Anticlericalismo a la española, años 30

LA COSA VENÍA DE LEJOS

Nos recuerda José Francisco Guijarro en su interesante libro “Persecución religiosa y guerra civil”, hablando de la España de la segunda República, que desde hacía ya más de un siglo había existido un anticlericalismo que podríamos calificar de “cultural”: no faltaban círculos que con mayor o menor virulencia atacaban de una manera más o menos satírica toda la acción de la Iglesia, y en tertulias, prensa y, a veces, en la literatura y el teatro, cuanto tenía que ver con la religión católica era blanco de agresiones que sólo alguna vez pasaron de las palabras a los hechos. A este anticlericalismo, atribuido quizás con excesivo simplismo siempre a la masonería (que, si bien, sin duda, tuvo una parte en su provocación, no puede considerarse que fuera su causa única y exclusiva), los grupos que se situaban en las concepciones colectivistas -los socialistas mayoritarios o los, por el momento, pequeños núcleos comunistas- asistieron inicialmente con cierta indiferencia: si evidentemente no sentían el menor interés por defender los derechos de la Iglesia, pues aspiraban a sustituir su concepción social por la suya propia, tampoco experimentaban un entusiasmo mayor por el anticlericalismo, para ellos una característica casi específicamente burguesa.

Estas concepciones colectivistas tenían su punto de mira en lo que había sido, quince años antes, la revolución rusa. Desde la postura maximalista (o bolchevique) de un partido que se había venido llamando hasta entonces obrero socialdemócrata ruso (la fundación por Lenin del Partido Comunista tuvo lugar después de la revolución), se produjo una subversión social total, destruyendo todas las instituciones que habían configurado hasta ese momento la sociedad rusa, y, entre ellas, también la Iglesia ortodoxa, tan vinculada cortesanamente al zarismo. Sin embargo, en España con alguna frecuencia se ha presentado a la Iglesia plenamente vinculada al antiguo régimen, pero la verdad es que la Iglesia no se puede identificar de modo simplista con la Monarquía, aunque ciertamente lo pudiera parecer, dada la vinculación entre el trono y el altar.

En España tampoco existía por entonces un partido comunista que tuviera una considerable presencia en la sociedad política, sino que la amenaza del recurso a la violencia para imponer la revolución social había sido encarnada, hasta aquel momento, por el sector de la izquierda del Partido Socialista, muy ligado al sindicato socialista UGT, que estaba encabezado por Francisco Largo Caballero, a quien solo años después se le dio el sobrenombre de “el Lenin español”, inventado en la Escuela Socialista de Verano de 1933 en Torrelodones, y que no se recataba en distintos mítines de hablar de la revolución que acabaría con la misma Republica, a la que tildaba de burguesa. Y en esta amenaza constante de una revolución violenta total caía todo, al igual que en la revolución rusa; y entre todo ello, también la Iglesia católica.

Así, aunque es indiscutible que en el marxismo teórico se presentaba una dura crítica de todo elemento religioso, es más que discutible suponer que, aparte del eslogan de que “la religión es el opio del pueblo”, ni en los dirigentes políticos españoles ni en sus masas revolucionarias hubiera calado en profundidad el principio de que la abolición de la religión como felicidad ilusoria del pueblo es una exigencia de su felicidad real.

En la práctica de la política gubernamental, este anticlericalismo no podía tener mayor incidencia practica, desde el momento en que dos graves problemas nacionales, como eran la enseñanza escolar y la asistencia sanitaria, se encontraban en una proporción ampliamente mayoritaria atendidos por instituciones religiosas confesionalmente católicas, que no podrían ser sustituidas sino a medio o largo plazo: era impensable poner en práctica una nacionalización inmediata de tales servicios por la indiscutible falta de recursos, incluso humanos, de la que siempre había adolecido el Estado.

Este problema quedó sin resolver durante toda la duración de la República: prueba de ello es el suelto publicado en el diario de Madrid “El Liberal” en 1936, pocos días antes de producirse el alzamiento militar, según el cual una serie de federaciones sindicales de los ámbitos de la sanidad y la enseñanza habían hecho público un escrito dirigido “a la opinión publica y a los hombres que rigen los destinos del país”, en que hacían ver que la República

poco o nada ha hecho por dar solución al problema de la sustitución de la enseñanza religiosa y por dar cumplimiento a sus postulados laicos. Es cierto que ésta estableció leyes reguladoras de esta importante cuestión, pero para nadie es un secreto que la enseñanza está en manos de las congregaciones religiosas y que se hace burla de los postulados laicos de la Republica en establecimientos benéficos y sanitarios donde subsisten, después de cinco años de Estado laico, símbolos religiosos, capillas sostenidas con los fondos de los establecimientos, donde se satisfacen gratificaciones a sacerdotes para compensarlos de los perjuicios que la ley de haberes al clero les proporcionara, donde dispone de la administración de los establecimientos, donde se establece diferencia de trato a los enfermos por el hecho de que unos se avienen a confesar y comulgar diariamente y otros no.”

Entre estas otras asociaciones que, además de la francmasonería, hicieron una considerable labor política antirreligiosa, o, mejor dicho, anticatólica, pero ya entre clases más populares que el burgués elitismo masón, se encuentra la Liga Nacional Laica, en cuyo reglamento, aprobado por el Ministerio de la Gobernación en el año 1932, entre otros extremos, se leía que “su fin primordial es propagar y defender el laicismo, que no representa pugna ni animosidad contra ninguna creencia, ni contra ningún sentimiento, por estimarlos todos legítimos e igualmente respetables, como patrimonio que son de la conciencia individual, y por reconocer esta asociación el derecho de cada persona, no solo a poseerlas, sino también a exteriorizar libérrimamente sus propias ideas sobre los delicados problemas que constituyen el contenido espiritual del hombre.”

Junto a este anticlericalismo intelectual se daba también otro que pudiéramos considerar más popular, que fue fruto de la agitación social que provocaba un enfrentamiento demagógico contra la Iglesia, presentándola como aliada del poder y causa de todos los males sociales: “No hay nada sagrado en la tierra. El pueblo es esclavo de la Iglesia. Hay que destruir a la Iglesia”, decía, ya en 1906.

Había, además, una realidad históricamente indiscutible, aunque quizás ahora, al cabo de los años, y con diferente perspectiva histórica, pueda parecernos difícilmente comprensible. Pero negarla seria anacrónico, y equivaldría a falsear la realidad histórica. Se trata de lo que pudiéramos llamar, si no la confesionalidad del Estado, en el sentido mas técnico de la expresión, si, al menos, la confesionalidad de la sociedad. De esta forma, aunque la nueva configuración de la sociedad política, mediante el cambio de las instituciones, le diera un vuelco al régimen anterior, había un fondo profundo en una gran parte de la sociedad española que identificaba -o confundía- la realidad de España como nacion con una realidad social confesionalmente católica, poco menos que por su misma naturaleza: había surgido una especie de “patriotismo católico”, mucho más profundamente enraizado en la conciencia social (tanto para aceptarlo como para rechazarlo) que lo que años después, y con un considerable sarcasmo, se ha venido a llamar el “nacional-catolicismo”.

Se trataba, no obstante, de una manera muy peculiar de entender el catolicismo: era más formal que moral, mas cultual que religioso, ya que, en la práctica, ninguna importancia se le daba a la corrupción moral descaradamente publica en la que vivía una parte muy aparente de altos dignatarios de la política y de las clases dirigentes de la sociedad, que no tenían luego el menor reparo en cumplir con no menor publicidad y ostentación con lo que se podría considerar sus deberes religiosos, reducidos, las más de las veces, a la participación desde un lugar preferente en los actos del culto católico: Aunque el Estado se consideraba católico y había muchas manifestaciones de fe, las medidas expresivas de la superioridad del Estado en materias de carácter espiritual se sucedieron a lo largo de todo el reinado de Alfonso XII, realizadas por gobernantes que se consideraban a la vez católicos y anticlericales, y sin que tales medidas tuvieran otro fundamento que la falta de realidades que ofrecer al país.

Según José Francisco Guijarro, estas consideraciones nos ayudan a comprender y matizar -no necesariamente a justificar- las numerosas disposiciones antieclesiásticas que se dieron durante la segunda república española. Queda claro que muchas de las medidas del Gobierno republicano tenían un antecedente en la etapa monárquica que se llevaron a las últimas consecuencias con el nuevo régimen.

Esto dio lugar a múltiples fenómenos, entrelazados entre sí: la creación de diferentes movimientos y asociaciones con el fin reconocido de imponer en la sociedad política los criterios católicos de conducta (mas por la vía de la promulgación de las leyes que por la de su cumplimiento efectivo); la pugna de estos movimientos y asociaciones entre sí por capitalizar el apoyo de unos eclesiásticos o de otros, como si en ello les fuera el respaldo oficial para sus actividades por parte de la jerarquía de la Iglesia; y muchas veces, la falta de entendimiento en el plano político, cuando no el enfrentamiento abierto entre unas formaciones católicas y otras.

Motivo de hacer trascender a las clases populares, por medio, sobre todo, de los religiosos de distintas órdenes, el enfrentamiento entre ambas concepciones de la sociedad y de la monarquía, fue, entre otros, la capitalización política hecha por los tradicionalistas del hecho de que cuando los liberales habían tenido necesidad de liquidez hubieran echado mano de los bienes de la Iglesia mediante sucesivas leyes de desamortización en el siglo XIX y, como consecuencia de las guerras carlistas, en 1855 el Gobierno de Pascual Madoz puso también a la venta en pública subasta los bienes que constituían el patrimonio del “ex infante” don Carlos; con lo cual al enfrentamiento ideológico se sumaron inmediatamente los intereses económicos.

Pero apenas fue proclamada la Republica, se abre una especie de veda para acusar indiscriminadamente a sacerdotes que ocupaban diversos cargos pastorales de los más dispares delitos. Famoso fue el caso siguiente: Con fecha 21 de abril de 1932 el Juzgado de Instrucción de Torrelaguna dicta auto de procesamiento contra el párroco de Buitrago de Lozoya, don Ernesto Peces Roldan -que posteriormente sería asesinado, en 1936, siendo ya párroco de Móstoles-, por el delito de escándalo (escándalo que consistió, al parecer, en un azote propinado con la mano a una niña de la catequesis, lo que se interpretó como abuso de menores).

Pero ya el día 8 del siguiente mes de agosto el procurador del párroco manifiesta al juzgado que por disposición del Obispo de la diócesis, el acusado había sido trasladado a Móstoles. El hecho de la promoción del párroco desde Buitrago a Móstoles indica que desde el obispado de Madrid-Alcalá se consideró desde el primer momento que tal denuncia no podía menos de ser calumniosa. Y así se llegó, al cabo de numerosas diligencias judiciales, al sobreseimiento ante la jurisdicción ordinaria de un proceso que no pudo prosperar por falta de pruebas. Pero el caso trascendió y se hizo popular entre la gente y muchos lo aprovecharon para acusar al clero de vida licenciosa. A este tipo de acusaciones se sumaron otras, como la difundida en pasquines y libelos acerca de los conventos llenos de armas y de incontables riquezas, que aparece frecuentemente en las actas de los procesos de la Causa General llevada a cabo en la posguerra, como motivación para los registros de las comunidades religiosas y, a veces, para la ejecución de sus miembros.

17 comentarios

  
Mas
Sí pero también existía en España un exceso de clericalismo desde hacía siglos, las cosas no nacen de la nada y un exceso de clericalismo puede ser también muy malo para la sociedad
23/02/12 8:38 AM
  
Juan Mariner
España es una tierra de frontera, donde hay un sustrato judeo-converso y de moriscos obligados a profesar la fe cristiana, históricamente. De aquí va surgiendo todo... En el resto de Europa no encontramos un anticlericalismo tan feroz como el existente en España contra la Iglesia Católica.
A pesar de todo, los católicos seguimos en pie mal que pese a quien pese.
23/02/12 10:41 AM
  
clavel
Pues bien, eso continúa hoy día en España aunque sin asesinatos corporales. Pero los asesinatos de almas osea lavados de cerebro contra la Iglesia se dan a diario en la televisión, periódicos izquierdistas, películas del mismo jaez. Se produce un ataque constante, machacón. Es un ataque contra la belleza, la cultura, la razón.
23/02/12 10:53 AM
  
Sonia S
Bueno, es interesante este articulo, lo he encontrado bastante equilibrado, aunque no añade nada nuevo que no supieramos ya.

Con los presupuestos que señala el articulista, desde luego es mas facil comprender mejor uno de los mas graves inconvenientes de la II Republica, su feroz antiClericalismo. Aunque lo dicho, nada que los que estudiamos o nos gusta este agitado periodo no supieramos ya.

Y es que efectivamente, la cosa venia de lejos. El ejemplo de supuestos y fantasticos envenenamientos de aguas o tenencia de armas en las Iglesias se hunde en las profunidades del siglo XIX. Por desgracia en los años 30s, era de las masas, no se disponia de informacion, sino de propaganda. Todo el mundo hacia propaganda, todos los grupos y partidos, y estas ilusas imagenes antiClericales aparecian como ciertas y autenticas cuando no eran sino otra cosa que fantasmas del pasado, no superado.

Porque para superarlo, era preciso ademas tener mas bienEstar. Este ingrediente, falto en la II Republica fue en mi opinion la causa fundamental, ultima ratio, de su fracaso. Y su consecuencia funesta de un pais en llamas.

Conseguirlo fue el gran envite del franqusimo. Por encima de la demagogia de la autarquia, discurso imposible, vino la liberalizacion de los años 57-59, para mi fin del franquismo como tal, si alguna vez existio, y principio muy muy muy timido de acercarse a la modernidad, recuperando -sin quererlo, sin asumirlo- algo del espiritu de la "edad de plata" del primer tercio del siglo XX. Aunque algunos estudiosos prefieren llamar a los ajustes de 1957-1959 como "apertura" mas que "liberalizacion". En lo politico, desde luego, poca cosa cambio hasta la desaparicion del dictador.

solo una cosa mas, para clavel. Ahora, por suerte, no estamos en los años 30s. No solo porque nadie se mata por las calles por ideologia o religion, sino que para contraRestar esos ataques que dices ves a diario tenemos un poco mas de informacion y un poco menos de propaganda. Hay cosas que hoy, simplemente no cuelan. Es obligacion de la persona NO de los media (porque estos siempre mentiran, sean los que sean) aplicar criterio y reflexionar. Es sencillo.
23/02/12 2:48 PM
  
clavel
En España no se ataca a a Iglesia por 2el clericalismo". Se la ataca sólo por ser La Iglesia de Jesucristo, la que ha parido la cultura española hasta hoy. Y eso es intolerable para "los otros".
23/02/12 4:09 PM
  
Sonia S
Por cierto, a proposito de Largo Caballero, aqui citado.

Es cierto que su maximalismo se plasma en muchas declaraciones publicas, junto con su imagen del "Lenin español" sobre todo en la convulsa primavera de 1936.

Sin embargo, resulta que cuando accede a la presidencia del gobierno, ya irremediablemente estallada la guerra, su prctica esta casi en las antipodas de su predica anterior. Ni destruye a la "burguesa" Republica ni permite la injerencia de los comunistas en los asuntos de gobierno. Sus formas mas bien parecen las de un jacobino "maestro de escuela" y da opcion a todos aquellos que se muestran favorables a la bandera tricolor, incluidos catolicos vascos y catalanes hasta los anarcoSindicalsitas.
Su esfuerzo, es precisamente mantener la unidad y la disciplina, principalmente en lo que queda del Estado y sus resortes.

El "lenin español" halagado por los comunistas que le dan ese apodo, es muy diferente en la tribuna del mitin que en la responsabilidad de gobierno.
23/02/12 5:11 PM
  
Vicente
también en la actualidad hay personas que persiguen a la Iglesia y al clero.
24/02/12 1:56 PM
  
Amador
Clavel, estoy totalmente de acuerdo; por otro lado los ataques que sufre la Iglesia Católica son selectivos con el fin de que cada vez mayores capas sociales vayan perdiendo la fe, sobretodo en la gente joven; están diabólicamente obsesionados en que sea así, si Dios no lo remedia. Sobre los asesinatos corporales, de momento no se dan (en España), aunque en un futuro no lo tengo tan claro. Hoy tenemos el laicismo radical de los años 30, y por otro lado un islám radical (agazapado) que puede resurgir en cualquier momento. Dios ayude siempre a España.
24/02/12 4:03 PM
  
Catholicus
Ni destruye a la "burguesa" Republica ni permite la injerencia de los comunistas en los asuntos de gobierno.
_____________

Estás como un cencerro Sonia. Largo Caballero es de lejos el mayor sembrador de odio contra todo eso que dices.

Tu error quizás venga de no entender la realidad de lo ocurrido. Simplificando, pero no mucho, la causa de la guerra es que el PSOE se convierte en bolchevique. Tan marxistas o más que los propios comunistas.

Es el ala criminal de Largo Caballero quien domina al PSOE. El único sensato, Besteiro, es marginado. "Alcanzaréis el poder, sí, pero llenos de sangre" les dijo a los Largocaballeristas vencedores.

Las diferencias entre PSOE y PCE no eran tanto doctrinales, sino de obediencia.

El PCE sigue órdenes de la primera Internacional, de Stalin.

El PSOE no quiere recibir esas órdenes.

Los mismos comunistas te cuentan que en períodos el PSOE era más duro (i.e. más criminal) que el PCE.

No tiene nada que ver con ser menos malo, sino de mera evaluación táctica.

El PCE está a cumplir las instrucciones de Stalin según su diagnóstico (ahora conviene esto o aquello) y el PSOE, tan o más criminal que el PCE, simplemente hace su diagnóstico independiente.

Es el PSOE y no el PCE el que organiza el golpe del 34 y la UGT la que se encarga de asesinar a cientos y cientos de inocentes, aparte de que se le uniesen otros.

El PCE es minoritario, la fuerza en la calle la tiene la UGT.

Los comunistas acaban dominando mucho por su mayor disciplina y el apoyo de Stalin, y porque son más comprometidos con su ideario que los socialistas. Que antes igual que ahora, lo de medrar está más en su cultura.

Largo Caballero no es menos criminal que los comunistas, sencillamente quiere recuperar el poder para el PSOE.

En la pagina de la Causa General tienes un listado con las checas oficiales del PSOE o del gobierno (tambien con miembros del PSOE). Solo en Madrid suman más de 30.

¿Burguesía dices? ¿Qué burguesía quedaba en Madrid cuando accede Largo Caballero?.

Si hasta llevar sombrero estaba prohibido por las calles.

Anda que....
26/02/12 3:43 PM
  
Catholicus
Sí pero también existía en España un exceso de clericalismo desde hacía siglos, las cosas no nacen de la nada y un exceso de clericalismo puede ser también muy malo para la sociedad
________

Muy parecido a lo que decían los nazis sobre los judíos, y que sirve para justificar su exterminio. Para nadar en ambas aguas vamos. Como la sana burguesía alemana que prefería mirar para otro lado.

Como el nacionalismo vasco que miraba para otro lado. "Algo habrán hecho".

España era una nación católica hasta la médula. De pocos sitios han salido tantos y tan grandes santos, tantos y tantísimos misioneros esparcidos por todo el orbe entregando sus vidas por su fe. Ninguna nación ha tenido que luchar tanto y durante tanto tiempo, y con tanto coste, por su propia identidad católica. Contra musulmanes invasores, contra protestantes ávidos de dinero y poder, o contra los ilustrados invasores franceses quema Iglesias.

Es de cajón que la fe estaba tan arraigada en el mismo pueblo que ascendía hacia arriba y a los lados en todos los estamentos de la sociedad.

Hablar de clericalismo es tan absurdo como hablar de exceso de judaismo en los tiempos de Jesús. Pero si es que la gente era judía..¿qué narices se quiere que haya alrededor?.

Los complejos y los mantras de la progresía tantas veces repetidos acaban contagiando el sentido común de todo el mundo.

Los cientos de miles de religiosos, monjas, seminaristas, cofrades, etc, etc salían de las familias españolas. Todos voluntarios, muchos muy santos, y de todas las clases sociales.

No se engañe nadie, el anticlericalismo es un odio sembrado a conciencia, previo, con toda la mala uva posible, que respondía primero a la masonería de los afrancesados y luego al ateismo socialista.

El enemigo cultural a batir era y es la Iglesia Católica. Contra ellos había que sembrar un odio ciego esperando que en cualquier revolución las " masas" los aniquilasen físicamente a todos.

Eso está escrito, repetido, anunciado por activa y por pasiva.

Exactamente eso es lo que decía abiértamente el PSOE durante la república y eso es lo que hicieron cuanto pudieron.

Claro, que les salió rana la cosa. Pero ese es otro asunto....
26/02/12 3:56 PM
  
Catholicus
poca cosa cambio hasta la desaparicion del dictador.
_______________---

Sonia, en serio, el Caudillo no desapareció. Murió de viejo y lo llevaron al Valle de los Caídos para enterrarlo. Está allí.
:-)
26/02/12 4:06 PM
  
Sonia S
No si ya sabia que aparecerias por aqui, Catholicus...jejeje

Mira no tengo demasiado tiempo ahora, es tardisimo, solo te dire que repases la temporada que Largo Caballero estuvo al frente del gobierno.

Se cargo el regimen republicano? no

eso es Historia, querido. Ya se que me saldras con miles de sofismas, pero no invalidara un atomo lo que es una evidencia.

Ah! respecto a los sombreros, xd, no sabias que el Sindicato de sombrereros protesto?

;-)
27/02/12 3:29 AM
  
Luis el canario
Cuando un católico no tiene argumentos sólo puede recurrir a la comparación con los nazis.
27/02/12 12:48 PM
  
Catholicus
Se cargo el regimen republicano? no
_________
???

Pero si Largo Caballero era republicano, querida, por qué se lo iba a cargar.

Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Chica, como es que no se cargaron los soviets las repúblicas?

Anda que.....
27/02/12 7:30 PM
  
Catholicus
Luis Canario,

Hay un capítulo muy interesante en la novela "Un millón de muertos", donde el geronés relata cuando los republicanos masacran todo un tren cargado de homosexuales.

Por si te interesa el dato.
27/02/12 7:31 PM
  
c
Que si actualmente se ataca a la iglesia, que si se ataca a la razón(¿?¿?¿?¿?), que en los años 30 no había información sino propaganda, la misma propaganda que usaba y usa la iglesia para atacar a sus contrarios (tampoco habría que olvidar las aberrantes fotos de curas haciendo el saludo romano), supongo.
Lo que realmente me irrita es ese revisionismo histórico que dice que nosequé del 34, no, señores la guerra empezó por una intentona de GOLPE DE ESTADO en el 36, todo lo anterior se puede considerar antecedentes de ambos lados, recordar los sucesos de Casa Viejas, donde hubo una masacre de mujeres, hombres y niños porque en el pueblo se habían organizado siguiendo preceptos anarquistas, todo esto fue hecho por la República, acaso esa gente vale menos que los beatos que caían por esa época? El que responda que sí, debería revisar sus valores cristianos, sin duda.
El revisionismo debería ser para vosotros como el relativismo tan atacado por Benedicto.
Saludos
31/03/12 6:04 PM
  
Jerry
Qué pena que me da España a veces, un país tan bello pero con alguna gente tan atrasada... ¡Las cosas que hay que leer a veces! ¿Cómo alguien puede decir que hoy en España se persigue a la Iglesia Católica?

Quiero aclarar que la Segunda República no "fracasó" sino que fue destruida por la fuerza gracias a la ayuda de Hitler y Mussolini.

Parece que de verdad hay algunos que todavía añoran los viejos tiempos del "Cara al sol"...
04/04/12 10:53 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.