«Oremos» - ¿Y por qué no te callas? -¡Espérate un poco, por favor!

Oración colecta   La oración colecta es la primera oración que el sacerdote recita in nomine Ecclesiae. Pero va precedida por un “Oremos".

   “Oremos”. ¿Qué es este “Oremos”? ¡Una invitación a orar, a callarse, a recogerse y rezar en el silencio del corazón!

     “Oremos”. ¡¡Hay que pararse!! No se trata de un aviso para que, del tirón, corriendo, sin respirar, se recite ya la oración colecta.

     “Oremos”. ¡Vamos a rezar! Despacio, sin prisas. Pausa. Silencio. El sacerdote se detiene para rezar y todos los fieles también.

     “Oremos”.

      Tic-tac.

      Tic-tac.

      Tic-tac.

   ¿Cuánto tiempo? Si observamos la secuencia del papa san Juan Pablo II, encontramos -¡vaya sorpresa, qué buen modelo para imitar!- que dice: “Oremos” y reza en silencio unos 15-20 segundos. Luego extiende las manos y recita la plegaria litúrgica.

 

  Tic-tac.

  Tic-tac.

   Tic-tac.

   Silencio. Unos 15 o 20 segundos, pausados, fervorosos. ¿Y qué hacer? Es el momento de rezar: “Señor, te ofrezco la Misa de hoy por mis hijos, también por la amiga que me pidió que la encomendara; Señor, y por los enfermos, y te pido luz y gracia”.

     Y el sacerdote también; 15-20 segundos orando: “Señor, te ofrezco la Misa por las intenciones que me han encargado; te pido por el equipo de Cáritas que se ha reunido. ¡Ah, Señor!, ayúdame para corregir con caridad… y por todas las personas que han pedido mi oración”.

    Tic-tac.20 segundos

    Tic-tac.

    Tic-tac.

     Silencio. Veamos otra secuencia de san Juan Pablo II. No es difícil imitarlo. Es decir “Oremos” y a continuación orar unos 15 o 20 segundos en silencio. Luego se extienden las manos y se recita la oración colecta.

   ¿Repasamos las rúbricas?

     El Ordo Missae prescribe:

9. Acabado el himno, el sacerdote, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el sacerdote, oran en silencio durante un breve espacio de tiempo.

Entonces el sacerdote, con las manos extendidas, dice la oración colecta, al final de la cual, el pueblo aclama:

Amén.

La colecta termina siempre con la conclusión larga que el sacerdote dice con las manos juntas.

     Y recuerdo que al pronunciar el nombre de “Jesucristo” en la conclusión, se inclina la cabeza respetuosamente: “La inclinación de cabeza se hace cuando se nombran al mismo tiempo las tres Divinas Personas, y al nombre de Jesús, de la bienaventurada Virgen María y del Santo en cuyo honor se celebra la Misa” (IGMR 275 a).

  Y la IGMR 54:

“En seguida, el sacerdote invita al pueblo a orar, y todos, juntamente con el sacerdote, guardan un momento de silencio para hacerse conscientes de que están en la presencia de Dios y puedan formular en su espíritu sus deseos. Entonces el sacerdote dice la oración que suele llamarse “colecta” y por la cual se expresa el carácter de la celebración. Por una antigua tradición de la Iglesia, la oración colecta ordinariamente se dirige a Dios Padre”.

    Entonces:

    Hermanos sacerdotes, hagamos esas pausas orantes de verdad, con silencio, tras el “Oremos” de la oración colecta.

   Reverendísimos Sres. Obispos: no corran en sus Misas estacionales; “Oremos” y recen Sus Ilustrísimas con paz esos 15-20 segundos.

   Fieles todos: sepamos recogernos en lo interior, pedir al Señor, orar, aprovechando las pausas y momentos de silencio de la Santa Misa.

     Tic-tac.reloj

     Tic-tac.

     Tic-tac.

     Y vuelve a ver las secuencias de san Juan Pablo II y asimila lo que hacía e imitemos ese silencio.

**************

P.D. De nuevo, y porque es de justicia, gracias a Fray David Álvarez, O.SS.T., por editar los videos. ¡Es una ayuda imprescindible!

9 comentarios

  
Roberto
Qué importante son estas "lecciones" para ofrecer mejor y con más recogimiento la Santa Misa.
09/06/20 11:02 AM
  
maru
Claro que sí P. Javier. El sacerdotes nos invita a orar; por eso dice ''oremos'', pero me temo que no todos aprovechan la invitación. Me horroriza estar en una eucaristia donde parece que el sacerdote ''va a perder el tren''. Dios le bendiga!!!
09/06/20 4:09 PM
  
Carmen L
Padre, ¿los fieles también deben inclinar la cabeza? Porque no es algo que se indique habitualmente, al menos de los párrocos que he conocido, ninguno lo ha señalado.

*****************

JAVIER:

Ninguna rúbrica señala que los fieles hagan esas inclinaciones, sino el sacerdote.
09/06/20 8:13 PM
  
Vicente
es una invitación a orar en silencio.
09/06/20 9:53 PM
  
Teodoro Mora C.
Gracias P. Javier, siempre estoy pendiente de todo lo relacionado con la Liturgia, la leo, la estudio, la medito y hago lo posible para que los fieles de mi Parroquia la entiendan y la sigan. ( Soy laico comprometido, pero enamorado de la Liturgia.)
En cuanto al Oremos. . . como cuesta para que los celebrantes hagan la pausa, como decimos por aca "pasan de una" a la Oración Colecta y no dan tiempo de nada, ni para ellos mismos, entre más rápido mejor.
Ya lo decía Benedicto XVI : " De la Liturgia de hoy depende la Iglesia del mañana"
Dios le bendiga.
09/06/20 10:32 PM
  
Anma
Si, dice "oremos", pero casi siempre me quedo en que significa más bien "levantaos" porque no da tiempo a orar.
En Cataluña algunas personas ni se levantan siquiera. Esperan al "amunt els cors", y con los corazones levantan el resto del cuerpo. Y así, unos estamos levantados y otros sentados. Supongo que mientras están sentados oran. Bueno, ¡prefiero no pensar!. Es que yo soy de las primeras generaciones postconciliares a las que no nos explicaron que significan todos y cada uno de los momentos de la misa. Una desgracia que intento arreglar por mi cuenta. Ya he pedido varias veces una catequesis de adultos, pero no me hacen caso. Si es que no tienen tiempo ni para el "oremos" ...
09/06/20 10:44 PM
  
Oriol
Lo que dice Anma me ha llamado la atención. En la parroquia donde oigo misa todo el mundo se levanta en el momento de decir, efectivamente, "Amunt els cors / els elevem al Senyor" ("Levantemos los corazones / Los tenemos levantados hacia el Señor"), de hecho más bien en el momento de decir la segunda frase, y lo he hecho así toda la vida. ¿No es lo correcto?

*******************

JAVIER:

NO, no es lo correcto. El actual Ordo Missae dice que todos se levantan cuando el sacerdote dice: "Orad hermanos para que este sacrificio mío y vuestro..."
15/06/20 4:28 PM
  
Oriol
Pues vaya... yo que cuando era niño estaba convencido de que nos poníamos en pie para "levantar el corazón". Ahora me doy cuenta de que no había vuelto a pensar en ello desde entonces. La verdad es que no entiendo estos cambios tan gratuitos que se introducen en la liturgia. No digo que los cambios "no gratuitos", esto es, los que tratan de alterar el contenido de la Santa Misa, sean mejores, todo lo contrario, pero sí responden a una intención muy clara. Pero si el Ordo Missae dice que hay que levantarse en un momento determinado, ¿qué sentido tiene que nos levantemos en otro, así, porque sí? En fin...

*++++

JAVIER.

De "cambios gratuitos" nada de nada. Vamos a ver. La oración sobre las ofrendas que cierra el ofertorio la recita en voz alta el sacerdote en nombre de todos. Siendo una oración, estamos todos de pie -como en la oración colecta, en la oración de los fieles o en la oración de postcomunión- no sentados. Y esto es así con el Misal de Pablo VI, el actual Misal, desde que se promulgó. No se ha cambiado ahora. Si en esa parroquia no se ha explicado y los fieles se levantan cuando a ellos les parece bien (En el "levantemos el corazón"), no es culpa mía ni son cambios arbitrarios y gratuitos.
15/06/20 10:46 PM
  
Oriol
Disculpe, quizá no me he explicado bien. Le estaba dando la razón a usted. Lo que es un cambio gratuito es lo que hacen los fieles de mi parroquia, que se levantan cuando no corresponde (con la anuencia de los tres párrocos que se han sucedido desde que tengo uso de razón). Lo que decía, precisamente, es que no entiendo cómo en las parroquias se pueden introducir esos cambios sin sentido respecto a lo que dice el Misal.

++++++++++++++++++++

JAVIER:

¡Ah! Aclarado. Perfecto
16/06/20 10:12 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.