Dignidad humana y trabajo

“Tomó, pues, el Señor Dios al hombre y le dejó en al jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase” Gen 2:15

Decía Juan Pablo II en la Encíclica Laborem Exercens que el trabajo no sólo es “un bien «útil» o «para disfrutar», sino un bien «digno», es decir, que corresponde a la dignidad del hombre, un bien que expresa esta dignidad y la aumenta. Queriendo precisar mejor el significado ético del trabajo, se debe tener presente ante todo esta verdad.

El trabajo es un bien del hombre —es un bien de su humanidad—, porque mediante el trabajo el hombre no sólo transforma la naturaleza adaptándola a las propias necesidades, sino que se realiza a sí mismo como hombre, es más, en un cierto sentido «se hace más hombre».

De la misma manera,

en una entrevista concedida en 2009 por Monseño Jorge Bergoglio a los periodistas Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti , el Santo Padre Francisco nos recuerdaba que “el trabajo abre la puerta de realismo y constituye un claro mandato de Dios: Crezcan ,multiplíquense y dominen la tierra…O sea, sean señores de la tierra: trabajen”.

Es más, recordó cómo y dónde empezaron sus primeros pasos en el mundo laboral:
“Le agradezco tanto a mi padre que me haya mandado a trabajar. El trabajo fue una de las cosas que mejor me hizo en la vida y, particularmente, en el laboratorio aprendí lo bueno y lo malo de toda tarea humana”.

Y ante la insistente interpelación de los periodistas ante su experiencia con la gente desocupada a lo largo de su vida laboral, el Santo Padre añadía:
“Son gente que no se siente persona. Y que, por más que sus familias y sus amigos los ayuden, quieren trabajar, quieren ganarse el pan con el sudor de su frente. Es que, en última instancia, el trabajo unge de dignidad a una persona. La unción de dignidad no la otorga ni el abolengo, ni la formación familiar, ni la educación. La dignidad como tal sólo viene por el trabajo. Comemos lo que ganamos, mantenemos a nuestra familia con lo que ganamos. No interesa si es mucho o es poco. Si es más, mejor. Podemos tener una fortuna, pero si no trabajamos, la dignidad se viene abajo”.

Por lo tanto, sería bueno recordar a nuestros gobiernos, que el trabajo, no solo configura la personalidad de un pueblo, ni transforma la sociedad. Es mucho más. Sin trabajo la persona “se viene abajo”, se siente maltrecho, las ayudas sociales le humillan, el tiempo vacío de actividad le recome,… y esto contamina su dignidad. Es más, muchos se sienten frustrados, parásitos de la sociedad, pues el hombre ha nacido para trabajar y, por tanto, el trabajo es indispensable para el hombre.

Oración a San Judas Tadeo para encontrar trabajo

San Judas Tadeo,
intercesor en todo problema difícil,
consígueme un trabajo en que me realice como humano
y que a mi familia no le falte lo suficiente
en ningún aspecto de la vida.

Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas.
Que en él progrese, mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerzas.
Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean.
Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia,
de la cual eres pariente y prometo difundir tu devoción
como expresión de mi gratitud a tus favores.

Amén.

4 comentarios

  
carlos saez
*****
Hola desde Buenos Aires estrañando al obispo Jorge, que hoy disfruta el mundo entero felicito a la autora de esta nota. mas en mi tierra desde desde lugares tan lejanos vinieron Inmigrantes que son en muchas oportunidades mas patriotas que nosotros mismos que el Señor proteja al Papa y los Cristianos
01/05/13 3:13 PM
  
Ikari
Creo que nuestros gobernantes entienden "dar trabajo al pueblo" como "hacerlos pasar trabajo" y sin duda lo han hecho muyyy bien.

Buen artículo y feliz día del trabajo. Mis oraciones para aquellos que no tienen trabajo y por aquellos que sufren la opresión de quienes manipulan el trabajo atentando contra la dignidad humana.
01/05/13 6:17 PM
  
Alf_3
*****
Ciertamente el trabajo dignifica al hombre y lo realiza, pues así, participando en el logro del bien común, da gloria a Dios.
¡Qué insidiosas teorías económico-político-sociales actuales, qué destruyen la obra de Dios! Nos han llevado a que muchos hombres NO puedan trabajar. ¿Fue ese su objetivo? Además de tantos otros daños, también han conseguido este.
Existe también el similar fenómeno de los 'ninis': ni estudian, ni trabajan. Algunos quizá por flojos, pero la mayoría, porque no tienen acceso a tales actividades.
Por muchas de las actividades 'humanas', se filtra el demonio, y 'hasta la cocina'.
¿Hasta cuando Señor?
02/05/13 1:15 AM
  
Javier A. Rodríguez G.
*****
El problema se presenta cuando se analiza el trabajo bajo la lupa de la dignidad y de la ética, pues se nos puede ir de las manos el asunto (tal como le ocurrió a Jesús en su tiempo) por la retahíla de consecuencias que generan… Discrepo en que “el hombre ha nacido para trabajar”. No, el “hombre” nace para vivir, y trabaja para vivir a plenitud… Una sutil alteración de los factores que implica toda una filosofía político-social-existencial. También, la cualidad del trabajo va mucho más allá inclusive de lo que nuestra Iglesia señala… Por último: Da curiosidad ver a una dama hablar de “hombre”, cuando ha sido un reclamo de las féminas a nivel mundial, el uso término “ser humano”…
05/05/13 6:27 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.