El respeto al Evangeliario en las liturgias orientales (Palabra y Evangelio - III

5. Las liturgias orientales

    Nos pueden servir para ver algunos rasgos que son comunes a Oriente y Occidente en su veneración a las Escrituras. También en Oriente se trata de un Evangeliario, no una Biblia o leccionario, sino el libro de los Evangelios. Se deposita sobre el altar y es llevado en procesiones distintas, con cirios encendidos y con el incienso. No existe una entronización de la Biblia. Las procesiones son distintas y en diferentes momentos a la Misa romana, sí, pero las características son iguales en el fondo.

   En general, “en las liturgias ordinarias el cortejo de entrada es sustituido por una solemne ostensión del libro de los Evangelios, para constituir la “Pequeña Entrada”, paralelo a la ostensión solemne de las oblatas o “Gran Entrada” que inaugura la liturgia de los fieles. Durante el canto de las Bienaventuranzas o de la tercera antífona que sigue al oficio de los “típicos”, el celebrante precedido de luces y del diácono llevando el Evangeliario, sale del santuario y avanza a través de la iglesia hasta delante de la puerta central del iconostasio; se detiene entonces para besar el libro y recita la oración de entrada seguido de la aclamación del diácono: “Sabiduría, en pie”…”[1]

    divina liturgiaEl Evangeliario, entre los bizantinos, está relacionado y vinculado al altar siempre. Es su sitio junto a la cruz. “El altar es el primer lugar destinado a recibir el evangeliario, es el espacio de su primera statio, como enseña la iglesia de oriente: la liturgia bizantina en efecto custodia el uso de depositar y conservar siempre el libro de los evangelios sobre el altar, signo de su eminente dignidad, dado que el altar no tiene otro destino sino el de recibir sobre sí el cuerpo de Cristo[2].

     5.1.La Misa copta[3]

    El sacerdote, tras la lectura del libro de los Hechos, recita la Oración del Evangelio: “¡Oh Señor Jesucristo nuestro Dios!, que dijiste a los santos Apóstoles: muchos profetas y muchos justos desearon ver lo que vosotros veis…” mientras él mismo, o uno o dos diáconos, o el archidiácono, canta el Salmo y la multitud responde.

     En seguida el diácono toma el libro del Evangelio y da una vuelta en torno al altar detrás del sacerdote, que, durante el Salmo, levanta el incienso y cuando el diácono desciende del altar con el libro, lo inciensa, lo toma y lo besa. Y los presbíteros presentes lo besan abierto según su rango.

     El presbítero o el diácono, a veces el patriarca o el obispo en su diócesis, lee el Evangelio, sea en el ambón, sea en el púlpito.

     A continuación el presbítero recibe el Evangelio de manos del diácono y lo besa, él y los sacerdotes presentes. Y uno de los diáconos lo toma y lo lleva fuera para que el pueblo lo bese.

   5.2.Los ritos armenios en torno al Evangelio

      La entrada para la misa se hace con epequeña entradal “santo evangelio” elevado muy alto en manos de quien lo porta, el obispo, mientras se canta el salmo 92, y luego el Trisagion como respuesta al salmo 64.

     Mientras el evangelio se entroniza en la iglesia y el cortejo de los ministros rodea el “altar real”[4].

    Tres lecturas se leen: Profeta, Apóstol y Evangelio con salmos intercalados. Se avisa de la lectura evangélica: “Estemos atentos; Dios habla”. Se canta el Aleluya para el Evangelio[5].

   5.3.Ritos caldeos con el Evangelio

    Del santuario irán al bema en procesión. El bema es una plataforma elevada donde se celebra la liturgia de la palabra, se recita el oficio divino, en el centro de la iglesia. El bema está ligado al santuario por un pasillo. En el bema hay un pequeño altar con cruz, sede para el obispo, sede para el archidiácono, y en las esquinas se lee, al Norte el AT, al Sur el NT[6].

   La disposición material para la lectura de la Palaba se hace con la procesión al bema y la deposición del evangelio (otro evangeliario para la lectura, depositado en el diaconicon, se trae durante la lectura de la epístola[7].

 El desarrollo ritual es así:

-          Obertura de los velos del Santuario

-          Veneración de la cruz. Diáconos y celebrante se disponen para la procesión hacia el bema en la puerta del santuario, presentando la cruz para que los fieles la besen.

-          Procesión al bema. El clero en el santuario se pone en fila, el archidiácono da la señal y se abre el velo del santuario. Los dos diáconos que sirven al altar van primero seguidos por los subdiáconos, luego los diáconos, llevando un diácono el incensario, un diácono llevando la cruz, y otro después, o un presbítero, lleva el evangelio. Sigue el obispo junto al archidiácono.

-          Se entona el cano Lakhu Mara.

-          Llegados al bema, el obispo o el celebrante impone incienso, el diácono inciensa al bema, a los ministros y a la comunidad.

-          Se reza una colecta y el trisagion, luego otra colecta y se comienza la liturgia de la Palabra.

-          Durante la epístola, el celebrante impone el incienso.

-          El celebrante va enseguida al diaconicon para buscar el evangelio, acompañado del diácono. Terminada la epístola, se canta el Zummara, el sacerdote vuelve al bema y presenta el evangelio al obispo para abrazarlo. Esta ceremonia supone que hay otro evangelio en el diaconicon reservado a la lectura.

-          Aleluya y Zummara, versículos sálmicos propios del día cantados con aleluyas.

-          Tropario del Evangelio, propio del día, que es un resumen del Evangelio.

-          Otro tropario en las solemnidades.

-          El diácono invita al recogimiento. El celebrante en el lado derecho del bema bendice al pueblo con el evangelio saludándolo: “La paz esté con vosotros”. Anuncia el Evangelio (“Lectura…”) y dice el diácono: “Estemos atentos”. Terminado el evangelio, el celebrante bendice al pueblo con el libro diciendo: “Gloria a Dios para siempre” y el pueblo responde: “Gloria a Cristo nuestro Señor”[8].

 

 

 



[1] DALMAIS, I.-H., Las liturgias orientales, Bilbao 1991, 98-99.

[2] BIANCHI, E., “L’Evangeliario nel suo “sito” di lettura dagli usi giudaici alla pratica cristiana”, en AA.VV. L’Evangeliario nella storia e nella lturgia, Qiqajon, Bose 2011, 80.

[3] Seguimos a BRAKMANN, H., “Le déroulement de la Messe copte”, en AA.VV., L´Eucharistie. Célébrations, rites, piétés, Conférences Saint-Serge XLIe Semaine d’Études Liturgiques, Paris 1994, CLV, BEL Subsidia 79, Roma 1995, 116.

[4] RENOUX, Ch., “La célébration de la Parole dans le rite arménien”, en AA. VV., L´Eucharistie…, 325.

[5] Id., 325; 329.

[6] YOUSIF, P., “Le déroulement de la Messe chaldéenne”, en AA.VV., L´Eucharistie…, 388-389.

[7] Id., 393.

[8] Id., 407.

1 comentario

  
esron ben fares
Buenos días:
Donde se pueden conseguir los misales de los otros ritos?

Cuántos ritos hay?

Muchas gracias de antemano

*++++++++++++++

JAVIER:

No conozco cómo hacerse con los "misales" de otros ritos, ya que como tal Misal, no existen. Tienen distintos nombres los libros litúrgicos y no son equivalentes a un Misal, Leccionario, ritual, etc. Lo más que se encuentra es en revistas de liturgia o del mundo ortodoxo, artículos, o buenos manuales de liturgia, por ejemplo, MARTIMORT, La Iglesia en oración, Barcelona, ed. Herder.

Al final de este artículo viene un abanico amplio de las tradiciones orientales y sus respectivos ritos:

https://es.aleteia.org/2016/08/08/sabias-que-la-iglesia-catolica-esta-constituida-por-24-iglesias-autonomas/
12/01/21 10:12 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.