Liturgia y belleza, relación y retos (II)

2. ¿Una liturgia bella?procesión entrada

Si avanzamos un poco más en la reflexión, habremos de ir a lo nuclear de la liturgia. ¿Qué es la liturgia? ¿Meras ceremonias? ¿Unos ritos obligatorios que apenas dicen nada? ¿Un código ininteligible, y hasta aburrido, de acciones que desarrollan unos pocos mientras todos los demás asisten como espectadores?

¿Qué es la liturgia? ¡Es acción de Dios!, el gran protagonista de la liturgia es Dios mismo, que se revela en su Palabra y en sus sacramentos, que actúa, que salva, que santifica, que redime. La liturgia es el lugar especialísimo de la epifanía de Dios, de su manifestación, donde se da. Así se comprende, en primer lugar, que es su Belleza inefable la que entra de lleno en el misterio de la liturgia y que la liturgia sea el lugar primero de la Belleza divina, palpable, accesible a todos.

Por la liturgia “se ejerce la obra de nuestra Redención” (SC 2), actuando la fuerza y belleza del Misterio pascual de Cristo. Cristo es el centro de la acción litúrgica y todo es posible porque el Espíritu Santo, el divino Artista, santifica, consagra:

“El deseo y la obra del Espíritu en el corazón de la Iglesia es que vivamos de la vida de Cristo resucitado. Cuando encuentra en nosotros la respuesta de fe que él ha suscitado, entonces se realiza una verdadera cooperación. Por ella, la liturgia viene a ser la obra común del Espíritu Santo y de la Iglesia” (Catecismo, 1091).

Es una acción divina en primer término. La Iglesia celebra la liturgia y la recibe como un tesoro, algo que le es dado, siendo administradora, sierva, y no dueña para manipular la liturgia a su gusto. El mismo Concilio Vaticano II define la liturgia como una “obra tan grande por la que Dios es perfectamente glorificado y los hombres santificados” (SC 7), de forma que la liturgia es la glorificación de Dios ante todo, donde se glorifica a Dios y de Dios se recibe la santificación.

Así, sin duda alguna, la liturgia y la belleza están relacionadas en su mismo ser. La liturgia es el lugar de la manifestación y comunicación de la Belleza de Dios; “la liturgia, como también la Revelación cristiana, está vinculada intrínsecamente con la belleza: es veritatis splendor” (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 35). Si la liturgia es “el cielo en la tierra”, como la definiera Juan Pablo II (Orientale lumen, 11), la Belleza de Dios resplandece en nuestra liturgia terrena, en la liturgia que cada día se celebra, en la Misa dominical, en los sacramentos, en la Liturgia de las Horas.

Todo en la liturgia ha de ser bello y hermoso; todo deja translucir el Misterio de Dios:

“La belleza de la liturgia es parte de este misterio; es expresión eminente de la gloria de Dios y, en cierto sentido, un asomarse del Cielo sobre la tierra. El memorial del sacrificio redentor lleva en sí mismo los rasgos de aquel resplandor de Jesús del cual nos han dado testimonio Pedro, Santiago y Juan cuando el Maestro, de camino hacia Jerusalén, quiso transfigurarse ante ellos (cf. Mc 9,2). La belleza, por tanto, no es un elemento decorativo de la acción litúrgica; es más bien un elemento constitutivo, ya que es un atributo de Dios mismo y de su revelación. Conscientes de todo esto, hemos de poner gran atención para que la acción litúrgica resplandezca según su propia naturaleza” (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 35).

Todo en la liturgia, por esa naturaleza tan especial, confluye y sirve para la glorificación de Dios y para que Cristo siga santificándonos y redimiéndonos. Todo en la liturgia se pone al servicio de Cristo, con la mayor dignidad posible:

“Con razón, pues, se considera la Liturgia como el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella los signos sensibles significan y, cada uno a su manera, realizan la santificación del hombre, y así el Cuerpo Místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro. En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdotes y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia” (SC 7).

La belleza en la liturgia incluye todos sus elementos y ritos. Debe estar en todo, todo debe ser hermoso y bello porque es para el Señor, para la glorificación de Dios.

Los signos de la liturgia y los elementos materiales (pan, vino, agua, aceite, luz) deben ser expresivos, significativos, para las realidades espirituales que van a comunicar y transmitir. Lo artificioso no cuadra bien con la naturaleza de la liturgia y sentido de ofrenda al Señor (cirios o flores artificiales, etc.).

Los gestos del sacerdote, de los ministros o de los fieles (inclinaciones profundas, inclinación de cabeza, genuflexión, extensión de las manos, imposición de manos, santiguarse, etc.) son signos bellos si se realizan con gravedad, con unción, conscientes de lo que se hace y ante Quién se hacen.

“Los gestos y posturas corporales, tanto del sacerdote, del diácono y de los ministros, como del pueblo, deben tender a que toda la celebración resplandezca por el noble decoro y por la sencillez” (IGMR 42).

Todo debe brillar por su limpieza, por su orden y pulcritud. El decoro es imprescindible; el desorden y la dejadez afectan a la liturgia, distraen, desdicen del culto divino.

san juan pablo ii Las vestiduras litúrgicas (casulla, dalmáticas, capas pluviales, albas, etc.) igualmente deben estar al servicio del Señor, y, por tanto, bellas, hermosas en su corte y tejido, limpias, bien cuidadas, revelando que están en función de las cosas santas.

“Es conveniente que las vestiduras sagradas mismas contribuyan al decoro de la acción sagrada” (IGMR 35);

“Es conveniente que la belleza y la nobleza de cada una de las vestiduras no se busque en la abundancia de los adornos sobreañadidos sino en el material que se emplea y en su forma. Sin embargo, que el ornato presente figuras o imágenes y símbolos que indiquen el uso litúrgico, evitando todo lo que desdiga del uso sagrado” (IGMR 344).

Lo mismo habrá de decirse de los vasos sagrados y otros utensilios (cáliz, patena, copón, custodia, incensarios, acetres…): por su forma, material, diseño, deben revelar la belleza del Misterio al que sirven.

“En lo tocante a la forma de los vasos sagrados, corresponde al artista fabricarlos del modo que responda más a propósito a las costumbres de cada región, con tal de que cada vaso sea adecuado para el uso litúrgico a que se destina, y se distinga claramente de aquellos destinados para el uso cotidiano” (IGMR 332).

En definitiva, y como criterio para todo, “procúrese diligentemente que también en las cosas de menor importancia, se observen oportunamente los postulados del arte y que siempre se asocie la noble sencillez con la elegancia” (IGMR 335).

7 comentarios

  
maru
", , Qué bella es la liturgia,!!!, nunca mejor dicho! La Liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo." , "La Liturgia, es para glorificar a Dios", "todo debe ser hermoso y bello porque es para el Señor". Y que muchos católicos, no conozcan ésto y aún digan que no es importante cómo celebre el sacerdote!! Ni se sigue la OGMR ni se hace caso de Sscramentun Caritatis, qué pena! cuando todo es para alabar y glorificar a Dios, la Suma Belleza, todo es poco para él y para estar ante Él que, ni tan siquiera, se hace una inclinación ante Él, que es el rey de reyes. Padre, ésta es una ardua tarea, Dios se lo premie y bendiga.

********

JAVIER:

Gracias. Sigo adelante.
La liturgia sin belleza es blasfemia
29/06/21 11:40 AM
  
maru
De acuerdo con vd.
29/06/21 1:28 PM
  
Cen
Liturgia! El día que entendamos bien lo que es y la celebremos dignamente, daremos continuas gracias a Dios!
29/06/21 4:51 PM
  
Vladimir
La Liturgia nos permite, por decirlo así, introducirnos, por un momento, en lo que pasa en el Cielo.
30/06/21 4:31 PM
  
Vicente
Gracias a la Sagrada Liturgia Dios es perfectamente glorificado y los fieles participan en la obra redentora de Cristo.
01/07/21 3:57 PM
  
esron ben fares
Buenas tardes:
En Oriente le dicen la Divina Liturgia.
Los "ortodoxos" llaman Misal al libro que usan?

*****************

JAVIER:

"Misal" es un término latino y realmente reciente, de la Edad Media en adelante. Antes el "Sacramentario" contenía los textos litúrgicos, el "Antifonario" las antífonas cantadas, el "Leccionario" las lecturas bíblicas, etc.

En Oriente no sé cómo se distribuyen las partes y cómo se denomina cada Libro, pero creo recordar que "Menologio" contiene los textos por meses.
01/07/21 5:27 PM
  
Javier Sánchez Martínez
Copio lo que amablemente me ha enviado un lector (nick: José), explicando los distintos libros litúrgicos orientales:

Cada grupo o liturgia oriental tiene su propio grupo de libros litúrgicos -y es diverso el número de libros entre un rito y otro, siendo en algunos ritos relativamente pocos libros, y en otros muchos-. Me parece que con la que más familiarizados estamos, o la que más relacionamos como liturgia oriental, es la griega, o la de la iglesia bizantina, que se desarrolla precisamente entre los católicos orientales de Grecia y, en la actualidad, está conformada también por un número importante de Ucranianos radicados en Grecia.

Por lo anterior, y debido a la variedad de ritos, basten como ejemplo los libros que se utilizan habitualmente en la liturgia bizantina.

1). Typikon. Se trata de un orden o calendario para las diversas celebraciones litúrgicas, incluyendo, por ejemplo, ayunos, etc.

2). Liturghicon, que contiene el ordinario de la celebración eucarística, las partes del sacerdotes y de los asistentes.

3). Eucologio, es un ritual para la administración de los sacramentos.

4). Octoechos -libro de los ocho tonos-, que contiene los propios para los oficios cotidianos, según el ciclo de las ocho semanas, que siguen ocho tonos, con ocho melodias y diversos textos.

5). Triodion, con los propios de la pre-cuaresma al Sabado Santo.

6). Pentecostarion, con el propio desde el Domingo de Pascua hasta el Domingo de Todos los Santos, el primero después de Pentecostés.

7). Mineon, con el propio de los santos para los doce meses del año.

8). Apostolo, que es un leccionario con las lecturas del Nuevo testamento: desde la Pascua a Pentecostés se leen los Hechos de los Apóstoles; después se lee San Pablo hasta el Domingo del fariseo y del publicano, en la pre-cuaresma. Después se leen las cartas Católicas, salvo los sábados y Domingos, en los que se lee a San Pablo.

9). Evangelio, con los textos evangelicos para la eucaristía y el matutino festivo, y se lee en el orden siguiente: Juan, Mateo, Marcos y Lucas. Juan de Pascua a Pentecostés, Mateo y la primera parte de Marco de Pentecostés a la Estación de la Santa Cruz -14 de septiembre-; y Lucas y la segunda parte de Marcos de la Estación de la Santa Cruz al Domingo de Carnaval.

10). Salterio, dividido en 20 "kathismi" o partes, para las vísperas y laudes.

11). Horologhion, que es un libro de las horas, sintético, que contiene las partes principales del oficio.


05/07/21 12:53 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.