InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categorías: Itinerario de fe, Oremos

27.02.21

Sucedió mientras cargaba (por mí) la Cruz

A lo largo de mi vida me he hecho algunas preguntas a las que, poco a poco (o de  sopetón) me dan respuesta:

Cómo habrá sido para Jesús vivir sin el respeto y afecto de los más cercanos? 
Cómo será vivir de la Providencia Divina?
Cómo habrán hecho José y María para vivir en absoluta incertidumbre sobre el futuro?
Cómo será la vida de oración para quienes padecen dolores y enfermedades?

No existe pregunta que haya formulado sobre lo verdaderamente importante para la que no haya recibido encarnada respuesta.
Y seguimos contando…!

De hecho, hasta hace  poco venía sintiendo lástima de mi misma, sin embargo, mirando el gris y muy triste paisaje de hoy, cai en la cuenta de lo hermoso que es todo lo que se me ha dado vivir. Majestuoso! Admirablemente bello!

Leyendo pocas páginas de Santa Teresa de Avila se aprende cómo reflexionar sobre la vida pasada de manera que aquello, por gracia, arroje frutos de vida eterna. De leerla es que he entendido que, pese a que tengo el ojo afinado, más fino debe estar para las cosas de Dios debido a que, sencillamente, me conviene si es que, en verdad, deseo seguir por este camino.

De esa lectura es que ahora entiendo que mis preguntas siempre han hallado respuesta y, también, satisfacción mis necesidades espirituales y corporales (sin que lo buscara o haya pedido y, probablemente, porque no sabía buscar ni pedir).

Ayer, rezando el rosario un poco aliviada de una dolorosa lesión en el brazo derecho, iba por el cuarto misterio de dolor (Jesús carga la Cruz);de improviso, recordé algo que dijo mi amigo Oscar.

Oscar es apenas unos años mayor que yo, lo conocí por las redes sociales y después de encontrarnos en persona, continuamos la amistad.

Es noctámbulo y por eso es que las primeras llamadas del día las hace a la hora en que rezo el rosario por lo que rara vez respondo; sin embargo, devuelvo casi todas sus llamadas. Hace unos días, en una de esas, después de haber preguntado por mi salud y haberme con el desahogado, me dijo simplemente que, “cuando tuviera dolor que, por medio de Jesús, se lo regalara". Ese día le respondí que no; que, de ninguna forma.

Esa conversación la olvidé hasta que, rezando, el recuerdo se vino sobre mi como una espada. Rompí a llorar.

Nunca lloro porque, cuando lo hago, caigo en la cuenta de que lo hago por auto-conmiseración y  me detengo ya que me parece que ofendo al Señor. El caso es que esta vez lloré pero el motivo fue el significativo gesto de Oscar.

Porque Oscar enfermó de polio siendo muy pequeño y ha vivido desde entonces en silla de ruedas por lo que, mejor que muchos, sabe de tantas cosas sobre las que no sabemos la mayoría. 

- “Por eso, Oscar, (Señor Jésus) responde por favor: ¿Habiendo padecido lo que has padecido y sigues padeciendo, encima, eres capaz de desear llevar sobre ti mis dolores?”

- “Asi es: Dame tus dolores”

Esto sucedió mientras Jesús cargaba (por mí) la Cruz.

De ahí la importancia de afinar el ojo para no perder el  rastro que nos van dejando.

He ahí.

 

24.02.21

Palabras con el poder de una espada

Soy ordenada por lo que, para adquirir nuevos y buenos hábitos, tal como rezar el Rosario o la Liturgia de las Horas, suelo establecer  horarios y estructura. Una vez adquirido el hábito, el horario y la estructura  me sirven en lugar de, como al principio, estar yo a su servicio.    

Así incorporé al rezo del rosario algunas jaculatorias de mi cuño personal y otras de santos o de la piedad popular. De mi cuño personal tengo la de San José cuando le digo: “Señor San José, esperanza de los redimidos; ruega por los miembros de mi familia y series queridos difuntos”.  

Así como ésta he creado y adoptado otras jaculatorias pero existe una que me hace perder el aliento y es: “Jesús, manso y humilde de corazón; haz mi corazón semejante al vuestro”.

Se preguntarán qué tiene de especial si todos la conocen y la recitan con frecuencia?

Lo que tiene de especial es lo que sucede conmigo fracción de segundo antes: el tiempo se detiene y mi alma se traslada a un lugar diferente, me olvido por completo de mi misma y, para cuando pronuncio “Jesús”  (antes de “manso y humilde”), ya estoy por completo vacía de mí y en ese lugar, tan serena, plena de amor, de sensatez y deseo de Dios que, para cuando estoy diciendo “manso y humilde” es como si se abrieran ante mi dos universos (uno por cada palabra) en los que no soy más que una mota de polvo o menos; por lo que, para cuando estoy diciendo “has mi corazón semejante al vuestro”, me descubro con un deseo de algo tan infinitamente inabarcable pero a la vez tan vívidamente presente, que termino olvidando de respirar.

Poco después respiro hondo y  me quedo unos segundos quieta, sin decir nada más para luego continuar con el tercer misterio ya que esa jaculatoria la digo al finalizar el segundo (como les dije: la estructura).

Muchas palabras solas o reunidas en frases, si bien no son Palabra de Dios, contienen el poder de una espada y pienso que es debido a ser inspiradas en un vivo deseo de santidad, obra del Dios, por supuesto.  

Pedir a Jesús que haga nuestro corazón semejante al suyo en mansedumbre y humildad es pedir algo que el hombre, por sí solo, jamás podría alcanzar si no es con el auxilio de la gracia.  

Desde antiguo, la Escritura hace referencia a los caminos de Dios, a la senda que traza para que andemos por ella; se nos sugiere abandonar nuestros caminos para seguir los pasos y vereda del Señor. De tal manera que, muestra que existen  dos caminos que disponibles: el nuestro y el de Dios.

El nuestro es un camino que planeamos cada día y nunca se cumple debido a que la vida es, simplemente, caótica.  

El camino de Dios, en cambio, es inmutable; por verdadero, es el único camino seguro al único destino verdadero.

Tenemos, pues, dos opciones; seguir nuestro propio camino o trazar voluntariamente la ruta por sobre la senda marcada por el Señor desde principio del tiempo.  

Pero, es posible? Posible es.  

Pudo hacerlo Santa María y San José así  muchos santos que los precedieron desde tiempo de Noé.

Tengo un ejemplo sobre cómo hacerlo, aunque cómico, ya que de una comedia lo estoy tomando, y es el personaje que, en tiempos modernos, hace de Noé en esa película titulada “Regreso del todopoderoso” ("Evan Almight”, en inglés).

El hombre es esposo y padre; además un asesor político de alto nivel que tarda un poco en aceptar la conveniencia de obedecer a Dios, por lo que, para cuando las circunstancias no le dejan más remedio, un buen día se decide a sujetarse, no a su camino, sino al camino trazado por el Señor por lo que termina, no solo siendo considerado un loco sino verdadero instrumento del Todopoderoso.

Esa película nos da la idea de, no solo cómo nos verían por seguir las sendas del Señor sino cuál sería el resultado.

Lo sé, no parece haber punto de comparación ya que es una comedia y la vida nunca es así de fácil y divertida. (No fácil, tal vez, pero siempre es divertida, si me lo permiten). 

Debido a que se trata de una comedia, la parte difícil (en la que se sufre mucho, mucho, tanto como para rezar el Salmo 50 tres veces diarias) es tratada con delicado humor ya que, el camino elegido casi le cuesta al personaje su matrimonio, familia y trabajo; pero, solo temporalmente ya que, el Señor tuvo planeado establecer puestos de primeros auxilios a lo largo de la ruta y hasta llegar a la meta, en su compañía.

Me refiero no solo a la película sino en la vida real; principalmente, en la vida real tenemos muchísimos puestos de primeros auxilios a nuestra disposición.

Bien, todo lo anterior solo para decir que, cuando encuentres un jaculatoria, frase o palabra con el poder de una espada que te parte por el medio como a un melón, quédate con ella, ya que te ofrecerá buen servicio durante el camino.

   
“Es mejor estar solo con Dios. Su amistad no me fallará, ni su consejo, ni su amor. En su fuerza, me atreveré, me atreveré y me atreveré hasta que muera".
De Santa Juana de Arco, quien conoció el poder de la espada.

23.12.20

De las cosas de cada día (IX) Las palabras de María

La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado es la más alta designación que ha hecho Dios a un ser humano.

En María, la criatura humana, recuperó  -tan solo por unas palabras transitorias- aquél estatus en el que Dios la creó y que fue perdido por la desobediencia de los primeros padres.

Es razonable que Dios designara a uno de nosotros en el que nos viéramos total e incondicionalmente amados,  elegidos, agraciados y redimidos, coronados.

Es razonable ya que Dios tiene pensado recapitular en si todas las cosas por lo que,  el asentimiento de María, da la oportunidad a Dios restablecer el orden en la creación. Nos demuestra, además, cómo fue que fuimos pensados: llenos de gracia, en total adhesión a Dios.

En María, Puerta del Cielo, Dios recuperó lo que parecía perdido “por haber entrado por ella al mundo la Palabra hasta entonces invisible de Dios”, por Quien fueron hechas todas las cosas y tendrán su fin.

De ahí que María “se entregara con todas fuerzas a la alabanza y a  la acción de gracias, consagrándole su vida, sentimientos y pensamientos”; de ahí que su espíritu “se alegrara en la divinidad eterna de Jesús [ ] que se ha revestido de mi carne y reposa en mi seno” 

Y qué es, si no, lo mismo que cada uno, por haber recibido el Espíritu de Dios, tendría que cantar con su vida? Qué es, si no,  lo que encuentra el alma cada vez que Dios perdona sus culpas mediante el sacramento de la Reconciliación? Qué es, lo que el alma dulcificada por la gracia recibe en la santa comunión si no “la divinidad eterna de Jesús, revestida de mi carne reposando en mi seno”?

Es que existe obra mayor que, por la fe, la gracia haga a Cristo carne en cada uno, por el tiempo en que exista el ser humano que de al Creador su asentimiento?

No existe obra mayor que la de redimirnos y por eso el Señor ha anunciado que nos espera corona de gloria. No será de la categoría dada a María pero corona será. 

Con nuestro asentimiento, permitamos que  “la divinidad eterna de Jesús se revista de nuestra carne” ya que no  existe mayor deseo de Dios que ver en nuestra carne al Hijo que tanto ama.

Es de maravillarse la precisión del plan de Dios? Cómo no amarle y regocijarse “en Dios, mi Salvador”?

Las palabras de María fueron transitorias pero de una efectividad trascendental, las nuestras -por gracia- también lo serán.

“Hágase en mi según tu Palabra”

 Amen

NOTA: Fragmentos tomados de san Beda el Venerable sobre el Magníficat y de la Sagrada Escritura.
Agradecida por la imagen a Elisa Macia.

20.12.20

De las cosas de cada día (VIII) Como la jirafa

Catorce mil millones de años tiene el universo de existir.
Doce años mil tiene el ser humano.
Dos átomos, uno de carbono y otro de uranio, salieron disparados tras la muerte de algunas supernovas ubicadas en lugares opuestos del universo para darse cita en este pequeño lugar y originar la vida que conocemos.

La soberbia humana ha llegado al extremo de pretender hacernos pensar que aquello fue fortuito pese a que es evidente que el universo es infinito, a que son incontables las supernovas que han muerto y a que es imposible calcular las posibilidades del encuentro en la vastedad del universo de dos átomos perdidos; sin mencionar el sinnúmero de otros factores que permitieron la existencia de la vida; tal como las cinco veces en que se ha extinguido y vuelto a existir no sin mostrar, cada vez, un avance en su naturaleza y esencia que, junto a otros factores, la hacen ser lo que es.

Tuve a un gran teólogo viviendo conmigo y fue mi madre. No fue teólogo propiamente sino solo una mujer que oraba, leía, frecuentaba sacramentos, estudiaba, trabajaba, amaba. La amo tanto por haberme mostrado a Dios! Ella decía que a Dios, para conocerlo, basta con contemplar la naturaleza. Cuánta razón tenía!

Ella vivió la mayor parte de su vida en el campo y también yo; por lo que  de ella aprendí a  valorar, observar y cuidar lo que Dios, con tanta sabiduría, bondad y generosidad, nos da en todo lo que ante nuestros sentidos se presenta.

Con frecuencia, ante la belleza del paisaje decía en voz alta para sí misma: “Qué necesidad había de hacerlo tan bello y a mí con capacidad para contemplarlo?”

Una madre jirafa en duelo por su cría permanece a su lado durante días; cosa que no le impide defender con su vida a una cría de antílope cruelmente secuestrada por leones pequeños que la muerden, corretean y maltratan con el fin de practicar cacería.

La jirafa los enfrenta y su acción permite que el pequeño antílope escape. Tras asegurarse de que regresa con su mamá, la jirafa vuelve al lado de su cría muerta.

Yo digo que no es fortuito que los animales hayan desarrollado el cerebro al punto de que manifiesten realicen este tipo de acciones hacia especies en desventaja, y tampoco lo es que el ser humano haya llegado a existir y que, además, haya dado el salto de lo irracional a lo racional al punto de llegar a tener conciencia de sí mismo, de poseer espíritu o alma con anhelo de infinito, fe en el creador, esperanza de vida perdurable y amor por la vida en todas sus expresiones.

Lo afirmo sin ser científico, nada más por poseer cinco sentidos y un cerebro con la capacidad de llegar a conclusiones; por lo que -no parece tener sentido- que alguno, sin estar muy enfermo,  me obligue a pensar de diferente modo.

Ni siquiera siendo yo irracional como la jirafa, permitiría que ninguno me obligara a hacerlo.
La jirafa, sin ser racional, actuó de acuerdo a lo que veían sus ojos.  
Quién tendría derecho de obligarme a actuar de diferente modo?

Sin embargo, es lo que sucede en nuestros días.

Ahora muchos pretenden convencernos de que lo evidente no es real sino que lo real son las ideas y, principalmente, las que salen de sus cabezas; tal como que la vida no comienza en la concepción, que no existe desorden afectivo en la atracción de personas del mismo sexo, que da lo mismo que la familia no sea de papá y mamá o que las almas se pueden comprar y vender con el fin de imponer con la ley sus opiniones y, supuestamente, sin que aquello redunde en daño gravísimo para la conciencia y espíritu y, por tanto, para la existencia humana.

Esos que así actúan son como los leoncitos jugando con la vida del antílope bebé; nosotros, cada hijo de Dios que ame, crea, espere y adore -para no echar por la borda la intención que entrañan los 14mil millones de años del universo- tendría que ser la madre jirafa, como mínimo.

Por cierto, luego de considerar todo lo anterior, podría alguno -en sus cinco sentidos- concluir que todo sucede por azar y sin propósito?

14.12.20

De las cosas de cada día (VII) Algo tan simple!

Cuando uno conoce que no es más importante que una mota de polvo en el universo pero se le ha dado suficiente luz en el entendimiento para reconocer el pecado propio y ajeno y dolerse y expiar por él; cuando uno ve que parece no tener efecto en algunas personas la profundidad de las llagas de nuestro señor Jesucristo; cuando uno ve que de todas formas continúan existiendo maestros de la ley corruptos cuyos superiores parece que no los aman lo suficiente como para corregirlos; cuando ni siquiera nuestros superiores saben hacerlo o lo hacen o aceptan que se les corrija de ninguna manera, ni siquiera por amor; cuando uno habla y habla para echar luz, de la poca  -aunque muy veráz- que se le ha dado, y no consigue ver ningún resultado; cuando uno pasa orando y orando por las autoridades y sencillamente no parece que vayan a convertirse a Dios en toda su vida; cuando uno observa que todo esto y mucho más parece no tener remedio es cuando uno debe recordar la historia del Universo pero también y sobre todo, la Historia de sSalvación, uno debe recordar quién tuvo el primer pensamiento sobre la creación, quién le dio forma y la sustenta; uno debe recordar a los primeros padres, a los profetas, a los patriarcas, a María santísima y a San José, a los apóstoles y a sus sucesores; debe uno recordar a los santos de antes y a los de ahora; debe también volverse hacia la bondad, verdad y belleza de los pequeños actos de quienes, alrededor y pese a sus defectos y recaídas en el pecado, aman a Dios sobre todas las cosas.

Uno debe recordar que literalmente, es nada; que si Dios estuviese ubicado en algún lugar del universo, desde su perspectiva, prácticamente, no existiríamos dentro de la vastedad del universo, dada la pequeñez del planeta y lo ínfimo de nuestros cuerpos con alma. Ciertamente, no somos “mayores que una mota de polvo” y “nuestra vida no es más que un soplo qué pasa”.

Para recordar y reflexionar sobre todo esto ayuda mucho hacer la Liturgia de las Horas pero, sobre todo, vivir en gracia para  rezarla desde un corazón que le pertenezca por completo a Nuestro Señor Jesucristo, tanto habrá de pertenecerle que parezca el suyo propio; para –de ese modo- orar en él y con él; para alabar, glorificar, adorar, gemir e implorar misericordia desde la perspectiva del último de la fila y quien a la vez, “es el primero en todo".

La Liturgia de las Horas contiene lo necesario para llevar todo nuestro ser a Dios para recibir de su gracia lo que nos permita comprender un poquito mejor el sentido de la Historia de Salvación y con ello, nuestra propia historia; de lo que no es raro, recibamos Paz.

Ahora, justo cuando tanto lo necesitamos para valorar con serenidad la Fe, la Esperanza y la Caridad que se nos han dado.

Fe, Esperanza y Caridad es lo que necesitamos para llegar a la vida eterna junto a Dios.

Sobre tres simples dones se sostiene el sentido de la existencia humana.

Bendito sea Dios! Algo tan simple!

Me hace pensar en que, el pensamiento del cual fuimos creados, debe haber sido igual de simple.