Amén (I - Respuestas XXX)

   1. Breve y concisa, la palabra “Amén” ha pasado a la liturgia cristiana en su lengua original hebrea, como también ocurrió –ya lo vimos- con Aleluya y Hosanna. Traducirla es empobrecerla, o por cuenta propia decir: “Así es” o “Así sea”, pierde la sonoridad y fuerza que posee el original “Amén”.

   Amplia es la valencia de este “Amén” hebreo. Para nosotros debe ser sumamente apreciado al considerar que nuestro Señor Jesucristo es llamado “Amén” o el “Amén de Dios” en los escritos del NT. El Señor dice: “Habla el testigo fidedigno y veraz, el Amén” (Ap 3,14); Jesucristo es el Amén, el “Testigo fiel” (Ap 1,5), porque en Él todo fue un Sí a Dios, y “por él podemos decir ‘Amén’ para gloria de Dios” (2Co 1,20). El “Amén” es fidelidad, es Verdad, es decir “Sí”. Esto alude a su raíz hebrea, emparentada con la palabra tanto “verdad” y “certeza” como “fidelidad”: emet.

    Su uso es muy frecuente en todas las Escrituras. Sirve, por ejemplo, para firmar o sellar una alianza o un juramento: ‘“¡Así sacuda Dios, fuera de su casa y de su hacienda, a todo aquel que no mantenga esta palabra: así sea sacudido y despojado!’ Toda la asamblea respondió: ‘¡Amén!’ y alabó al Señor. Y el pueblo cumplió esta palabra” (Ne 5,13). En otras muchas ocasiones, adquiere un matiz de deseo, ¡ojalá!, por ejemplo: “¡Amén!, así lo haga el Señor” (Jr 28,6). No falta el sentido de adoración y alabanza y acción de gracias: “Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y por siempre. Todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Aleluya!” (1Cro 16,36), como también así se cierran los libros del Salterio: “Bendito sea el Señor, Dios de Israel, el único que hace maravillas; bendito por siempre su nombre glorioso, que su gloria llena la tierra. ¡Amén, amén!” (Sal 71), o la adoración, con postración incluida, tras la lectura de la Ley por parte de Esdras: “Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: Amén, amén. Después se inclinaron y adoraron al Señor, rostro en tierra” (Ne 8,6). En el cielo, según escribe el vidente del Apocalipsis, “Amén” y “Aleluya” unidos expresan la adoración y continua alabanza a Dios y al Cordero: “se postraron delante del trono, rostro en tierra, y adoraron a Dios diciendo: Amén. La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza son de nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amén” (Ap 7,9-12). Nos mostrará el Apocalipsis a los veinticuatro Ancianos y a los cuatro seres vivientes que se postran y adoran a Dios, sentado en el trono, diciendo: “Amén. Aleluya” (Ap 19,4).

    Y con el sentido de verdad y afirmación, el “Amén” lo emplea Cristo muchísimas veces en su predicación: “Amen, amen dico vobis”, “en verdad, en verdad os digo…”, identificando así su palabra con su persona –Cristo, el Amén de Dios- y siendo testigo de la verdad. Comenta san Agustín este “amén”: “Palabra que significa verdad y certeza, pero que no se traduce ni en griego ni en latín, sino que se deja velada en su misterio hebreo” (In Ioh. ev., tr. 41,3).

   2. La liturgia, desde el principio, asumió el uso del “Amén” como respuesta a las oraciones y plegarias, con el múltiple valor de significado que tiene. Pensemos que cada oración es sellada con el “Amén” de los fieles: “por los siglos de los siglos”, “por Jesucristo, nuestro Señor”, “a la vida eterna”, etc., son las conclusiones que provocan el “Amén” de todos. Así lo hace el rito romano.

   El venerable rito hispano-mozárabe, tan nuestro, pero tan influido por el estilo de las liturgias orientales, multiplicó la participación de los fieles con la respuesta “Amén” que pronuncian unas treinta veces a lo largo de la celebración eucarística, unas veces con sentido de adoración y alabanza, otras de afirmación y confesión de fe.

    Por ejemplo, cada lectura en la liturgia de la Palabra no concluye con una aclamación al estilo de “Palabra de Dios – Te alabamos, Señor”, sino respondiendo todos al final de la lectura: “Amén”. Las palabras de la consagración sobre el pan y sobre el cáliz, ambas, son oídas por los fieles que aclaman a su término: “Amén”, adorando. O la peculiar forma del Padrenuestro, que sólo lo recita el sacerdote en voz alta y los fieles responden “Amén” a cada una de las siete peticiones del Padrenuestro.

    3. Destaquemos, en primer lugar, el “Amén” más antiguo y más solemne, el más importante, de toda la celebración eucarística: el que sella y ratifica toda la plegaria eucarística. Es un “Amén” rebosante de gozo con el que se concluye la gran Oración eucarística pronunciada por el sacerdote.

     No faltan datos en la Tradición sobre este importante “Amén” de los de los fieles. San Justino, narrando al emperador la verdad de los ritos cristianos en sus Apologías, allá por el siglo II, escribe: “Seguidamente se presenta al que preside entre los hermanos pan y una copa de agua y de vino mezclado con agua. Cuando lo ha recibido, alaba y glorifica al Padre de todas las cosas por el nombre del Hijo y del Espíritu Santo, y da gracias largamente, porque por Él hemos sido hechos dignos de estas cosas. Habiendo terminado él las oraciones y la acción de gracias, todo el pueblo presente aclama diciendo: Amén. Amén significa en hebreo, así sea” (I Apol. c. 65).

    Más adelante, san Justino vuelve a explicar: “y, como antes dijimos, cuando hemos terminado de orar, se presenta pan y vino y agua y el que preside eleva, según el poder que hay en él, oraciones, e igualmente acciones de gracias, y el pueblo aclama diciendo el Amén. Y se da y se hace participante a cada uno de las cosas eucaristizadas” (I Apol. c. 67).

   Las Constituciones Apostólicas, en el siglo IV, tienen asumido el uso del “Amén” y es el gran sello y broche de oro de la plegaria eucarística: “Habiéndonos conservado a todos nosotros inmutables, íntegros, irreprochables en la piedad, nos juntes a todos en el reino de tu Cristo, Dios de toda naturaleza sensitiva e intelectual, Rey nuestro; puesto que para ti es toda la gloria, veneración y acción de gracias, honor y adoración, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los infinitos y eternos siglos de los siglos. Y todo el pueblo diga: ‘Amén’” (Cons. Ap., VIII, 12, 48). Explicando cómo comienza el rito de comunión, las Constituciones mencionan de nuevo este “Amén” de la plegaria eucarística: “Y después de decir todos: ‘Amén’, el diácono diga: ‘Prestemos atención’. Y el obispo hable así al pueblo: ‘Las cosas santas para los santos’” (VIII, 13, 11).

   ¡Cómo resonaba este “Amén” en boca de los fieles! ¡Qué fuerza tenía y con qué entusiasmo lo decían al final de la plegaria eucarística! Sirve el testimonio de san Jerónimo, recordando las basílicas romanas: “¿Dónde resuena de igual manera el “amén” a semejanza de un trueno celeste y se abaten los vacíos templos de los ídolos?” (In ep. Gal, lib. II; BAC 693,113).

   Con el “Amén”, dirá san Agustín, los fieles rubrican, firman, sellan, la plegaria eucarística: “lo suscribís cuando respondéis Amén”, “decir ‘Amén’ es suscribir” (Serm. 229,3).

2 comentarios

  
María de las Nieves
Ante la Palabra de Dios revelada por Jesucristo hecha cuerpo y Sangre alma y Divinidad solo queda decir Amen gozoso ,cargado de Amor .sobran tantos discursos mundanos ,con la Palabra Divina llegamos al hogar .gracias por todo lo que nos enseña ¡ que grandiosa es su Palabra eterna!
03/02/19 5:39 PM
  
María A
Muy interesante. Hace poco quise recuperar la fórmula del avemaría en francés para evitar la rutina español, latín y para no hacerlo mocosuena mocosuenae, lo busqué en internet y me sorprendió el amén. ¡Yo había aprendido en mi niñez 'ainsi soit-il'!

Entiendo que en Francia hayan revisado sus traducciones. Muchas gracias por todos los artículos dedicados a estas fórmulas no traducidas.
04/02/19 11:38 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.