InfoCatólica / Liturgia, fuente y culmen / Archivos para: Julio 2019

18.07.19

"No soy dignO"... también las mujeres

Existen pequeños detalles sobre la liturgia que resultan de tremenda actualidad, es decir, vas a un sitio u otro y sufres los mismos errores en esos pequeños detalles. No se hunde el mundo, ciertamente, ni se arruina el valor de la Santa Misa, ni su carácter latreútico, eucarístico, impetratorio, etc., pero es una nota disonante en medio de todo el concierto sinfónico.

Pues volvamos a ello.

     El sacerdote dice, en el rito romano, antes de la Comunión: “dichosos los invitados a la Cena del Señor". Y todos los fieles, varones o mujeres, responden pidiendo las palabras prestadas al centurión romano: “Señor, no soy DIGNO -¡no “¡digna!"- de que entres en mi casa…”

    El lenguaje de la ideología de género, tan políticamente correcto, ha penetrado en la liturgia. Suenen las sirenas y las alarmas ante tal aberración. Rásguense las vestiduras llenos de estupor.

Sí, sí ha entrado.

 Antes de comulgar el sacerdote invita a acercarse al Misterio Sacramental: “Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor". Dos frases bíblicas unidas.

¿Qué se responde? Con una frase bíblica: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme".

Respondemos con las palabras del centurión, creyente profundo, y ni en Israel encontró el Señor tanta fe.

Los fieles antes de comulgar repiten una frase evangélica.

Pero el lenguaje de “miembros y miembras” la ha transformado en “Señor, no soy dignA…” en caso de ser pronunciada por mujer, seglar o religiosa.

No se trata del sentimiento personal de dignidad, sino de repetir las palabras del centurión con fe.

¿Se imagina alguien a un varón, recitando el Ángelus, y diciendo: “aquí está EL esclavO del Señor, hágase…". No. Repite en femenino las palabras de la Virgen ("aquí está LA esclavA del Señor…"): simplemente recuerda y repita lo que dijo Ella.

Pues antes de la comunión, los fieles, sean varones o mujeres, repiten lo mismo del centurión: “no soy dignO".

Esto viene al hilo de un post de lexorandi.blogspot.com, donde mi colega y amigo Adolfo Ivorra trata de lo mismo, con mejor gracia y acierto que yo. Por ejemplo afirma:

“Pero no podemos dejar de lado la respuesta, que también es importante. Aquí algún caso se da de “inclusivismo” feminista. Hay que estar “en medio de la masa” de fieles para ver actuar el inclusivismo en el único lugar que podría caber: “Señor, no soy digna de que entres…". Ya sabemos que no eres digna. Pero aquí no se trata de reconocer personalmente la propia indignidad, sino hacer nuestras las palabras del único pagano del que Cristo dijo que tenía más fe que los judíos".

 Os pido que pinchéis este enlace: “Dichosos los invitados a la Cena del Señor”, y veréis que, sin ponernos de acuerdo, afirmamos lo mismo porque no son opiniones personales, sino el sentido y la verdad de la liturgia misma.

 Espero que sirva a todos, que se corrija lo que se haga mal, y que penetremos de verdad en el sentido de los ritos de nuestra liturgia.

10.07.19

Nota personal y artículo: Señor, no soy digno (y II - Respuestas XLI)

Primero una nota personal o explicación a los amables lectores:

Os cuento:
Llevo enfermo todo el año. Muchas pruebas, una primera operación quirúrgica, post-operatorio, etc. Un tumor que se ha vuelto maligno está dando la lata. Ya he pasado la radioterapia y ahora estoy con la quimio (8 sesiones, cada 15 días) y con los efectos secundarios, fastidiosos pero están siendo pocos por ahora.

Agradezco a los lectores que se han preocupado y me han escrito en privado. Programaré más artículos para tenerlos listos. Pero esa ha sido la razón del silencio de este blog.

Gracias y pedid por mí.

******************************

3. El rito romano empleó una fórmula distinta a la del resto de familias litúrgicas (“lo Santo para los santos”) suscitando la humildad de todos antes de acercarse a recibir el Cuerpo y la Sangre del Señor. Dice el sacerdote: “Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor”, y todos a una con el sacerdote, responden: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. Todo esto se realiza sosteniendo el sacerdote un fragmento del Pan consagrado, ya fraccionado, sobre la patena o sobre el cáliz (cf. IGMR 84) invitando “al banquete de Cristo” (ibid.)

  Se suscita de este modo humildad y un profundo espíritu de fe para acercarse dignamente a la sagrada comunión: “pronuncia un acto de humildad, usando las palabras evangélicas prescritas” (IGMR 84).

  Lo que recibimos en la comunión ni es algo ni es un símbolo de nada ni es una construcción humana ni es un alimento común. Recibimos a Alguien, al mismo Cristo Señor en el Sacramento: de ahí el rito de preparación, y por eso, también, el cuidado al comulgar, la reverencia y la solemnidad de ese momento –sin canalizaciones, ni saludos, ni conversaciones, ni distribuir la comunión apresuradamente-:

    “Lo que se nos entrega en la comunión no es un trozo de cuerpo, no es una casa, sino Cristo mismo, el Resucitado, la persona que se nos comunica en su amor que ha pasado por la Cruz. Esto significa que comulgar es siempre una relación personal. No es un simple rito comunitario, que podamos despachar como cualquier otro asunto comunitario. En el acto de comulgar, soy yo quien me presento ante el Señor, que se me comunica a mí. Por esta razón, la comunión sacramental ha de ser siempre, al mismo tiempo, comunión espiritual. Por esta razón, antes de la comunión, la liturgia pasa del nosotros al yo. En esos momentos soy yo quien es llamado en causa. Soy yo quien es invitado a salir fuera de mí mismo, a ir a su encuentro, a llamarlo”[1].

      4. “Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Con estas palabras del sacerdote se enlaza el rito anterior con la mostración del Pan ya partido y la invitación a comulgar. Antes, durante la fracción, se ha cantado: “Cordero de Dios…”, ahora se afirma y se muestra: “Éste es”, Éste, Jesucristo, y no otro, es el Cordero de Dios, el único que quita el pecado del mundo y que ha sido inmolado, fraccionado, partido en el rito eucarístico, para darnos vida. Lo demuestra tomando uno solo de los muchos trozos fraccionados de las Hostias, mostrándolo algo elevado sobre la patena o el cáliz.

   “Éste es el Cordero de Dios…”, son las palabras del Bautista (Jn 1,29) señalando a Cristo delante de sus discípulos y que nos recuerdan el sacrificio de Jesucristo. ¡El Cordero de Dios, el verdadero Cordero!:

   “Juan Bautista, después de haber aceptado bautizarle en compañía de los pecadores, vio y señaló a Jesús como el ‘Cordero de Dios que quita el pecado del mundo’. Manifestó así que Jesús es a la vez el Siervo doliente que se deja llevar en silencio al matadero y carga con el pecado de las multitudes y el cordero pascual símbolo de la Redención de Israel cuando celebró la primera Pascua. Toda la vida de Cristo expresa su misión: ‘Servir y dar su vida en rescate por muchos’” (CAT 608).

   “Dichosos los invitados a la cena del Señor”, prosigue el sacerdote. La traducción castellana pierde un matiz del original latino: “Beati qui ad cenam Agni vocati sunt”, “los que son llamados a la cena del Cordero”. Es una clara alusión escatológica, siguiendo el lenguaje eucarístico. Más que ceñirse a “esta” eucaristía, y a los que ahora comulgarán, la invitación bienaventurada mira al banquete del Reino de los cielos, como Cristo expuso en tantas parábolas; mira al banquete de bodas del Cordero (Ap 19,9) en el cielo, definitivo banquete. La celebración eucarística ahora, hoy y aquí, es anticipación y prenda de aquel banquete último y celestial:

   “El banquete eucarístico es para nosotros anticipación real del banquete final, anunciado por los profetas y descrito en el Nuevo Testamento como ‘las bodas del Cordero’ (Ap 19,7-9), que se ha de celebrar en la alegría de la comunión de los santos” (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 31).

      La Eucaristía es anticipación del definitivo Banquete del Reino de los cielos donde se consumará la unión del Cordero con su esposa embellecida, la Iglesia:

   “Cristo, que pasó de este mundo al Padre, nos da en la Eucaristía la prenda de la gloria que tendremos junto a Él: la participación en el Santo Sacrificio nos identifica con su Corazón, sostiene nuestras fuerzas a lo largo del peregrinar de esta vida, nos hace desear la Vida eterna y nos une ya desde ahora a la Iglesia del cielo, a la Santísima Virgen y a todos los santos” (CAT 1419).

    5. Respuesta de fe y humildad recitan sacerdote y pueblo a una sola voz: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

   Son las palabras del centurión (Mt 8,8) cuando le pide a nuestro Señor que cure a su criado y confía en la palabra de Cristo y reconoce su indignidad. Cree que Cristo, incluso a distancia, sin ver ni tocar al criado, puede sanarlo, y que la morada del centurión es indigna de la grandeza del Salvador: ¡fe y humildad ante Cristo!

  “Oigámosle [al centurión] cuantos hemos aún de recibir a Cristo, porque posible es recibirle también ahora. Oigámosle e imitémosle y recibamos al Señor con el mismo fervor que el centurión” (S. Juan Crisóstomo, In Matt., hom. 26,1).

   “Declarándose indigno, se hizo digno; digno de que Cristo entrase no en las paredes de su casa, sino en su corazón. Pero no lo hubiese dicho con tanta fe y humildad si no llevase ya en el corazón a aquel que temía entrase en su casa. En efecto, no sería gran dicha el que el Señor Jesús entrase al interior de su casa si no se hallase en su corazón” (S. Agustín, Serm. 62,1).

    Quienes son invitados a acercarse a la comunión eucarística si están preparados, responden con gran humildad: “Ante la grandeza de este sacramento, el fiel solo puede repetir humildemente y con fe ardiente las palabras del Centurión” (CAT 1386).

   Nadie es suficientemente digno ni merecedor de la comunión eucarística; la santidad del Sacramento requeriría de nosotros pureza y devoción sincera como la de la Virgen y los santos. Al menos, reconocemos nuestra pequeñez e indignidad y nos acercamos a comulgar si no tenemos conciencia de pecado mortal, estando en gracia.

             ¡Cómo deberíamos ser conscientes de lo que decimos al Señor en esta frase! ¡Hasta qué punto debería determinar la disposición espiritual y el comportamiento externo (recogido, orante, sin distraerse) en el momento de acercarse a comulgar! Ojalá nos demos siempre cuenta de lo que decimos y rezamos y contestamos en la santa liturgia.

    6. Esta fórmula –“Señor, no soy digno…”- apreció como introducción a oraciones más largas antes de la comunión, allá por el siglo X. Poco a poco, según regiones, se va extendiendo. En los misales italianos se repite la frase literal del centurión repitiéndola tres veces en algunos casos, o sustituyendo la parte final –“mi criado…”- por “bastará para sanarme”. Fuera de Italia, pocas veces se encontró esta fórmula ritual hasta la reforma de san Pío V. Lentamente se introdujo.

 

 



[1] RATZINGER, J., La Eucaristía, centro de la vida, 89.