InfoCatólica / Más duro que el pedernal / Etiquetas: iglesia

26.04.18

San Isidoro, la Iglesia y el poder civil

San IsidoroHoy, fiesta de San Isidoro de Sevilla, quiero rescatar un artículo escrito hace un par de años, cuando todavía no había iniciado la andadura de este blog. Lo republico con algunas modificaciones.

San Isidoro de Sevilla, doctor de la Iglesia, fue proclamado en 2001 «patrón de Internet» por San Juan Pablo II. El motivo para esta consideración es que este santo obispo español compuso, en el siglo VII, la que podría considerarse como la primera enciclopedia: los XX libros de las Etimologías. En esta ambiciosa obra recogía desde la etimología de las palabras una descripción general del saber de la época en casi todos los ámbitos del conocimiento humano.

Leer más... »

19.02.18

Decálogo para católicos perplejos

David y Saúl

Doy gracias a Dios por haber seguido Infocatólica desde el inicio. Y ahora por la confianza que se me da de poder escribir en esta página. Una de las cosas que caracterizan a todos los que escriben aquí, creo yo, es el moverse en el difícil equilibrio entre el respeto a los pastores de la Iglesia, por un lado, y la exigencia de la verdad, por otro. No pretendo que haya que elegir entre una cosa o la otra, o llegar a un punto intermedio en el que ni se sirva a una cosa o a la otra (como algunos pretenden que se tenga que hacer entre ortodoxia y misericordia), sino que la defensa de la verdad exige un respeto y un cuidado a la jerarquía de la Iglesia, semejante a aquel que David tenía con Saúl, incluso cuando aquél estaba en la verdad y éste se movía conducido por un odio asesino.

Leer más... »

23.11.17

Juan de Mariana y la monarquía en la Iglesia

El P. José de Mariana (Wikipedia)Ne quid nimis (μηδὲν ἄγαν): «nada en exceso». Estas palabras completaban las dos famosas sentencias esculpidas en el templo de Apolo en Delfos, de las cuales la primera («conócete a ti mismo») es mucho más conocida. La huida del exceso estaba tan presente en la cultura griega que cuando Aristóteles tiene que definir la virtud en el segundo libro de su Ética Nicomaquea, dará por supuesto que ella tiene que constituir un medio, porque tanto el exceso como el defecto destruyen necesariamente el bien. Esto no supone un elogio de la mediocridad, pues el mismo Aristóteles aclarará que «de acuerdo con su entidad y con la definición que establece su esencia, la virtud es un término medio, pero, con respecto a lo mejor y al bien, es un extremo». La falta de virtud, en cambio, se manifiesta en el desorden, en la falta de razón, que hará que la acción tienda al defecto o al exceso, apartándose del bien que está en el medio apropiado al sujeto prudente.

Leer más... »

26.07.17

Iglesia y autocensura

Masa enfurecidaTodo había acabado bien, la lucha había concluido. Se había vencido a sí mismo. Amaba al Hermano Mayor. (George Orwell, 1984)

En 1984, Orwell presenta el proceso perfecto de anulación de la libertad en un estado totalitario. Durante toda la novela se detallan los distintos mecanismos externos para imponer un pensamiento único basando en la mentira. Pero sólo al final se revela la perfección de la opresión, que consiste en que el propio sujeto sea el que consienta la supresión de su voluntad.

La mentalidad actual reacciona con hostilidad hacia la idea de la censura, como si toda clase de censura fuera injusta. La experiencia y el sentido común demuestran que no es así. La censura es la consecuencia de que la libertad, incluso la de expresión, es inexistente si se niegan la verdad y el bien. Sin embargo, la censura puede deformarse de forma que, en lugar de servir al bien y a la verdad posibilitando así la libertad, sirva a otros intereses injustos. Muchas veces ha sucedido así.

Leer más... »

17.05.17

Microfeminismos eclesiales

Modelo de microfeminismo eclesialDesde hace tiempo se viene usando un término ideológico y represivo que va ocupando primeras posiciones en el diccionario de la neolengua políticamente correcta, el micromachismo. Como parte de la narrativa feminista de género (el único feminismo que existe actualmente), se debe inculcar a la sociedad la idea de que la violencia, la imposición, el abuso, vienen siempre del varón. Esta pretendida característica masculina se manifiesta a través de pequeños gestos que, vistos a través del prisma feminista, se convierten en signos de esta dominación viril perpetua. Hace un par de días me enteraba, por ejemplo, de que cuando me rasco la barba (normalmente porque me pica), en realidad estoy remarcando mi virilidad como elemento diferenciador con la mujer, lo que constituye, en esencia, un micromachismo.

Leer más... »