InfoCatólica / Tal vez el mundo es Corinto / Categoría: Meditaciones

29.12.12

Aprender de la Navidad a adorar

La adoración está unida al silencio de un modo natural: cuando algo nos colma de admiración nos quedamos sin palabras.

Adorar implica algo así como reunir todo lo que somos y arrojarlo con humilde y gozoso amor al Único que bien lo merece.

NavidadEn el mucho razonar la inteligencia conserva el control; adorar en cambio es perder el control pero sin perder la gracia.

El verbo más apropiado para el Cielo no es pensar, ni analizar, ni deducir, ni aplicar, ni explicar. Es sólo Adorar.

El que da limosnas da algo de sí; el que adora se da a sí mismo, y se vuelve ofrenda viva.

Enseñar los caminos de la contemplación y la adoración es enseñar algo útil para esta vida y para toda la eternidad.

El ejemplo de los pastores en Navidad nos hace ver que la adoración es un acto personal e íntimo–pero nunca solitario.

La adoración hace desaparecer el tiempo; debe entenderse entonces que es un asomo de eternidad.

Los Magos de Oriente recorrieron miles de kilómetros por un solo acto de adoración. ¿A qué distancia tienes tú un sagrario?

María, que adora a Cristo, porta a Cristo. Así sucede siempre: adorar y evangelizar se hermanan en un mismo amor.

24.12.12

Feliz Navidad 2012!

Cuando le llegó el tiempo a María le llegaba el tiempo de gracia al universo entero. Ella dijo sí, y Dios dijo amén.

La obediencia de José conmueve. Y su liderazgo inspira. En la Biblia no hay una protesta suya y ni una sola retractación.

No quejarse y no criticar. Estar siempre en camino con amor, sabiduría, obediencia. Acabo de describir a San José.

Navidad 2012María: un vientre que es un sagrario. ¿No lo son todos? Dios mío, detén el aborto. ¡Detenlo ya por misericordia!

En los evangelios, Cristo es descendiente de David a través de José. Luego José era rey, y nadie sino sólo Dios lo sabía.

Jesé ni siquiera contaba a David entre sus hijos. Belén casi no cuenta a Jesús entre sus pobladores. Es duro ser Dios.

Esto es la DULZURA: Sucedió cuando labios humanos, los de María, pronunciaron por primera vez aquel Nombre: “JESÚS!”

ADORACIÓN: es la actitud propia ante el pesebre en Navidad, ante la Cruz en el Calvario, ante el Sagrario en la iglesia.

Dices que quieres vivir bien la Navidad. Pues alista ternura, silencio, plegaria, alma humilde, adoración y tu sonrisa.

Aprende de los ángeles la alabanza, de los pastores la adoración, de los reyes la largueza. Ten una SANTA y FELIZ NAVIDAD!

22.11.12

Día de Acción de Gracias, en doce pasos

Acción de Gracias

  1. Tener un celular no es todavía tener a quién llamar.
  2. Tener un perfil de Facebook no es todavía tener un perfil en la vida.
  3. Tener muchos seguidores en Twitter no significa todavía que sepas adónde vas.
  4. Tener mucha música a tu alrededor no quiere decir todavía que hayas alcanzado la armonía.
  5. Tener muchos artefactos no significa todavía que te sepas mejor que ellos.
  6. ¡Tener no resuelve el ser!
  7. Lo más precioso que tienes es que eres; lo más precioso en ti es ser.
  8. Y el ser lo recibiste. No lo hiciste. No lo compraste.
  9. Empezaste a ser recibiendo.
  10. Aprender a recibir es aprender a ser.
  11. Y aprender a recibir quiere decir: no empezar por exigir o quejarse, sino por conocer, escuchar y agradecer.
  12. Digamos juntos, entonces: ¡Gracias, Padre Dios, muchas gracias!

6.01.09

Una pregunta quisiera yo hacer

Una pregunta quisiera yo hacer
a mi Señor y mi Rey:
Dime, ¿cuál es esa voz
que tú prefieres, Señor?
¿La del santo en su oración
o el clamor del pecador?

Porque si miro tu paso ligero,
en cada página del Evangelio,
siempre te encuentro feliz, rodeado,
de los que el mundo tiene desechados.
¿Quién, que te escuche, Jesús Nazareno,
no sentirá que tu voz es de fuego?
¿Quién, que reciba tu dulce esperanza,
no cantará sin cesar tu alabanza?

Una pregunta ha llegado hasta mí
y te la quiero decir:
Dime, Jesús, mi Señor,
¿cuál es el gusto de Dios?
¿Por dónde llego a tu amor?
Me gusta tu Corazón.

Una pregunta me roba la paz
y hoy te la quiero entregar;
no he sido bueno, Señor,
me ha visitado el dolor;
¿puede confiar en tu amor
alguien así como yo?

Versión a capella aquí.

23.12.08

¿Qué le vas a regalar a Jesús?

Hace poco volví a escuchar aquella pregunta que me ha cautivado en cada Diciembre: ¿Y tú, qué le vas a regalar al Niño Jesús? Es una pregunta sencilla, casi infantil, pero con frecuencia las respuestas tienen inesperada profundidad.

Esa pregunta ha sido respondida en clave humorística, haciendo mofa, por ejemplo, de la vida política de nuestros países. El asunto tiene su gracia pero no es lo que más atrae nuestra atención en este momento.

Más interesante es la respuesta en clave afectiva y nostálgica, con un toque de belleza e inocencia, como cuando “El Niño del Tambor” (El Tamborilero) regaló al Niño Dios su destartalado tamborcito, después de asegurar de ese juguete que “su ronco acento es un canto de amor.”

Leer más... »