23.06.20

Educación y Moral

En nuestros tiempos, mucha gente cree que sólo lo moderno es bueno y verdadero. Caemos así en el error de considerar esencial lo que no es sino una moda pasajera; y en el error aún mayor de despreciar la tradición.

Lo único que permanece es aquello que se fundamenta sobre roca; esto es, sobre el ser, sobre la naturaleza de las cosas, sobre Dios. El mundo de la educación y la Pedagogía ha sufrido muchos vaivenes por culpa de las modas y de las teorías pedagógicas pasajeras: el constructivismo, la enseñanza cooperativa, la inteligencia emocional, las inteligencias múltiples… Pero la única educación perenne, la que no pasará de moda, es la que se asienta sobre la roca firme que es Cristo.

Lo que es inmutable en la educación es la ordenación del hombre a su perfección, que es la adquisición de la virtud. Esa adquisición viene exigida por la necesidad del niño que no se vale por sí mismo. Cuando esta necesidad desaparece y la persona ya se vale por sí misma, entonces la educación pierde su razón de ser, siendo sustituida por el esfuerzo personal.

La educación y la moral han de ir de la mano. No se dice que alguien eduque si enseña correctamente a robar o a mentir. La educación está subordinada a la vida moral. Educar es, en cuanto tal, una acción moral: consiste en enseñar a distinguir el bien del mal; en inclinar al alumno a hacer el bien y a evitar el mal. La escuela ha de procurar, en definitiva, que de sus aulas salgan buenas personas que pongan sus talentos al servicio de los demás. 

Leer más... »

14.06.20

¡No tengáis miedo!

Escribo estas líneas el 12 de junio de 2020. Aún no ha terminado este atípico curso 2019/20. Y visto desde hoy, el principio del curso 20/21 aparece lleno de incertidumbres, de dudas, de miedos. ¿Volveremos al confinamiento? ¿Habrá rebrotes de la pandemia? ¿Habrá más enfermedad, más muertes, más dolor? Nadie lo sabe. Nadie conoce el futuro, salvo Dios.

Leer más... »

27.05.20

Prefiero el Paraíso

 

Siempre he sido un tanto misántropo. Tal vez por haber sido hijo único y haber crecido solo, nunca fui muy sociable. Más bien he sido huraño toda mi vida. Me atrae la soledad.

Siempre he aborrecido las injusticias. Siempre detesté el mal, la hipocresía, la falsedad, la violencia injustificada. Y siempre me sentí viviendo en una sociedad hostil, falsa, violenta y mentirosa. Desde pequeño he aprendido a despreciar la mentira y la traición.

El Señor nunca me dejó de su mano y me enseñó alguna que otra cosa. Me enseñó que hemos sido creado por Dios y para Dios: ¡Hemos sido creados para ser felices! Aprendí que Dios es Caridad, es Bondad, es Belleza, es Verdad. Dios es la felicidad plena a la que todos aspiramos; la felicidad que añoramos en este valle de lágrimas; la felicidad a la que estamos destinados.

Sé que estamos de paso en este mundo. Nuestra Patria verdadera es el Cielo. Hacia el Cielo caminamos en esta vida, con la esperanza de alcanzar algún día la dicha eterna. Pero el Demonio trabaja día y noche para desviarnos del camino y procurar nuestra perdición. Por eso conviene tener claras las cosas, no vaya a ser que en Maligno nos engañe y nos haga creer que lo malo es bueno y que lo bueno es malo.

Todo lo que nos lleve a Dios es bueno. Y lo que nos aleja de Él, es el pecado. La Belleza, la Bondad, la Verdad y el Amor son atributos de Dios, de Nuestro Señor Jesucristo. Así que un mundo donde prevalezca la bondad, la belleza, la verdad y el amor será un mundo conforme a Dios. Si cumplimos los Mandamientos de la Ley de Dios, con la ayuda de la gracia (si no, es imposible), seremos dignos hijos de Dios y de María Santísima. Dios es cuanto siempre hemos deseado; es nuestra esperanza, nuestra felicidad.

Leer más... »

7.05.20

Müller: «Ningún obispo tiene derecho a prohibir las misas con el pueblo»

«Este virus ha significado una tragedia para mucha gente. Precisamente por esto la Iglesia tiene el deber de ofrecer una visión del sufrimiento y la existencia humanas en una perspectiva de vida eterna, a la luz de la fe. La suspensión de las misas con el pueblo es abdicar de nuestro deber, es reducir a la Iglesia a las dependencias del Estado. Es inaceptable.

Leer más... »

28.04.20