Aprendí de ella

“¡Cada vocación sacerdotal proviene del corazón de Dios, pero pasa por el corazón de una madre!” San Pío X

Por fin ha llegado el momento de presentarles a mi nueva “criatura”: Aprendí de ella, publicado por la Editorial Sekotia y con prólogo de Mons. José Ángel Saiz Meneses, Obispo de Terrassa y Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española.

En su contraportada podemos leer: Tú, madre de sacerdote, predestinada desde la eternidad para vivir el privilegio de tener un hijo sacerdote y custodiarlo, consciente de la responsabilidad que lleva consigo el título de “guardianas del ser humano”, eres la gran protagonista de estas páginas. A partir de vuestras experiencias y reflexiones, podremos avivar –sí, también a ti madre que siempre te mantuviste en la sombra–, nuestra gratitud por sembrar y custodiar en los corazones de vuestros hijos, como María Santísima, Madre de Jesucristo, Sumo y Eterno sacerdote, la grandeza, la belleza, la bondad y la verdad de Dios.

Cada una de vosotras cultivasteis de modo exquisito la semilla de la fe en los tiernos corazones de vuestros hijos y abonasteis la tierra de vuestros hogares con amor maternal, cariño , cuidados, piedad, ejemplaridad, alegría, paciencia, entrega, gratitud, servicio, perdón, compañía, protección… en definitiva, vuestra humanidad; por eso, habéis sido capaces de crear el ambiente humano y sobrenatural adecuado para favorecer la fidelidad de estos jóvenes dispuestos a ser sal de la tierra y luz del mundo en el ejercicio del ministerio sacerdotal. Es cierto que muchas de vosotras habéis pasado desapercibidas a lo largo de la historia, pero vuestra piedad, valentía, compromiso y generosidad se han puesto al servicio de toda la humanidad y sois un ejemplo para las mujeres del siglo XXI. Madres ejemplares y heroicas, buenas y piadosas, generosas y dispuestas, que no solo habéis tenido la valentía de dar la vida con generosidad y alegría, sino que, sabiéndose colaboradoras de Dios, habéis instruido a vuestros hijos en la amistad con Jesús y les habéis ayudado a “crecer en edad, sabiduría y gracia” para ser sal de la tierra y luz del mundo, en el ejercicio del ministerio sacerdotal.

De hecho, como bien señala un refrán judío, “como Dios no podía estar en todas partes, hizo a las madres”. ¡Son tantas cosas las que agradecerles!

Espero que disfrutéis de su lectura tanto o más que lo que yo al escribirlo.

7 comentarios

  
Eleuterio
*****
Mucho me alegro, Reme, de tu nueva "criatura". Que os vaya todo lo mejor posible.
20/04/13 8:29 AM
  
Alf_3
Entiendo que un hijo suyo ha sido 'ordenado'. Dios los bendiga.
Hace muchos años vi como la familia de uno de mis amigos, quien había manifestado interés inicial de hacerse hermano marista; hizo lo imposible por alejarlo de 'esas' ideas. Y lo consiguieron. Pasados 4-5 años, él cometió serias irresponsabilidades contra la familia y él mismo, que les costaron años para reparar, dejando huellas en sus vidas.
¡Qué gran error!
20/04/13 4:42 PM
  
Javiergo
*****
Remedios, ha habido una errata en tu cita, pues Pío XI, aunque fue un gran Papa, no ha sido canonizado. Debe tratarse pues de San Pío X.

Hablando de este Papa santo, hay una anécdota muy enjundiosa y que viene muy al caso con tu post. Posiblemente la conozcas. Cuando San Pío X fue elegido Sumo Pontífice, a los pocos días fueron muchas personas a felicitarle en el Vaticano. Fueron pasando todas, hasta que llegó la anciana madre del recién electo pontífice. Entonces, el Papa le mostró a su madre el anillo del pescador, con legítimo orgullo, y ella lo besó, para acto seguido decirle: "Tú no llevarías ese anillo si no llevara yo éste (señalando a su alianza nupcial)".

En Teología, se suele mencionar esta anécdota real para señalar la suma importancia del Sacramento del Matrimonio. Pero no cabe duda que también nos sirve para realzar la figura de la madre como transmisora de la fe. Ay, las lágrimas de las madres... Como evoco ahora el recuerdo de Santa Mónica... 'Madres ejemplares y heroicas, buenas y piadosas, generosas y dispuestas...', como tú bien dices, Remedios. Muchas gracias por compartir con nosotros lo que aprendiste.

Un abrazo en el Señor
20/04/13 6:58 PM
  
Javiergo
Hoy es el Día de Nuestra Señora de los Remedios, así que... ¡¡¡Muchas felicidades en tu día, Remedios!!!
22/04/13 12:51 PM
  
Arabe
*****
Buenos días! Me ha alegrado descubrir este libro, sobre todo por ser hijo de una madre de sacerdote a quien Dios le pidió no llegar a ver a su hijo ordenado (por lo menos, no en esta tierra…). Espero poderlo leer algún día!
24/04/13 9:43 AM
  
AntonioFM
Para el "día de la madre" pensé regalarle este libro a mi mujer, pues tenemos un hijo sacerdote y esperamos que algunos de nuestros 23 nietos, de momento, sigan ese camino o el de la vida religiosa , pero me fue imposible pues no encontré una librería en Madrid que lo vendiera. Incluso llamé a SEKOTIA para ir a su sede a comprarlo pero fue imposible. SEKOTIA solo vende electronicamente y yo tengo alergia a ese tipo de ventas. Las librerías TROA lo tienen en...Barcelona. Las Librerías Paulinas , que tienen en el escaparate los libros de Pagola, Küng etc tampoco lo tenían.
19/05/13 9:50 AM
  
Ana
****-
Aun no leo el libro porque vivo en Florida, US y lo he ordenado para que llegue a Palencia y un amigo me lo hara llegar con mi hermano que viaja alla. Estoy ansiosa por leerlo pues he oido muchos comentarios positivos. Soy madre de seminarista y sueno con el dia que el sea ordanado, si Dios asi lo quiere. Tengo una inquietud, sera traducido al ingles? Tengo varias amigas madres de seminaristas que no hablan espanol y me gustaria que ellas tambien pudieran leerlo. Gracias.
18/09/13 9:14 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.