El Papa y la "convivencia civil"

ValentinaHacemos aquí un breve comentario respecto de las declaraciones del Papa Francisco que recientemente han tomado estad público. Todas las señalaciones en negrita son nuestras.  

Hay que señalar ante todo que el Papa no ha hablado de “uniones civiles” sino de “leyes de convivencia civil”:  

“Me hicieron esa misma pregunta otra vez y yo la repetí: son hijos de Dios, tienen derecho a una familia y tal, otra cosa es, y expliqué me equivoqué en aquella palabra pero quise decir esto cuando notan algo raro, oh es raro. No, no es raro. Algo que es fuera de lo común. O sea no tomar una palabrita para anular el contexto.  Ahí lo que lo que dije es tiene derecho a una familia y eso no quiere decir aprobar los actos homosexuales.”

La nota de “Actuall” sigue diciendo:

La parte final de su declaración: “Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, nunca antes había sido divulgada por Televisa y constituye la novedad de “Francesco”. La frase “convivencia civil” fue traducida por el equipo de Afineevsky como “civil union”.”

https://www.actuall.com/familia/lo-que-dice-francesco-y-lo-que-realmente-dijo-el-papa-francisco-sobre-las-uniones-homosexuales/

Por su parte, dice en esta noticia de EFE:

“La secuencia en la que el pontífice habla de las uniones civiles homosexuales coincide con el plano de la entrevista de Alazraki, con el mismo plano, la misma silla en la esquina y una idéntica pared amarilla de fondo.

Sin embargo, la reflexión del papa sobre las uniones civiles homosexuales no aparece en la entrevista publicada por Alazraki ni tampoco en la transcripción que la Santa Sede ofreció por entonces.

En el texto aprobado y difundido por el Vaticano, el papa decía: “Me hicieron una pregunta en un vuelo – después me dio rabia, me dio rabia por cómo la transmitió un medio– sobre la integración familiar de las personas con orientación homosexual, y yo dije: las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia, las personas con una orientación homosexual tienen derecho a estar en la familia y los padres tienen derecho a reconocer ese hijo como homosexual, esa hija como homosexual. No se puede echar de la familia a nadie ni hacer la vida imposible por esa”.

Pero ni rastro de la apertura a las uniones civiles gais.

Por el momento la Santa Sede no ha dado ninguna explicación sobre estos hechos ni explicado por qué no se emitieron íntegramente estas palabras del papa en su momento.”

https://www.forbes.com.mx/noticias-televisa-entrevista-reflexion-papa-francisco-union-homosexual/

La nota de EFE usa equivocadamente la expresión “uniones civiles” en vez de “convivencia civil“, que es la que utilizó el Papa. 

——————————————

Respecto de las “leyes de convivencia civil” se plantean dos cuestiones: a) la expresión y su significado en sí mismos considerados b) el sentido más o menos probable que el Papa le haya dado a esa expresión en esa ocasión.

Respecto de lo primero, algunos dicen que sería positivo legislar atendiendo la situación de grupos de dos (¿o más?) personas que viven juntas, y que no necesariamente tienen relaciones sexuales entre sí, para que no queden desamparadas ante distintas circunstancias que puedan darse de enfermedades o fallecimientos.

Se puede argumentar que esas leyes no tendrían por qué decir nada acerca del vínculo sexual o no entre las personas que se acogiesen a ella, y que si de hecho muchas parejas homosexuales lo hiciesen, eso no se podría achacar a las leyes mismas. 

Es claro que una ley de “convivencia civil” que no haga referencia alguna a la homosexualidad sino que mire simplemente por establecer ciertos derechos para personas que simplemente conviven, no tendría en sí misma nada de malo.

Pero mirando a las circunstancias concretas de nuestro tiempo, le vemos algunos inconvenientes a esa idea:

Ya es un inconveniente muy grave de la situación actual en el mundo y en la Iglesia el hecho de que una ínfima minoría de la población mundial sea la que establece la agenda de discusión en nuestras sociedades occidentales, y eso, nada menos que poniendo en peligro la protección legal y la vigencia social de valores humanos básicos y elementales para la persona, la familia y la sociedad, como por ejemplo y nada menos el matrimonio, sin otra base real que la gran cantidad de dinero de que disponen algunas figuras y grupos siniestros que parecen trabajar por la destrucción de la Iglesia y de la sociedad misma.

Menor porcentaje aún debe representar el grupo de parejas (o tríos, etc.)  que conviva con gente no consanguínea y sin relaciones sexuales, y menos justificado entonces está que en nombre de ellos se lleve adelante la conmoción que se está padeciendo hoy día en el mundo y en la Iglesia.

A estas formas de convivencia, además, se puede aplicar lo que dice el documento de la Congregación para la Doctrina de la FeConsideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales” del año 2003:

 “Es falso el argumento según el cual la legalización de las uniones homosexuales sería necesaria para evitar que los convivientes, por el simple hecho de su convivencia homosexual, pierdan el efectivo reconocimiento de los derechos comunes que tienen en cuanto personas y ciudadanos. En realidad, como todos los ciudadanos, también ellos, gracias a su autonomía privada, pueden siempre recurrir al derecho común para obtener la tutela de situaciones jurídicas de interés recíproco.

En los hechos esas leyes de “convivencia no necesariamente homosexual” no interesarán al movimiento LGTB, precisamente porque en ellas no se debería mencionar nada acerca de la homosexualidad, que es lo que a ellos les interesa promocionar y promover.

Así que de ningún modo estas leyes servirían para “contentar a la fiera” y evitar los atentados realmente “pesados” como la lamentable y desgraciada “ley” de “matrimonio igualitario” que hay en Uruguay.

En la única hipótesis en que pensamos que podría interesarle al lobby LGTB promover las leyes de “convivencia civil no necesariamente homosexual” sería en aquellos países en que por el momento fuese imposible una legislación “más avanzada”, pero justamente entonces servirían para dar un paso más en la dirección a la que sí o sí quieren llegar, que es el mal llamado “matrimonio” homosexual.

En particular, no vemos imposible que una ley de “convivencia civil no necesariamente homosexual” incorpore ya en sí misma o en una legislación posterior la posibilidad de adoptar menores de edad para las personas que así convivan.

De modo que al final se van a asemejar mucho al matrimonio estas “convivencias”, y muchas  parejas homosexuales quedarían de hecho en condiciones de ampararse en esa ley y de adoptar por tanto niños.

——————————————

Lo que sí es claro es que es frontalmente contraria al Magisterio de la Iglesia toda propuesta no solamente de equiparación de las uniones homosexuales con el matrimonio, sino también mera legalización de estas uniones, del tipo que sea.

Dice el documento de la Congregación para la Doctrina de la FeConsideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales” del año 2003:

Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva. Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas, y asimismo, en cuanto sea posible, de la cooperación material en el plano aplicativo.

Como se ve, el documento distingue muy bien entre la equiparación legal de las relaciones homosexuales con el matrimonio, y la legalización, del tipo que sea, de las uniones homosexuales, y las declara a ambas inaceptables.

No sirve por tanto el argumento según el cual se podrían legalizar las uniones homosexuales a condición de que “no se las equiparase al matrimonio” o no se les diese el nombre de “matrimonio”.

Con o sin el nombre de “matrimonio”, con o sin equiparación legal con el matrimonio, la legalización de las uniones homosexuales es siempre nociva e inaceptable para el Magisterio de la Iglesia tal como se expresa en este documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y sobre esa legalización de las uniones homosexuales, con o sin equiparación legal con el matrimonio y con o sin el uso de la palabra “matrimonio” es que se pronuncian los siguientes pasajes de ese mismo documento:

 (…) Las legislaciones favorables a las uniones homosexuales son contrarias a la recta razón porque confieren garantías jurídicas análogas a las de la institución matrimonial a la unión entre personas del mismo sexo. Considerando los valores en juego, el Estado no puede legalizar estas uniones sin faltar al deber de promover y tutelar una institución esencial para el bien común como es el matrimonio. (…) En este sentido es necesario reflexionar ante todo sobre la diferencia entre comportamiento homosexual como fenómeno privado y el mismo como comportamiento público, legalmente previsto, aprobado y convertido en una de las instituciones del ordenamiento jurídico. El segundo fenómeno no sólo es más grave sino también de alcance más vasto y profundo, pues podría comportar modificaciones contrarias al bien común de toda la organización social. (…) La legalización de las uniones homosexuales estaría destinada por lo tanto a causar el obscurecimiento de la percepción de algunos valores morales fundamentales y la desvalorización de la institución matrimonial.”

El documento aborda además el tema, precisamente, de la adopción de niños por parte de las parejas homosexuales, y lo resuelve en forma claramente negativa sin hacer referencia, como es patente, a si esas uniones se llaman o no se llaman “matrimonios” y si han sido equiparadas legalmente al matrimonio o no:

“Como demuestra la experiencia, la ausencia de la bipolaridad sexual crea obstáculos al desarrollo normal de los niños eventualmente integrados en estas uniones. A éstos les falta la experiencia de la maternidad o de la paternidad. La integración de niños en las uniones homosexuales a través de la adopción significa someterlos de hecho a violencias de distintos órdenes, aprovechándose de la débil condición de los pequeños, para introducirlos en ambientes que no favorecen su pleno desarrollo humano. Ciertamente tal práctica sería gravemente inmoral y se pondría en abierta contradicción con el principio, reconocido también por la Convención Internacional de la ONU sobre los Derechos del Niño, según el cual el interés superior que en todo caso hay que proteger es el del infante, la parte más débil e indefensa.”

——————————————

Esto nos lleva al segundo punto, que es el sentido de la expresión “convivencia civil” en el pasaje citado de la entrevista papal.

Ante todo hay que notar que el Papa, ahí, dijo “convivencia civil” y no “uniones civiles” como se tradujo al inglés y como titularon algunos medios.

En segundo lugar, hay que señalar que el significado de la expresión “leyes de convivencia civil”, en sí mismo considerado, no es para nada unívoco y es necesario recurrir siempre al contexto para entender qué significan.

Tenemos la interpretación que hace Mons. Víctor Fernández de esas palabras del Papa:

“No obstante, Bergoglio siempre reconoció que, sin llamarle «matrimonio», de hecho existen uniones muy estrechas entre personas del mismo sexo, que no implican de por sí relaciones sexuales, pero sí una alianza muy intensa y estable. Se conocen a fondo, comparten el mismo techo durante muchos años, se cuidan, se sacrifican el uno por el otro. Entonces puede ocurrir que ellos prefieran que en un caso extremo o de enfermedad no se consulte a sus parientes, sino a esa persona que conoce a fondo sus intenciones. Y por lo mismo prefieren que sea esa persona quien herede todos sus bienes, etc. Esto puede estar contemplado en la ley y se llama «unión civil», o «ley de convivencia civil», no matrimonio.”

https://laverdadonline.com/mons-victor-fernandez-preciso-que-sostiene-el-papa-sobre-la-union-civil/

Así dicho, podría tratarse de personas del mismo sexo, pero no de homosexuales.

——————————————

Sin embargo, hay que atender al contexto en el que el Papa dijo esas palabras, que, como se ve al comienzo de este “post”, era precisamente una consideración acerca de las personas homosexuales y de la necesidad de que éstas formen parte de una familia.

De hecho, la sola propuesta de legislar específicamente para parejas homosexuales ya contradice lo que afirma el Documento citado de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que no dice solamente que no hay razones válidas para legalizar tales uniones, sino que va más allá y dice que la legalización de semejantes uniones sería perjudicial para la sociedad, o sea, que hay razones para no legalizarlas:

Una cosa es que cada ciudadano pueda desarrollar libremente actividades de su interés y que tales actividades entren genéricamente en los derechos civiles comunes de libertad, y otra muy diferente es que actividades que no representan una contribución significativa o positiva para el desarrollo de la persona y de la sociedad puedan recibir del estado un reconocimiento legal específico y cualificado. Las uniones homosexuales no cumplen ni siquiera en sentido analógico remoto las tareas por las cuales el matrimonio y la familia merecen un reconocimiento específico y cualificado. Por el contrario, hay suficientes razones para afirmar que tales uniones son nocivas para el recto desarrollo de la sociedad humana, sobre todo si aumentase su incidencia efectiva en el tejido social.

Si el sentido de la expresión “convivencia civil” en el contexto de la entrevista papal en cuestión implicase  la legalización de las uniones homosexuales como tales, entonces, sería contrario a la doctrina de la Iglesia, tal como la enseña la Congregación para la Doctrina de la Fe en el documento citado.

——————————————

Pero se podría decir que esas expresiones del Papa se refieren a leyes de convivencia civil no necesariamente homosexual, y sin referencia alguna a la homosexualidad, que de hecho serán aprovechadas en muchos casos por parejas homosexuales.

Como dijimos, una ley así no parece que fuese en sí misma intrínsecamente mala, pues no se puede responsabilizar a una institución cualquiera de los abusos que puedan hacerse de ella, aunque le vemos problemas de todos modos por el lado de sus consecuencias, y especialmente, porque, como dijimos, podría dejar abierta la puerta a la adopción de niños por parejas homosexuales, sobre lo cual, como vimos, es claro el pronunciamiento del documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Además  de ser una entidad ficticia que dificilmente sea aprobada en alguna parte, dada la falta de interés de “lobby gay” en algo así, como decíamos arriba.

Ahora bien, si en el contexto social en que se promulga una ley así se da por supuesto, por todo el mundo, que es una ley que busca dar un estatuto jurídico a las uniones homosexuales, entonces el hecho de apoyarla aparece inevitablemente a los ojos de todo el mundo como el gesto de apoyar la legalización de las uniones homosexuales, y por lo menos, no deja de ser gravemente escandaloso.

Lo que sí se puede decir, pensamos, es que si una ley de ese tipo se aprueba con la intención de que sea aprovechada por las parejas homosexuales, lo que parece sugerido por  el contexto en que son presentadas esas palabras del Papa, que es el de una conversación acerca de las personas homosexuales, entonces la promoción de una ley tal no deja de caer bajo el juicio negativo del documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe ya citado. 

Sería una forma encubierta de legalizar las uniones homosexuales. Pensemos, por ejemplo, que el hecho de que fuese de público conocimiento que esas parejas se han acogido a esa hipotética ley por razón de su misma convivencia homosexual tendría muchos de los efectos dañinos para la sociedad que tienen las leyes que explícitamente legalizan las uniones homosexuales. 

——————————————

Más allá de que lleguemos a tener o no una clarificación oficial de esas palabras del Papa, eso mismo nos lleva al tercer punto: a) las opiniones personales del Papa no son por ese mismo hecho ya Magisterio de la Iglesia. b) Las enseñanzas del Magisterio tienen en la Iglesia, hace siglos, un formato definido preestablecido, que abarca una gran variedad de tipos: definiciones dogmáticas de los Papas o de los Concilios Ecuménicos, encíclicas, exhortaciones apostólicas, Catecismos oficiales, etc, donde no están incluidas las entrevistas periodísticas.

 

22 comentarios

  
Carmen L
Por qué no intentarán qué esas leyes se promulguen en Arabia Saudita, Irán, Irak y Pakistán? Si la haría lo prohíbe, ya podrían denunciar a esos países en la ONU.

-------------------------------

Es de temer que en ese caso las reacciones podrían ser algo excesivas.

Saludos cordiales.
28/10/20 5:05 PM
  
Octavio
Magnífico artículo.

--------------------------

Muchas gracias. Oremos.

Saludos cordiales.
28/10/20 5:08 PM
  
claudio
Estimado Néstor, dos preguntas:
Se habla de con-vivencia o de con-nivencia legislativa ?.

Está vigente El CATIC Castidad y homosexualidad ?
2357 "La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo.
Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado.
Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8).
Son contrarios a la ley natural.
Cierran el acto sexual al don de la vida.
No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual.
No pueden recibir aprobación en ningún caso".

-----------------------------------

La doctrina católica siempre está vigente. En estos temas no hay nada que legalizar, pues ya el derecho cuenta con institutos para los que quieran verse protegidos en ciertas situaciones.

Saludos cordiales.
28/10/20 6:30 PM
  
carmelo
totalmente de acuerdo con el post. muchas gracias.
Don Héctor podría darme un comentario sobre esta declaración?:

"discusiones que se están dando sobre la unión igualitaria, reitera que no se opone a que estas parejas tengan una normativa legal en asuntos de herencia, impuestos, propiedades conjuntas. Sin embargo, eso no implica que se ha de considerar o llamarle “exactamente matrimonio” según el concepto tradicional."

por favor su comentario es importante.

---------------------------------

Como digo en el "post", la Iglesia no acepta ningún tipo de legalización de las uniones homosexuales, se las llame o no "matrimonio" y se las equipare jurídicamente o no al matrimonio.

Saludos cordiales.
28/10/20 6:48 PM
  
Marisol
Está muy bien que los católicos tengamos claro que "las opiniones personales del Papa no son por ese mismo hecho ya Magisterio de la Iglesia". Pero es doloroso constatar que el Papa falta a la mas elemental prudencia a la hora de hablar sin pensar previamente las consecuencias que pueden tener sus palabras. No es la opinión de cualquiera, son las palabras del Papa, aunque sean opiniones privadas. De hecho el Papa no tiene opinión privada. Incluso ningún miembro de la Iglesia Católica tiene opiniones privadas, ya que se nos llama a ser Testigos de Cristo con nuestras palabras y nuestros hechos a tiempo completo. Somos miembros del Cuerpo de Cristo, no existe ningún cuerpo que se separe de su cabeza (en nuestro caso Cristo Jesús, nuestro Señor, Salvador y Redentor) por un rato y al tiempo se vuelve a unir.... se le conviene.

------------------------------

Es claro que todos tenemos opiniones privadas, otra cosa es que sean contrarias a la doctrina católica. En mi caso por ejemplo soy hincha de Peñarol, aunque no tengo problemas en admitir que se puede ser católico e hincha de Nacional :)

Saludos cordiales.
28/10/20 7:10 PM
  
Joseph González
Estimado Néstor.

¿Ha tenido usted ocasión de leer este corto artículo?

https://www.lifesitenews.com/blogs/proof-that-pope-francis-comments-approving-of-gay-civil-unions-were-translated-accurately

Reciba un cordial saludo.

----------------------------------

El artículo en cuestión se basa en que en Argentina, la ley de "uniones convivenciales" es una ley para uniones entre personas del mismo sexo.

Es sin duda un elemento a tener en cuenta en una interpretación, pero todavía tiene dos dificultades: 1) que nos hace salir fuera del texto mismo de la entrevista papal, como toda interpretación 2) que la misma definición de "uniones convivenciales" en Argentina es ambigua, por lo menos, en la letra oficial:

"En el nuevo Código Civil y Comercial argentino, en vigencia desde agosto de 2015, la unión convivencial es una «unión basada en relaciones afectivas de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente de dos personas que conviven y comparten un proyecto de vida común, sean del mismo o de diferente sexo»."

https://aldiaargentina.microjuris.com/2018/07/12/uniones-convivenciales
-un-fallo-de-avanzada-una-medida-judicial-argentina-de-accion
-positiva-2/#:~:text=En%20el%20nuevo%20C%C3%B3digo%20Civil%20y%20Comercial%20argentino
%2C%20en%20vigencia,diferente%0sexo%C2%BB%20(10).

"Afectivas" no quiere decir necesariamente "sexuales", y además, este instituto no es específico para personas del mismo sexo.

Saludos cordiales.

28/10/20 9:43 PM
  
Pampeano
Que si en tal vuelo y contexto dijo tal cosa: interpretar. Que si en nota al pie de tal documento dijo esto: interpretar. Que si Scalfari dijo que dijo: interpretar. Que si ... que si... interpretar.... interpretar... Produce hastío. Se trata de un modus operandi evidentemente, con fines que no se esclarecen ¿o habrá que interpretarlos?.

----------------------------------

Nos alcanza con tener clara la doctrina de la Iglesia y qué cosas son compatibles o no con ella.

Saludos cordiales.
28/10/20 10:02 PM
  
Carlos Bockor
Estimado amigo si lees la nota de Monseñor Aguer sabrás ciertamente lo que piensa el Papa que es Bergoglio.

--------------------------

Lo que necesitaríamos en este punto (que en realidad no lo necesitamos, claro :)) serían palabras del Papa mismo en las que clara e inequívocamente manifestase su apoyo a la legalización de las uniones homosexuales como tales.

Ver, por ejemplo, que Mons. Fernández, citado en el "post", da una interpretación de esas "uniones civiles" que no es propiamente la de una legalización de la convivencia homosexual como tal; ver también lo que digo en otro comentario sobre las "uniones convivenciales" argentinas.

También es cierto lo que digo en el párrafo que he agregado al "post" recientemente:

"Ahora bien, si en el contexto social en que se promulga una ley así se da por supuesto, por todo el mundo, que es una ley que busca dar un estatuto jurídico a las uniones homosexuales, entonces el hecho de apoyarla aparece inevitablemente a los ojos de todo el mundo como el gesto de apoyar la legalización de las uniones homosexuales, y por lo menos, no deja de ser gravemente escandaloso."

Saludos cordiales.
28/10/20 11:43 PM
  
Jorge Cantu
"...las opiniones personales del Papa no son por ese mismo hecho ya Magisterio de la Iglesia."

Por desgracia, hoy por hoy, la mayoría del pueblo católico cree que todo lo que enseña o dice el Papa es necesariamente doctrina católica o dogma de fe y le obliga a opinar igual o quedar excomulgado 'ipso facto'.

Vieras la cantidad de allegados que al creer que el Papa había defendido las uniones homosexuales al momento se adhirieron a ellas como si siempre hubiera la Iglesia enseñado eso; no podía yo convencerlos en contrario, "porque lo dijo el Papa". El argumento de autoridad nos es muy querido a los católicos y Satanás se aprovecha cuando puede.
29/10/20 2:46 AM
  
José ignacio
Muy buen artículo. Y como siempre muy buen documentado.

------------------------------

Muchas gracias y saludos cordiales.
29/10/20 9:52 AM
  
Oscar de Caracas
Specola lo tiene muy claro y con pocas palabras:

"El tema de las uniones civiles ha visualizado el clima enrarecido y la falta de unidad dentro del mundo católico. La doctrina católica corre el riesgo de sufrir las consecuencias de una «confusión» producida por la pastoral de Francisco, ahora con un nuevo problema, porque nunca había sucedido que un pontífice se expresara favorablemente sobre el tema de las uniones civiles. La Oficina de Prensa de la Santa Sede y los medios a través de los cuales el Vaticano suele adoptar una posición, no han negado la interpretación que da la mayoría. La «ambigüedad» sistémica es un método bien conocido y alimentada por corrientes doctrinales modernistas".

------------------------------

El mismo Specola habla de "ambigüedad", así que tan claro no lo tiene.

Saludos cordiales.
29/10/20 11:55 AM
  
Oscar de Caracas
Ver más en este enlace:

https://www.ilfattoquotidiano.it/2020/10/28/papa-francesco-sulle-unioni-civili-potrebbe-fare-chiarezza-senno-di-fatto-non-cambiera-nulla/5982467/?fbclid=IwAR3X_hh6GsPV_CvPsEyOrFhOD7UaX_kQgzBSf0_KuP_SKVV4eaOEGtm5Bgo

--------------------------------

En el enlace vemos la reacción de algunos homosexualistas desilusionados con la ambigüedad del Papa:

"(...) allora forse Francesco intendeva riferirsi alle unioni civili tra persone dello stesso sesso come a una sorta di convivenza tra amici, nella quale il sesso non può essere in ogni caso ammesso (come avviene invece nel caso del matrimonio eterosessuale). Papa Francesco potrebbe, se lo volesse, fare chiarezza e affermare solennemente quale delle interpretazioni offerte in questi giorni sia da considerarsi autentica, se quella minimizzante offerta dai gerarchi e dalla stampa cattolica o quella “rivoluzionaria” esaltata dagli atei devoti liberali. Ancora meglio, se il papa volesse davvero cambiare l’atteggiamento della chiesa verso l’omosessualità, potrebbe produrre un documento ufficiale nel quale, in modo chiaro, venga precisato quali novità vengano introdotte nella dottrina."

Saludos cordiales.
29/10/20 11:58 AM
  
Vicente
Tienen derecho a la convivencia civil.

----------------------------

La actividad homosexual no da origen a ninguna clase de derechos.

Saludos cordiales.
29/10/20 12:03 PM
  
Javi
Los católicos necesitan claridad, no confusiones, menos si estas vienen del sumo pontífice. Esas confusiones son evitables si se planea bien todo acto en que el Papa sea protagonista: así se impediría dar cancha a quienes viven de esperar manifestaciones o señales que agradan al mundo pero disgustan a Dios.
Pregúntese cada cual si la Iglesia crece en honor de Dios cuando trata de amoldarse al mundo y, después de bien pensado, respóndase.

------------------------------

Estas cosas no se arreglan solamente con planificación. De nuestra parte son mucho más eficaces la oración, el ayuno y la penitencia, así como el frecuente recurso a los Sacramentos, empezando por el de la reconciliación.

Saludos cordiales.
29/10/20 11:55 PM
  
Nachost
Lo dice el Papa, clarito: tienen derecho a una convivencia civil.

-------------------------------------

El Magisterio del Papa no se expresa por medio de entrevistas, que además contienen declaraciones ambiguas y poco precisas.

Saludos cordiales.
30/10/20 9:54 AM
  
Daniel Iglesias
Es evidente que "convivencia civil" es aquí sinónimo de "unión civil". Lo han confirmado dos expertos en el pensamiento del Papa Francisco: el actual Arzobispo de La Plata (Mons. Fernández) y su predecesor (Mons. Aguer). Mons. Aguer ha confirmado también lo que se comentaba desde hace muchos años. Cuando se planteó el tema del "matrimonio homosexual" en Argentina, el Cardenal Bergoglio propuso como solución de compromiso apoyar una ley de uniones civiles homosexuales; y su planteo, contrario a la doctrina católica, fue rechazado por la Conferencia Episcopal Argentina.

-------------------------------

Es probable, pero en realidad, lo que a nosotros nos interesa no es lo que piensa el Papa, sino lo que dijo en esa entrevista. Y para interpretar lo que dijo no se puede ignorar esa idea de una ley para personas que conviven sin consanguinidad, y con o sin relaciones sexuales, pues es lo que plantean cercanos seguidores del Papa como Mons. Fernández, y además, de ese tenor es, como digo en la respuesta a otro comentario, la ley que se aprobó en Argentina en 2015.

Esa idea debe ser analizada y discutida, porque se puede usar como excusa o pretexto para proponer una legalización encubierta de dichas uniones.

En todo caso, en el "post" me limito a decir que si se trata de una ley para las uniones homosexuales como tales, eso es contrario al Magisterio de la Iglesia, y si se trata de lo otro, tiene los inconvenientes que ahí señalo.

Saludos cordiales.
30/10/20 11:40 AM
  
Marisol
"Es claro que todos tenemos opiniones privadas, otra cosa es que sean contrarias a la doctrina católica. En mi caso por ejemplo soy hincha de Peñarol, aunque no tengo problemas en admitir que se puede ser católico e hincha de Nacional "
Gracias por su respuesta. Es obvio que no me estaba refiriendo a temas de índole recreativo/deportivo, si no a cuestiones que comprometen nuestra fe católica.
Gracias por poner un poco de humor a esta difícil situación.

------------------------------

Saludos cordiales.
30/10/20 11:25 PM
  
carmelo
muchas gracias por su comentario. 200% de acuerdo.
En efecto, que la Iglesia bendiga (promueva) la existencia de un derecho x como tal a X + X o Y+Y, es sinónimo de promover el "menor mal", a cambio de complacerle por un "bien provisorio" temporal y pernicioso a cambio nublarle mas el camino que le puede conducir al Bien Arduo (vida eterna).
En el fono no hay amor, puesto que quien ama le desea al prójimo el Bien Arduo así sus caminos y los medios han de ser los propios "siempre buenos".
Creo que el drama de hoy es negarse uno el amor propio, del amado Salvador Nuestro Señor Jesucristo, y por esa ausencia, se le hace imposible desear o actuar en concordia con el "Mayor Bien" al que ha sido llamado. Siempre va actuando movido por el mal menor, en lugar de que su movimiento sea por el bien Arduo.
muchas gracias por el Post.

--------------------------------

Muchas gracias. La Iglesia no bendice ni promueve las uniones homosexuales ni su legalización.

Saludos cordiales.
31/10/20 5:03 AM
  
Vicente
por qué no tienen ese derecho ???????????

----------------------------------

Porque la homosexualidad como tal no aporta nada a la sociedad, y más aún, siendo como es una conducta inmoral, la daña en vez de beneficiarla.

Saludos cordiales.
31/10/20 9:09 PM
  
Juan Alfonso
A alguien le cabe duda de que el Sumo Pontífice actual, Vicario de Cristo en la tierra, está a favor de la legalización de la uniones homosexuales?
Cómo se puede retorcer y dar vueltas y vueltas a un mensaje tan nítido? Que si no es magisterio formal, que si es una entrevista, que si no vale porque es opinión personal.. Seamos honestos: qué entiende el receptor del mensaje--"la gente"--y qué sabía el emisor del mensaje que entendería la gente? Por qué no expone, desmintiendo las interpretaciones no adecuadas, la doctrina clara, neta y precisa, por ejemplo del Catecismo o de Pontífices anteriores?

--------------------------------

Debería haber leído Ud. el "post". Allí habría visto expuesta la doctrina neta, clara y precisa.

Las palabras del Papa son ambiguas, y en el artículo se trata de exponer esa ambigüedad.

Saludos cordiales.
01/11/20 10:04 PM
  
Néstor
En cuanto a la reciente "aclaración" de la Secretaría de Estado del Vaticano, tampoco es que aclare tanto:

"El Santo Padre se había expresado así durante una entrevista del 2014: «El matrimonio es entre un hombre y una mujer. Los Estados laicos quieren justificar las uniones civiles para regular diversas situaciones de convivencia, movidos por la exigencia de regular aspectos económicos entre las personas, como por ejemplo asegurar la asistencia sanitaria. Se trata de pactos de convivencia de diferente naturaleza, de los cuales no sabría dar un elenco de las distintas formas. Es necesario ver los diversos casos y evaluarlos en su variedad».

Por lo tanto es evidente que el Papa Francisco se ha referido a determinadas disposiciones estatales, no ciertamente a la doctrina de la Iglesia, numerosas veces reafirmada en el curso de los años."

Saludos cordiales.
02/11/20 12:59 PM
  
Gustavo F.
Parte del problema radica en que los católicos pasamos mas tiempo leyendo las noticias y los "chimentos" que rezando, leyendo la Biblia, formándonos, y pidiendo por el Sumo Pontífice. Si la gente rezara mas y leyera menos lo que sale en internet, no pasarían estas cosas. La falta de precisión (accidental o deliberada) a la hora de informar de los medios de prensa (en papel y digitales) es impresionante. Parte de eso se debe a que nuestra sociedad es cada vez mas pecaminosa, y una consecuencia del pecado es el oscurecimiento del intelecto. Rezar mas y leer menos las chorrdas de internet. Después de todo, si estamos en estado de gracia, Dios oye nuestras oraciones y responde. Se logra mas con un día de ayuno y oración que con un mes leyendo las noticias.
26/11/20 1:12 PM

Esta publicación tiene 2 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.