Salmo y participación litúrgica (un poco de todo)

Salmista

Desde que leí esta afirmación de san Juan Crisóstomo no la he podido olvidar por lo gráfica e impactante que es refiriéndose al estribillo del salmo responsorial:

“Yo os exhorto a no salir de aquí con las manos vacías, sino a recoger las respuestas como perlas, para que las guardéis siempre, las meditéis y las cantéis a vuestros hijos” (Com. Sal 41).

Esta frase nos daría para varios puntos de catequesis y formación:

1. Los salmos deben ser alimento constante para la oración personal, repetirlos, cantarlos, asimilarlos, memorizarlos, porque esa es la Tradición de la Iglesia.

2. El salmo responsorial, al que alude el Crisóstomo, se cantaba desde el ambón (no se sustituía por un canto cualquiera) y el pueblo participaba cantando la antífona como estribillo. Este salmo era objeto muchísimas veces del comentario homilético del Obispo (y esto era práctica común en todos los ritos y familias litúrgicas y en la praxis de los Padres de Oriente y Occidente).

3. El pueblo participaba en la sagrada liturgia cantando, oyendo al salmista, respondiendo con el canto. No asistía en silencio a un rito incomprensible en lengua extraña, sino que tomaba parte cantando, rezando, respondiendo. Y esto mismo le otorgaba un carácter sagrado a la celebración: cantaban a Dios, cantaban delante de Dios, cantaban las palabras de Dios (los salmos y antífonas).

Lo sagrado no es asistir en silencio a algo incomprensible.

4. Participar activa, consciente, plenamente es hacer propio, asimilar e interiorizar las oraciones litúrgicas, las lecturas, el salmo. Es lo que ofrecía el Crisóstomo a su pueblo: tomar la antífona del salmo responsorial como “bastón de viaje” que lo acompañara siempre después del Oficio. La participación litúrgica es orar con los textos que el sacerdote pronuncia, interiorizar las lecturas bíblicas en las que Dios sigue hablando a su pueblo, dejarse empapar por el estilo y el contenido de los textos que se proclaman, se rezan o se cantan en la divina Liturgia.

¡Y cuántas cosas más se podrían añadir…!

Empecemos -¡atención los coros parroquiales!- a cantar el salmo responsorial. Y todos a vivir una sincera espiritualidad litúrgica.

6 comentarios

  
Xaverius
Siempre me he preguntado por que, al menos donde vivo (q de todas formas es una zona tradicionalmente catolica), no se hubieran popularizado versiones cantadas de los salmos. Existen, sí, pero solo son conocidos por los guitarreros de los coros parroquiales y no forman parte del repertorio musical de un fiel más o menos devoto. Otra cosa curiosa, segun mi parecer, es la notoria influencia de la Teologia de la Liberación en muchos cantos utilizados en la iglesia. Soy de una familia predominantemente protestante evangelica, y una diferencia que encuentro entre sus himnos y los nuestros, es que los himnos evangelicos tienen un enfoque exclusivo en la alabanza a Dios, de hecho se podria decir que todos los himnos se podrian resumir en un "Gloria a Dios", "Alabanzas a Jehová", "Aleluya a Cristo"; mientras que una parte importante de los himnos catolicos utilizados en mi pais, tiene un enfoque mucho más en la "fraternidad" ,"todos juntos a crear un nuevo mundo mejor", "el pueblo reclama libertad y justicia" (o el casi hereje de "la misa es una fiesta muy alegre"). Creo que todavia falta mucho por hacer en lo que respecta a la musica liturgica, porque, al menos en aqui en latinoamerica, tiene un nivel bastante bajo producto de la poca sensibilidad y educación liturgica presente en la iglesia latinoamericana ( el gregoriano es o bien satanizado por parte del clero, o una cosa completamente medieval y por tanto una pieza de museo; y ni hablemos del latin, lengua espantosa utilizada para invocar demonios y espiritus anticonciliares). Y para muestra un botón: nadie se sabe la verdadera letra del Gloria, asi que no hay más remedio que cantar el "gloria a Dios, gloria a Dios, gloria al Padre... A el sea la gloriaaaaa... aleluya amen".
03/09/21 4:44 PM
  
Javidaba
Muchas gracias, padre. Me alegro de que se haya recuperado.
Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum...

**********

JAVIER:

Gracias por el deseo, pero información incompleta por lo reservado que soy. Está siendo una semana de absoluto Calvario y Sacrificio. Pero los tratamientos son así, y me quedan dos meses y algo. ¡Gloria al Señor! Porque me toca hacer de mi vida una liturgia de Sacrificio.
04/09/21 11:32 AM
  
maru
Hermoso salmo . Espero que su recuperación sea total. Le acompaño en la oración en estos dos meses de Calvario y sacrificio.
05/09/21 8:50 AM
  
Piluca Dorado
Buenos días a todos....soy salmista en mi Comunidad del Camino Neocatecumenal, y casi todos los cantos que tenemos en el Camino son salmos o lecturas de la Biblia a las que Kiko Argüello ha puesto música.....Hay cantos que se cantan en muchas Parroquias que son preciosos, y es un don maravilloso que Dios da a muchos hermanos de componer letra y música para embellecer la liturgia....es de agradecer, pero es cierto que cantar con los salmos enriquece un poquito más, al menos es mi experiencia...Muchas gracias por el artículo Padre, y cogeré el consejo de quedarme con una antífona, del salmo responsorial del día, por ejemplo, y repetirlo y recordarlo como eje central del día....sin duda me será de gran ayuda. La Paz de Cristo con todos.
05/09/21 11:17 AM
  
Mauricio Coello
Es cierto lo de las antifonas. Algunas me perduran varios días, y otras ve vienen al conciente según las circunstancias que esté pasando y que terminan por darme luz a mi duda, preocupación o felicidad.
06/09/21 6:24 PM
  
Charo castanys
Padre Javier siento mucho que la semana no se le haya enderezado y que aún le queden dos meses de sufrimiento. Rezo por ud a la Santisima Virgen y a nuestro SeñorJesucristo para que le den fuerza y no lo abandonen.
07/09/21 4:36 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.