2.10.21

La Democracia como Religión

Y el dios de esa religión es el Estado Todopoderoso: una bestia a quien adoran todos los moradores de la tierra que no tienen su nombre inscrito en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado.

¿Quién como la bestia? y ¿quién podrá luchar contra ella? También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que moran en el cielo. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. (Apocalipsis 13, 4-7).

El mundo no quiere la soberanía de Dios: no quiere que Cristo sea Rey. No acepta la soberanía social de Cristo. El mundo no quiere que Cristo sea Rey y Señor. Y el mundo, siguiendo al demonio, decidió no aceptar ninguna clase de sumisión a la Ley Eterna de Dios.

A Dios no lo podemos conocer mediante la razón, dice Kant, porque no hay ningún dato de la experiencia que se pueda asociar a la idea de Dios. Y como a Dios nadie lo ha visto nunca[1], a Dios no lo podemos conocer. Es una idea de la razón igual que lo sería la idea de un centauro: una invención de nuestra imaginación que no existe en la realidad. Los conceptos sin impresiones sensibles son vacíos. Al entendimiento humano no le es lícito traspasar los límites de la experiencia y más allá de la experiencia de los fenómenos que percibimos por los sentidos no hay conocimiento posible. El territorio de la verdad queda cerrado y acotado por los límites de la experiencia. Conceptos como Dios o como el alma no son más que ilusiones o engaños: espejismos que en realidad no existen. El Yo (el alma), el Mundo y Dios son ideas vacías sin correlato sensible.

Leer más... »

24.09.21

Antes y Después

El título nos recuerda a Coco en Barrio Sésamo enseñándonos conceptos como “cerca” y “lejos” o “arriba” y “abajo”.

Al parecer, en la Iglesia hay quien piensa que hay un “antes” y un “después”. Un “antes” y una “después” no sé muy bien de qué…  Antes, quienes se divorciaban y se volvían a casar vivían en pecado mortal y si morían en pecado mortal, iban al infierno. Pero eso era antes. Ahora ya no. Ahora la Iglesia es bella y acogedora e irradia la alegría contagiosa del Evangelio: no como antes que era fea y discriminatoria, rígida y malencarada. ¿En qué momento de la historia dejó de ser pecado mortal el adulterio? ¿Hay un antes y un después de Amoris Laetitia, por ejemplo? ¿Del Concilio Vaticano II? ¿La fe de la Iglesia ya no es la fe de siempre? ¿Cuándo ha cambiado exactamente? ¿Quién la ha cambiado y con qué autoridad lo ha hecho? ¿Se le puede corregir al Señor y enmendarle lo que dice en el Evangelio? ¿Por qué? ¿Porque no había grabadoras? Entonces, ¿se puede reinterpretar la Biblia al gusto del lector? ¿Libre examen? ¿Lutero es “el puto amo"?

Leer más... »

18.09.21

El Reino del Anticristo

Todos los males que sufrimos tienen una causa: el alejamiento de la mayoría de los hombres de Jesucristo y de su ley santísima, tanto en su vida y en sus costumbres, como en la familia y en el gobierno de los Estados.

Eso escribía Pío XI en 1925: hace menos de cien años… Pero no: no es solo que nos hayamos alejado de Jesucristo y de su Ley Santísima. Hemos dado un paso más. El mundo adora al mismísimo demonio, a Satanás, al Anticristo.

Y se postraron ante el Dragón, porque había dado el poderío a la Bestia y se postraron ante la Bestia diciendo: «¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella?» Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias y se le dio poder de actuar durante 42 meses; y ella abrió su boca para blasfemar contra Dios: para blasfemar de su nombre y de su morada y de los que moran en el cielo. Se le concedió hacer la guerra a los santos y vencerlos; se le concedió poderío sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. Y la adorarán todos los habitantes de la tierra cuyo nombre no está inscrito, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del Cordero degollado. (Apocalipsis 13).

¿Acaso no lo ven? ¿No se dan ustedes cuenta de las mentiras de quienes mandan y gobiernan en este mundo? El Demonio es el padre de la mentira. Dice el Catecismo:

2482 “La mentira consiste en decir falsedad con intención de engañar” (San Agustín, De mendacio, 4, 5). El Señor denuncia en la mentira una obra diabólica: “Vuestro padre es el diablo […] porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira” (Jn 8, 44).

Leer más... »

7.09.21

Por qué es importante que los colegios católicos tengan maestros católicos

El título parece una perogrullada pero no lo es. Por sentido común, los maestros de los colegios católicos deberían ser católicos. Y los colegios católicos, a su vez, deberían ser católicos. Pero, lamentablemente, no se puede dar nada por sentado… Este texto es un texto destinado a los profesores de mi colegio para la reflexión personal. Pero creo que le podría servir a cualquier maestro que trabaje en un colegio católico. 

¿Qué es eso de ser “católicos”?

Hoy en día no se puede dar por supuesto que nadie sabe en qué consiste ser católico. Muchas veces pretendemos hacer una fe a nuestra medida, quedándonos con lo que nos resulta agradable y eliminando lo que no nos gusta. Pero la fe no es un traje a medida. La fe es lo que la Iglesia ha predicado siempre en todas partes.

Leer más... »

4.09.21

La Muerte de Occidente (II)

 

Explicábamos en el artículo anterior cómo el discurso apocalíptico del cambio climático “antropogénico” (provocado por el hombre), la pandemia del Coronavirus, las campañas de vacunación y los nuevos movimientos sociales (manejados como marionetas por las élites políticas y económicas) están tratando de imponer un Nuevo Orden Mundial. Este Nuevo Orden pretende acabar con cualquier vestigio de la civilización cristiana para imponer un gobierno global contra Dios. Pero para poder imponer esta nueva dictadura global, los poderosos necesitan el apoyo de la mismísima jerarquía de la Iglesia, que se ha rendido con armas y bagajes a los poderes de este mundo. A este cambio de época lo han llamado “el Gran Reseteo”, metáfora significativa que nos deja bien a las claras lo que quieren hacer: apagar el mundo  y volver a encenderlo con un sistema operativo nuevo y radicalmente distinto al que ha sustentado la Civilización Occidental durante los últimos milenios. La Iglesias y la Catedrales arden. Hay que reducir a cenizas todo lo que recuerde la soberanía de Cristo. Porque estos hijos de puta sirven al Anticristo. Así estamos. Y lo que nos quedará por ver, si Dios no lo remedia, porque las pandemias suelen venir de la mano del hambre y las guerras; y entre los fines de los poderosos está la reducción de la población mundial de manera significativa. Porque según estos canallas, el hombre es un virus que amenaza la supervivencia de la Tierra, que ve en peligro su “sostenibilidad” por un aumento “insostenible” de la población. Conclusión: sobran muchos millones de personas en el planeta. Las pandemias, las guerras y las catástrofes son la solución al problema de la superpoblación.

Leer más... »