En tiempo de crisis, no hacer mudanza

Si hay alguien a quien quería entrevistar hace tiempo es a Bruno. Me parece que él no necesita presentación y a mí nadie me va a requerir justificación. No será la última entrevista que le voy a hacer.

Difícil de definir qué es, probablemente es el más Renacentista de las personas que conozco (no estoy seguro si esta definición le gustará): de ciencias exactas y letras profundas, de campo y de ciudad, que lo mismo te habla de abejas que de los trascendentales del Ser o de la teoría de cuerdas o de lo que más le gusta: del Señor. En prosa o en verso, en español o en griego.

Y aunque «soy amigo de Bruno, pero más amigo de la verdad» he aprovechado para la entrevista la publicación de sus dos últimos libros Oraciones cotidianas que vuelven el mundo del revés y Epigramas para un mundo que se muere

- ¿Por qué has escrito un libro sobre las oraciones de todos los días?

Es la forma más sencilla de mejorar nuestra oración. No todo el mundo puede dedicar horas a la contemplación como los monjes de clausura, pero todos rezamos el padrenuestro, el ángelus y el gloria al Padre o hacemos la señal de la cruz. Si logramos entender mejor los inmensos tesoros que encierran esas oraciones, nuestra relación cotidiana con Dios mejorará muchísimo. Son una escuela de santidad e incluso de mística al alcance de todos.

- Estamos en tiempos de crisis en la Iglesia. ¿No sería mejor buscar soluciones a esa crisis, en lugar de dedicarse a algo tan sabido como las oraciones cotidianas?

Como decía San Ignacio, lo que conviene en tiempo de turbación es no hacer mudanza, no buscar novedades. A mi juicio, precisamente porque la Iglesia atraviesa una profunda crisis, no hay nada mejor que acudir a lo seguro, a lo que rezaron nuestros abuelos y sus abuelos y los abuelos de sus abuelos: las oraciones tradicionales de todos los días. En ellas encontraremos una guía fiable para encontrarnos con Dios, alabarlo y hacer su voluntad. Como decían los antiguos anuncios de televisión, son oraciones «de eficacia probada».

Además, como recuerda el título, son oraciones capaces de volver nuestro mundo del revés. Y eso es precisamente lo que nos hace falta en tiempos difíciles como estos, porque solo la gracia de Dios puede sacarnos del abismo en que nos hemos metido.

- ¿Y componer nuevas oraciones para adaptarlas a los signos de los tiempos?

No tiene nada de malo componer oraciones nuevas, como hacemos cada vez que oramos en silencio. Sin embargo, conviene recordar que lo principal es que esas oraciones se adapten al sentir de Cristo, transmitido por la Tradición de la Iglesia, y no a nuestras ocurrencias personales, tan fáciles de confundir con los «signos de los tiempos». En ese sentido, las oraciones tradicionales tienen una validez que va más allá de las épocas y las modas.

- ¿Se habla en el libro de todas las oraciones tradicionales?

No, claro que no. Para eso haría falta una enciclopedia. En el libro se habla de algunas oraciones cotidianas tradicionales, desde el ángelus y el padrenuestro hasta el rosario, las jaculatorias o el humilde amén, entre otras. Si a los lectores les ha gustado lo que han leído y quieren que hable de preciosas oraciones que se han quedado fuera, como la salve, el himno del gloria, el acordaos, el Alma de Cristo, la liturgia de las horas o las novenas, entre otras muchas, estaré encantado de escribir una segunda parte titulada Más oraciones cotidianas que vuelven el mundo del revés (o Las oraciones contratacan, aún estoy trabajando en el título).

- En la contraportada dice que los que lean Oraciones cotidianas que vuelven el mundo del revés ya no volverán a rezar del mismo modo. ¿Es publicidad engañosa?

A mí mismo me ha resultado inmensamente útil escribir el libro y reflexionar sobre las oraciones de todos los días. Mi oración ha mejorado mucho y espero que el libro ayude a que a los lectores les suceda lo mismo.

- ¿Y ahora publicas un libro de epigramas? ¿En serio?

Bueno, algo tenía que hacer durante la cuarentena, ¿no? Además, la impresión de que la epidemia había encontrado a gran parte de la Iglesia aletargada y más bien escasa de fe me convenció de que era necesario despertar a los católicos. De ahí que escribiera esos Epigramas para un mundo que se muere, que son versos breves y punzantes, para pinchar las burbujas y despertar a los durmientes, de modo que se den cuenta de que nuestra civilización occidental se encamina hacia el suicidio.

- ¿Suicidio no es una palabra demasiado fuerte?

Precisamente, el rechazo a llamar a las cosas por su nombre es un claro signo de que nuestra cultura está adormecida (y, en buena parte, también nuestra Iglesia). Prefiere resignarse a desaparecer con tal de no tener que levantarse del sofá o despegar los ojos del móvil por un instante. Vivimos en una burbuja de eufemismos y vaciedades políticamente correctas que nos aíslan de la realidad y eso no puede llevar a nada bueno.

- El libro de oraciones es piadoso y se centra en la vida interior, mientras que en este otro libro de epigramas das palos a todo el mundo, políticos, gobernantes, ateos y creyentes, izquierdas y derechas, obispos, sacerdotes e incluso a ti mismo. ¿No es una contradicción?

Parafraseando al Eclesiastés, podríamos decir que hay un tiempo para rezar y un tiempo para dar mandobles a diestro y siniestro. Como siempre ha sabido la Iglesia, no son cosas contradictorias. Es la misma caridad de Cristo la que empuja a la oración y a combatir los males del mundo.

- Entonces, ¿no es un libro pesimista?

Ni el pesimismo ni el optimismo son cristianos, porque equivalen a pensar que todo va a ir mal o todo va a ir bien porque sí, sin razón. Lo propio del cristiano es la esperanza, que no defrauda porque está basada en la misericordia y el poder de Dios. Confío en que el libro no transmita pesimismo ni tampoco optimismo, sino una visión esperanzada de este mundo en decadencia en el que Dios ha querido que vivamos.

- Hay que reconocer que, para tener un precio tan bajo (6,99 € en papel), Epigramas para un mundo que se muere ofrece bastante: el secreto de la felicidad, una receta infalible para cuando no se sabe qué hacer, análisis lucidísimos del mundo de hoy, elogios de la caballerosidad, un profundo amor a España y su historia…

¡Y con ilustraciones!

- [Risas] Puedo dar fe de que ambos son libros estupendos y espero que muchos lectores disfruten de ellos.

Gracias, Juanjo.

13 comentarios

  
Luis Fernando
Juanjo
... probablemente es el más Renacentista de las personas que conozco

Doy de fe ello. Leonardo da Vinci a su lado, un aprendiz. Bueno, quizás no tanto, pero vamos... que sí.

El día menos pensado me pongo a chalar con él sobre la materia oscura como factor de cohesión del universo y su relación con la teoría del diseño inteligente.
01/06/20 11:19 AM
  
Palas Atenea
Depende a lo que llames renacentista, en ciertas cosas es medieval, pero si por el término se entiende lo que todo el mundo está pensando, ciertamente lo es porque le da a todo y en su cabeza los saberes no están divididos en compartimentos. Hasta el siglo XVIII tal cosa no sucedió.
01/06/20 11:52 AM
  
Juanjo Romero
@Palas, a eso me refiero. Quizá se asemeja más a Pascal que a Da Vinci, pero metía otros elementos en la comparación que ensuciaban lo que quería decir (por lo del jansenismo que no tiene, no tienes más que echarle un vistazo a estos dos libros para comprobarlo).

@Luis Fernando: hazlo, hazlo.
01/06/20 12:53 PM
  
Vicente
permanecer firmes con amor en la Doctrina Católica.
01/06/20 1:01 PM
  
Palas Atenea
Ayer fue Pentecostés, y con él viene la meditación sobre los Dones del Espíritu Santo, una cosa muy medieval también. Lo cierto es que Bruno a veces me recuerda cuando se estudiaba el Trivium y el Quadrivium, que era algo que servía para todo. Con esos estudios generalistas lo mismo se escribía un tratado de antropología cultural, como hizo Fray Bernardino de Sahagún con su "Historia general de las cosas de Nueva España" para escribir el cual echó mano de sus famosos informantes y dio cuerpo a la antropología mucho antes que tal cosa se inventara; como se hacían gramáticas, diccionarios y catecismos antes de que a eso se le llamara lingüistica. Esa gente era fantástica y demuestra que los Dones del Espíritu Santo preceden a muchas materias que luego se incorporaron como ciencias en la universidades. ¿Los Ilustrados? Unos copiones de tomo y lomo que se dedicaron a parcelar el saber y ponerle nombre a cada cosita empobreciendo significativamente la visión aglutinadora y general en la que todos los saberes tienen su asiento. Bruno es el último de esos ilustres predecesores. Es decir, espero y deseo que no sea el último pero es ir contracorriente.
01/06/20 1:35 PM
  
Bruno
Valoración: *****

Reseña: Estoy muy satisfecho con los elogios realizados en el blog De Lapsis de conformidad con el pedido realizado. Están redactados con tanta naturalidad que casi parecen sinceros de verdad y valen hasta el último euro que me han costado. Tengo que señalar, sin embargo, que, sin duda por error, se han olvidado de incluir "eximio" (50€), "majete" (25€) y "mejor pistolero al este del Mississippi" (125€). Ruego que corrijan esta omisión lo antes posible.
01/06/20 2:18 PM
  
Luis Fernando
@Luis Fernando: hazlo, hazlo.

Tú lo has querido...

Veamos, Bruno, ¿piensas que la materia oscura, si es que alguna vez se consigue averiguar su verdadera composición, estará compuesta de particulas elementales cuyo funcionamiento sea equiparable a las de la materia "visible"?

La cosa no es moco de pavo ya que el universo está compuesto por un 23% de materia oscura y un 72% de energía oscura, mientras que lo "visible" supone el 5% restante.
01/06/20 3:23 PM
  
Luis Fernando
Obviamente mi anterior comentario va en broma. El tema del post no es la física cuántica. Es decir, no es plan de que Bruno me responda, 😎
01/06/20 3:38 PM
  
Disidente
La Iglesia necesita mucha revelación del Espíritu Santo para discernir las señales de los tiempos que nos han tocado vivir.

Paz y Bien.
06/06/20 9:39 PM
  
hornero (Argentina)
La amena y sabia entrevista me revela que acierto al pensar que el mundo actual va camino al precipicio , sin caer en pesimismo, y que lo sucede un MUNDO NUEVO, sin caer en optimismo. Sólo FIRME ESPERANZA.. Y esperanza también en no infringir las normas recomendadas por Infocatólcia para la extensión de los comentarios.

“Y vieron que estaban desnudos” (Gen 3, 7). Hoy abrimos nuestros ojos y vemos que hemos sido vestidos con los ropajes del “hombre nuevo”, vestidos por el Espíritu Santo, con sus dones que entrega a María Su Amádisima Esposa para que “Ella los distribuya a quien quiere, cuanto quiere, como quiere y cuando quiere” (S. L. M. de Montfort, Trat. De la Verd. Devoc. 25). Vestidos así, nos preparamos para la próxima celebración del CORPUS CHRISTI. La Primera Lectura de la Misa corresponde a Deuteronomio 8, 2-3. 14b-16ª: “Habló Moisés al pueblo y dijo: Recuerda el camino que el Señor tu Dios
te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto,
para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones:
si guardas sus preceptos o no”.
Hoy vivimos una cuarentena que ha dejado de ser de días, y que no sabemos si será de meses o de años (cf.diccionario), como los pasados en el desierto por el pueblo de Israel. Nadie entre los responsables del mundo puede afirmar con certeza lo que nos depara el futuro. El Señor nos alimentará con el maná de Su Cuerpo y de su Misericordia. Nada debemos temer.

Entre tanto, acudamos a nuestra Madre contra los enemigos que asolan la tierra. Que sea pisada por María la cabeza del dragón y derrotados sus secuaces.

Que triunfe el CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA EN EL MUNDO.

Entonces estaremos aprovechando bien este tiempo de encierro, de silencio, de quietud. Si, mediante la ORACIÓN, limpiamos la tierra de todas las iniquidades de las tinieblas, y comenzamos a edificar la nueva edad del Reino de Dios entre nosotros. Hablemos como Juan, “seamos la voz del que clama en el desierto: “Enderezad el camino del Señor” (Jn 1, 23).
Porque a la ORACIÓN no resiste Dios. Que nuestros casi siete mil millones de hermanos no bautizados sean convertidos, igual los enemigos; que sean confundidos los que obran iniquidad. Que despertemos del sueño, nos vistamos con las armas del cristiano, y caminemos confiados hacia la Victoria de Cristo y de María.
Quiera el Señor Jesús prepararnos para celebrar su próxima Solemnidad de CORPUS CHRISTI.



08/06/20 5:13 PM
  
Miguel García Cinto
Bruno, padre de familia numerosa, es para mí el mejor bloguero de InfoCatólica, Dios le ha dotado de una gran inteligencia que pone al servicio de la verdad y el bien del Señor.
El Señor le bendiga y le guarde junto a su querida familia.
18/06/20 9:41 PM
  
Haddock.
Se me había ocurrido un título para el segundo libro de oraciones cotidianas de Bruno:
"El retorno del Rey" pero un tal Tolkien me ha pisado el título.

20/06/20 1:05 AM
  
sofía
Me gustaría saber si el libro de oraciones cotidianas es una recopilación de oraciones de la Iglesia, sin más, en cuyo caso me interesaría. Pero me parece entender que son oraciones comentadas, en cuyo caso tal vez el parecido con Pascal resultaría excesivo.
05/08/20 6:19 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.