Terminamos: el ministerio instituido del acolitado (y III)

 

El segundo ministerio laical es el acolitado.

   El ministerio instituido del acólito posee dos vertientes: el servicio directo al altar y el ministerio extraordinario de la Eucaristía. Es lo que determina el Motu proprio Ministeria quaedam (de 1972).

     Referente al servicio del altar:

  •     Queda instituido para ayudar al Diácono y prestar su servicio al sacerdote
  •     Es propio del acólito instituido cuidar el servicio del altar.

       Y referente al sacramento de la Eucaristía:

  1.      Distribuir la comunión como ministro extraordinario cuando falten ministros, o estén imposibilitados por enfermedad, avanzada edad o ministerio pastoral, o cuando el número de fieles que se acerca a la Sagrada Mesa es tan elevado que se alargaría demasiado la Misa.
  2.       En las mismas circunstancias, es decir, de forma extraordinaria y excepcional, “se le podrá encargar que exponga públicamente a la adoración de los fieles el Sacramento de la Sagrada Eucaristía y hacer después la reserva; pero no que bendiga al pueblo”.

        Al igual que el lector instituido preparará otros lectores para ese servicio litúrgico, el acólito instituido enseñará a otros acólitos no instituidos y monaguillos a servir en la liturgia: “podrá también –cuando sea necesario- cuidar de la instrucción de los demás fieles, que por encargo temporal ayudan al sacerdote o al diácono en los actos litúrgicos, llevando el misal, la cruz, las velas, etc., o realizando otras funciones semejantes”.

Monaguillos y jóvenes acólitos: ¡diferente del ministerio instituido!.-

    Es por tanto diferente ser acólito instituido, habiendo recibido ese ministerio laical de manos del obispo, que ser monaguillo, o los jóvenes acólitos de las parroquias o de las Cofradías.

    Ante la ausencia de un acólito instituido, otro fiel laico puede desempeñar sus funciones, salvo las que son reservadas a los acólitos instituidos, como purificar los vasos sagrados tras la comunión en ausencia del diácono (IGMR 192).

   Estos fieles, que no han sido instituidos mediante el rito litúrgico, se llaman servidores del altar. Cuando sin niños, se les suele llamar monaguillos (palabra que deriva de monjes pequeños). Un servidor del altar o un monaguillo puede serlo de facto en una celebración, pero es más conveniente que se les asigne la función temporalmente por el párroco o el rector de la iglesia mediante una bendición litúrgica (IGMR 107).

   Si hay varios acólitos o servidores del altar, deben de distribuirse las funciones entre ellos (IGMR 187). Si hay un solo acólito instituido y también ayudan servidores del altar, el acólito instituido debe de realizar las funciones más importantes (Ídem), como llevar la cruz en las procesiones (188), presentar el libro al celebrante (189), colocar el cáliz y el purificador en el altar (190), incensar al celebrante y al pueblo en ausencia de un diácono (Ídem), extraordinariamente dar la comunión (191) ofrecer el cáliz a los fieles que van a comulgar (Ídem) y purificar los vasos sagrados. Ésta última función es reservada sólo a los acólitos instituidos (192, 247, 249 y 279).

acólitos

   Atendiendo a la función que desempeñan en una celebración, los acólitos y/o servidores del altar pueden recibir algún nombre en específico: turiferario será aquél que porta el incensario o turíbulo; ceroferario aquél que lleva las velas; y cruciferario quien lleva la cruz procesional.

     Cumplir con alguna de estas funciones no inhabilita para otras. Por ejemplo, el cruciferario, quien llevó la cruz en la procesión de entrada, posteriormente puede ayudar con el misal o con la preparación del altar.

El rito de institución presidido por el Obispo

      El rito de institución lo preside el Obispo (o el Superior mayor para los religiosos) que es quien confiere este ministerio del acolitado.

      Terminada la homilía, el Obispo dirige una breve exhortación a los que va a instituir:

       “A vosotros, pues, se os confía la misión de ayudar a los presbíteros y diáconos en su ministerio, y distribuir como ministros extraordinarios, la Sagrada Comunión a los fieles, incluso llevarla a los enfermos. Por vuestra dedicación especial al ministerio eucarístico, debéis vivir más intensamente del sacrificio del Señor y procurar identificaros más plenamente con él…”

    Entonces todos, incluido el Obispo se ponen en pie; los candidatos se arrodillan (CE 815); y el Obispo invita a la oración:

“Pidamos, queridos hermanos, al Señor

que se digne bendecir a estos hijos suyos,

que él mismo ha elegido para el ministerio de acólitos,

y que les dé su fuerza

para que se mantengan con fidelidad

en el servicio de la Iglesia”.

    Todos oran unos momentos en silencio y luego el Obispo, extendiendo las manos, pronuncia la oración de bendición:

“Padre misericordioso,

que por medio de tu Hijo único

has dado a la Iglesia el pan de vida,

bendice + a estos hermanos nuestros,

elegidos para el ministerio de acólitos;

que tu gracia, Señor,

los haga asiduos en el servicio del altar,

para que distribuyendo con fidelidad

el pan de vida a sus hermanos,

y creciendo siempre en la fe y en la caridad,

contribuyan a la edificación de tu Iglesia.

Por Jesucristo nuestro Señor”.

    Luego cada candidato se arrodilla delante del Obispo, que está sentado, y recibe de sus manos la patena con el pan o el cáliz con el vino, mientras le dice:

“Recibe esta patena con el pan

(o bien: este cáliz lleno de vino)

para la celebración de la Eucaristía

y vive de tal forma

que seas digno de servir

la mesa del Señor y de la Iglesia.

R/ Amén”.

  Y la Misa prosigue, como de costumbre, por la oración de los fieles.

 Preparados y formados por la Delegación de Liturgia.-

    También para recibir este ministerio instituido, los acólitos deben recibir por parte de la diócesis una conveniente preparación que, a su vez, les sirva para instruir a monaguillos y jóvenes acólitos de sus parroquias, comunidades cristianas y cofradías. La Delegación de Liturgia, una vez más, es la encargada de proveer esta formación:

“El mejor medio para impartir toda esta formación es la organización a nivel parroquial o de zona, de cursillos más o menos prolongados, en los que de una manera ordenada y sistemática se impongan todos estos conocimientos y se dé lugar al intercambio de experiencias y a la ayuda mutua de los que van a asumir estos ministerios y oficios.

 Los secretariados y delegaciones episcopales o diocesanas de liturgia tienen aquí una importante tarea que realizar, ellos solos o solicitando la colaboración de las instituciones docentes de la diócesis, como teologados o centros de formación de los religiosos o de los laicos” (Directorio “El acólito y el ministro extraordinario de la comunión”, n. 13).

 

17 comentarios

  
Javier
Muy buena explicación.
24/01/21 8:20 PM
  
Martín
Gracias, muy claro.
Qué le parece lo que escribió sobre esto el obispo Schneider? Parece que sostiene que es contrario a la tradición de la Iglesia admitir a las mujeres a estos ministerios. Está en https://adelantelafe.com/significado-de-las-ordenes-menores-en-la-sagrada-liturgia/
24/01/21 8:50 PM
  
Tulkas
Es contrario a la Tradición.
Pero ahora a la Tradición la llaman disciplina, y la disciplina ni viene de los Apóstoles ni es inmodificable.
Y así lo apañan todo.
24/01/21 9:35 PM
  
Martín
Pero no es el Magisterio quien interpreta y discierne entre Tradición y tradición?
24/01/21 10:00 PM
  
maru
Clarísimo!!! La cuestión es que luego, en muchas parroquias, se va por libre como siempre, porque antes de ser ministerios instituidos, ya existe el directorio para ministros extraordinarios de la comunión (su nombre ya indica que son para casos extraordinarios) y no se cumple; es lo de siempre. Gracias P. Javier por lo que respecta a ser ''ministerios instituidos'',
25/01/21 10:55 AM
  
Asombrado
La oración de la institución de acólito dice al final "...que seas digno de servir la mesa del Señor y de la Iglesia." Ese "de la Iglesia" me resulta extraño y difícil de entender. Siempre he creído que la mesa es del Señor y la iglesia es la invitada a sentarse en ella. Quien compuso esa oración y puso como copropietarios al mismo nivel a Uno y a otra en mi humilde opinión se pasó.
Si alguien puede explicármelo se lo agradeceré.


**********************

JAVIER:

Suele ser una forma habitual de referirse al altar; es "mesa de la Iglesia", es "mesa del Señor", es "altar", etc. La Iglesia, en el altar, ofrece el "Pan de los hijos", el Alimento celestial a sus hijos.
25/01/21 1:51 PM
  
Tulkas
Martín:

Sí, como función al servicio de la Tradición.
El problema es que en Occidente la Tradición va a terminar siendo como el dios de los deístas: hablan de él, dicen que existe, pero ni saben nada de él, ni está ni se le espera.
Tal cual.
25/01/21 4:34 PM
  
Tulkas
Si la Tradición no es la IDENTIDAD DEL CREYENTE, es decir, algo objetivo, nítido, inmediato, accesible, común, conocido, palmario, cercano, y se convierte en la deduccion de un comité de expertos (Magisterio llámalo si quieres), resulta que la Iglesia deviene en secta.

¿Cuántas veces tendré que explicarlo?
25/01/21 4:50 PM
  
Martín
"Pero el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se ejerce en el nombre de Jesucristo..." (DV, 10).
25/01/21 8:42 PM
  
Tulkas
“ Este Magisterio, EVIDENTEMENTE, no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando SOLAMENTE lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único DEPÓSITO de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer.”

25/01/21 11:45 PM
  
Tulkas
La Tradición no es lo que el Magisterio diga que es Tradición.
La Tradición es, y los fieles (todos) la reconocen y viven de ella. El Magisterio la salvaguarda, conserva y expone, subordinado a ella como un maestro de lengua española está subordinado a la gramática y al diccionario y no se va INVENTANDO o INNOVANDO una gramática y un diccionario según le da el aire.
26/01/21 10:23 AM
  
Martín
"La Tradición no es lo que el Magisterio diga que es Tradición".

Pero menos es lo que diga "Tulkas" que es.
26/01/21 7:21 PM
  
Tulkas
Ya te quedaste sin argumentos, y al ataque personal, ¿ehc, listillo?

Vamos a ver: en 2000 años, dos mil, la Iglesia no ha visto ni un caso de mujer acólito o lectora.

Lo que sí se ha visto son mujeres con cargos canónicos.

Pues por ahí.
27/01/21 12:29 AM
  
Tulkas
De hecho nada impide que haya mujeres al cargo de parroquias como lo estaba Febe, reuniendo a la Iglesia en su casa.
Y dentro de esa casa de Febe el obispo o presbítero realiza su función de cura de almas.
Ahora lo que va a resultar es que dentro de la casa del presbítero, Febe ejerce la cura de almas.

Tal cual.
27/01/21 4:31 PM
  
Martín
Vide "Mediator Dei", nn. 81-83.
27/01/21 8:40 PM
  
Tulkas
Termináramos, Martín, termináramos...

Osea, mencionar a Febe (que viene en la Escritura, eh, que no es un artilugio o legajo de las catacumbas o del archivo Vatucano) es “arqueologismo excesivo”.

Y sin embargo, que haya mujeres acólitas y lectoras (cosa NUNCA vista en 2000 años) resulta que es Tradición.

Así nos luce el pelo a los que lo conservamos.
28/01/21 12:32 AM
  
Víctor
Un comentario sencillo:

No existen "ministros extraordinarios de la Eucaristía", únicamente existen "ministros extraordinarios de la comunión".

Los ministros de la Eucaristía son el Presbítero y el Obispo; los ministros "ordinarios de la comunión", en cambio, son los Obispos, Presbíteros y Diáconos. El acólito instituido es "ministro extraordinario de la comunión". Lo que el autor del artículo llama "vertiente" como "ministerio extraordinario de la Eucaristía", es una expresión que sigue causando confusión tanto entre los fieles laicos como en muchos presbíteros.

Instrucción Redemptionis Sacramentum:

"Como ya se ha recordado, sólo el sacerdote válidamente ordenado es ministro capaz de confeccionar el sacramento de la Eucaristía, actuando in persona Christi. De donde el nombre de «ministro de la Eucaristía» sólo se refiere, propiamente, al sacerdote. También, en razón de la sagrada Ordenación, los ministros ordinarios de la sagrada Comunión son el Obispo, el presbítero y el diácono..." (No. 154).

"Además de los ministros ordinarios, está el acólito instituido ritualmente, que por la institución es ministro extraordinario de la sagrada Comunión, incluso fuera de la celebración de la Misa..." (No. 155).

"Este ministerio se entienda conforme a su nombre en sentido estricto, este es ministro extraordinario de la sagrada Comunión, pero no «ministro especial de la sagrada Comunión», ni «ministro extraordinario de la Eucaristía», ni «ministro especial de la Eucaristía»; con estos nombres es ampliado indebida e impropiamente su significado". (No. 156).
14/04/21 6:58 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.