24.04.18

Alfie

Unas palabras de urgencia ante lo que está pasando con el pequeño Alfie. Este niño representa la lucha de unos padres y de un bebé por la pura supervivencia: por vivir.

¿Quién es el juez o el gobierno o el Estado para condenar a muerte a un niño indefenso, privándolo de los medios precisos para respirar e impidiendo que sus padres puedan llevarse al niño de ese hospital y de ese país para llevárselo a Italia donde le han concedido incluso la nacionalidad italiana para poder proteger su vida? Está en juego el eterno combate entre la Civilización del Amor y la Cultura de la Muerte.

Leer más... »

19.04.18

Seguir a Dios por fe: no por interés

¿Sigo a Jesús por fe o por interés? Esa es la pregunta que nos lanzaba hace poco el Papa Francisco en una de sus homilías. Y es una gran pregunta.

¿Por qué sigo a Jesús? ¿Me da réditos personales o profesionales? ¿Me digo católico porque queda bien en determinados ámbitos? ¿Es una cuestión de escalar puestos, trepar, obtener beneficios, aumentar mi prestigio? ¿O el seguimiento de Cristo me complica la vida y me pone en el camino de la cruz?

Leer más... »

9.04.18

Misericordia Veritatis

"Ser santo no significa blanquear los ojos en un supuesto éxtasis"

Soy de Cristo y tengo el deber de decir la verdad. Sé que soy políticamente incorrecto. Hoy creer en el amor para toda la vida; creer que merece la pena sacrificarse por tus hijos o desvivirse por los niños que Dios pone en tu colegio, no se entiende. Hay muchos que entienden el oficio de maestro como cualquier otro oficio, como una manera más de ganarse la vida. Pero eso no es ser maestro. Yo les pido a mis profesores que quieran a los niños como si fueran suyos. Y procuro predicar con el ejemplo. Y cojo en brazos a los niños y los abrazo y los beso y los consuelo cuando lloran porque los quiero con el más puro amor de padre. Y no sé si hoy en día se entiende lo que es amar como debe amar un padre: hoy que los pederastas y los pervertidos asquerosos lo manchan todo con su maldad y su impureza. Pero un padre bueno ama a sus hijos, debe mimar a sus hijos, porque los niños necesitan el amor para crecer sanos y felices; para madurar. Y un maestro o una maestra deben ser padres y madres que amen a los niños y estén dispuestos a entregar su vida por ellos. Ser maestro no es un oficio de nueve a dos. Quien quiera ser maestro debe serlo desde que se levanta hasta que se acuesta y su comportamiento debe ser ejemplar y su vida intachable: debe ser un modelo para sus discípulos. Y si no estás dispuesto a ello, dedícate a otra cosa. Yo les pido a los maestros que trabajan conmigo que sean santos (nada más y nada menos) por la gracia de Dios. Y yo le pido al Señor sólo una cosa para mí: que Él me haga santo.

Leer más... »

5.04.18

El “Hellgate” y el Oráculo Cristosófico

Creo no haber escrito nunca nada sobre el Papa Francisco. He intentado resistirme a escribir sobre el “Hellgate” pero al final he sucumbido. La carne es débil. Nunca me ha gustado escribir sobre lo que escribe todo el mundo, porque si ya está todo dicho, ¿para qué insistir? Pero en este asunto, alguien tiene que defender al Santo Padre ante tantas especulaciones sin fundamento. El “Hellgate” (esta especie de Watergate a la vaticana pero con el infierno y la inmortalidad de las almas de por medio) resulta tremendamente tentador: será precisamente por estar el demonio y el infierno de por medio. 

Leer más... »

31.03.18

A la Iglesia Perseguida en China

Queridos hermanos perseguidos:

Hoy, Sábado Santo, esperamos la gloriosa resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Toda la creación gime con dolores de parto:

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

Como está escrito:

    Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;

    Somos contados como ovejas de matadero.

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 8, 22-39

Leer más... »