"Cantate Domino. Antología de documentos": una reseña, una invitación, un camino por recorrer

antologíaQue la Iglesia siempre veló por las artes, la cultura y la belleza es indudable; que prestó atención al canto en la liturgia y la música, es patente a los ojos de todos. Y es que no todo vale en el campo de la liturgia, no todo puede entrar en nuestros templos, no todo es válido ni puede servir para el culto divino, no todo eleva el alma a Dios ni posee santidad ni es arte verdadero.

 A fin de formar y permitir el estudio y la lectura, la enseñanza y la catequesis, se ofrece esta Antología, eficazmente dirigida por D. Óscar Valado, excelente amigo mío, y en la que hemos colaborado liturgistas, músicos y traductores, y que ha llevado mucho tiempo y revisiones lograr el resultado final, tan digno y atrayente.

  Desde S. Pío X hasta la actualidad, hay mucho en el Magisterio sobre el canto y la música en la liturgia, ya sea con documentos de mayor o menor rango (motu proprio, Decreto, Instrucción, etc.), o con discursos o alocuciones de los diferentes Papas, así como –en apéndice- los prenotandos de los distintos rituales y libros litúrgicos en lo concerniente a la música y canto.

El enchiridion o antología es exhaustivo. Nada se ha dejado atrás o ignorado. De este modo se convierte en un instrumento útil para la vida litúrgica de la Iglesia. Se recogen 253 documentos, divididos por pontificados, y a cada pontificado le precede una sugerente introducción. A lo que hay que sumar apéndices e índices analíticos y demás.

 En palabras de Presidente de la Comisión episcopal para la liturgia, D. J. Leonardo Lemos, obispo de Orense, “reunir todo este material en un solo volumen de casi un millar de páginas convierte esta Antología en una obra completamente imprescindible no solo para los especialistas del ámbito musical, sino para todos aquellos que deseen conocer lo que el magisterio de la Iglesia ha dicho en estos últimos cien años acerca de la música”.

 

¿Qué más decir?

  El coordinador de esta magna obra, D. Óscar Valado, expone en su Introducción: “La publicación que ahora tiene entre sus manos es el trabajo de un numeroso equipo de músicos, liturgistas y teólogos que con generosidad y con un profundo afecto por la música litúrgica han contribuido para llevar a término esta compilación magisterial. En ella se pone de relieve una fecunda labor divulgativa en la que se pretende destacar la importancia de la música en la celebración de la fe e incluso en su transmisión”.

Tal vez pueda ser un estímulo para adentrarse en esta Antología conocer los títulos de las introducciones a cada pontificado, así como su autor.

  • “Música litúrgica y magisterio contemporáneo: harmonías, paradigmas y contextos. El motu proprio de Pío X: Tra le sollecitudini”, de Jordi Agustí Piqué i Collado, OSB.
  •  A continuación escribe Daniel Goberna Sanromán: “Benedicto XV. Una apuesta por la cultura y la música en tiempo de guerra”.
  • “Divini cultus sanctitatem de Pío XI: la tradición musical de la Iglesia encarnada en lo concreto. Contexto y apelación a la realidad actual”, es la aportación de Raúl del Toro Sola.
  •  “Fundamentos teológico-litúrgicos del magisterio musical de Pío XII”, es explicado por Daniel A. Escobar Portillo.
  •  José López Calo, SJ, aborda el “Entorno histórico-musical de la carta Iucunda laudatio de Juan XXIII”.
  • “De la raíz, el fruto. Notas, claves y registros del magisterio de Pablo VI en liturgia y música”, de Javier Sánchez Martínez. Fue mi colaboración, agradecido por haber sido invitado a ello y trabajar en esta Antología.
  • Juan Pablo Rubio Sadia, OSB, nos ofrece las “Claves de lectura del magisterio musical de Juan Pablo II: entre la mirada retrospectiva y los retos del posconcilio”.
  •  “Descubrir la Palabra en las palabras. Benedicto XVI y la música litúrgica” es el estudio introductorio que ofrece Ramón Saiz-Pardo Hurtado.
  • La introducción al pontificado de Francisco es escrita por Manuel J. Cela Folgueiras y se titula: “La música sacra en sus dimensiones artística y funcional: práctica reciente, reflexión actual y perspectivas de futuro”.

 ¿A quiénes puede interesar? ¿Quiénes deberían usarlo?

 - Rvdmos. Sres. Obispos y Arzobispos, y Emmos. Cardenales, por el bien pastoral de sus diócesis, velando por la dignidad y arte del canto y la música, elevando el nivel en sus diócesis sin conformarse con que se cante cualquier cosa con tal de que se cante porque también es pastoral y es misión episcopal el cuidado y la vigilancia en materia litúrgica en la diócesis, el fomento y la santidad de las celebracioneschorus

- Delegados diocesanos de Liturgia y miembros de esas Delegaciones: ¡evidentemente que lo vamos a usar!, para las herramientas formativas que se ofrezcan desde las respectivas Delegaciones para sus diócesis (subsidios, folletos, artículos de formación en la web diocesana), siempre acompañados y respaldados por sus respectivos Obispos que tanto interés tienen por el fomento de la vida litúrgica en sus diócesis

- Formadores de Seminarios y profesores de liturgia, teología, música y canto, inculcando un sentido teológico y litúrgico del canto en la liturgia y de la música en seminaristas y estudiantes de teología, pensando en el futuro pastoral y litúrgico de la Iglesia y sus parroquias y asumiendo los seminaristas que lo que aprenden y viven en la cuidada liturgia del Seminario no es solo para el Seminario (como si fuera un paréntesis), sino para que luego lo pongan en práctica en sus futuras parroquias sin inventos ni falsas creatividades

- Será útil para los sacerdotes y diáconos en el ejercicio de su ministerio y así actualizarse (el estudio personal como formación permanente), consultar, acompañar al coro parroquial y organista, ofreciendo siempre doctrina eclesial para el canto y desempeño de ese ministerio litúrgico, corrigiendo si hace falta y dando razón del sentido litúrgico del canto y la música

- Servirá para ir adquiriendo hondura para coros parroquiales, corales, scholae, escolanías, etc., también para animadores del canto y salmistas, así como para el precioso ministerio del organista, tan sumamente necesario para nuestras liturgias. No solo tienen que ensayar semanalmente, e incluso aprender nuevos cantos, sino también formarse, conocer qué se canta y por qué, cuándo y con qué sentido, qué conviene a la santidad de la liturgia y qué repugna a su naturaleza sagrada

- Desde luego ayudará enormemente a compositores católicos, ya sea para Misas, piezas musicales, o cantos para la liturgia, que posean la belleza y santidad, la ortodoxia de la fe en sus letras y la música que eleva, desechando el plagio de lo pop, la adaptación de ritmos profanos o las letras ajenas a la liturgia y tendentes a lo sentimental.

- La Antología es buen instrumento para la formación seria de cualquier fiel laico, religioso, monje o sacerdote, que desee conocer la naturaleza del canto en la liturgia, la función y necesidad de la música, la participación mediante el canto, y, sobre todo y en definitiva, la relación entre liturgia y belleza, la via pulchritudinis que es hermoso y laborioso camino teológico y pastoral.

- Y ayudará sin duda a todos aquellos que están en las fronteras periféricas del diálogo y encuentro entre la fe y la razón, de la aportación de la Iglesia al mundo de la cultura, de la defensa de la creación artística transfigurada por el pulchrum, de la relación de la Iglesia con las artes y la música, etc., es decir, de la “Iglesia en salida”

¿Qué espero? ¿Qué me gustaría?

Sería un logro elevar el canto litúrgico en nuestras celebraciones, depurando tanta vulgaridad, tanta banalidad, eliminando ruidos y ritmos que desdicen de la liturgia y estorban, con cantos apropiados a los textos de la liturgia, musicalizaciones aptas para que brille la letra de los cantos el Ordinario (Gloria, Sanctus…).

Y me gustaría que la liturgia con su música y el canto litúrgico reflejen la Belleza del Misterio de Dios elevando, en vez de lo sentimental, lo emotivo, lo rítmico y las palmadas con balanceos.

 

6 comentarios

  
al
Good news !!

A ver si va cambiando el panorama musical en la Liturgia.



Que Dios le guarde.
12/07/21 8:53 PM
  
maru
Muy buen material, por supuesto!!!, Cuántas diócesis comprarán el mismo?, Cuántos párrocos lo pondrán en práctica y dejarán los cantos sentimentaloides? Ojalá que muchos se decidan a usar esta antología, ojalá!!
13/07/21 11:23 AM
  
Marcelo
Todo muy lindo, pero lo mejor que he escuchado en una misa son las canciones tipo pelicula de Disney gutarra y canto. Lo peor mejor no recordar. Una labor encomiable que hacen.
13/07/21 5:03 PM
  
Argia
¿ Se puede poner música en el momento de la consagración ?
Alguien me ha de dicho que no.
En España no lo he visto, excepto en un convento que hay monjas de la India, que en el dia de su fiesta, cantan en su lengua durante la consagración.


no se toca nada

no se toca nada

silencio
14/07/21 9:31 AM
  
Javidaba
Si yo pudiera mandar
que, del cielo, aquí bajasen
de entre los coros angélicos
quienes más mejor cantasen...
me los llevaría de ronda
por toditos tus altares
y ante todas tus imágenes
¡qué serenatas vibrantes
cantaríamos a coro!
(o cantando entre los ángeles)
bulléndome el corazón,
por Ti, mi Virgen del Carmen.
¡Qué de encendidos piropos!,
recordando que eres Madre,
pediría a mi rondalla
de querubines y arcángeles:..
Cuéntamelo tú, Gabriel,
que en Nazaret la encontraste:
¿cómo era su oración?...
¿cómo la aceptaba el Padre?...
Cuéntamelo, que Ella es
Madre de Dios ¡y mi madre!,
y es mi derecho pedírtelo,
y es tu deber otorgarme...
...¿Gabriel me lo contaría?...
¡pues claro! y, exultante,
tu oración la cantaría,
Madre del Carmelo, orante:
¡cómo brotaban tus cantos
en Magníficats constantes
de tu constante oración!,
Señora Virgen del Carmen.

... pero no tengas envidia,
que queremos invitarte:
¡Ven con nosotros de ronda
para cantarle a tu Madre!.
Empieza a mirarla y... dime:
¿te basta sólo mirarla?,
¿no sientes como un ahogo
represándose en tu alma,
porque quisiera salir
pero ... no encuentra palabras
para decir lo que sientes?...
¡Pues empieza ya a cantarla!:
Cántale y cántale y cántale,
Cántala y cántala y canta,
y sin parar de cantarle
no dejes de contemplarla,
¡que estás cantando con ángeles!,
y aquí en la tierra ensayas
la eterna ronda vibrante
que se cantará en el cielo
a Santa María del Carmen .
15/07/21 10:42 AM
  
Pro nihilo reputare
En Argentina, mí querido maestro de canto gregoriano, el pbro Enrique Lombardi (+) ya había editado una colección completa de documentos en un volumen de similar nombre pero donde se podía acceder a los textos puros, no comentados. Y en la revista que dirigió, Psallite, publicó el Código de Música Sacra de Mons Romita, así como todas las sugerencias derivadas de los congresos de música sagrada de la época
Con respecto a tocar durante la consagración, nada obsta q se haga acompañando la elevación, q ayudaría a q la misma sea un acto devoto (y no torpe y apurado cómo he visto en muchos sacerdotes). Las normas son claras respecto a que nada interfiera con la claridad y audibilidad de las palabras (salvo en el rito codificado por Trento).

*+++++++++++++++++++++++++

JAVIER:

En esta antología no están comentados los textos ni glosados, sino "puros" como vd. escribe. Sólo hay una introducción al período de cada Pontífice.

Y las normas prohiben cualquier música o canto durante la plegaria eucarística, por tanto, también durante la elevación y las palabras de la consagración.
18/07/21 1:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.