Distribución de las lecturas en Adviento

      Cada año volvemos a profundizar y exponer las características litúrgicas y espirituales de cada tiempo litúrgico, incluso repitiendo catequesis. No se trata de un afán de novedades, como si cada año hubiera que estar inventando o la liturgia tuviera que ser nueva e innovadora cada año. Más bien repitiendo las mismas cosas, año tras año, celebrándolas del mismo modo año tras año con los libros litúrgicos vigentes, tendremos que vivirlas mejor, conocerlas mejor, interiorizarlas mejor.

      La etapa que vivimos ahora no es la de la reforma de la liturgia, ya concluida, sino la de su profundización y asimilación. Cada año, pues, conviene recordar las realidades celebradas y desgranarlas hasta que formen parte ya de nosotros y de nuestro bagaje espiritual y litúrgico.

   Un tiempo litúrgico ofrece una espiritualidad, y marca sus constantes vitales y teológicas mediante dos formas:

   1) fundamental, las lecturas bíblicas escogidas y su distribución para ser leídas en los oficios litúrgicos de la Iglesia

   2) el cuerpo de oraciones y prefacios.

     En el tiempo de Adviento el leccionario es muy rico y variado, con una selección de lecturas que enriquece la comprensión del Misterio de Cristo y nos dispone a acoger al Señor. La voz de Dios sigue resonando en los profetas, y vemos cómo Dios cumple sus promesas realizándolas en Cristo, su Hijo, venido en la humildad y pobreza de nuestra carne.

   ¡Comienzan los tiempos nuevos, los tiempos mesiánicos!

    La Ordenación del Leccionario de la Misa describe los criterios de selección de las lecturas:

    a) Para los domingos:

    “Las lecturas del Evangelio tienen una característica propia: se refieren a la venida del Señor al final de los tiempos (I domingo), a Juan Bautista (segundo y tercer domingos), a los acontecimientos que prepararon de cerca el nacimiento del Señor (IV domingo).

    Las lecturas del Antiguo Testamento son profecías sobre el Mesías y el tiempo mesiánico, tomadas principalmente del libro de Isaías.

    Las lecturas del Apóstol contienen exhortaciones y amonestaciones conformes a las diversas características de este tiempo” (OLM, 93).

     b) Para las ferias (ferias son los días laborables):

    “Hay dos series de lecturas, una desde el principio hasta el día 16 de diciembre, y la otra desde el día 17 al 24).

    En la primera parte del Adviento, lee el libro de Isaías, siguiendo el mismo orden del libro, sin excluir aquellos fragmentos más importantes que se leen también en los domingos. Los Evangelios de estos días están relacionados con la primera lectura.

    Desde el jueves de la segunda semana, comienzan las lecturas del Evangelio sobre Juan Bautista; la primera es o bien una continuación del libro de Isaías, o bien un texto relacionado con el Evangelio.

    En la última semana antes de Navidad, se leen los acontecimientos que prepararon de inmediato el nacimiento del Señor, tomados del Evangelio de San Mateo (cap. 1) y de san Lucas (cap. 1). En la primera lectura se han seleccionado algunos textos de diversos libros del Antiguo Testamento, teniendo en cuenta el Evangelio del día, entre los que se encuentran algunos vaticinios mesiánicos de gran importancia” (OLM, 94).

    Al conocer la distribución y selección de lecturas bíblicas a lo largo del Adviento nos podremos situar en las líneas teológicas que permiten esa lectura semicontinua de algunos textos y no nos perderemos al escucharlas en la liturgia.

    Durante la primera parte del Adviento, hasta el 16 de diciembre inclusive, hay que destacar cómo el peso fuerte son las profecías mesiánicas de Isaías que se leen de manera semi-continua, y el Evangelio -en este tiempo- se busca como cumplimiento de la profecía de Isaías. En este caso, el Evangelio no se lee de forma semi-continua y, probablemente, tendría poco sentido en Adviento si no fuese por la primera lectura. Es el método eclesial de la Tradición: lo anunciado se cumple en Cristo.

   Al llegar las ferias mayores, el 17 de diciembre, se busca el proceso inverso: la importancia la tiene el Evangelio con los relatos de Mateo y Lucas previos al nacimiento de Jesús, en cierto modo leídos de manera cronológica, y la primera lectura se busca como profecía ad hoc para ese evangelio.

     Si conocemos los criterios de distribución e interpretación de las lecturas, el tesoro bíblico que se abre con mayor abundancia a los fieles será mejor aprovechado, tanto en su lectura litúrgica como también en la oración personal sobre las lecturas (¡cuántas veces al desconocer el porqué de una lectura no la entendemos, no la sabemos interpretar, no le sacamos el jugo y la luz que adquiere situada en un momento concreto y explicada con otros textos bíblicos!).

 

2 comentarios

  
maru
Así es Padre. Si se desconoce el significado.de la lectura no se entiende ésta y si no se entiende de poco habrá servido escucharla. Gracias por su preocupación y cariño en la enseñanza de la liturgia. Ojalá que muchos sacerdotes tomaran nota, porque así,btambién aprenderían sus parroquianos.
16/12/19 4:35 PM
  
Vivi
Hermosa publicación. ¡Gracias!
19/12/19 3:14 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.