiertamente contrario al Bien Común.

47 comentarios

  
Francisco José Delgado
Recuerdo las normas comunes de moderación de comentarios que todos los que participan en Infocatólica conocen.
19/05/20 1:42 AM
  
Francisco José Delgado
Respecto de mi comentario anterior, me voy a sacar una espinita, aprovechando que este es mi blog y me puedo permitir ciertas libertades.
Hace unos días, en otro blog de este fantástico portal se publicó una entrevista a Daniel Marín en el que comentaba ciertas cosas sobre el P. Juan de Mariana, S.I., al que nos hemos referido otras veces por estos pagos. Sin querer entrar en discusión sobre el fondo de sus posturas (considero inútil discutir con quien tacha de "bulos" y "chorradas" cualquier opinión distinta a la suya), me tomé la libertad de señalar que él hacía decir al P. Mariana algo que no decía, en contra de una cita textual que yo presentaba. En su contraargumento, D. Daniel presentaba una cita mutilada del insigne jesuita que yo quise precisar en un ulterior comentario. Pero, ¡oh sorpresa!, todos mis comentarios han sido censurados desde ese momento (sin duda por el autor del blog, no por D. Daniel).
Voy a copiar a continuación mi comentario, para que se pueda observar que no incumple ninguna de las normas de moderación de esta web, y hacer visible mi protesta.

------

Como el autor de este blog ha tenido a bien censurar un comentario mío en el que únicamente he dicho que D. Daniel Marín dice que Mariana no dice algo que yo he citado literalmente, voy a completar su cita (sesgada en mi opinión) de lo que dice realmente el P. Mariana.
Cita D. Daniel: “Si aprieta alguna nezesidad como de Guerra, (ó Cerco) la podrá por su Voluntad abaxar”. Prosigo yo con lo que sigue a continuación:
"con dos condiciones; la una que sea por poco tiempo, cuanto durare el aprieto; la segunda, que pasado el tal aprieto, RESTITUYA LOS DAÑOS A LOS INTERESADOS".
Y más adelante: "La dificultad es si sin estas modificaciones podrá el príncipe socorrerse con abajar las monedas, o si será necesario que el pueblo venga en ello. Digo que la opinión común y cierta de juristas con Ostiense... es que para hacerlo ES FORZOSA LA APROBACIÓN DE LOS INTERESADOS".
Mariana, por tanto, salvo el caso de guerra, no ataca la adulteración indiscriminada de la moneda (lo cual, como señala D. Daniel, es de sentido común), sino que tal adulteración, incluso hecha con el criterio de los más sabios y entendidos, sólo podrá hacerse sin perjuicio de los interesados (los súbditos) y forzosamente con su aprobación.
Esa es la tesis del P. Mariana que los Austriacos señalan para sostener no que sea un antecedente del liberalismo o el libertarianismo, sino que lo que ellos defienden hoy en este punto (que el Estado no debe realizar una intervención monetaria sin consenso del pueblo), también lo defendían algunos autores de lo que ahora algunos llaman Escuela Hispana de pensamiento económico.
Posiblemente este comentario también sea censurado, a pesar de que yo no caigo en descalificativos como "bulos" o "chorradas" para intentar desacreditar los argumentos del contrario.
19/05/20 1:48 AM
  
pablo
es horrible ver hasta donde ha calado la ideollgia liberal fruto de la eeforma protestante y la mano negra de adam smith. Una utopía racionalista que supone que cada ser diguiendo su eoismo sin limites por parte de la comunidad produce automaticamente la riqueza de las naciones(y los pueblos, anigo, las naciones son los pueblos!) De ninguna manera es ser comunista registrar el hecho fáctico de que el desarrollo capitalista y la racionalidad cientifico técnica y utilitarista que lwme son propias (todas ideas de cuño protestante y basicamente masónicas) ha llevado a que la propiedad y la ciencia se concentren en una omigarquia plutocratica que nada tiene de gobierno de los mejores y que condena en pleno siglo XXI a miles dw millones de seres humanos a la miseria jamás conocida antes, a pesar de que los liberales (el liberalismo es pecado!) secempeñen en negar lo que es obvio. Le aconsrjaria leer a Max Weber, Donoso Cortes o Boucheff si es que quiere no aportar mas a la mundanizacion racionalista, de caracter luciferico, del catolicismo

---


FJD: He aquí un ejemplo de cómo se pueden utilizar muchas letras para no decir nada, ni aportar un solo argumento. Ya que es usted tan fatuo como para mandarme a leer, le aconsejaría que aprenda de Donoso a no malgastar el tiempo de los demás (utilizando su verborrea para decir algo interesante, por ejemplo).
19/05/20 4:10 AM
  
Pedro de México
La propuesta del Papa Francisco es muy buena. Ojalá y algún gobernante, sobre todo de países en desarrollo, la tomara en cuenta. En mi país, actualmente el gobierno otorga subsidios a través de programas sociales a estudiantes y personas de la tercera edad. Sin embargo, atrás de estas acciones, tristemente parece ser que el fin es tener control absoluto del poder político para instaurar una dictadura de izquierda. Dios quiera que reaccionemos a tiempo los mexicanos.
19/05/20 4:11 AM
  
Pabli
---

FJD: Para mandar a leer a la gente, cómprese un blog.
19/05/20 4:15 AM
  
Vicente
se trata de que cada persona y cada familia posea un mínimo económico para vivir dignamente.

---

FJD: Eso es lo que pasa cuando se deja a los empresarios crear empleo y riqueza, sin que los políticos (que son la oligarquía plutocrática esa a la que se refería un comentarista anterior) se lo impidan.
19/05/20 7:56 AM
  
Eduardo
En mi caso no puedo estar más de acuerdo con el artículo. Creo que lo dicho por el Papa tiene mucho de idealismo y poco de sensato, ya que una renta básica (ojo, no una renta mínima de ingresos, cosa que sí apoyo), es decir, una renta dada a TODO el mundo, como propone Podemos, sería un absoluto desastre. La riqueza se crea mediante el ahorro y la inversión, no mediante el consumo y la inflación. A los hechos me remito.

---

FJD: De acuerdo con lo último, aunque ya he dicho que es una posición discutida y habría que emplear mucho tiempo para demostrarla. Sin embargo, si se entiende lo que realmente pide el Papa, que no es otra cosa que el que el gobierno pague a los trabajadores a los que no deja trabajar, la propuesta es bastante sensata.
19/05/20 8:52 AM
  
gringo
Lo que pasa es que Amancio Ortega prefiere fabricar su ropa en Bangladesh antes que en Murcia. Porque le sale más barato. Así que dudo que los futuros millones de parados españoles puedan disfrutar de la iniciativa del señor Ortega de crear empleo, a no ser que decidan trabajar sin cotizar a la seguridad social y por un sueldo tercermundista.
Confiar en los empresarios está bien, pero sin ingenuidades.

---

FJD: Parece ser que a alguno se le ocurrió ir a las fábricas de Inditex esas de las que hablas a entrevistar a los trabajadores, y se llevó un buen chasco. La imagen del empresario explotador e inhumano está muy bien para las novelas de Dickens, pero no deja de ser eso: un personaje de novela.
19/05/20 9:55 AM
  
Francisco de México
La diferencia fundamental entre cristianismo y comunismo es muy simple; el primero sugiere que hay que compartir los bienes terrenales propios con los demás. Los segundos sugieren que hay que compartir los bienes de los demás y quedarse con una buena parte de ellos: Pablo Iglesias es solo el último de una larga lista de ejemplos de comunistas ricos.

¿Luchar contra el hambre? ¡Por supuesto! Las parroquias en México son centros de acopio para los que no pueden trabajar por la pandemia.

¿Repartir dinero entre holgazanes? Por supuesto que no En México el gobierno se quiere repartir dinero ente los ni-ni-ni´s, que significa que ni estudian, ni trabajan ni quieren hacerlo.....

"Ayúdate que yo te ayudaré" Hay que distinguir entre los que quieren y no pueden trabajar y los que no quieren hacerlo.

---

FJD: Hay que afinar más en eso de compartir los bienes con los demás. Yo creo que la distinción tomista entre propiedad y uso es fundamental.
19/05/20 10:57 AM
  
juvenal
Me encanta el navajeo entre blogueros, aunque eso incumpla las normas de comentarios. Y por cierto, usted se queja de censura y bien se ve aquí como censura también.

---

FJD: Yo soy firme defensor de la censura, de hecho escribí un artículo sobre el tema. Pero la censura, para ser justa, debe atenerse a normas estrictas, públicas y discutibles. Y luego está el tener educación para declarar que se censura y por qué se censura.
Para discutir la línea editorial, dirigirse al responsable, que aquí la fija de forma clarísima: https://www.infocatolica.com/blog/reforma.php/1810210958-title
19/05/20 11:01 AM
  
Joseph Gonzalez
Estimado padre Francisco José Delgado.
Llevo casi una década leyendo a Infocatolica y de vez en cuando suelo leer sus artículos, que siempre me parecen muy interesantes.
El año pasado, en su fantástico artículo suyo titulado "Pablo Casado: Un argumento socialdemócrata contra el aborto que no convence", me llamó mucho la atención sobre su identificación con el "anarcotradicionalismo".

Mi pregunta es la siguiente, ¿es el ""anarcotradicionalismo" que expone el padre José Ripoll en el siguiente vídeo que mencioné en el blog de Javier Navascués sobre Juan de Mariana ("Cristiandad, civilización y poder" ) el mismo "anarcotradicionalismo" con el que usted se identifica?
https://www.youtube.com/watch?v=9j97rwkDwhk&t=2944s
Muchas gracias.

Por cierto, el libro de Tom Woods, "La Iglesia y el Mercado", que el señor Marín dice que son "bulos", el prólogo está escrito por Juan Velarde Fuertes, uno de los más economistas más reputados y solventes de España en el último medio siglo.
Además, en dicho libro, Woods, no "acusa a los Papas de no tener ni idea de economía, y que aconseja que se callen" sino que, simplemente, explica que, los Papas cuando hablan de economía no estás protegidos por el Dogma de la Infalibilidad Papal, y por tanto, se pueden equivocar como cualquier otra persona. Sostener lo contrario es no entender dicho Dogma de la Infalibilidad.

Saludos cordiales


---

FJD: El vídeo lo veré luego y le contesto. De momento le digo que cuando hablo de "anarcotradicionalismo" lo que defiendo es que el Estado, creación ideológica de la modernidad, debe desaparecer para dejar paso a las sociedades tradicionales, que se se gobiernan con su propia naturaleza.
Sobre lo de Woods, totalmente de acuerdo. Es curioso, porque Christopher Ferrara es amigo de Woods y han escrito algún libro juntos. Woods ha sido muy crítico con el libro de Ferrara, pero dentro de la amistad que se tienen, y no creo que a este último le gustaran los gruesos calificativos con los que el traductor de sus libros trata de descalificar a su amigo.
Por último, desfigurar los argumentos del contrario (lo que se suele llamar falacia del "hombre de paja") es un síntoma claro de indigencia intelectual y bajeza moral. Siempre cabe la posibilidad de que se haya malinterpretado lo que quiere decir el contrario, pero esta posibilidad aconseja más prudencia a la hora de expresarse.
19/05/20 11:08 AM
  
Francisco de México
"Yo creo que la distinción tomista entre propiedad y uso es fundamental."

No estoy muy seguro de lo que quiere indicar con el comentario, aunque, en principio, creo que estoy de acuerdo con usted. ¿Le parece bien poner un ejemplo para aclararlo?

Quizás uno muy pertinente es el "Óbolo de San Pedro". Es una donación que se da ¿A los mas pobres? ¿O a la administración vaticana? ¿Es lícito desviarlo del fin establecido?

---

FJD: Me refiero a un artículo en el que hablé del tema extensamente. Si se fija, cuando hablo de artículos pasados suelo incluir un enlace en el que se puede acceder fácilmente. Le pongo el enlace aquí también: https://www.infocatolica.com/blog/duropedernal.php/1805030910-la-santidad-la-familia-y-los
19/05/20 11:27 AM
  
Daniel Lagos de Perú
Jajajaja, ni decir los comentarios míos que no incumpliian esas normas y has censurado eh 😉
Cómo este de seguro.

Saludo

---

FJD: Estoy casi seguro de que no tenían el estilo del que yo he reproducido.
19/05/20 11:29 AM
  
Joseph Gonzalez
Muchas gracias por su respuesta padre.
Sí, Ferrara (abogado) y Woods (historiador por Harvard y Columbia) escribieron un libro juntos titulado "The Great Facade: Vatican II and the Regime of Novelty in the Roman Catholic Church" (2002).
No obstante, parece ser que desde entonces ambos se distanciaron.
El libro de Woods, "The Church and the Market" ("La Iglesia y el Mercado" salió unos años más tarde (2004 creo)

Sobre el otro libro de Ferrara (que no es economista ), "The Church and the Libertarian" (2010), cuyo título está traducido malamente al español como "La Iglesia y el Liberalismo" (tendría que estar titulado "La Iglesia y el Libertario") se trata de una un panfleto propagandístico que trata de ridiculizar a la Escuela Austriaca de Economía, así como a las opiniones de Tom Woods, usando falacias del hombre de paja.

Aquellos lectores de Infocatolica interesados en conocer las tesis de Tom Woods hay un interesante vídeo en YouTube sobre ello, "The Church and the Market Lecture".
https://www.youtube.com/watch?v=ExAJmlx2S50&t=1139s

Sobre la importancia del capitalismo de libre mercado para salir de la pobreza y los peligros de tener una renta básica está muy bien explicado por el profesor Miguel Anxo Bastos en el siguiente vídeo de 10 min: "Capitalismo y Ahorro vs Carpe Diem"
https://www.youtube.com/watch?v=3IwidUmROgE

Saludos cordiales
19/05/20 11:44 AM
  
Daniel Lagos de Perú
No por supuesto, tu estilo es único.
Mira que apelar a las normas de Infocatólica cuando es por demás sabido que cada bloguero tiene total derecho de sus libertades y propios filtros.
Por ejemplo, Bruno Moreno, da pase a todos los comentarios sin filtro, Guillermo Juan Morado no acepta comentarios... y así.
Por ejemplo, bien no podrías no dar pase a este comentario y yo no podría apelar a las políticas de Infocatólica 😉

Saludos

---

FJD: Mi estilo es bien claro. Y conforme con las normas que he mencionado antes y que, como de costumbre, usted no se ha molestado en leer. Le cito lo que dice el P. Iraburu: "Cada bloguero, como es obvio, debe responsabilizarse de los comentarios que admite publicar en su post. No debe admitir que su blog sea vea invadido por comentarios inadmisibles. Y si en algún caso admite lo inadmisible, habrá de ser para aplicarle inmediatamente la respuesta contundente que merece; y no para dejarlo estar impunemente". Es decir, la decisión de cómo moderar los comentarios es del bloguero, pero estos deben ser moderados. Yo, como no recibo tantos comentarios como el blog de Bruno, que es mucho mejor y, por tanto, más leído, trato de moderar previamente cada comentario y responderlo al pie.
Dicho esto, este tema está agotado. Y esta es la manera en la que suelo avisar de que, dado que las posturas están claras, si no se aporta ningún argumento nuevo, insistir más en el tema será un esfuerzo en vano, porque los comentarios en esa línea no serán publicados. Lo dicho, normas de censura claras y explícitas.
19/05/20 11:59 AM
  
Oscar de Caracas
Mis dudas sobre la Teoría Moderna Monetaria (MMT en siglas inglesas) es como afectaría a la cohesión social y la caridad. Nuestro Señor Jesucristo nos dijo que pobres siempre tendríamos entre nosotros, ¿vamos a ser más que Él?

---

FJD: Una vez más, sin ser experto en el tema, la Teoría Moderna Monetaria es precisamente lo contrario de lo que yo defiendo en este artículo. De hecho, los partidarios de esa teoría se encuadran entre los que pretenden que la riqueza se crea estimulando el consumo por medio de emisión monetaria. Ahí hay una conexión clara con lo que he explicado antes del P. Juan de Mariana y cómo los austriacos (generalmente contrarios, a lo que yo entiendo, a la Teoría Moderna Monetaria) lo consideran un antecedente de sus posturas.
19/05/20 12:01 PM
  
gringo
No he dicho que Amancio Ortega sea un chupasangres, sino que fabrica en el extranjero porque le sale más barato. ¿Acaso es falso?.
Sería estupendo que ese hombre que está entre los más ricos del mundo, renunciara a un poco de beneficio y fabricara en España, por patriotismo. Pero creo que no va a ser.
Que de vez en cuando haga una donación millonaria está bien. Pero eso no arregla el problema del paro.
Una renta básica ayuda a sobrevivir, no es una paguita para tumbarse en el sofá. Y ese dinero se gasta en comida y productos básicos, con lo que se mueve la economía.
Consumo no es consumismo.

---

FJD: Usted no tiene muy claro cuántos puestos de trabajo crea Amancio Ortega en España, ¿verdad? (algunos calculan más de 100.000 entre directos e indirectos) ¿Acaso el Bien Común está limitado a una nación? ¿No puede contribuir Amancio Ortega al bien común de toda la humanidad creando puestos de trabajo en países más pobres? Como usted no dice que Ortega sea un chupasangres, entonces crear esos trabajos en esos países será también una contribución positiva al Bien Común. Porque la obligación de Ortega no es el patriotismo, sino hacer su empresa rentable para seguir empleando a sus trabajadores y creando riqueza. Haciendo esto, fíjese, no sólo ayuda a España, sino al resto del mundo. No está mal.
En cuanto a su valoración sobre la renta básica universal, no aporta absolutamente nada, ni a favor ni en contra, a los argumentos que yo he intentado plantear.
19/05/20 12:42 PM
  
Palas Atenea
Para mi es una situación sin salida y no sabría que aportar, vista la situación en la que el coronavirus ha dejado a la economía lo de la renta básica podría ser una solución momentánea, pero, por inclinación personal, siempre me han sido más afines los autónomos. En realidad son ellos los que dejan claros beneficios al estado y sostienen la economía, los funcionarios son necesarios, pero dependen del estado, y los de las rentas básicas ni lo uno ni lo otro. Hasta los jubilados nos toca pagar el IRPF, que es como devolver al estado parte de lo que ganamos y que ya había sido reembolsado en los años de trabajo que en algunos casos han sido muchos. Percibir rentas, por bajas que sean, sin dar un palo al agua, se puede convertir en una costumbre. El ingreso mínimo vital es, según cómo se mire, un logro y una rémora a la vez.
19/05/20 1:17 PM
  
Palas Atenea
Es curioso lo patrióticos que son algunos para según qué y lo globalistas para otras cosas. Si Amancio Ortega está fabricando dónde quiere que fuese también puede estar evitando que esas personas emigren a Europa en desbandada. Supongo que los emigrantes que vienen a España es porque en su país no tienen empleo. No tiene mucho sentido que Amancio Ortega ponga aquí sus fábricas para que se llenen de extranjeros, es mucho más razonable que abra empresas en los países de origen y contribuya también a la prosperidad de esos países. Los empleados ingleses de Harrods trabajan para Al-Fayed, de la familia real de Catar.
19/05/20 1:27 PM
  
Manoletina
La economía (capitalista...mmmm) de libre mercado no es liberalismo en el sentido que algunos comentaristas lo están entendiendo.

Los argumentos del artículo son perfectamente compatibles con la DSI, de hecho, lo que dices está en por ejemplo, la Centesimus Annus.

Podrías sacar citas de ahí... Aunque eso haría que también tendrias que aceptar, por el propio documento en que está lo que dices, que la economía de libre mercado, para que la empresa constituya el bien que es , no solo por el beneficio, sino por más cuestiones de índole moral y ética (que a la larga también repercuten en el beneficio) no puede ser regulada por el beneficio como principio aislado, y el garante de que ese principio esté regulado es esa Instancia Superior cuyo nombre no puede nombrarse.

Y sí y sólo si aceptas esa premisa que no quieres aceptar, el resto de cosas que defiendes y son acertadas tienen consistencia con el conjunto y se desbarata el argumento de ameba "el liberalismo es pecado" que no quiere decir nada de nada, o la pavada de que está mal crear puestos de trabajo fuera (los mismos que luego dicen que Occidente se lleva toda la riqueza cuando les conviene)


---

FJD: Es que no quiero aceptar una premisa que no solo no está demostrada, sino que se puede demostrar que es falsa. Esa Instancia Superior a la que te refieres no tiene la potestad de erigirse en garante de las cuestiones morales, porque su propia definición la convierte en fuente de moralidad, algo que es inmoral en sí mismo.
Y para no confundir con este lenguaje en clave, habrá que aclarar que esa Instancia Superior es el Estado.
19/05/20 2:25 PM
  
Manoletina
No. Estás liando la cosa. Por supuesto que el Estado no es fuente de moralidad, él mismo debe estar sometido a la ley natural y no puede limitar la libertad en cuanto tal de los individuos.

Pero a su vez, su manera específica de servir a la libertad de los individuos, es asegurar que el uso de la libertad de ellos no franquee a su vez los límites de la ley moral.

Esta es la concepción católica del Estado, después de criticar los excesos que los Estados modernos llegan a cometer.

Con lo que en la concepción católica, la ley natural, es la que preserva la libertad del individuo, a la vez que por el mal uso que podemos hacer de ella, requiere una instancia superior que vigile que los límites no se franqueen.

Y por el mismo principio, el Estado, que debe ser garante del cumplimiento de la ley moral, tiene a si mismo como límite lo que es propio del individuo.

Pero eso no quita, que por puro orden jerárquico y de complejidad , hay una superioridad del Estado con respecto al individuo.

Y este argumento no procede de establecer una definición a priori para luego tautologicamente validarla. Sino que procede del análisis del modo propio de los hombres de organizarse en sociedad según las disposiciones de la ley moral.

---

FJD: Es decir, que el Estado debe vigilar a los hombres para que no abusen de su libertad. ¿Y quién vigila al Estado? ¿O es que el Estado sí es impecable e infalible?
Y asumiendo que tanto los individuos como el Estado son falibles, ¿qué es más pernicioso para el Bien Común? ¿Que falle un individuo en el marco de una sociedad o que falle un Estado que tiene imponer para limitar la libertad de los individuos? Creo que echar un vistazo a las legislaciones de los Estados modernos basta para darse cuenta.
Pero claro, se dirá: es que eso no son estados católicos (y yo defiendo que tal cosa es un oxímoron), porque si fueran católicos serían buenos y justos. Por la misma regla de tres se dirá que si todos los ciudadanos son buenos y justos desaparece esa necesidad de vigilancia con la que usted justifica la necesidad de un Estado que puede coartar al individuo.
19/05/20 3:02 PM
  
Miguel Hinojosa
Yo pienso que antes de aprobar una renta social bàsica que en ciertos aspectos me parece algo positivo. Habrìa que aplicar antes la doctrina social de la Iglesia.

Papa Pío XI – Encíclica Quadragesimo Anno – Año 1931
En el numeral 61 de dicha encíclica su santidad Pío XI dice que “Hay que luchar, por consiguiente, con todo vigor y empeño para que, al menos en el futuro, se modere equitativamente la acumulación de riquezas en manos de los ricos, a fin de que se repartan también con la suficiente profusión entre los trabajadores“. Desgraciadamente este punto a dìa de hoy no se cumple. Cuando la acumulaciòn de la riqueza esta en manos de una minorìa.

San Juan XXIII – Mater et Magistra – Año 1961
En el numeral 71 de esta encíclica San Juan XXIII dijo que “tampoco es lícito que la fijación del salario quede al arbitrio de los poderosos, sino que en esta materia deben guardarse a toda costa las normas de la justicia y de la equidad. Esto exige que los trabajadores cobren un salario cuyo importe les permita mantener un nivel de vida verdaderamente humano y hacer frente con dignidad a sus obligaciones familiares“. A dìa de hoy es necesario trabajar ambos cònyuges para poder vivir. Ya que por desgracia con el salario de uno apenas llega para independizarse. Sobre todo por el precio del alquiler de la vivienda que es lo màs costoso.

Por ùltimo.

León XIII – Rerum Novarum – Año 1891
“Así, pues, los que gobiernan deber cooperar, primeramente y en términos generales, con toda la fuerza de las leyes e instituciones, esto es, haciendo que de la ordenación y administración misma del Estado brote espontáneamente la prosperidad tanto de la sociedad como de los individuos, ya que éste es el cometido de la política y el deber inexcusable de los gobernantes. Ahora bien: lo que más contribuye a la prosperidad de las naciones es la probidad de las costumbres, la recta y ordenada constitución de las familias, la observancia de la religión y de la justicia, las moderadas cargas públicas y su equitativa distribución, los progresos de la industria y del comercio, la floreciente agricultura y otros factores de esta índole, si quedan, los cuales, cuanto con mayor afán son impulsados, tanto mejor y más felizmente permitirán vivir a los ciudadanos”. La sociedad en que vivimos no es muy partidaria de defender y promover la familia tradicional y trata de presentarnos a Dios como el gran enemigo de hombre. Cuando Dios por el contrario quiere lo mejor. Que vivamos en comuniòn con Èl, con los demàs, con la naturaleza y con uno mismo.

---

FJD: La Doctrina Social de la Iglesia no es una especie de manual cerrado con frases que no dependen de un contexto o con el mismo valor magisterial. Es un cuerpo extenso de principios, orientaciones, juicios prudenciales, enseñanzas ciertas y opinables, que no pretenden zanjar cuestiones como si se dijera que el que no sostiene lo que dice alguno de los párrafos que cita "anathema sit".
19/05/20 3:12 PM
  
gringo
Respecto a Amancio Ortega veo que usted se defica a responder a lo que yo no he dicho.
Como no he dicho que sea un explotador tampoco he dicho que en España no cree empleo.
Digo que ante la terrible crisis que se nos viene encima en España, ese empresario podría invertir más en su propio país.
Que claro que el Bien Común es universal, pero también suelen decir en esta web cuando se habla de acoger a los inmigrantes, que la caridad bien entendida empieza por la propia casa.
Olé por don Amnancio por abrir una fábrica en Dacca.
Doble olé si la abre en Albacete.
Usted a dicho que la renta básica universal lejos de suponer una mejora en las condiciones de vida de los pobres, las empeora e incluso aumenta el número de pobres.
Me gustaría que aportara datos sobre eso.
Uno de los pocos lugares del planeta donde se ha experimentado con una renta básica fue Finlandia, y las conclusiones fueron que en general mejoró la situación de los perceptores de la ayuda, especialmente su salud.
A mí me parece que si se deja claro que la renta no es un sustitutivo de un empleo, sino una ayuda mientras se busca empleo, puede ayudar a evitar caer en una permanente marginación.
Porque un padre o una madre de familia sin recursos para alimentar a sus hijos, harán cualquier cosa por ellos, delinquir, vender droga o prostituirse, y de esa espiral es difícil salir.
No creo que a las sociedades convenga tener enormes bolsas de marginalidad.

---

FJD: A los únicos que les interesa tener bolsas enormes de marginalidad es a los políticos comunistas, que se sirven de los pobres para imponer sus ideologías.
Ya ha dejado usted clara su postura y ya le he explicado por qué no creo que lleve razón. No vamos a entrar su juego de ir respondiendo a cada comentario variando su postura cada vez para saciar su insaciable necesidad de atención. Gracias por participar y hasta el próximo artículo.
19/05/20 3:45 PM
  
Palas Atenea
Una solución podría ser el movimiento cooperativo, al menos es en el que yo he trabajado. El estado te obliga a cotizar a la Seguridad Social, sí o sí, pero los cooperativistas tenemos una aseguradora y esa aseguradora se hace cargo de las pensiones también. De manera que ahora el estado te cobra el IRPF por lo que paga él y por lo que paga la aseguradora y cómo la pensión te viene por dos lados distintos tenemos que pagar muchísimo más que si el monto total fuera a cargo del estado.
Para una vez que necesité una operación de rodilla no fue la Seguridad Social la que lo pagó, fue la aseguradora a la que sigo contribuyendo.
No debe ser fácil montar cooperativas exitosas pero es evidente que se puede hacer, no es que sea la suma perfección, que en este mundo no existe, pero el dinero suele estar mucho mejor repartido, eso es indudable.
19/05/20 4:05 PM
  
DJ L
Muchas gracias por su post, D. Francisco. Brillante y fundamentado.

Ya ve, por mucho que fundamente, veo en muchos comentaristas sobrepasando ya la ingenuidad pera demostrar su torpeza.

En el portal de entrada al campo de exterminio de Auschwitz se puso el cartel "Arbeit macht frei" (El trabajo os libera) como cruel y cínica burla hacia los asesinados pero la frase es cierta en su correcto contexto.

Si el Estado paga por no trabajar se asegurará de esclavos, dependientes que vivirán a costa de la sangre de la otra mitad de la población. pero el Estado se asegurará de contar con la mitad del apoyo de la población (valga el ejemplo de Venezuela, dele usted a un arroz con plátano frito y una Coca-cola gratis diaria a unos cuantos y nadie los moverá del poder).

Caundo el Estado ha intervenido los precios del libre mercado en Venezuela con sus precios bolivarianos, los productores han dejado de producir porque ya no le interesaba producir. Cierre y miseria

Y ya no comento nada del Santo Padre, es como tener a un padre biológico borracho. Punto. Se acepta porque es el ungido, como Saúl, pero no se puede tolerar sus ataques a la Tradición y Fe.
19/05/20 4:15 PM
  
Alex
Pues Gringo, no sé de donde te has sacado eso de que la renta básica ha mejorado la vida de los finlandeses, yo lo que he visto sobre el tema es que no:

https://m.youtube.com/watch?v=HN7sz1jf1us

https://www.libremercado.com/2020-03-29/gobierno-planea-renta-minima-coronavirus-asi-escriva-1276654700/

Sobre lo que dices:"Que claro que el Bien Común es universal, pero también suelen decir en esta web cuando se habla de acoger a los inmigrantes, que la caridad bien entendida empieza por la propia casa."
Te respondo:¿acaso no ha creado empleo ya Ortega en 'su propia casa'? A mí me parece que sí, por no hablar de sus donaciones a sanidad.
19/05/20 5:23 PM
  
Manoletina
Don Francisco, que usted diga que he argumentado en algún momento que el Estado debe vigilar la libertad de los ciudadanos o cortarla no es una cosa muy bonita.

El Estado debe tutelar los derechos naturales para garantizar que la libertad de los individuos esté asegurada. Por ello es tan ilegítimo de su parte el prohibir la libre asociación o el comercio, como no velar para que en tales contratos se respete los derechos naturales inmanentes a la persona

Por ejemplo: limitar horas de trabajo excesivo, asegurar el legítimo descanso, o que el trabajo no impida el ejercicio de los deberes de culto.

Estas cosas que le digo a usted no forman parte de frases aisladas para contextualizar en su época, sino que forman parte de la enseñanza corroborada por diversos Papas en la cuestión.

De hecho, a pesar de la crítica de los Papas a los abusos de los Estados modernos, se enseña de forma continuada que sigue siendo competencia de los mismos cuestiones de esta índole.



---

FJD: Los Papas han podido decir que esa era labor del Gobierno. Después, como la Iglesia ha absorbido la idea ilustrada del Estado, algunos Papas (y en verdad poquitos si se atiende a los textos originales) han asignado al Estado las funciones del Gobierno.
Lo que es constante en la Iglesia es el Buen Gobierno y ahora digo yo (y la Iglesia no dice nada, ni en un sentido ni en otro), que el gobierno asumido por el Estado, nunca es un buen gobierno.

En cuanto a su argumento. Usted ha dicho: "por el mal uso que podemos hacer de ella [de la libertad], requiere una instancia superior que vigile que los límites no se franqueen". Yo he dicho que usted justifica la necesidad de un Estado que puede coartar al individuo. Y que el Estado tiene poder para coartar o limitar la libertad del individuo es evidente. Es más, si usted dice que el Estado debe vigilar que los límites no se franqueen, ¿que ha de hacer si se franquean? ¿sacar tarjeta roja o usar su poder de coacción para limitar la libertad del individuo? Y se dirá que una libertad que franquea los límites de la moralidad no es libertad. De acuerdo. Pero entonces el Estado debería ser justo e inmarcesible (o fuente de moralidad, como postula la ideología estatista moderna), porque si no lo es sí que acabaría limitando la libertad de los individuos, como hace, por ejemplo, en todos los países donde permite y fomenta el infanticidio. Con lo cual volveríamos al núcleo de mi argumento: es mucho más pernicioso para el Bien Común un Estado falible que tenga poder para limitar la libertad de los ciudadanos (como la tiene todo Estado por definición) que el que la sociedad, compuesta por personas falibles, se gobierne a sí misma según sus propias instituciones naturales.

Y que el Estado es superior al individuo, completamente de acuerdo. Es la base de la ideología hegeliana en la que se inspira la existencia del Estado moderno. Precisamente por eso debe desaparecer.
19/05/20 8:08 PM
  
Cos
El problema en mi opinión, padre, es que se pueda llegar a ver el asunto como desvinculado de la voliuntad de Dios y de la doctrina de la Iglesia. O sea: en liberal.

-----------------------------------
Y si analizamos los mecanismos de la creación de riqueza, la mejor ayuda para los pobres (en particular en los países en desarrollo) es fomentar la libertad económica, el ahorro y las instituciones sociales que fomentan la seguridad del individuo y de su propiedad.
----------------------------------
Libertad económica, pero no libertad económica liberal. Libertad económica tambien ordenada a Dios. No libertad para crear mercados de depravación o explotadores, por ejemplo.
Y no solo instituciones sociales que fomenten la seguridad del individuo. Las instituciones tambien deben fomentar el bien de la comunidad. En este sentido hay que entender que no existe una dicotomía comunidad/individuo. Siendo el individuo una entidad propia, su hacer se desarrolla en un ámbito social.


-------------------------------
cuando las relaciones comerciales y los instrumentos técnicos han conseguido mejorar la producción de riqueza, la sociedad en general ha mejorado su bienestar económico, algo verificable desde indicadores empíricos como el aumento de población y la disminución de la mortandad infantil.
---------------------------------------
No creo que nadie ponga en duda eso. El mercado es algo bueno siendo éste ordenado a Dios. Es algo que forma parte del orden natural. Esto lo apunto porque los liberales suelen hacer una especie de apropiación del mercado. Algo así como ¿veís como cuando se pone en práctica el liberalismo se crea riqueza y se beneficia todo el mundo?


-----------------------------------
Suponiendo que la inversión que viene del ahorro es fundamental para la creación de riqueza
------------------------------------
El ahorro, la disponibilidad de capitalización, es bueno. Pero no a cualquier precio. No al precio de la explotación del trabajador. Que es lo que proponen muchos liberales: "¡Capitalismo, ahorro y trabajo duru!", dice por ahí un señor muy famoso. REcuerdo haber visto un video de una de sus clases, en Panamá creo, en las que sus alumnos -con mucho mas sentido común que él- le plantean la cuestión. Su respuesta: Hay que aguantar y yo te aseguro que en veinte años la situación de esa persona habrá mejorado. Jeje ¡tócate las narices!


--------------------------------
Por tanto, lo mejor que se puede hacer para ayudar a los pobres no es darles un subsidio (que normalmente les mantiene en una cómoda miseria), sino facilitar que se cree riqueza mediante la inversión que viene del ahorro. Para esto es necesario entender que no es malo que haya quién posea más capital que otros, porque no todos están capacitados igualmente para crear riqueza.
--------------------------------
Permítame, creo que esa es una falsa dicotomía. Que haya ricos no es anticatólico -otra cosa sería preguntarse si un exceso de concentración de riqueza es bueno, ¿Cómo afecta eso a la sociedad? Porque eso tiene una influencia- , efectivamente hay quien tiene el carisma de crear buenas empresas y otros, como W.A.Mozart, que componen música maravillosa pero no logran salir de la precariedad. Tampoco lo son el ahorro, la capacidad de capitalización o los mercados. Pero el subsidio es para impedir que la gente pase hambre o frío en el invierno, o que los niños vayan por la calle sin zapatos. O para lograr que la gente tenga acceso a la cultura. Nada impide que esta labor de ayuda se haga a través del estado. Quizá incluso puede resultar una herramienta mas eficaz y barata. El camino hacia una mejor eficacia y eficiencia. Puede que si, puede que no. Adoptar una postura apriorística es loq ue determinará si estamos ante un pensamiento dirigido por la ideología.
Tampoco nada impide que esa "ayuda" lleve aparejada algún tipo de obligación que vele porque ésta resulte verdaderamente eficaz.

-------------------------------------
Para cumplir con él no es necesario que se despoje de la propiedad (por ejemplo, mediante donaciones que son muy loables), sino que la use para el Bien Común, cosa que consigue precisamente siendo un empresario exitoso.
-----------------------------
No basta ser un empresario exitoso para colaborar en el Bien Común. Se puede ser un empresario exitoso y resultar una influencia nefasta para la sociedad. Voy a desarrollar rápidamente un ejemplo. Hay medios de comunicación que son puro veneno, son una influencia dañina, destructiva, para el bien y la verdad. Se podrá objetar: "pero no podemos prohibirlos porque esto lleva a una deriva totalitaria y a un conflicto social que generará un gran mal". Bueno, estaríamos ante argumentos de carácter prudencial perfectamente católicos, no liberales. No ante el endiosamiento de la libertad.
El contraargumento de los liberales suele ser: "el tiempo actúa como una criba social". Que es como decir "me gusta cuando los unicornios vuelan libremente por el cielo".



---

FJD: Que la libertad es para el Bien va de suyo, e insistir en ello es superfluo. De hecho, la base de la economía de libre mercado es que el individuo tiende a buscar su propio bien por naturaleza, que es lo mismo que diría Santo Tomás.
También es superfluo decir que el mercado debe estar ordenado a Dios. Evidentemente. Pero el mercado se orienta a Dios cuando es lo que tiene que ser, de acuerdo con sus propias leyes, como todas las realidades naturales. Decir que el mercado es corruptible es lo mismo que decir que el ser humano es corruptible. El problema es cuando se pretende solucionar esa corrupción violentando la propia naturaleza del mercado mediante la regulación. De la misma manera que no se puede evitar el pecado del hombre atándolo a un poste para que no haga nada malo. La intervención en el mercado debe ser tan mínima como la intervención del gobierno frente al vicio: sólo cuando un mal comportamiento haga imposible la vida social, como enseña Santo Tomás. Por tanto, debe haber instituciones sociales que vigilen aquellos comportamientos que harían imposible el mercado: el robo, el fraude, el incumplimiento de los contratos, etc. Pero, como haría cualquier buen gobierno, siempre facilitando el libre comportamiento (incluso aunque pueda ser mal comportamiento) a la persecución del mal. Y esto es también propio de la economía de libre mercado.
Que el ahorro no es a cualquier precio es también evidente y recordarlo es superfluo. Evidentemente, el robo no es un medio adecuado de ahorro. Lo que defiende la economía de libre mercado no es que haya libertad para explotar al trabajador, sino que dejar libertad a los trabajadores para pactar sus términos con los empleadores es más eficaz que someterse a la intervención de un tercero, que no tiene como objetivo el bien ni de los trabajadores ni del empleador. Es decir, que la economía de libre mercado está radicalmente en contra de la explotación del trabajador.
A mí no me parece mal que el Estado dé subsidios, como no me parece mal que una empresa tenga responsabilidad social corporativa o que un particular haga donaciones. Pero las dos últimas realidades hacen esto desde la riqueza que crean mediante su propia actividad, mientras que el Estado no tiene más remedio que canibalizar la riqueza de la sociedad. Y hablar de a priori en esto es curioso, porque los ejemplos donde los Estados que han seguido políticas de subsidio permanente han multiplicado exponencialmente la pobreza son innumerables. Y han conseguido otro efecto, que yo he señalado en otro artículo y acaba de recordar de manera brillante el Abad Dom Louis-Marie de Le Barroux: han creado un individualismo que ha destruido la familia.
Curiosamente los medios de comunicación que pone usted como ejemplos, todos ellos sin excepción, han necesitado los favores del Estado para poder tener el poder nefasto que tienen. Y en último caso, que haya empresas que hagan mal, no es un contraargumento válido para lo que defiende la economía de libre mercado, porque no se pretende que este mundo sea justo y perfecto. Lo que defendemos es que la intervención de un poder ajeno a la sociedad y a sus fines, como es el Estado, siempre será más perjudicial al Bien Común, que el mal que pueden suponer las malas acciones de los hombres de esa sociedad.
19/05/20 8:55 PM
  
Cos
Lo que es absolutamente contraproducente es la actitud de los políticos que pretenden «ayudar a los pobres» con el dinero ajeno.
--------------------------------------------
Permítame, padre, ese es un argumento que se utiliza hoy en día como recurrencia. Presupone una confrontación entre el individuo y el estado. No hay tal. El Estado es la forma de vehiculación de los distintos poderes. El Estado no es enemigo per se del individuo ni el individuo lo es del Estado.


-----------------------------------
Pero claro, se dirá: es que eso no son estados católicos (y yo defiendo que tal cosa es un oxímoron), porque si fueran católicos serían buenos y justos. Por la misma regla de tres se dirá que si todos los ciudadanos son buenos y justos desaparece esa necesidad de vigilancia con la que usted justifica la necesidad de un Estado que puede coartar al individuo.
-----------------------------------
El Estado como sujeto con capacidad de acción debe de ser ordenado a Dios. Y las personas que ejercen su cargo público a través de las estructuras del Estado deben de ejercer ese ministerio de igual modo.
Todo poder, no solamente el político -el poder de un padre sobre su hijo, de un médico sobre su paciente, de un empresario sobre sus empleados, de la persona inteligente sobre la que lo es menos ...- debe ser ordenado a Dios. La disyuntiva no es si el Estado debe de velar o no por el bien común, sino que la labor que desarrolle habrá de hacerla en comunión con el espíritu del Evangelio y en diálogo con la Iglesia.
Además, el Estado no sólamente supone un poder político. En el sistema actual tambien lo es el poder formalmente establecido del Judcial. Y podríamos hablar de otros poderes reales que funcionan a través de las estructuras del Estado aunque no estén formalmente reconocidos.
Si no existiese Estado tal y como lo entendemos hoy en día, las estructuras que fueran que vehiculasen la acción política de la sociedad deberían igualmente estar ordenadas a Dios.
Y conste que con esto no estoy haciendo una defensa del estatalismo. Yo creo que el Estado debe de estar orientado o hacia un interés subsidiario o hacia el logro de la eficiencia en la consecución del Bien Común. Esto deriba hacia una consideración bastante limitada en cuanto al peso de su presencia en la sociedad. Tanto menor cuanto mas sana sea ésta, por otro lado.

---

FJD: El Estado es una sociedad creada por la ideología ilustrada como una oligarquía que ostenta un poder soberano y es fuente de moralidad para la sociedad sobre la que se ubica. El Estado no se identifica en absoluto con la sociedad civil, y tiene fines distintos que ésta, por lo que su fin propio (el aumento ilimitado de su poder hasta convertirse en un Todo racionalista) es radicalmente opuesto al Bien Común temporal, que es fin propio de la sociedad civil.
La potestad del Estado surge de las teorías del Pacto Social, según las cuales los hombres necesitan renunciar a sus libertades para ser tutelados por este organismo benefactor y omnisciente (curiosamente, lo mismo que se pretende en el caso del Mercado), porque de otra forma los hombres vivirían en el caos.
Por eso el Estado no puede ser católico, porque eso implicaría renunciar a algunas de sus características propias. Un Estado católico dejaría en ese mismo momento de ser Estado para ser otra cosa.
19/05/20 9:25 PM
  
Juan Mariner
"Pablo Iglesias, líder supremo del partido comunista-bolivariano Unidas Podemos" (creo que sobra la palabra "bolivariano", porque el chavismo, guste o no, se define como "cristiano", al igual que el sandinismo de Ortega), en un inadmisible seguidismo de la derecha pepera). Iglesias es comunista, abortista, homosexualista y antifamilia. El chavismo y el sandinismo no son abortistas y no son homosexualistas (no existe el gaymonio en ambos países).

La izquierda mayoritaria marxistoide en España ya sabemos como las gasta, pero el problema de este país está en los que se manifiestan en el Barrio de Salamanca, auténticos artífices de aborregar a los católicos al abortista y homosexualista Partido Popular a través de los medios de los obispos durante decenios.

La creación de renta (PIB), creo, proviene de tres factores: del "consumo", de la "inversión" y del "gasto público" (el keynesianismo fue adoptado por el General Primo de Rivera en España en los años 20 con éxito hasta el crack del 29). El "ahorro" no es igual a "inversión", los ahorros pueden ser ingentes cantidades de dinero amortizadas y no puestas en el tráfico económico por sus titulares; si están en los Bancos, será el Banco quien los mueva a espaldas del depositario.

Recordemos que España es un Estado en el que, desde hace decenios impera el paro estructural, que las lonjas agrarias están manipuladas por los mayoristas y el Gobierno para defender la no subida de la cesta de la compra... En cualquier caso, un salario social nos llevaría al clientelismo del PER andaluz y extremeño para petrificar a la izquierda mayoritaria marxistoide en el poder, y que nos llegue el dinero de Europa, y a vivir que son dos días, y ya llevamos uno.

---

FJD: Tiene usted razón. De hecho los orígenes ideológicos del podemismo están más en la izquierda montonera argentina que en el chavismo.
Ahora, es evidente que el ahorro no es igual a inversión. Pero lo que sí defiendo es que la inversión productiva proviene fundamentalmente del ahorro. Los Bancos, de hecho, tienen la obligación de mover los fondos e invertirlos para dar intereses a sus clientes.
19/05/20 9:36 PM
  
Parmandil
Ciertamente la única forma de crear riqueza es permitiendo la inversión. Los keynesianos carecen de la visión a largo plazo para percatarse de que un Estado subvencionador acaba necesitando endeudarse y que esta deuda habrá de pagarse luego, mediante un aumento de impuestos. Esto repercute negativamente en la economía, al tener el consumidor menos poder adquisitivo. Además, las subvenciones crean dependencia.
Padre, cuando dice Estado se refiere a aquel gobierno que se arroga potestades que no debe tener ningún gobierno, siendo un tanto absolutista, ¿verdad? En contraposición con, por ejemplo, la monarquía tradicional (la de verdad, entiéndase, no la que propugnan algunos carlistas), donde el vasallaje refleja una relación más natural, asemejándose más a las relaciones familiares, por lo que entiendo. No sé si me explico adecuadamente.


---

FJD: No exactamente en cuanto a lo del Estado. El Estado tiene vocación de gobierno. Si no gobierna, no tiene entidad suficiente y desaparece. Puede ser más limitado o más totalitario, pero su tendencia es ser totalitario, y si es limitado habrá de ser con cierta "violencia" (entiéndase en sentido metafísico) ejercida por la sociedad. Contrario al Estado es el gobierno natural de las sociedades que está ostentada por miembros de la misma sociedad y que, por tanto, comparten los fines de tal sociedad. Los escolásticos hablaban del Príncipe, en el sentido de que era el que se situaba en la cabeza del cuerpo social temporal. La forma de gobierno más eficaz, a mi entender, es la llamada república mixta. La monarquía hispana tradicional funcionó más o menos con ese sistema según las épocas. Con todo, ese es un tema que va mucho más allá de lo que planteamos en el artículo.
19/05/20 9:54 PM
  
Alex
Discúlpeme, padre, pero muestro algunas discrepancias respecto a algunas de sus afirmaciones:

"El Estado es una sociedad creada por la ideología ilustrada"
¿No se suponía que el Estado Moderno comenzaba en el siglo XVI durante los reinados de los Reyes Católicos y sus tempranos descendientes? Otra cosa es el Estado liberal.

"El Estado no se identifica en absoluto con la sociedad civil"
¿Ni cuando reconoce que la soberanía del mismo reside en el pueblo(=sociedad civil)?

"una oligarquía que ostenta un poder soberano y es fuente de moralidad para la sociedad sobre la que se ubica"
¿Y en tiempos del nacionalcatolicismo de Franco la moralidad también residía en el Estado y no en la Iglesia?¿Y con los Reyes Católicos, Carlos I o Felipe II?

"La potestad del Estado surge de las teorías del Pacto Social"
Lea Sabiduría 6:1-11 y repítame eso luego.

"tiene fines distintos que ésta, por lo que su fin propio (el aumento ilimitado de su poder hasta convertirse en un Todo racionalista) es radicalmente opuesto al Bien Común temporal"
Simplemente una falacia de hombre de paja en toda regla.

"se gobierne a sí misma según sus propias instituciones naturales."
¿Podría explicarme como cree usted que gobernarían esas sociedades naturales y por qué?

---

FJD: No. El Estado moderno nace con la Ilustración. Como todo fenómeno político tiene antecedentes, pero no hay que buscarlos en España, precisamente.
Si el Estado pretendiera que la soberanía reside en el pueblo, dejaría de ser Estado. Eso podrá decirse, pero no es verdad.
En la medida que en el régimen franquista se hablaba de Estado católico, es que no había Estado. Sin embargo, el lenguaje no es inocente, y parte de los males que sufrimos hoy viene precisamente de ese lenguaje.
En todo el libro de la Sabiduría no aparece la palabra "Estado". Tampoco el concepto.
¿Falacia de hombre de paja? Se conoce que usted no ha leído a Hegel.
Las instituciones naturales y las tradicionales se gobiernan de acuerdo a su naturaleza: la familia mediante la patria potestad; el mercado según sus propias leyes; la nación con su príncipe y los representantes del pueblo; la cofradía, el gremio, el monasterio, etc. con sus representantes elegidos con el principio de "un hombre, un voto"; la Iglesia de acuerdo a la voluntad de su Fundador; etc.
19/05/20 10:29 PM
  
Joseph González
Por cierto padre, ¿llegó a ver el vídeo que le mencioné antes?

En tal caso, ¿que le pareció?

Saludos cordiales.

---

FJD: Escuché la intervencíon del P. José Ripoll y estoy de acuerdo en casi todo. Sospecho que no estamos de acuerdo en la idea de nación, pero lo demás me parece muy acertado. Luego escucharé las demás ponencias.
19/05/20 11:10 PM
  
Alex
Una sola frase suya parece ser el núcleo de todas mis dudas:

"la nación con su príncipe y los representantes del pueblo"

¿Podría explicarme cuál es la diferencia entre eso que acaba de decir y el Estado Moderno?

Gracias.

---

FJD: El príncipe y los representantes del pueblo forman parte del orden social. El Estado es una estructura distinta que parasita el orden social, no sólo materialmente, sino porque surge de la renuncia de los hombres a su libertad y, con ello a su responsabilidad, desde el presupuesto de que necesitan la tutela de un ente ajeno que se arroga ser la cumbre de la Razón.
20/05/20 12:36 AM
  
Marcelo
En la nota no se menciona a Jesús ni una vez, dar pan para vivir, cerrar el templo para vivir, por el covid, ahora las ong ya hacen este trabajo, cuál será la diferencia entre un cristiano y un ateo u otra cosa? Tiene razón entonces el famoso Obispo Sorondo, en China se cumple la Doctrina Social de la Iglesia, hay que ir a China entonces. Bendiciones
20/05/20 8:26 AM
  
Octavio
Buenas tardes a todos, hermanos en Cristo y lectores de este blog. Vivo en Venezuela; la experiencia aquí creo que tiene relación con eso del salario universal. En mi país se otorgaron, ayudas económicas a diestra y siniestra para asegurar una clientela política desde el principio, para eso se creo mucho dinero inorgánico que incidió en la inflación hoy por hoy la más alta del mundo, a este tenor muchas empresas cerraron sus puertas, pero la emisión de dinero inorgánico siguió en aumento. El resultado unas pensiones que no alcanzan para comprar las medicinas, y si acaso un kilo de queso al mes y más nada. La economía debe ser productiva. He visto en España como personas que cobraban el paro trabajaban en el mercado negro. Eso de sueldos para "todos y todas" como dicen ahora los modernos debe analizarse mejor por que la humanidad, no son ángeles;si no personas tocadas por el pecado original.
23/05/20 12:47 AM
  
Rafaelus
1) Y los príncipes ¿ No parasitan el orden social ? ¿ O tienen derecho divino para ello ?

2) Si queremos vivir en la "ley natural", debemos aceptar lo que de la naturaleza venga: Igualmente naturales fueron Luis XVI de Francia y Robbespierre; Nicolás II de Rusia y Lenin; Churchill, Hitler y Stalin; Allende, Pinochet y Chávez. El natural devenir fue origen de todos.

3) Ejemplos de sociedad sin estado existen en América Latina: Son los narcofeudos de México, Centroamérica y Colombia, donde, por cierto, los líderes, que actúan como príncipes, producen y comercian bienes ilícitos insalubres bajo ley del mercado.

4) En una región sin estado, en caso que hubiera sociedad, nada impediría que el mercado ofrezca el aborto como un servicio para cualquiera dispuesto a pagarlo. En Venezuela, Nicaragua y El Salvador, el aborto es prohibido por el estado.


---

FJD:
1) El príncipe, por definición, es el que ocupa el primer lugar en el orden social, estando dentro del mismo. Como el padre de familia ocupa el primer lugar en el orden familiar, pero estando dentro de la misma. Un príncipe puede ser un tirano, como un padre puede ser mal padre. El problema sería que tanto la familia como la sociedad civil sean gobernadas por una sociedad externa con fines propios, como es el Estado.
2) Parece que usted no entiende lo que nosotros entendemos por Ley Natural, y yo no tengo tiempo para explicarlo aquí.
3) El Estado está vinculado (según la teoría política ilustrada) a un tipo concreto de sociedad, que es la Nación.
4) Que no haya Estado no quiere decir que no haya gobierno, ni que no haya ley. En el ejemplo que usted pone debería decir "todavía" está prohibido. Ahora póngame un ejemplo donde el Estado benefactor y semidivino haya prohibido el aborto después de haberlo permitido. No lo planteo como argumento, porque incluso si tal ejemplo existiera, no cambiaría nada de mi argumento fundamental.
24/05/20 6:25 AM
  
Rafaelus
Marcelo:

El artículo es ideológico político no teológico doctrinal, es para cambiar de rutina.

---

FJD: No sé si se refiere usted a mi artículo. Marcelo creo que se refiere a la carta del Papa. Si usted quiere referirse a mi artículo, debería decir que es filosófico, aunque hace alguna mención a la Doctrina Social de la Iglesia, que es del orden de la teología moral.
24/05/20 9:54 PM
  
jose 2 católico español no castellano
Querido D. Fco José:
Lo ha dejado Ud. muy claro: "FJD: Eso es lo que pasa cuando se deja a los empresarios crear empleo y riqueza, sin que los políticos (que son la oligarquía plutocrática esa a la que se refería un comentarista anterior) se lo impidan."
QDLB.
24/05/20 10:22 PM
  
Rafaelus
Padre :

Me referí al tema en general, en que lo que más se trata es lo socio económico político, por eso dije ideológico político, pero usted reclama que es filosófico y tiene razón, es un calificativo más exacto.

Los buenistas, que fuimos criados con la convicción del deber de ser buenos, somos más buenistas, como se nos señala, que buenos, porque vivimos en la contradicción entre los deberes del amor al prójimo y las demandas de la existencia mundana, en política y en economía. Le confieso que yo mismo no creo en el "amor al prójimo" porque los "impíos", como señaló Jesús, amamos solo a gente allegada, entonces, para intentar cumplir, apenas podemos actuar como si de verdad amáramos a nuestros semejantes. Pero esto está fuera de tema ... o tal vez no.

Gracias por sus respuestas.
25/05/20 3:32 AM
  
José Luis
Lo que nadie puede negar es el derecho a vivir, con sus limitaciones, a ningún ser humano. Esa caridad de los que se esfuerzan y trabajan, con los que no pueden o no quieren, debe tener sus reglas. Sin duda el que quiere trabajar y no encuentra empleo, merece que le ayuden en todo. Sentido común y sentimiento cristiano. Vivir del esfuerzo de los demás, sin mostrar ni siquiera educación hacia quien te mantiene, no es lo mejor y hasta es injusto. Cuando el Papa Francisco hace demagogia con las propuestas hacia los pobres ( casi todos lo somos o seremos) es poco juicioso y contribuye a un comunismo político de peor corte. Comencemos dentro de cada casa a ser más justos en el reparto de empleos, esfuerzos, talentos, organización social, libertades, educación , etc..( lo micro)..y dejemos lo " macro " para cuando vivamos en otro planeta.
31/05/20 11:44 AM
  
Thomas Hennigan
Estoy de acuerdo con usted sobre la importancia del ahorro, pero recientemente los bancos dan unos intereses de 0.25% cuando la inflación está a uno 2.5% o 3%, o sea el dinero pierde valor en el banco. Hoy en día en la Unión Europea, el Banco Europea presta dinero a los bancos nacionales a 1% y ellos cobran 9% a los que piden préstamos. Luego, cuando quiebra el banco los políticos los rescatan con el dinero del contribuyente. Creo que hay que evitar la entrega de dinero a la gente pobre sin que hagan nada. Se podría dar otro tipo de subsidio o mejorar los servicios sanitarios, entregar bonos para que puedan comprar víveres básicos a un precio subsidiado etc. Otra posibilidad sería que todo mundo tenga que hacer una declaración de renta y según las necesidades de la familia, el fisco le dé un cierto dinero pero procurando que busque trabajo. Si gana muy poco, que lo declare y le completan. También los subsidios por hijo ayudan. Hay que evitar que buena parte del presupuesto para tales ayudas se pierda con el exceso de burocracia que siempre es el caso de los Estados. Se podría organizar planes de entrenamiento de los jóvenes con la colaboración de las pequeñas empresas y entregar un subsidio.
Otro problema que he visto en Perú que provoca una gran porcentaje de trabajadores informales es el hecho de que las cotizaciones son muy altas y se quiere ofrecer demasiado para un país en vías de desarrollo. El impuesto de sociedades no parece una buena idea porque es un impuesto que dificulta la creación de empleo formal, lo mismo dígase de las cotizaciones para la salud. En Brasil, bajo los gobiernos socialistas de Lula, entregaron muchos subsidios a los pobres, mientras en la misma época Perú daba muchos menos subsidios y resulta que el porcentaje de pobreza bajó mucho más en Perú debido en parte a la inversión extranjera.

En cuanto a la situación actual que hay en España en concreto con el coronavirus, dado que el gobierno ha obligado a la gente a no trabajar y ha provocado probablemente el cierre definitiva de muchos comercios, deberían de asumir las nóminas de todas las personas que no han podido trabajar debido a que el gobierno no les permitía. Resulta que hay un nivel de deuda a todos los niveles de gobierno debido al despilfarro y la corrupción que no van a poder hacer eso, si es que lo quisieran. Otra cosa es que se era justificado el confinamiento y el cierre de la economía. A mí me parece que no. Había que confinar solo a los ancianos y atenderles bien. Fuera de eso y de manera limitada no estoy de acuerdo con que el gobierno reparta dinero a los pobres, sino que crean las condiciones juntamente con los empresarios para que haya trabajo.
Otra cosa que he observado en Perú, a diferencia de lo que se daba en mi familia en Irlanda cuando éramos pobres, es que el pobre peruano cuando hay una fiesta va a tener dinero para comprar varias docenas de cerveza. Mis padres vivían con frugalidad y nunca pasamos hambre ni recibimos subsidios excepto el de los hijos. Mis padres siempre tenían un dinero ahorrado en el banco para cualquier necesidad. Los sueldos eran bajos y éramos 7 hijos.
02/06/20 10:41 AM
  
carlos iavicoli
Ningun catolico esta obligado a aceptar las opiniones del papa sobre cuestiones terrenales debatibles. Ni siquiera porque El lo dice.Seria el anticientifico argumento por Autoridad. Resonara siempre la Palabra escrita en el Genesis Ganaras el pan con el sudor de tu frente hasta que vuelvas al polvo del cual saliste. Y no olvidar la fuerte expresion del Apostol Santiago Quien no quiera trabajar que no coma.En mi pais Argentina los triple NI.Ni.Ni estan asociados bajo Ideologos y presionan con violencia para que les aumenten las ayudas y ahora tambien piden un aguinaldo. Aqui existe el plan que burlonamente se llama Plan Descansar implementado por los populistas con plata ajena. Alguien conoce algun lider populista POBRE?.

---

FJD: Si son "opiniones", no hay obligación de aceptar nada de nadie. Si son enseñanzas sí, incluso aunque sean cuestiones "terrenales".
05/06/20 10:00 PM
  
carlos iavicoli
Lamento que no se haya publicado mi comentario enviado hace 10 minutos. [...]

---

FJD: Le puedo asegurar que yo no vivo conectado todo el día esperando que usted envíe un comentario para moderarlo al instante. Creo que quejarse porque no dé paso a un comentario en menos de 10 minutos es un poco excesivo.
05/06/20 10:28 PM
  
carlos iavicoli
Refiriendome a la obligacon de obedecerr al Magisterio aun cuando enseña sobre asuntos temporales me acuerdo de LAUDATO SI. Por que debo obedecerla, y bajo pena de pecado, en lo que atañe a lo cientifico si es uno de los temas mas abiertos actualmente, con tres sectores enfrentados duramente y cada uno aportando multiples pruebas opuestas entre si. Es el papel del Magisterio hacer de arbitro en el terreno de la ciencia.? En lo referente al cuidado de nuestra casa comun hasta muchos ateos estan de acuerdo sin validar ninguna posicion cientifica. Como regalo de cumpleaños que son 80, le ruego una respuesta que refuerze mi Fe, ya que estoy cerca de dar mi examen final ante la Divina Misericordia. Gracias.

---

FJD: Laudato si tiene muy poco contenido propositivo.
06/06/20 10:51 PM
  
carlos iavicoli
Gracias padre por su respuesta. Yo soy exalumno de Don Bosco .Dado que naci en 1940. la formacion religiosa que recibi, me dicen, que fue preconciliar con los recordados catecismos que debiamos aprender de memoria y la llamada Historia Sagrada. Aun asi tengo el convencimiento de que Cristo no hizo opcion preferencial por los pobres sino por todos los pecadores .Inclusive reprocho a las multitudes que lo seguian porque estaban saciados con el pan material.No curo a todos los enfermos pobres. Tambien a algunos de buena posicion social o religiosa. No deberia haber tambien una opcion hacia los ricos para evangelizarlos? Le pido una enseñanza o correccion al respecto.Gracias Ciudad de Cordoba Argentina
08/06/20 2:54 PM
  
mikel
Francisco: me ha gustado tu artículo. Creo que das en el clavo y aclaras las confusiones que circulan, y que son aprovechadas por los comunistas de turno, también en nuestro país. Un abrazo.
20/06/20 12:15 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.