"No por nuestros méritos" (Plegaria euc.- XIV)

porunfdamente inclinado 

     La palabra “mérito” ha sido muy discutida en la teología y en el lenguaje catequético. Desde Lutero y todo el protestantismo, se ha visto absurdo que el hombre tenga “mérito” ante Dios, porque lo ven de modo pasivo, el hombre nada puede hacer porque está corrompido por su pecado original.

    Pero si fuera así -que no lo es, claro-: ¿qué papel ocupa la gracia que nos mueve a actuar? ¿Qué papel la libertad humana que asiente a la gracia que recibe?

    El Canon romano reza: “no por nuestros méritos”… ¿los está afirmando o negando? Entremos a extraer la teología y espiritualidad de esa frase de la plegaria eucarística I.

********************************

      En el Canon romano, o plegaria eucarística I, al terminar la segunda lista de santos que se enumeran (“Juan el Bautista, Esteban, Matías y Bernabé…”) se concluye con una expresión elocuente y significativa: “acéptanos en su compañía, no por nuestros méritos sino conforme a tu bondad”. Siempre la bondad de Dios y su misericordia serán más grandes que nuestros méritos, pequeños.

  

    Más aún, confiamos más en los méritos de todos los santos que en lo poco que podamos merecer; el mismo Canon romano rezaba: “por sus méritos y oraciones, concédenos en todo tu protección”. Los méritos de los santos nos protegen y auxilian, intercediendo por nosotros.

     Ahora bien, ¿tenemos “méritos” ante Dios? ¿Merecemos algo? Porque de cómo comprendamos católicamente el mérito dependerá nuestra comprensión de la redención y justificación. Si todo depende de nosotros y nuestros méritos, podemos llegar a hacer inútil la Cruz de Cristo y creer que es cada uno quien se salva a sí mismo sin necesidad de la gracia; si negamos el mérito humano, pisoteamos completamente la gracia que actúa y mueve la libertad del hombre, siendo un elemento pasivo a los ojos de Dios, tan corrompido que es incapaz de ninguna obra buena.

      La Iglesia sí afirma y reconoce el mérito en el hombre justificado y redimido, pero mérito que brota de la docilidad a la gracia de Dios, de entrega a la gracia y de seguir actuando nuestra salvación con temor y temblor (cf. Flp 2,12) porque es Dios quien activa el querer.

     ¿El hombre redimido y justificado por Cristo mediante el bautismo coopera en la salvación? ¿Tiene méritos? La gracia conduce a la libre cooperación del hombre y así Dios y el hombre, en cierto sentido, “trabajan” juntos y el hombre alcanza mérito. Es la doctrina, clara, del Concilio de Trento:

     “El principio de la justificación misma en los adultos ha de tomarse de la gracia de Dios preveniente por medio de Cristo Jesús, esto es, de la vocación, por la que son llamados sin que exista mérito alguno en ellos, para que quienes se apartaron de Dios por los pecados, por la gracia de Él que los excita y ayuda a convertirse, se dispongan a su propia justificación, asintiendo y cooperando libremente a la misma gracia, de suerte que, al tocar Dios el corazón del hombre por la iluminación del Espíritu Santo, ni puede decirse que el hombre mismo no hace nada en absoluto al recibir aquella inspiración puesto que puede también rechazarla; ni tampoco, sin la gracia de Dios, puede moverse, por su libre voluntad, a ser justo delante de Él” (Ses. VI, Cap. 5).

       Así pues, es posible al hombre tener “mérito” ante Dios… en la medida en que asiente a la gracia y coopera con ella dando frutos de buenas obras y santidad. Las buenas obras del hombre justificado son dones de Dios y también buenos merecimientos del hombre justificado.

        El hombre justificado por las buenas obras que se hacen en Dios y el mérito de Jesucristo, de quien es miembro vivo, merece verdaderamente el aumento de la gracia, la vida eterna y la consecución de la misma vida eterna (a condición, sin embargo, de que muriere en gracia), y también el aumento de la gloria. Esto es lo que nos enseña la Iglesia (Conc. Trento, Ses. VI, can. 32).

    Por eso, el Catecismo de la Iglesia enseña el recto sentido de “mérito”, sin que sea un derecho estricto que exigirle a Dios, sino en el sentido de respuesta y colaboración:

“El mérito del hombre ante Dios en la vida cristiana proviene de que Dios ha dispuesto libremente asociar al hombre a la obra de su gracia. La acción paternal de Dios es lo primero, en cuanto que Él impulsa, y el libre obrar del hombre es lo segundo, en cuanto que éste colabora, de suerte que los méritos de las obras buenas deben atribuirse a la gracia de Dios en primer lugar, y al fiel, seguidamente. Por otra parte, el mérito del hombre recae también en Dios, pues sus buenas acciones proceden, en Cristo, de las gracias prevenientes y de los auxilios del Espíritu Santo” (CAT, n. 2008).

     “No por nuestros méritos, sino conforme a tu bondad”, reza el Canon romano. Más que confiar en los méritos, confiamos y nos apoyamos en la bondad de Dios. Al coronar Dios nuestros méritos, lo que hace es coronar su propia obra, los dones y la gracia que nos ha concedido, como afirma el Prefacio I de los Santos (citando a san Agustín[1]): “Manifiestas tu gloria en la asamblea de los santos, y, al coronar sus méritos, coronas tu propia obra”.

      Los textos de la liturgia están entretejidos de estos conceptos: gracia, libertad, mérito, cooperación…; la gracia nos hace conocer el bien, desearlo y realizarlo:

“concédenos, Señor, la gracia de conocer y practicar siempre el bien, y pues sin ti no podemos ni siquiera existir, haz que vivamos siempre según tu voluntad[2];

la gracia produce en nosotros el mérito si secundamos sus inspiraciones: “infunde, Señor, tu gracia en nuestros corazones para que sepamos dominar nuestro egoísmo y secundar las inspiraciones que nos vienen del cielo”[3];

y es Dios mismo quien corona en nosotros su obra y premia, entonces, nuestros méritos: “Señor, Dios nuestro, que concedes a los justos el premio de sus méritos y a los pecadores que hacen penitencia les perdonas sus pecados”[4] y así “que tu amor y tu misericordia dirijan nuestros corazones, Señor, ya que sin tu ayuda no podemos complacerte”[5].

    Tenemos, entonces, mérito ante Dios; pero no nos erigimos arrogantes ante Él, por nuestros propios méritos, como si fueran exclusivamente nuestros y no de Él en nosotros: “Los santos han tenido siempre una conciencia viva de que sus méritos eran pura gracia” (CAT 2011). Más bien, confiamos en lo que mereció Jesucristo por nuestra salvación y en la misericordia infinita del Padre: “merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna” (PE II).

Señor, tú eres la vida de los fieles, la gloria de los humildes

y la felicidad de los santos[6].

 

Señor Dios, origen de nuestra libertad y de nuestra salvación[7].

 

Señor Dios todopoderoso que, sin mérito alguno de nuestra parte, nos has hecho pasar de la muerte a la vida y de la tristeza al gozo, no pongas fin a tus dones, ni ceses de realizar tus maravillas en nosotros, y concede a quienes ya hemos sido justificados por la fe la fuerza necesaria para perseverar siempre en ella[8].

 



[1] Cf. Enar. in Ps., 102,7.

[2] OC Jueves I Cuar.

[3] OC Viernes III Cuar.

[4] OC Miércoles IV Cuar.

[5] OC Sábado IV Cuar.

[6] OC Miércoles IV Pasc.

[7] OC Viernes IV Pasc.

[8] OC Jueves V Cuar.

4 comentarios

  
Anónimo
Sé que me salgo del tema, pero me gustaría preguntarle uma cosa a usted.
¿Cree usted que es pecado ver una película donde una de los personajes se tira toda la película con la misma ropa, siendo esta una camiseta de esas que dejan ver el ombligo y pantalones muy cortos(aunque no tanto para que se le vea el trasero al sentarse)?¿O es exagerado decir que es pecado ver esa película solo por eso de un personaje?
Es decir. En la calle se ve gente así vestida y no es pecado salir a la calle. O en la familia y no es necesario encerrarte en tu habitación.
Y por como va un personaje parece exagerado. ¿No?



Pero no lo sé. Por eso le pregunto, porque usted ha hecho Ejercicios y pastoral.
Muchas gracias.

***************

JAVIER:

No creo que sea pecado pues para muchas personas esa visión no levantará pasión alguna en el alma. Pero para quien sepa objetivamente que le va a afectar, entonces no debería verla bajo ningún concepto.
La cuestión es su propia alma en este caso y no un caso general: si se duda de si algo es pecado o no, mejor ni asomarse, ni cometerlo, no pecar de ser además imprudente.
21/04/20 8:26 PM
  
maru
Muy importante y llena de sabiduria esta plegaria eucarística y que vd. la mencione P. Javier, para que recordemos que sin Dios no somos nada y que todo es gracia . Por mi parte, en mi oración de todos los dias una de las peticiones es que me aumente la fé.
21/04/20 8:32 PM
  
Anónimo
A mí no me levanta pasión añguna en mi alma, personalmente. De eso sí estoy seguro. Era solo apra saber si aun así y por enterarme
22/04/20 9:16 AM
  
Anónimo
Se podría resumir lo que usted dice, creo, en esto:y
Si te suscita pasión, es pecado.
Si no sabes si te suscita pasión, mejor no te arriesgues.
Si sabes que personalmente no te suscita pasión, puedes verlo sin problema.
¿No?
Perdone mi pesadez

*********

JAVIER:

Exactamente
22/04/20 10:17 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.