18.08.10

Como hablar con un ateo

Desde qué momento hablar con un católico es como hablar con un ateo?

Desde el momento en que el católico pierde de vista en Quién tiene fundamento la Creación, su vida, la de sus semejantes, el desarrollo de los acontecimientos, el sentido de la muerte y la misma Salvación…

Lo desconcertante, es que –hoy por hoy- existen muchísimos católicos-ateos con los que no se puede hablar, en todo ven amenazas y enemigos, tal como los ateos.

Sumidos en profunda desconfianza que raya en desesperación.

Se radicalizan, exigen y reclaman, por supuesto, sin obtener beneficio, claro está.

Vuelvan, por amor a Dios, su mirada hacia sí mismos.

Enfrenten, por lo que más quieran, su Yo al Tú de Dios, a ver cómo les resulta.

Habrá tensión, es indudable, pero –se los aseguro- es la única vía para desentrañar la incertidumbre y tornarla seguridad, la desconfianza en confianza absoluta y la convicción en acción que rinda frutos.

Y, para estar alegres, caray! ¿Que no se supone que los santos son gente alegre?

La dictadura de los magistrados

En nuestro país, a diferencia de España, no nos caracterizamos por poseer la cultura del blog; sin embargo, a como se van dando las cosas con los medios de comunicación, cada vez más ticos y además, ticos católicos, recurrimos a este medio.

Este es el caso de Carlos Alonso Vargas Dengo quien tiene un blog al que ha llamado “He visto bajo el sol” en el cual, recientemente, ha colocado una entrada a la que ha titulado “La dictadura de los magistrados".

Leer más... »

17.08.10

Mi corazón humano

No se cómo aproximarme a ellos

No se cómo aproximarme a ellos sin dejar de ser lo que soy.

Hablo de mis antiguos amigos, muchos de ellos ahora ateos y otros homosexuales. Pero, por qué o para qué querría hacerlo?

Les diré qué sucedió para que comprendan por qué se me plantaron entre ceja y ceja estos pensamientos.

Leer más... »

15.08.10

14.08.10

Cuéntenme de sus vacaciones

Me he venido dando cuenta del entusiasmo y la intensidad con la que se viven las vacaciones en España.

Luis Fernando hablaba de cómo las vivía con sus abuelos, mi amigo Miserere nos contaba que este año ha salido con su familia en ruta por varias catedrales del norte, Juanjo me decía que saldría a la playa… en fin, que según veo, las vacaciones se las toman muy en serio lo que me parece maravilloso pero no deja de llamar mi atención y despertar mi curiosidad.

Ustedes saben? Mencionar esto me ha hecho recordar aquella serie que veía en la televisión de chiquita, creo que se llamaba Verano Azul la cual veía motivada por la misma curiosidad que me ha traído hoy hasta aquí para preguntarles: con el mismo entusiasmo e intensidad que en Verano Azul viven ustedes las vacaciones?

Es hermoso, saben? Muy diferente de cómo las vivimos aquí; por lo mismo, querrían ustedes contarme de sus vacaciones?