InfoCatólica / Non mea voluntas / Categoría: Sin categorías

20.02.18

Conversión: desandar el camino (parte 2ª)

La CONVERSIÓN -lo escribíamos hace unos días- es, para todos los católicos, un mandato de Cristo. Lo recogía el Evangelio de la Santa Misa de este pasado domingo, I de Cuaresma: Se ha cumplido el tiempo, está cerca el Reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio. Evangelio que, para sus contemporáneos -sus hermanos judíos- era la Buena Nueva que custodiaba y transmitía, de generación el generación el Pueblo escogido. No podían ser los “Cuatro Evangelios” tal como los hemos recibido nosotros porque no existían. Para todos en la Iglesia Católica este Evangelio sí son, strictu sensu, los Cuatro que inician el Nuevo Testamento.

Y apuntábamos que conversión significa desandar el camino: volver a la casa del Padre, de la que nos alejamos con nuestros pecados.

Pero la conversión no es algo que sólo se nos pida a los comunes católicos de a pie: en la Iglesia se pide a todos, desde el Papa -encomendemos los Ejercicios espirituales que está haciendo estos días- hasta el más jovencito hijo de Dios, con uso ya de razón.

Ahora bien, la conversión no sólo es cosa “personal". Se nos enseña -y más se nos debería hablar- de que la misma Iglesia, como tal, “debe vivir en permanente estado de conversión". Y es muy cierto. Puede chocar con lo que afirmamos -porque lo creemos y así lo proclamamos- que la Iglesia en sí misma es Una, Santa, Católica y Apostólica, pues así ha salido de las manos de Jesús. Y, por tanto, no hay en Ella ni mancha ni arruga. Sí. Pero…

La Iglesia la hacemos los hombres. Todos los que hemos recibido el mismo Bautismo, con el que adquirimos la ciudadanía de hijos de Dios e hijos de su Iglesia. Pero no a todos nos incumbe del mismo modo y, por tanto, con la misma responsabilidad.

De modo especialísimo -por misión divina-, la Iglesia la “hace” la Jerarquía. En consecuencia, la Iglesia en permanente estado de conversión es tarea sobreañadida a los miembros de la Jerarquía; junto a la tarea -faltaría más- de conversión “personal” que les incumbe como miembros de esa misma Iglesia.

Porque son ellos -el Papa, los cardenales, los obispos-, desde y por su misión eclesial propia de la plenitud del sacerdocio recibido, los que determinan los pasos, las directrices, los planes, la vigilancia, el hacer cumplir la Ley moral y la Ley eclesial -la Doctrina, los Mandamientos y el Derecho- que, por Pastores con responsabilidad personal, les obliga en conciencia delante de Dios, en primer lugar; pero también delante de la misma Iglesia, y delante de las almas todas, sus ovejas.

Aquí -en los Pastores- es donde tiene su verdadero ser y sentido ese “permanente estado de conversión” que la misma Iglesia enseña sobre sí misma, y debe esforzarse en vivir.

La Iglesia, en/con sus Pastores legítimos, lo debe hacer recorriendo el mismo itinerario espiritual que, en palabras de Jesucristo, se nos exige a todos: volver en sí para poder luego, y con esa base, desandar el camino para volver a la casa del Padre. No hay otro modo.

La Iglesia, en la persona de sus Pastores, debe volver en sí, es decir: debe reconocer en qué se ha equivocado; qué medidas han sido acertadas y cuáles no; qué presupuestos -doctrinales y/o pastorales- han respondido o no a las expectativas y a la confianza puestas en ellos; debe estudiar muy bien los datos: que no engañan, sino todo lo contrario; y debe olvidar -desterrar para siempre- los “providencialismos” y los “mesianismos” que tanto daño han hecho a la propia Iglesia y a sus hijos desde el CV II hasta hoy.

Pero lo primero de todo, y como premisa para que pueda entrar a fondo en lo expuesto en el párrafo anterior: la Iglesia, en sus Pastores, debe perder el miedo a decir “me he equivocado -"nos hemos equivocado"- y hay que dar marcha atrás: ¡hay que desandar el camino!".

Con una premisa ineludible e inesquivable: ni puede ni debe olvidar -ya nunca más- que, en la Iglesia y para sus hijos, “el progreso” ya está dado: es Jesucristo: no hay otra meta a la que llegar. El fin de la Iglesia y de todo lo suyo -su misión- ya está dada: la Salvación y la Vida Eterna: tampoco aquí hay que pretender ir a otro sitio; haberlo, haylo, pero no compensa. Y los medios para llevar a todos a la Salvación tampoco los tiene que inventar generación tras generación: también le han sido dados; ni, mucho menos, pretender hacer tabla rasa de toda la historia y de toda la tradición anterior, por ejemplo, al CV II, como si no hubiese habido Iglesia hasta ese momento: no digamos tras el Concilio y su “espíritu"; y los medios son: los Sacramentos -la gracia-, con una especial incidencia de la Santa Misa en la vida de los fieles; la Doctrina - y la catequesis, en el sentido más ampio del término-; y la Persona de Cristo, al que hay que llevar a la gente en un ambiente de oración, personal y colectiva; o como decía un santo contemporáneo: “hay que hacer que la gente cruce su mirada con la de Cristo".

Porque no he oído o leído ni una sola declaración de ningún pastor a ningún nivel que diga exactamente ésto: “¡nos hemos equivocado!” Incluso cuando no tienen más remedio que hacer alguna alusión a que algo no va bien o no ha ido bien -alusión levísima, por otro lado, y sin más recorrido, es decir, sin ninguna pretensión de que eso surta efecto alguno- automáticamente añaden: “pero, por otro lado…". Por ejemplo, en la vida religiosa, y dicho y publicado por ellos mismos: “somos menos, es verdad, pero somos mejores” (no es literal); o cuando se hace referencia al vaciamiento de las iglesias o de los seminarios…, automáticamente la misma cantinela. Como escribió Frossard en su “Cartas a los señores obispos": “visto y oído lo dicho por algunos obispos, cuando ya no vaya nadie a las iglesias habremos alcanzado el estado de la Iglesia perfecta". (No es literal).

¿Dónde está ahí la tan cacareada “permanente conversión de la Iglesia"? ¡Si no se reconocen ni lo que indican los mismos datos oficiales, que se tienen perfectamente recogidos…! Esto no es volviendo en sí. 

Y sin eso, ¿cómo se va a desandar el camino y volver a la casa del Padre? ¿Cómo se va a volver a empezar desde la casa del Padre? Así no hay forma. Lo siento.

Ahora se explica muy bien -perfectamente, me atrevería a decir- cómo ya a nadie en la Iglesia Católica, ni siquiera “en una objetiva situación irregular grave” se le pide “conversión” de ninguna clase. Ni se le ofrece. Sólo “acompañamiento, discernimiento…” y no sé qué más: palabras -por señalar- que, en sí mismas, no tienen significado espiritual o teológico o moral o eclesial alguno; forman parte de esa batería de “nuevo léxico” que trae una “nueva semántica", despreciando lo anterior por antiguo, y que son lo que se podrían denominar “expresiones chicles": que se mascan primero, se hinchan después y finalmente explotan; y así sucesivamente.

Por tanto, que sigan tal cual, que no hay ningún problema: ni por su parte, ni por parte de la Iglesia, porfa. No vaya a ser que se ofendan y enfaden los aludidos, y ¡menudo problemón habríamos creado! ¡Quita, quita! Que eso es de madrastras; de las de antes: de cuando ni existían.

13.02.18

El "hombre nuevo": utopía y aberración.

Son muy “viejos” los intentos de “buscar", “alcanzar” o “crear” al así llamado “hombre nuevo”; un “hombre” que lleva sobre la tierra la friolera de cientos de miles de años: ni los “expertos” saben cuántos. Intento absolutamente inútil, porque “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible".

Pero “lo nuevo” siempre “tira” y siempre “vende” al hombre de siempre -al hombre “viejo"-, al de toda la vida. De ahí que los intentos -vanos, ilógicos, pueriles, utópicos, necios, míticos, falsos y aberrantes- por intentar “re-crear” al hombre -al hombre “nuevo"- siguen vigentes; y por eso son y están periódicamente puestos al día. Hoy, tanto dentro y fuera de la Iglesia Católica, y en una carrera enloquecida ya totalmente; hasta el punto de que, con lo sembrado hasta aquí, la persona humana, católica o no, ya no se reconoce -no se respeta- ni como hombre ni como mujer. Lo que es lógica y claramente aberrante.

El problema -no reconocido jamás por los “viejos” hombres vendedores de “novedades” a los incautos e ingenuos “hombres viejos” que, en lugar de escarmentar, tropiezan una y otra vez en la misma piedra falsa de toda falsedad- es que el hombre es el que es y no puede ser ni otra cosa ni de otra manera.

“Naturaliter” -según su naturaleza propia- es “animal racional” -el único que hay así, de/con esta categoría-; por usar una terminología que, aunque no lo dice todo sobre el hombre, sí lo sitúa bastante bien, en el contexto en el que aparece, vive y muere. Ya viene de los griegos: de Aristóteles, si no me engaña la memoria.

Leer más... »

10.02.18

Conversión: desandar el camino.

Pocas palabras definen mejor la misión de la Iglesia Católica en el mundo como lo hace la palabra CONVERSIÓN. De hecho, es la consecuencia práctica más inmediata que el mismo Jesús, en las primeras palabras que recoge Marcos de su predicación y de cara a nosotros, nos concreta y señala como vocación y como misión nuestra: Se ha cumplido el tiempo. Está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio.

Y nuestra Santa Madre la Iglesia no ha dejado de propagarla desde que echó a andar, ya con la primera predicación de Pedro al frente de los demás Apóstoles la misma mañana de Pentecostés, como contestación obligada a la pregunta que le dirigen los oyentes, removidos hasta el hondón del alma por su discurso: -¿Qué hemos de hacer, hermanos? Pedro contestará, como quien lo tiene muy bien grabado en su alma por bien aprendido de su Maestro y Señor: Convertíos y que cada uno de vosotros se bautice en el nombre de Jesucristo para perdon de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros, para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para todos los que quiera llamar el Señor Dios nuestro. 

Leer más... »

3.02.18

Los nuevos "brotes verdes" de la Iglesia, hoy: el cardenal Parolin.

Se acaba de publicar una extensa -y, a su modo, también intensa- entrevista al cardenal Parolin centrada casi exclusivamente en el tema -candente y materialmente sangrante- de la Iglesia Católica en China y los “nuevos” intentos de la diplomacia vaticana de acercamiento a esas autoridades y a la “iglesia” llamada “patriótica", patrocinada, cocinada, financiada y dirigida “modus totalitarius” -marca de la casa- por el Régimen comunista chino.

Tales intentos, que han llevado al cardenal emérito Zen -de probado pedigrí y de larga fidelidad a Roma y a sus ovejas chinas, todo ello sellado con su sangre y sus sufrimientos-, a personarse en Roma para entregar ¡en mano! una carta al papa Francisco en la que denuncia los, para el cardenal emérito chino, incomprensibles “manejos” de la diplomacia vaticana con las autoridades chinas; en contra, según su más que fundado parecer -y el de otros obispos católicos locales-, de la propia Iglesia en China. Tales “manejos” -por decirlo suavemente- le parecen tan inconcebibles que no ha dudado en declarar que “no cree que se estén haciendo en nombre y con conocimiento del Santo Padre". De ahí el llevarle personalmente la misiva para entregársela en mano; no fuese que, por los conductos reglamentarios, no le llegase. Tal cual. Experiencia no les falta.

Leer más... »

26.01.18

"Un confesionalismo lleno de prejuicios" (CEE)

Como viene siendo habitual en los últimos años -excepto en las etapas Rouco, todo hay que decirlo-, la CEE pretende expresarse con un lenguaje que, amén de initeligible en sí mismo -con una mezcla de lugares comunes, de acusaciones infundadas, de generalidades sin nombres y demostraciones dadas por supuesto-, va, y la lía aún más. Por si no estuviesen las cosas suficientemente liadas ya.

Es lo que tiene el lenguaje y la visión de los “entendidos", a expensas y sueldo de los señores obispos. Y es una “tentación” en la que caer está como obligado: ¡es tan fácil! Pero el problema está servido, y surge, inmediato, para los obispos porque son éstos, con su firma, los que asumen lo escrito por sus “peritos"; en consecuencia, los “expertos” se curan en salud y toda la responsabilidad se la llevan sus señores. Y así les va, a éstos.

En el “Mensaje” que se han marcado desde la CEE para la recientemente finalizada “Semana de oración por la Unidad de los Cristianos” se despachan con lo siguiente: “La Iglesia admite un confesionalismo lleno de prejuicios que niega identidad cristiana a los bautizados de otras confesiones". Y se queda tan pancha.

Leer más... »