Cosmópolis y Reino de Dios

Este artículo es mi intento de entender el mundo de hoy. Y para ello, hay que llegar hasta Kant. Este post es una reflexión personal tras leer el artículo de Pedro Talavera Fernández, del Departamento de Filosofía del Derecho, Moral y Política de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia, titulado Kant y la idea de progreso indefinido de la humanidad. El original siempre será mejor que mis reflexiones… Les invito a leer de don Pedro Talavera. Mi post es un intento personal de entender algo que a mí me resulta complicado y una reflexión que trata honestamente de buscar la Verdad sobre las cosas que pasan en el mundo de hoy; sobre por qué pasan las cosas que pasan.

1.- PRINCIPIO DE AUTONOMÍA: LA AUTODETERMINACIÓN

La libertad moderna se entiende como autonomía del sujeto. El sujeto debe ser independiente respecto a cualquier factor externo a la propia voluntad. El individuo debe tener libertad de elección para configurar su plan de vida según su propia voluntad.

Todo debe someterse al examen de la razón. Solo tiene autonomía aquello en lo que la persona reconoce los trazos de su autonomía: el YO QUIERO debe acompañar todas mis acciones. El individuo piensa por sí mismo y es libre.

Yo soy libre para hacer y ser lo que me dé la gana. Soy autónomo. ¡Hágase mi voluntad!: no la voluntad de nadie ni la voluntad de Dios.

Nadie puede obligarme a ser feliz a su manera. Cada uno tiene que buscar su propia felicidad como mejor le parezca, siempre y cuando no perjudique a la libertad de los demás. El fundamento de la dignidad humana no proviene de Dios, sino de la autonomía del hombre. Cada uno es su propio legislador y se pone sus propias normas. La ética exige, en nombre de la dignidad, que la persona no remita el fundamento de su conducta a algo externo, sino como obra de su autonomía. “Yo establezco mis propias normas. Yo decido lo que está bien y lo que está mal, sin más límite que la libertad del otro”.

El principio de autonomía desemboca, obviamente, en el relativismo moral, en el subjetivismo absoluto, en la ideología de género y en las teorías de la transexualidad y el transgénero: en virtud de mi voluntad, de mi libertad y de mi autonomía yo puedo ser lo que yo quiera ser, vivir como yo quiera vivir y hacer lo que me dé la gana sin otra restricción que el respeto a la libertad de los demás. Nada es verdadero ni falso. No existen el bien y el mal absolutos y universales. Cada cual decide lo que está bien y lo que está mal.

Dios no tiene cabida en el mundo moderno.

2.- DIGNIDAD DE LA PERSONA

La dignidad es aquello que tiene un valor intrínseco y no tiene precio. La persona es digna porque es fin en sí misma y no un medio. La persona humana vale por sí misma y es digna en virtud de su autonomía.

Esto, como ven, nada que ver con la doctrina cristiana. Más bien contradice dicha doctrina. Para un católico, la vida del hombre procede de Dios y va hacia Dios. Y el sentido de la vida consiste en dar gloria a Dios, en cumplir su voluntad.

La Modernidad no admite la teonomía, que deduce la moralidad de la voluntad de Dios. La teonomía es una forma de heteronomía y debe excluirse en nombre de la dignidad de la persona, que se fundamenta en su autonomía.

Así pues, va contra la dignidad de la persona aceptar la voluntad de Dios. El “hágase tu voluntad” es indigno. La Virgen María sería un ejemplo de indignidad para los modernos por aceptar hacer la voluntad de Dios. Lo digno es hacer mi voluntad en virtud de mi autonomía.

La dignidad de la persona exige racionalidad y la autonomía. Por lo tanto, hay seres humanos que carecen de dignidad y, en consecuencia, de derechos: serían todos aquellos que carecen de uso de razón y aquellos privados de autonomía, como los niños, los ancianos o los enfermos. Por eso el aborto o la eutanasia están abriendo el camino al infanticidio y a todo tipo de medidas de control de la población. Los débiles, los no autónomos, los disminuidos que carecen de racionalidad deberían ser eliminados porque no son personas: su vida carece de dignidad y son una carga insoportable para la sociedad. Así razona el hombre moderno: por eso, a los niños con síndrome de Down, mejor los abortamos; y a los enfermos y ancianos, mejor les aplicamos la eutanasia (¡Qué asco de mundo moderno!).

Podríamos llegar igualmente al convencimiento de que aquellos que renuncian a su autonomía para cumplir la voluntad de Dios no son personas y, por lo tanto, tampoco sujetos de derechos: ni sus planes de vida resultan racionales ni quieren ser autónomos… Para el hombre moderno, la vida cristiana es indigna y cosa de locos. La religión es un mito del pasado que debe ser eliminado. Hoy no tiene sentido creer en Dios. Eso es oscurantismo alienante. Los comunistas chinos están en lo correcto persiguiendo a la Iglesia y sometiéndola a sus dictados legales, en nombre del interés general.

3.- LOS DERECHOS HUMANOS

Los Derechos Humanos son la gran conquista de la Modernidad. Suponen el reconocimiento de una esfera privada y reservada al individuo en la que no cabe ninguna interferencia. La libertad de los modernos es el ámbito inexpugnable de la autonomía del sujeto.

Cada persona es autónoma y se autolegisla pero debemos vivir en sociedad. ¿Cómo conjugar el subjetivismo ético de cada individuo con el de los demás? Solo hay una manera: a través del derecho y las leyes positivas.

Hay una serie de libertades que forman parte del ámbito inexpugnable de la autonomía del sujeto: la libertad religiosa y de conciencia, el derecho a la intimidad, la inviolabilidad del domicilio y de la correspondencia; la libertad de expresión; o la libertad de movimiento dentro y fuera de mi propio Estado. Estas libertades que surgen del ámbito de la autonomía de sujeto son lo que hemos venido en llamar “Derechos Humanos”. Los derechos humanos se fundamentan en la llamada libertad negativa, que se llama así porque excluye toda injerencia ajena al sujeto.

El origen de los Derechos Humanos es la voluntad del hombre. Las personas somos quienes decidimos autónomamente nuestros derechos: la voluntad popular, que es soberana y autónoma y no reconoce otro fundamento que la propia libertad (el origen divino de la soberanía es cosa del pasado). Y estos derechos afirman, retóricamente y con mucha solemnidad, que son inalienables: nadie te los puede quitar. Pero si la fuente de estos derechos es la voluntad del hombre, igual que se conceden se pueden suprimir, restringir o interpretar creativamente para que signifiquen lo contrario de lo que significaban en un principio. Los derechos evolucionan con el tiempo: van progresando adecuadamente.

No es Dios el origen de la dignidad al hombre ni quien le concede al hombre sus derechos y sus libertades. Es el propio hombre en virtud de su autonomía quien legisla y se otorga en cada momento los derechos que le parezca oportuno otorgarse. Cualquier día se autoproclamará dios y se dará a sí mismo la condición de todopoderoso e inmortal (por ahí va el Transhumanismo). El hombre interpreta los derechos humanos como le parece en cada circunstancia y puede, en virtud de su autonomía, establecer nuevos derechos o derogar otros. Por eso podemos hablar de “nuevos derechos”: el derecho al matrimonio homosexual, el derecho al cambio de sexo; el derecho al aborto, a la eutanasia…

El hombre es dueño, propietario, de sus derechos y libertades y cada uno puede hacer con su vida lo que quiera y hacer lo que mejor le parezca. Tenemos derecho a suicidarnos o a vender nuestro cuerpo, lo que lleva a que los Estados puedan disponer leyes que permitan la dispensación de píldoras venenosas para morir cuando te canses de vivir; o a la legalización de la prostitución (cada uno hace con su cuerpo lo que quiere en función de su autonomía); o a la compraventa de órganos para trasplantes.

La sociedad vive un conflicto permanente porque cada uno es su propio legislador. La única manera de regular los derechos y libertades de cada individuo con los demás es la ley positiva: el derecho. Por eso el Estado Moderno lo legisla todo: lo que debemos  hacer o dejar de hacer y dónde y cuándo hacerlo: dónde se puede fumar y dónde no, qué debemos comer o beber, qué debemos hacer en casa y qué no… El Estado Moderno lo regula todo. La ley es lo que evita una permanente situación de conflicto. Con el Estado de Derecho y el imperio de la ley positiva, el hombre se ve forzado a ser buen ciudadano, aunque no sea moralmente una buena persona. Hasta una raza de demonios, decía Kant, con tal de que utilizara la racionalidad, podría alcanzar la paz perpetua, solo con que consiguiera organizarse bien desde el punto de vista jurídico.

4.- EL MITO DEL PROGRESO

El concepto moderno del progreso se caracteriza por su carácter lineal, irreversible y necesario. La noción de progreso radica en la certeza de que el futuro será siempre mejor que el pasado y el presente; en la convicción de que el futuro más o menos lejano coincidirá inexorablemente con la plenitud. Todo lo que está por llegar será mejor que lo acontecido hasta ahora. Por eso dicen que las filosofías modernas son mejores que las antiguas.

Las guerras mundiales, las bombas atómicas o los campos de exterminio contradicen este falso mito del progreso pero el hombre moderno es ciego y estúpido. No ha habido siglo más criminal que el siglo XX. Es verdad que los inventos, la tecnología y la ciencia han avanzado mucho. Pero estos avances, a la vez que resuelven algunos problemas, generan otros. Y el desarrollo científico y técnico no va en paralelo al progreso moral, filosófico o espiritual.

Uno de los grandes errores de la actualidad es ese culto al progreso: ese considerar que todo lo nuevo es mejor que lo antiguo por el mero hecho de ser más moderno. Por ejemplo, pensar que el personalismo es una filosofía mejor que el tomismo es una estupidez. Lo nuevo no es necesariamente mejor que lo antiguo: ni más verdadero.

5. LA COSMÓPOLIS

Según la filosofía moderna, el hombre es un ser sociable por naturaleza pero también litigioso. La sociabilidad y la resistencia a los demás nos permite superar la pereza y progresar. La ambición, el afán de dominio o la codicia llevan al hombre a tratar de alcanzar cierta posición entre sus asociados, a quienes no puede soportar ni evitar. El antagonismo sería el motor de la historia. La lucha entre ricos y pobres, opresores y oprimidos, explica el avance de la historia. La competitividad y la idea darwinista de la lucha por la vida son en realidad los motores de la historia que nos permiten avanzar hacia una sociedad perfecta.

El Estado de Derecho supuso el paso del salvajismo a la civilización: la ley evita una permanente situación bélica. El mutuo control y el sometimiento a la legislación hacen que, por lo menos la conducta pública del individuo sea la misma que si no tuviera intenciones destructivas.

El siguiente paso será la Federación de Estados, que significará el paso de una situación de conflicto permanente (la actual) a la constitución de un Estado Mundial (la globalización). La Modernidad hodierna, el Nuevo Orden Mundial, pretende la constitución de una comunidad pacífica perpetua de todos los pueblos de la tierra. Se trataría de la Comópolis kantiana.

La Iglesia Católica también parece apostar por esa Cosmópolis moderna. Leamos la Encíclica Caritas in Veritate (subrayados míos):

67. Ante el imparable aumento de la interdependencia mundial, y también en presencia de una recesión de alcance global, se siente mucho la urgencia de la reforma tanto de la Organización de las Naciones Unidas como de la arquitectura económica y financiera internacional, para que se dé una concreción real al concepto de familia de naciones. Y se siente la urgencia de encontrar formas innovadoras para poner en práctica el principio de la responsabilidad de proteger[146] y dar también una voz eficaz en las decisiones comunes a las naciones más pobres. Esto aparece necesario precisamente con vistas a un ordenamiento político, jurídico y económico que incremente y oriente la colaboración internacional hacia el desarrollo solidario de todos los pueblos. Para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, el Beato Juan XXIII. Esta Autoridad deberá estar regulada por el derecho, atenerse de manera concreta a los principios de subsidiaridad y de solidaridad, estar ordenada a la realización del bien común[147], comprometerse en la realización de un auténtico desarrollo humano integral inspirado en los valores de la caridad en la verdad. Dicha Autoridad, además, deberá estar reconocida por todos, gozar de poder efectivo para garantizar a cada uno la seguridad, el cumplimiento de la justicia y el respeto de los derechos[148]. Obviamente, debe tener la facultad de hacer respetar sus propias decisiones a las diversas partes, así como las medidas de coordinación adoptadas en los diferentes foros internacionales. En efecto, cuando esto falta, el derecho internacional, no obstante los grandes progresos alcanzados en los diversos campos, correría el riesgo de estar condicionado por los equilibrios de poder entre los más fuertes. El desarrollo integral de los pueblos y la colaboración internacional exigen el establecimiento de un grado superior de ordenamiento internacional de tipo subsidiario para el gobierno de la globalización[149], que se lleve a cabo finalmente un orden social conforme al orden moral, así como esa relación entre esfera moral y social, entre política y mundo económico y civil, ya previsto en el Estatuto de las Naciones Unidas.

El derecho cosmopolita o globalista debe estar determinado por la hospitalidad universal. De ahí la predicación obsesiva sobre los muros y los puentes y el pedir machaconamente que se abran las fronteras. Hay un solo planeta y todos somos ciudadanos del mundo. Todos tenemos el derecho común a la posesión de la superficie de la Tierra. Todos somos hermanos por nuestra común dignidad (que tiene su origen – no lo olvidemos – en la autonomía y la racionalidad). Así que las fronteras hay que superarlas y hay que permitir que cualquier persona se mueva con plena libertad por nuestro planeta.

La única meta social es el respeto a la libertad ajena y el disfrute de la propia. La convivencia en la que se armonizan y equilibran las libertades individuales en conflicto permanente, es lo más a lo que podemos aspirar. Ya no se trata de buscar el bien común, que no existe, sino de legislar en función del interés de general.

6. CONCLUSIONES

  • La Modernidad es el ánomos: no acepta la ley de Dios. Es el impío, sin moral; el hombre de iniquidad: el Anticristo. No acepta la voluntad de Dios, y como Lucifer, se niega a servir a Dios y a cumplir sus mandamientos. El hombre moderno se autolegisla: se pone a sí mismo sus propias normas, según lo que él mismo quiera, según su voluntad.
  • La dignidad de la persona se funda precisamente en su autonomía (en su libertad negativa) y en su racionalidad: no en Dios. Los seres humanos que no son autónomos o carecen de pleno uso de razón no serían personas ni tendría, en consecuencia, derechos.
  • Los Derechos Humanos tienen su origen en la autonomía de la voluntad del hombre. El hombre es dueño de sus derechos y por eso pueden decretarse nuevos derechos y libertades, derogar otros o interpretarlos como yo quiera desde mi propia autonomía. El poder radica en el pueblo que es soberano en virtud de su propia libertad para decretar los derechos y libertades que le parezcan según la voluntad de los ciudadanos. El derecho no tiene que ver con la moral: se puede ser a un tiempo buen ciudadano y mala persona.
  • El hombre es un ser sociable pero también conflictivo (no soporta a los demás pero no puede evitarlos). El Estado de Derecho y el Imperio de la Ley (positiva) regula el conflicto entre los intereses contrapuestos de los individuos en la sociedad. El Estado debe conjugar el subjetivismo ético de cada individuo con el de los demás, porque la libertad de cada uno llega hasta donde empieza la autonomía del otro.
  • El conflicto impulsa el progreso. Los hombres luchan entre sí por ambición, por codicia, por la necesidad de sobrevivir y el afán de destacar sobre los demás. Así avanza la historia hacia un futuro que siempre será mejor que el pasado y que el presente. Lo nuevo, lo novedoso, siempre es mejor que lo antiguo. Caminamos hacia la plenitud, hacia la paz perpetua.
  • El Estado Mundial, la Cosmópolis, acabará con las guerras y los conflictos y alcanzará la paz perpetua. Todos seremos hermanos, ciudadanos del mundo y podremos movernos libremente por el planeta, que es nuestra casa común. A lo más que podemos aspirar es a convivir en paz en nuestro planeta y a que todos los hombres puedan vivir libres e iguales; hermanos en dignidad y derechos.
  • El alarmismo ambiental, la histeria del coronavirus, las películas y las series apocalípticas, abonan el camino hacia ese Estado Global, que nos salvará de nosotros mismos e impondrá la paz universal por la fuerza de la ley, en nombre, no del bien común (que no existe y no puede existir por los intereses contrapuestos de los individuos), sino del interés general: para librarnos de las guerras, del fin del planeta y de la extinción del ser humano, impongamos un totalitarismo global: eso sí, en nombre de la libertad, de ecologismo integral y de los derechos humanos.

Esta utopía de la fraternidad moderna no tiene nada que ver con el Reino de Dios. Es algo puramente inmanente: no hay transcendencia. La plenitud para los cristianos llegará cuando vuelva Nuestro Señor Jesucristo y toda rodilla se doble en la tierra, en el cielo y en el abismo. La tierra y el cielo pasarán pero la palabra de Dios no pasará. Solo somos verdaderamente hermanos aquellos que, por el bautismo, hemos sido constituidos hijos adoptivos de Dios, que es nuestro Padre. La felicidad es cumplir la voluntad de Dios y nuestra esperanza es Cristo. Pero quienes ponemos la voluntad de Dios por encima de la nuestra y quienes reclamamos la verdadera doctrina de la Iglesia hoy somos considerados “rigoristas", “fariseos” o integristas… Me da igual.

La fraternidad moderna no tiene padre: es una fraternidad bastarda. La filosofía moderna es la del Anticristo y su felicidad es el hedonismo decadente y la “convivencia pacífica” regulada por un numero casi infinito de leyes que todo lo pretenden regular para evitar los conflictos de intereses.

Yo no quiero autonomía. No quiero ser libre para pecar. Quiero cumplir, no mi voluntad, sino la voluntad de Dios; no quiero establecer mis propias normas, sino la Ley de Dios. Acepto los Mandamientos y le pido al Señor la gracia para poder cumplirlos; le pido a Dios que no me deje caer en la tentación y que me libre del pecado. Aunque resulte indigno para el hombre moderno: me importa un bledo su opinión.

El mundo moderno es el reino de Lucifer, del “non serviam”. Y el Modernismo religioso cambia a Nuestro Señor por el Anticristo, tratando de adaptarse a la cultura de la modernidad. Los modernistas son kantianos: no cristianos. Por eso los kantianos modernos no pueden rezar el Padre Nuestro (que es indigno para ellos) y no hacen más que guardar minutos de silencio. Allá ellos.

La Modernidad pone en el centro a la persona. Ya lo hacía Pico della Mirandola en el siglo XV:

Cuando Dios terminó la creación del mundo, empieza a contemplar la posibilidad de crear al hombre, cuya función será meditar, admirar y amar la grandeza de la creación de Dios. Pero Dios no encontraba un modelo para hacerlo. Por lo tanto se dirige al primer ejemplar de su criatura, y le dice: “No te he dado una forma, ni una función específica, a ti, Adán. Por tal motivo, tendrás la forma y función que desees. La naturaleza de las demás criaturas la he dado de acuerdo a mi deseo. Pero tú no tendrás límites. Tú definirás tus propias limitaciones de acuerdo con tu libre albedrío. Te colocaré en el centro del universo, de manera que te sea más fácil dominar tus alrededores. No te he hecho mortal, ni inmortal; ni de la tierra, ni del cielo. De tal manera, que podrás transformarte a ti mismo en lo que desees. Podrás descender a la forma más baja de existencia como si fueras una bestia o podrás, en cambio, renacer más allá del juicio de tu propia alma, entre los más altos espíritus, aquellos que son divinos.

Nada nuevo bajo el sol. Las ideas no progresan tanto como algunos pretenden.

Los católicos ponemos en el centro a Cristo: solo a Cristo. La modernidad piensa que el hombre puede cambiar el mundo para que sea un paraíso terrenal: ¡se cree que puede quitar él solo el pecado del mundo! “La revolución de la ternura cambiará el mundo", dicen los muy cursis. “Sueña con un mundo mejor". “Tu esfuerzo va a cambiar el mundo". El hombre se cree Dios. El mundo moderno es idólatra en su antropocentrismo. Pero solo Cristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Sólo Él: no el hombre. Dios es principio y fin de todo. Él lo ha creado todo y la creación entera aguarda con dolores de parto la segunda venida gloriosa de Nuestro Señor. Y entonces ya no habrá más sufrimiento. Él enjugará todas nuestras lágrimas y separará el trigo de la cizaña. Dios es el fin de la Historia.

Yo soy de Cristo y de la Santísima Virgen María. Y combatiré bajo el signo de la Cruz de Cristo por pura gracia de Dios. Sólo hay un Salvador, sólo hay un Señor y queremos que su Voluntad se haga en la Tierra como en el Cielo. Los Hijos de María queremos el Reinado Social de Cristo. El mundo no lo cambiará el hombre: lo cambia solo Cristo. Y nosotros somos siervos inútiles suyos. Cristo vencerá al Demonio y la Santísima Virgen María pisará la cabeza de la Serpiente.

¡Viva Cristo Rey!

 

 

45 comentarios

  
Goatmaster
Excelente artículo.
28/02/20 8:05 PM
  
alma
Excelente análisis de la situación actual. Con una visión global acertadisima
28/02/20 9:45 PM
  
Palas Atenea
Esta mañana, tomando café con una amiga, me decía: "Los del LGTBI no saben dar razones", a lo que le he contestado: "No las necesitan, es una cuestión volitiva y las cuestiones volitivas nunca se razonan".
Esto va a cuenta del punto 3: "Pero si la fuente de estos derechos es la voluntad del hombre, igual que se conceden se pueden suprimir, restringir o interpretar creativamente para que signifiquen lo contrario de lo que significaban en un principio. Los derechos evolucionan con el tiempo: van progresando adecuadamente".
28/02/20 11:04 PM
  
sofía
Siempre he pensado que desde el ateísmo no se puede justificar la dignidad humana; pero tampoco he visto que la justifiquen en la razón y la autonomía.
Me gustaría ver algún documento en el que se afirme eso.
Yo solo sé que se ha reconocido la dignidad humana como fundamento de la declaración universal de derechos del hombre de 1948, pero no dicen de dónde le viene esa dignidad.
Evidentemente el reconocimiento de la dignidad de todo ser humano por el mero hecho de serlo procede de una influencia cristiana no confesada, de su consideración de haber sido creado a imagen de Dios, con razón y libertad - que Dios nos ha concedido para que lo conozcamos y lo amemos libremente, no para que nos endiosemos irrealmente.
Son derechos que se reconocen con el propósito de que no haya seres humanos que tiranicen a otros seres humanos, no derechos frente a Dios, sino gracias a Dios; pero es imposible que nos tratemos como hermanos sin reconocer explícitamente a Dios, nuestro Padre.
Al no querer fundamentar esa dignidad en Dios, se ha quedado en nada y ahora los supuestos derechos son puramente voluntarismo caprichoso, carente en el fondo de racionalidad y esclavizantes de nuestra libertad.
29/02/20 2:12 AM
  
sofía
El miércoles de ceniza a los católicos nos han dicho: conviértete y cree en el evangelio.
Si los católicos realmente nos convirtiéramos al evangelio, si evangelizáramos con el ejemplo y con las palabras que dan razón de ese ejemplo, si amáramos de verdad a Dios y lo probáramos amando al prójimo como a nosotros mismos, si tuviéramos la misma concepción universal de prójimo que nos enseñó Jesús con la parábola del samaritano...entonces estaríamos construyendo el Reino de Dios, aunque solo lo lleve a plenitud Jesucristo al final de los tiempos.
Pero pocas veces actuamos según el evangelio los que nos decimos cristianos. Luego en el juicio final puede haber sorpresas, según Mateo nos cuenta que dijo Jesús.
29/02/20 2:48 AM
  
sofía
Supongo que la crítica de la encíclica será un ejercicio de autonomía por parte del que lo hace en el ejercicio libre de su racionalidad.
Yo, como católica, he sido siempre poco propensa a criticar encíclicas, como no contradicen al Evangelio, que yo sepa, pues tan contenta, pues con el Evangelio tengo de sobra. Aunque puesta a leerla y a utilizar mi propia autonomía respecto a la autonomía del blogger yo la hubiera subrayado al revés. Por ejemplo:
Esta Autoridad deberá estar regulada por el derecho, atenerse de manera concreta a los principios de subsidiaridad y de solidaridad, estar ordenada a la realización del bien común[147], comprometerse en la realización de un auténtico desarrollo humano integral inspirado en los valores de la caridad en la verdad.
29/02/20 3:06 AM
  
hornero (Argentina)
Caritas in veritate: "se siente mucho la urgencia de la reforma tanto de la Organización de las Naciones Unidas como de la arquitectura económica y financiera internacional, para que se dé una concreción real al concepto de familia de naciones... ya previsto en el Estatuto de las Naciones Unidas." No da lugar a interpretación dudosa: se propicia en esta Encíclica de B. XVI el NOM., más allá de que él crea poderlo cristianizar.
Sostiene D. Pedro Llera: “El alarmismo ambiental, la histeria del coronavirus, las películas y las series apocalípticas, abonan el camino hacia ese Estado Global…”. Comparto que de hecho es utilizado por el enemigo con intención de atemorizar al hombre de hoy, pues, de este modo lo vuelve sometible por medio de amenazas terroríficas. Pero no basta el abuso de la realidad por parte del enemigo. No es necesario apelar a esta malversación de los hechos reales. En primer lugar, el Apocalipsis pertenece al depósito de la Fe, no es nuevo en nuestros tiempos la conciencia de que hemos llegado a este momento. Ya León Bloy titula uno de sus diarios (1913-1915) “En el Umbral del Apocalipsis”, el P. Leonardo Castellani escribió: “El Apokalypsis de San Juan”, en el que prudentemente reconoce muchos signos evidentes y alarmantes de nuestra época. La Virgen en sus Mensajes dados al P. E. Gobbi, afirma explícitamente que estamos viviendo el tiempo del Apocalipsis y nos explica su texto. ¿Creemos que este mundo pervertido no va al abismo de su destrucción? ¿No reconocemos en él la Babilonia que será pronto aniquilada?.¿Pensamos que el anunciado triunfo del Corazón Inmaculado de María no implica que Ella, la Señora Vestida de Sol. y nadie sino Ella, cumplirá la Misión recibida de Cristo de pisar la cabeza del dragón infernal? Cristo es precedido por Su Madre en la tarea de preparar el camino a su Segunda Venida en gloria. Para esto María ha inaugurado los “tiempos nuevos” de su Aurora, la cual irradia la Luz de la Gloria de Cristo que se aproxima al horizonte de la Iglesia, de la humanidad, del Universo y de la Historia. Cristo comienza a manifestarse mediante María (cf. Col. 3,4).

29/02/20 6:21 PM
  
estoy cansado
El problema de la "Universidad" es que estudian y tratan el presente desde el pasado, y de esa forma, pensando como en el pasado, jamás comprenderán la actualidad.
Hace tiempo, por casualidad entre a una conferencia precisamente sobre Kant. El trío de exponentes conocían al dedilllo la vida, pensamiento , obra y cotidianidades del filósofo... Luego, entre la retahíla de, Kant decía, Kant quería, Kant pensaba..., alcancé a preguntar algo así: Muy interesante lo que decía nuestro personaje hace dos siglos, y seguro nos servirá para la mejor comprensión del mundo; pero, ¿cual es vuestro criterio respecto del tema, enfocado desde nuestra actualidad existencial?; la respuesta, escueta, prepotente y despectiva: estamos tratando a Kant.
La verdad es que no importa tanto conocer lo que pensaba o no Kant hace doscientos años, como no sea para construir una propuesta auténtica y sobretodo eficaz a las exigencias de la actualidad existencial. Ahí radica la verdadera utilidad del conocimiento, y también se explica la crisis epistemológica contemporánea, por la inutilidad del saber hecho fin.
29/02/20 9:34 PM
  
estoy cansado
Para la justa comprensión del tema, cabe especificar el tipo de Estado de que se trata. pues es muy diferente considerar los Derechos Humanos respecto del Estado laico que del teocrático...

Ciertamente, en los Estados laicos existe una doble moral, digámoslo así, respecto de los Derechos Humanos . Por una parte formalmente y en términos generales, se los quiere contener, cuando no limitar, dentro de los linderos conceptuales y fácticos normativos positivistas; pero por otra parte se acepta, a veces a regañadientes, su carácter de inherentes a la naturaleza del ser humano, preeminentes, por están por sobre cualquier legislación positiva que los menoscabe, progresivos, al estar abiertos inclusivamente a los cambios sociales, etc. Esto es simple y llanamente Derecho Natural; el problema es que las institucionalidades jurídicas, en general, no los reconocen como tales...

En fin, el problema de los Derechos Humanos está en la incomprensión de su auténtica naturaleza y dimensionalidad existencial jurídica, que lleva, o a su inutilización, o a su perversión y abuso.
29/02/20 10:44 PM
  
Miguel García Cinto
Ciertamente el hombre moderno se pone a sí mismo en el lugar que corresponde a Dios. Y cuando los pueblos se oponen a Dios y se levantan contra Dios, se granjean su propia desgracia, ello es consecuencia del pleno abandono de la transcendencia por la inmanencia.
En mi opinión nuestra Santa Iglesia está contaminada en no pocos sectores por el Nuevo Orden Mundial, no acierto a comprender que hasta el mismo Papa Francisco nos dice que hay que obedecer a la ONU, organización tan pródiga junto a la CEE, en la expansión de la satánica ideología gender (de género) incluso con sanciones. No me extraña que muchos fieles católicos, creen que está cerca la parusia.
Nos hallamos en cuaresma, tiempo propicio para la oración el ayuno y la limosna, para que el Papa, los obispos, presbíteros, diáconos y fieles, seamos fieles a la verdad y promovamos la fe católica y apostólica.
01/03/20 2:11 PM
  
JSP
No desespere D. Pedro, muchos son los llamados y pocos los elegidos. Pero, recuerde que Cristo ya ha vencido al mundo y Su Iglesia está a salvo, aunque sea un pequeño rebaño y el imperio del Anticristo sea una asechanza cada vez más visible. El triunfo es de Nuestro Señor Jesucristro y de la Santísima Virgen María, que pisa la cabeza de satanás (anticristo), y de todos los hijos en el Hijo de Dios que perseveren hasta el final. Dios le bendiga.

01/03/20 7:20 PM
  
GS
Sofia:
La dignidad humana está muy bien sustentada desde la razón y la autonomía. Todo el iusnaturalismo ilustrado trata sobre ello, Hobbes, Hugo Grocio, Samuel Pufendorf y Jhon Locke son claros ejemplos. La dignidad humana reside en la estructura del ser humano y no depende según esta corriente, si él es creado por Dios o no.
Si quiere leer una sustentación de este tipo, aquí hay un articulo:
https://razonilustrada.blogspot.com/2019/03/la-dignidad-o-la-vida.html
Aclaro que mi interés no es polemizar, pero si quiere leer, pues allí esta.
02/03/20 4:16 AM
  
sofía
Hobbes: "Homo hominis lupus". ¿Ese el sumum de la dignidad "humana"? ¡Qué contradicción!
Hugo Grocio creo que se basó en Francisco de Vitoria, ya veré lo que dice. También Locke acepta la existencia de la ley natural, puede que sea aprovechable.
Que la dignidad humana reside en la estructura del ser humano, es cierto, porque ha sido creado por Dios a su imagen, con la potencialidad de conocer y amar.
De todos modos pensaba leer el link, pero dice google que esa página que busco no existe.
02/03/20 11:29 AM
  
Palas Atenea
GS: Siempre que se defina si el individuo es humano en todas sus etapas o se fije artificialmente el momento en que se convierte en humano. La ley del aborto parece entender que ese momento existe, luego si con la misma arbitrariedad se moviera la fecha desde el momento de la concepción podríamos encontrarnos que un país alguien es humano a los dos meses de ser concebido, en otro a los tres y en un tercero tendría que nacer para ser considerado como tal. El iusnaturalismo ilustrado no hablaba de eso.
02/03/20 11:14 PM
  
Rapin
AL POETA QUE ME DICE QUE EL TIEMPO DEL MUNDO SE ACABA YA Y QUE HAY ZOZOBRAS

Dices que el tiempo se acorta,
que ya hay señales que apremian,
y que muy rápido y presto
apurar el paso importa,
pues los ángeles se agremian
con el muy escaso Resto;

que hay avisos y prodigios,
males ingentes que aterran,
blasfemias que se agigantan;
que solapados litigios
de los cielos nos destierran
y contra Dios se levantan;

que ya la barca se hunde,
que han dejado el gobernalle
sin piloto de tormentas;
que por doquiera el mal cunde,
que no hay quien los vientos calle.
dome las olas violentas.

Cerca, muy cerca está el fin,
me dices con voz urgente,
pues ya todo se completa;
que ha de sonar el clarín
y vendrá desde el oriente
el colofón del planeta.

Aprovechando que Dios
me dispensó algunos dones
de ministril y juglar ,
antes de decir adiós,
te diré yo mis razones
en mondo y rudo trovar.

Hubo en las tierras lejanas
de Navarra y de Aragón,
en las rías de Galicia,
en las tiendas Castellanas,
en los feudos de León,
hombres de doble milicia.

Job el justo declaró
en su sagrada sentencia
que ya en oro se ha esculpido:
“El hombre al mundo llegó
a militar sin licencia
todo el tiempo concedido.”

Y esas lumbreras de España,
con la espada y con la pluma,
llevaron doble pendencia:
en la guerra gran hazaña,
y , exhibiendo aptitud suma,
en las artes excelencia.

Los dos diestros Garcilasos,
el Marqués de Santillana,
y don Manrique de Lara ,
dieron épicos sablazos,
y con mano soberana
letras de fama muy clara.

Y como ejemplo señero,
de todo el Parnaso hispano
en ese escogido lote,
entre todos va primero,
quien nos dio con una mano
al eminente Quijote.

Rudo pues habrá de ser,
quien no tiene ciencia y parte
con tan ilustres varones.
Mas para bien responder
no es menester tanto arte
sino de limpias razones

Ante todo he de alegar
trayendo aquí el argumento
del docto obispo de Hipona:
«que no por mucho alertar
que ha llegado ya el momento,
será lo que se pregona.»

«Surgieron guerras tras guerras,
cundieron tribulaciones,
y nadie tuvo reposo,
mas no cedieron las tierras,
ni fue el fin de las naciones,
ni fue el tiempo del Esposo.»

Desde niño yo he escuchado
gentes de variadas sectas
decir que el fin nos alcanza,
y que Dios ya ha preparado
para la hueste provecta
la hiel en justa balanza.

Los tiempos se han esfumado,
y esos hombres se han dormido,
y el mundo gira en su rueda,
los augurios han fallado,
los ha tragado el olvido,
ni el recuerdo de ellos queda.

Me dirás que Cristo vuelve.
Te diré: no es novedad,
es parte de nuestro credo.
Mas es Cristo quien resuelve,
cuando el lote de maldad
reclama que vuelva al ruedo.

Más vale aplicar la vida,
a ser veraz y obediente,
que a descifrar las estrellas.
Llega la Muerte escondida,
y a quien visiones presiente
lo arrebata en medio de ellas.

Así pues, mejor parece
que la vida hay que enmendar,
sin cansancio corregir,
a Dios pedir que enderece
nuestro diario trajinar,
y nos haga bien vivir
03/03/20 5:11 AM
  
GS
¡Vaya! no se si se me fue el mensaje sin haberlo terminado.
Solo digo que algunos consideran que el feto adquiere cualidad de persona cuando sus sistema nervioso posee un desarrollo adecuado para dar lugar a procesos intelectuales superiores y otros cuándo el feto es capaz de sostenerse por si mismo.
Otra cosa es, cómo solucionar el conflicto entre el derecho del niño y el derecho de la mujer sobre si misma y su cuerpo.
Confieso que por ahora es un tema que en mi caso no lo tengo claro. Así que sobre eso no debato todavía.
03/03/20 5:50 AM
  
Palas Atenea
¡Ah!
03/03/20 1:21 PM
  
sofía
Pues a ver si por no tenerlo claro alguien le declara incapaz de procesos intelectuales superiores y, por tanto, no humano.
Un ser humano lo es desde el primer momento de su concepción, no tiene q demostrar su humanidad pasando un test de inteligencia ni de subsistencia. Todos los seres humanos necesitamos de otros para subsistir, todos somos limitados, pero todos somos humanos, con potencialidades humanas. No se pueden poner barreras de separación entre prehumeno y humano.
03/03/20 2:19 PM
  
Gs
Sofía:
Que tu lo tengas claro, no hace que tu posición sea la correcta. Una declaración dogmática solo sirve para quien de antemano cree en ella. Existe un debate vigente y por mas que quieran zanjarlo con tesis apodicticas, pues eso no sirve.
03/03/20 5:09 PM
  
Gs
Palas: Cuando no tengo claro el sein o el dassein, pues mejor no hablar. ¿No le parece?
03/03/20 5:12 PM
  
sofía
Pude por fin leer el link - supongo que lo pondría mal la primera vez.
El problema es que no solo tiene la pega que puso antes Palas sobre la definición de ser humano. Algo que también he señalado yo: ¿hay seres prehumanos? ¿se le puede negar su dignidad a un recien nacido o a un feto?
De esta especie de resumen, estoy de acuerdo con los puntos 1, 2 y 3, pero el 4 resulta problemático:
"1. El ser humano posee una naturaleza o unos atributos que lo caracterizan y lo diferencian de los otros seres del mundo.
2. Los rasgos esenciales o básicos[6] de esa naturaleza son: La libertad, la racionalidad y la voluntad.
3. Estos rasgos básicos de la naturaleza humana dotan de autonomía moral a cada individuo, concediéndole un valor absoluto e incondicional denominado: Dignidad.
4. La dignidad capacita a cada ser humano para reclamar ciertos requisitos o condiciones que le permitan desarrollarse, satisfacer sus necesidades naturales y alcanzar los fines que se ha impuesto. La dignidad le otorga derechos al individuo y estos derechos se erigen como la ley natural de la persona."
El problema está en la definición de lo que es la dignidad.
dignidad
1.
Cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden.

Porque ¿qué clase de respeto hacia sí mismo tiene quien consiente que le convenzan de que ha dejado de ser humano y carece de dignidad por tener una enfermedad terminal o altamente incapacitante? Y ¿qué clase de respeto hacia los demás tiene quien decide eliminar a un feto negándole la calificación de humano?
Y es que si bien es cierto que la dignidad humana se basa en sus atributos de libertad, racionalidad y voluntad, para comportarse dignamente hay que hacer un uso adecuado de esa libertad - no se puede decir que sea digno quien en el uso de su libertad pisotea a un semejante, por mucho que eso le sirva para cumplir sus fines libremente decididos. La dignidad exige que la libertad sirva para elegir el bien.
Y aquí surge el problema ¿qué es el bien? Los que creemos en Dios como supremo Bien, lo tenemos claro: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.
El ser humano es capaz de conocer y amar. No podemos despojar de su dignidad al niño o al anciano, al enfermo terminal o al enfermo mental etc. Nosotros somos los guardianes de su dignidad humana, dignidad que no pierde sea cual sea su condición. Solo pierde la dignidad humana, quien despoja de su dignidad a otros, persiguiendo fines egoístas. No la pierden las víctimas. Aun así, intentaremos que el opresor recupere su dignidad al reconocer su verdad y arrepentirse de sus malas decisiones y enmendarlas en la medida que pueda. No vamos a imitar sus métodos, despojándole del derecho primero de todos, el derecho a la vida, que es desde luego superior al derecho a la dignidad, porque permite que uno tenga dignidad incluso aunque otros se la pretendan negar.
03/03/20 6:37 PM
  
GS
Sofía:

Gracias por leer mi articulo y gracias por tu análisis crítico hecho con altura y respeto. Así se hace un debate.
03/03/20 7:27 PM
  
Palas Atenea
GS: "Una declaración dogmática solo sirve para quien de antemano cree en ella. Existe un debate vigente y por mas que quieran zanjarlo con tesis apodicticas, pues eso no sirve".
Lo mismo podrían decir los nazis con respecto a los judíos, ellos también tenían sus razones para considerar que eran subhumanos, con declaraciones dogmáticas no les ibas a convencer, con morales tampoco porque la moral es relativa, y resulta que apodícticamente les dijeron que habían matado a cinco millones de seres humanos; los fetos muertos superan esta cifra y resulta que todavía lo estamos pensando. Solo afirmando con rotundidad que no son seres humanos se puede justificar eso porque si no, mientras solucionemos el dilema, estamos matando a troche y moche. La única razón para tomarse tanto tiempo en llegar a una conclusión es haber decidido de antemano que no lo son. Imagínate que, al final, llegas a la conclusión de que son personas ¿cómo les devuelves la vida? Para vosotros el debate está zanjado pero no es algo demasiado presentable, así que mejor simular que lo estamos pensando.
Y no te escandalices por lo dicho sobre los nazis, no seamos apodícticos, también ellos debatieron el asunto hasta llegar a la Solución Final, ni me pongas objeciones morales porque la moral para vosotros es relativa y la marca la sociedad y el consenso. Parece que ellos llegaron a un consenso y la sociedad, que lo sabía, no hizo nada. El aborto es exactamente lo mismo. A los nazis los juzgaron los que no pertenecían a su sociedad y a nosotros tal vez los marcianos.
Ya ves que no utilizo lenguaje religioso ninguno porque si lo hiciera me dirías que soy apodíctica.
Llevas el agua a tu molino y marcas a los demás lo que tienen que leer, los planteamientos y las soluciones, bueno las soluciones no porque esta sociedad es provisional siempre y no se hacen responsables de lo hacen ni de lo que dicen.
Para hacer juicios sobre algo no te queda más solución que ser apodíctico, si no viene la hipocresía cobijada bajo la capa de Hobbes, Hugo Grocio, Samuel Pufendorf y Jhon Locke que con toda probabilidad se indignarían con leyes como las del aborto o la eutanasia. Estos señores no te sirven de nada en este caso tienes que aplicar una moral, la que sea, y luego asumir las consecuencias pero no decir que lo estás pensando.
04/03/20 12:03 AM
  
Palas Atenea
El proceso previo al exterminio de un grupo humano siempre es el mismo: hay que convencer a la población de que no son seres humanos. Es lo que hizo Goebbels, lo que hizo el Partido Comunista soviético con respecto a los kulaks y lo que hacen los abortistas. Los primeros lo justificaron por el simple odio, los segundos por ser explotadores y los terceros porque lo están debatiendo el asunto y no acaban de llegar a ninguna conclusión-eso personas como tú y como gringo porque otras han sido más claras y ya han negado la humanidad del feto- cuando el proceso hace décadas que se puso en marcha. ¿Cómo se puede poner algo en marcha si no se ha llegado a conclusión alguna? El "debate" terminó hace tiempo, no seamos hipócritas.
Pero hasta Vasili Grossman, que no era mal hombre, se quedó impasible ante la hambruna provocada que mató a cinco millones de kulaks, desde 1932 hasta poco antes de su muerte, en 1964, para acabar escribiendo esto:
"Para matarlos, era preciso declarar: los kulaks no son seres humanos. Sí, igual que cuando los alemanes decían que los judíos no eran seres humanos. Lo mismo dijeron Lenin y Stalin: los kulaks no son seres humanos. Pero, ¡era una mentira! ¡Hombres! ¡Eran hombres! Eso es lo que empecé a entender. ¡Todos eran hombres!"
Vasili Grossman: "Todo fluye".
Procura, antes de cerrar los ojos, llegar a alguna conclusión sobre los millones de cadáveres de los niños no nacidos porque el hombre está amenazado por su propia condición pecadora y no es cuestión de si es totalitarismo o democracia. Los crímenes contra la humanidad no saben de regímenes políticos. Da igual si matas porque odias a los judíos o porque amas a las mujeres.
04/03/20 12:40 AM
  
Palas Atenea
¿Y qué hay detrás de todo eso? El enemigo, el intruso. El que se inventó Hitler para galvanizar al pueblo alemán, el que se inventó Stalin para colectivizar y el que se inventan las mujeres que abortan para liberarse a si mismas. Es exactamente lo mismo, tenemos todo un siglo XX para aprender, pero no hemos aprendido nada. "Aquellos eran totalitarismos-nos decimos-pero a nosotros nos salva la democracia".
04/03/20 1:03 AM
  
Palas Atenea
J. Budziszewski en su libro "Lo que no podemos ignorar" defiende la tesis de que existe una Ley Natural que nos empeñamos en ignorar, pero hay una clara prueba del 9 para demostrar que esa ley existe: ningún alemán quiso ver un campo de exterminio; ningún soviético traspasó los límites donde agonizaban los kulaks y ninguno de nosotros queremos ver un abortorio. Y los estados saben muy bien lo que hacen porque prohíben ver esas cosas para evitar que la población se soliviante al no poder evitar que sus sentidos capten la realidad más allá de los conceptos.
04/03/20 1:21 AM
  
sofía
GS,
Gracias por tu apreciación de mi segundo comentario, pero pareces no haberte dado cuenta de q el anterior era exactamente igual de serio y respetuoso.
Simplemente criticaba el dogmatismo apodíctico de quienes hacen depender la humanidad de las funciones intelectuales superiores y la subsistencia independiente de los demás.
Alertaba contra esa concepción del ser humano q puede situar arbitrariamente la humanidad o deshumanización de una persona en un nivel caprichosamente definido de inteligencia e independencia. Ironizaba sobre la posibilidad de q pudiera no superar el test.
Señalaba q todos los seres humanos necesitamos a los demás para subsistir en cierto grado y q todos tenemos una cierta capacidad intelectual y unos límites. Esos límites no nos despojan de humanidad. Es el mal uso de nuestra libertad el q puede deshumanizarnos en un comportamiento indigno.
El ejemplo utilizado por Palas, el del nazismo, lo ilustra muy bien.
04/03/20 10:40 AM
  
Palas Atenea
Ustedes, los ateos que entran aquí imbuidos de su verdad-que no nos engañemos tiene mucho de absoluta-escogen sus autores, sus maestros y sus científicos y quieren obligarnos a que nos batamos en el campo que ustedes mismos señalan con las armas que han escogido. No solo pretenden darnos lecciones de ciencia sino de razonamiento porque tienen la idea preconcebida de que un cristiano no solo es un zote en ciencias sino, además, un irracional completo. Pero si una habla del sein y el dasein se ponen nerviosos porque Heidegger, aunque a nosotros no nos sirva, a ellos tampoco. Tenemos que hablar de Bunge y del iusnaturalismo ilustrado-que por cierto debería haber sido borrado por el progreso debido a su vetustez-es decir tenemos que batirnos a pistola pero nunca a espada porque no saben dar la estocada de Nevers.
Y ¡ay! si se encuentran con alguien demasiado contundente, cual es mi caso, entonces se horrorizan como señoritas.
La verdad es que, paradójicamente, si lo que quieren demostrar es la igualdad de la mujer (entre estas cosas) aquí tienen a una a la que no le asusta ninguno y combate a campo abierto.
04/03/20 11:26 AM
  
Palas Atenea
GS me ha hecho ver la luz y, de repente, he visto la solución al famoso Dilema de Antígona que llevaba 25 siglos sin resolverse: 1) Entierro a mi hermano obedeciendo las leyes de la sangre para que me dejen en paz las Erinias. 2) Obedezco las leyes de Tebas formuladas por su tirano Creonte.
La cuestión era no precipitarse, que Antígona se precipitó, y tomarse un mes o dos para pensar los pros y los contras y no ser dogmática. Al cabo del tiempo marcado, supongamos que Antígona decide enterrar a su hermano. Imposible, los perros y los buitres se lo han comido y han esparcido sus huesos de tal manera que no hay forma de encontrarlo. Le dice a las Erinias que lo ha intentado para que se aplaquen y el tirano jamás se entera de sus intenciones porque los guardianes de la ciudad no van a atraparla intentado cavar un hoyo y arrastrando el cuerpo de su hermano. Hoy en día las cosas se solucionan así y ya no tiene caso que nadie se tome la molestia de ir a al teatro para ver ninguna tragedia. Ya no hay tragedias porque no hay decisiones que tomar.
04/03/20 3:50 PM
  
estoy cansado
La dignidad se fundamenta en la conciencia de igualdad de la especie, condición primaria a su preservación; y en la intuición de constituir el ser humano una entidad existencial que participa de un plano existencial superior: el espiritual.

La dignidad es un bien existencial en común, mayor que la suma de sus partes. Por ello el respeto o daño a la dignidad del otro, enaltece o lesiona la propia.

Desde allí se derivan todo tipo de posturas filosófica, jurídicas y religiosas.

Jesús desveló la dignidad del hombre en esos los dos pilares: La igualdad y la espiritualidad, juntadas en comunión en relación a Dios padre. Y tal fue, es y será su significado, que inició una gigantesca revolución política, social, jurídica, económica, cultural, religiosa,espiritual, existencial...
04/03/20 4:16 PM
  
GS
Palas:
Las declaraciones dogmáticas, definitivas y apodícitas que pretenden poseer la verdad no sirven para nada, vengan de donde vengan Palas, de un creyente, de un ateo, de un nazi o de lo que sea.

Esto es típico de usted:
"Y ¡ay! si se encuentran con alguien demasiado contundente, cual es mi caso, entonces se horrorizan como señoritas"

Usted se cree su cuento de verdad y se lo respeto, pero sinceramente para nada es contundente. Usted tiene un ego bastante grande, por lo que se ve y ya hemos hablado de eso antes.
Y le doy solo dos ejemplos, Cuando despacha ramplonamente A Bunge llamando majadería a su teoría de la cultura, cuándo se ve a leguas que tiene un completo desconocimiento del autor y su obra, peor lo peor es que lo admite, aunque sigue sin inmutarse creyendo que hablar de una lista de filósofos de primera y segunda linea que usted misma hace le da tranquilidad al respecto. Lo mismo hace cuándo habla de autopoiesis y vuelve y la despacha y habla de contradicciones cuando se nota que no ha leído nada al respecto. Y como siempre digo, lo peor es que en "REALIDAD CREE" que sus argumentos han sido contundentes. Así no se puede discutir.
Por eso mismo creo que los debates fallan y la invitzo a leer el siguiente comentario mio:
04/03/20 4:35 PM
  
estoy cansado
Con debido respeto.
La Soflocada: Es la historia de Palas, una mujer que por haber leído y visto tantas obras trágicas, terminó siendo ella una tragedia...

Palas aplica muy astutamente la falacia de sacar el culus... Evade los temas con otros y luego otros...para concluir en nada.
En nada terminan los diccionarios, sin razones teleológicas que los orienten hacia algo.

Alias Palas Atenea, da aveces ciertos aires a hombre... Delata en ciertas actitudes, un temperamento algo velludo; unos sentimientos con carencias de andrógenos, un intelecto en discordia con su género...
04/03/20 4:41 PM
  
GS
Haciendo una autoevaluación de los últimos debates que he tenido no solo en infocatólica sino en otros lados, así como los debates observados en televisión que tantas letras derraman por redes sociales y especialmente el último debate en el post sobre terraplanismo, me he puesto ha pensar sobre la validez de los debates. Siempre había pensado que los debates (y por eso los hago), me han servido a mi para darme cuenta de los puntos débiles de mis ideas y esto especialmente los debates con las personas que opinan lo contrario a mi, como las personas de infocatólica, pero la verdad ahora creo que los debates finalmente no sirven para mucho y si para algo son útiles no compensan el tiempo invertido en ellos. Y claro lo que hago aquí es un MEA CULPA.

Tengo unos planteamientos (PARA MI, QUE NO PRETENDO IMPONER A NADIE) que apenas estoy elaborando que les quiero compartir y de pronto me enriquezcan con ideas, "ojalá sin mala leche":

7 REGLAS PARA NO HACER CON LOS DEBATES (DEBATE SOBRE EL DEBATE)

1. No debatir de lo que no se tenga un conocimiento medianamente profundo. Que tiene su correlato en la siguiente regla:
2. No debatir con personas que no tengan un conocimiento medianamente profundo del tema.
Queremos opinar sobre todo, creemos tener una opinión formada por que leímos algo en algún momento, porque escuchamos a alguien o porque tuvimos una conversación con alguien. El internet contribuye paradójicamente a empobrecer los debates, puesto que bastantes veces lo que hacemos es googlear algún termino o algún planteamiento y a través de una lectura rápida y lógicamente descontextualizada creemos tener una idea suficiente del tema y nos atrevemos a opinar como expertos sobre él.
3. No debatir sobre temas filosóficos especulativos alejados de los descubrimientos científicos.
Que tiene su correlato en la siguiente regla:
4. No debatir asuntos relacionados con filosofías primeras.
Las filosofías primeras son sistemas filosóficos que pretenden erigirse sobre principios o axiomas fundamentales o sobre una interpretación que ellos sostienen es la correcta y definitiva. Ejemplos de esto dos por citar algunos: El platonismo y el objetivismo. Las dos opuestas.
Al respecto: https://razonilustrada.blogspot.com/2018/12/los-limites-de-la-filosofia.html
https://razonilustrada.blogspot.com/2017/12/la-filosofia-como-idolo.html
Estas filosofías tienen otra desventaja a nivel del debate y es que cada una de ellas se encierra en sus propias elaboraciones metafísicas que como tal, no se pueden discutir porque no hay forma de confrontarlas a con un referente externo.
Lo que nos lleva a la siguiente regla:
5. No debatir cuando las partes parten de marcos referencia excluyentes entre sí.
Si tenemos marcos de referencia excluyentes entre si y no estamos dispuestos a salir de nuestra burbuja lógica acoger la posición del otro, el debate no tiene sentido. En los debates de infocatólica pasa como en los debates presidenciales: los argumentos que a algunos les parecen más contundentes son los que coinciden con las ideas que ya tenían. Como quien dice el votante ve a ganador generalmente al candidato de sus preferencias.
Estos nos lleva a la siguiente regla:
6. No debatir sino se está dispuesto a aceptar el argumento más fuerte (dogmatismo).
Bueno de esto hay innumerables ejemplos especialmente cuando debatimos para imponer nuestro punto de vista o nuestras creencias.

Para evitar esto considero que el debate debería restringirse a unas condiciones:
7. No debatir por fuera de marcos de referencia concretos, tales como:
• Sistema jurídicos institucionalizados
• Teorías científicas aceptadas por la comunidad científica
• Datos empíricos consolidados.
• Sistemas políticos institucionalizados

Por mi parte creo que lo mejor es escribir ensayos, los cuales me hacen leer y tomarme el tiempo para investigar.
Y Palas tengo a mujeres filosofas dentro de mis filosofas de cabecera, ejemplo Adela Cortina, no es una cuestión de género (de sexo para usted), no se confunda, siempre ha sido una cuestión de argumentos.
04/03/20 5:25 PM
  
Palas Atenea
GS: El punto 7 no se puede someter a debate porque no hay nada que debatir sobre teorías científicas aceptadas por la comunidad científica ni sobre datos empíricos consolidados. Lo único que podría debatirse es sobre los sistemas políticos y sobre los sistemas jurídicos institucionalizados.
Pero resulta que el tema del aborto es un problema moral y los problemas morales no se solucionan jamás por consenso. Es evidente que el aborto está ya aprobado hace años en la mayoría de los países occidentales, es decir en los democráticos, razón por la cual la cuestión está cerrada porque ninguno de ellos da muestras de abolir esa ley, es más si hay un leve intento de corregir ciertos términos las protestas lo impiden.
Yo creo G:S que usted también cree de verdad que sus argumentos han sido contundentes.
Dije que no había leído a Bunge, pero resulta que dos personas que sí lo habían leído se contradijeron y tuvo que verlo porque escrito está. ¿No vio las contradicción? Pues vuelva a la página y mire. Si tengo que enterarme de lo que alguien dice, ambos citaron al mismo autor, por las contradicciones de esas personas. ¿Por qué no resuelve el problema dándoles a ellos su docta opinión en vez de dejar que el autor que tanto admira quede confuso para los ignorantes? Porque en la cita, que se supone textual, de Horacio Castro decía:
«No es de extrañar que haya sido objeto de muchas especulaciones pseudocientíficas, adornadas de expresiones rimbombantes pero vacías, como “fuerza constructiva”, “entelequia”, “élan vital”, “campo morfogenético”, “AUTOPOIESIS” y otras por el estilo» (Mario Bunge en “Las pseudociencias ¡vaya timo!).
Si esto no es verdad o está descontextualizado tendría que haberlo aclarado en vez de atacarme a mi y, si es verdad, está claro que el primero que tiene una idea negativa sobre la autopoiesis es, precisamente, Bunge. Hágame la caridad de aclarar esto ya que no lo hizo en su momento.


estoy cansado: No se puede estar confuso en los temas morales porque éstos jamás se resuelven por consenso lo que requiere una respuesta inmediata del individuo hacia lo que es malo o bueno, no una demora en el análisis sobre la bondad, maldad o inanidad de algo tan grave como "otorgar" a alguien la condición de ser humano. Demasiado grave el asunto como para andar dudando. No puedes decir en esta cuestión que yo no he acabado en nada cuando para mi el ser humano lo es desde su concepción hasta su muerte; el que ha acabado en nada es, precisamente, el que se lo está pensando.
Por otra parte utilizar la falacia ad hominem acusando a una persona y cargándola de defectos no es lo mismo que generalizar sobre cierto tipo de personas, como pueden ser los ateos, que anatemizan a cualquier autor que sea creyente y fijan ellos mismos las normas y los autores sobre los que se va a hablar, porque yo no he dicho de nadie esto:
"Alias Palas Atenea, da aveces ciertos aires a hombre... Delata en ciertas actitudes, un temperamento algo velludo; unos sentimientos con carencias de andrógenos, un intelecto en discordia con su género..."
Francamente eso es una cosa mucho más tremenda de lo que yo haya dicho nunca a nadie, así que, como no puedo contestarte de la misma manera para no rebajarme, ahí te quedas con tus descalificaciones.
Entre el dogmatismo que me atribuye GS, que ya me ha soltado unas cuentas flores personales y directas en otro blog-no sobre lo que pienso sino sobre mi misma- y las que me atribuyes tú me parece que queda claro quienes son aquí los que hablan fuerte, porque hablar fuerte no significa defender con convicción las ideas sino insultar personalmente a alguien.
Francamente la contestación de GS puede ser aceptable, la suya, en cambio, es vomitiva.
04/03/20 11:48 PM
  
Palas Atenea
Pero ¿cómo es posible que no leyera que Alan atribuye la autopóyesis a Bunge y Horacio Castro pusiera una cita en la que, supuestamente, Bunge dice que la autopóyesis es un término pomposo propio de una pseudo-ciencia? ¿Es que solo lee mis comentarios? ¿Cómo explica tal cosa y por qué no aclaró el asunto en vez de meterse conmigo por ver la contradicción?
05/03/20 12:00 AM
  
Palas Atenea
En cuanto a la mención de que soy una mujer, no la habría hecho en cualquier otro tema, pero resulta que los asesinatos de los nonatos se hacen para liberar a la mujer de esa "carga" y a mi me no me gusta que matan a nadie en mi nombre ni para concederme derechos.
05/03/20 12:10 AM
  
Palas Atenea
Y recopilando lo que he dicho:
1) Para poder eliminar a un colectivo hay que deshumanizarlo y demostré que se cumple siempre. ¿Verdad? ¿Mentira?
2) La eliminación de esos colectivos se hace en lugares donde no entra más que el personal con absoluta prohibición de hablar de lo que allí pasa y negando información a cualquiera que la pida. Tampoco las personas ajenas a aquello tienen interés en verlo porque en su fuero interno saben que el concepto "feto" se puede convertir en la visualización de seres despedazados, experiencia que no podrían asimilar sin ayuda profesional y sin pesadillas. ¿Verdad? ¿Mentira?
3) Un problema moral jamás se puede demorar esperando que se resuelva solo. ¿Verdad? ¿Mentira?
4) la banalidad del mal permite que se discuta asépticamente mientras no tengamos que enfrentarnos con la realidad. Eliminación de la tragedia debido a que, por su propia sustancia, la tragedia nunca puede ser banal. ¿Verdad? ¿Mentira?
Me parece que la acusación de no haber dicho nada por parte del que lo ha dicho no se corresponde con la realidad. Otra cosa es no estar de acuerdo con lo dicho, pero llamar a esto nada describe mejor al que lo ha apuntado que a la que lo ha escrito. No me estado escaqueando, he estado todo el tiempo hablando del tema del aborto que, como es un crimen contra la humanidad, tiene similitud con otros crímenes del mismo tipo que he apuntado.
He aquí lo que se ha hecho con el Juramento Hipocrático, teniendo la desfachatez de mantener su nombre como si Hipócrates hubiese dicho alguna vez tal cosa.
" La versión inicial del juramento prohibía la realización de la eutanasia y el aborto. Sin embargo, al tener en cuenta el respeto por la autonomía de los pacientes, el respeto por los derechos reproductivos de las mujeres, y las complicaciones debido a la penalización del aborto; la versión actual del juramento solo menciona “Velar con el máximo respeto por la vida humana”.
Ni siquiera han tenido la vergüenza de sustituirlo por otra cosa y hacen al pobre Hipócrates hablar por boca de ganso para que los abortistas y los que practican la eutanasia se beneficien del prestigio y la dignidad del famoso juramento. ¿Alguien puede creer que quién que practica abortos vela con el máximo respeto por la vida humana? Pues sí, porque ya está decidido que allí solo hay una vida humana: la de la madre, lo otro son deshechos de naturaleza desconocida. El hecho de que exista la ley que apruebe esto no es una tragedia porque lo han convertido en banal, como ya descubrió Hannah Arendt.
Así que a todo el que vea la banalidad del mal en la ley y la hipocresía del juramento traicionado le cae la del pulpo. Y a mucha honra.
05/03/20 2:39 AM
  
GS
Primera parte de mi comentario:
Palas:
Trataré de responder a sus comentarios en orden.
1. Gracias por sus sugerencias en cuanto a las reglas del debate.

2. “Pero resulta que el tema del aborto es un problema moral y los problemas morales no se solucionan jamás por consenso”

R/ Es que no se usted porque metió el problema del aborto aquí, no sé si usted tuvo a bien leer mi artículo o no. En ese artículo reflexiono sobre el concepto de una ley natural en el ser humano, de cómo la dignidad es la fuente de los derechos humanos que son el contenido de esa ley natural sin acudir a Dios y lo enfoco al final al concepto de eutanasia donde digo:
“Cuándo existen condiciones objetivas, involuntarias e irremisibles, por ejemplo, una enfermedad terminal, un dolor o sufrimiento físico insoportable y sin remedio, que no permitan una calidad de vida aceptable para proteger la dignidad humana, es válido que el individuo mayor de edad, haciendo uso de su autonomía moral, de su razón y libertad, decida en vista a esas condiciones de vida objetiva”.
El objetivo de mi reflexión no era definir cuándo el ser humano comienza a ser persona, ni hablar si los fetos son personas o no. De eso no hablo porque no era el propósito.
Ahora bien ¿cómo es eso que en cuestiones morales no se puede dudar? ¿Y aún si no se pudiera, ¿qué tiene que ver usted si yo dudo en un tema moral como ese, o que sabe usted si dudo o por qué dudo o sobre que específicamente estoy dudando?. No estoy en una condición donde se me exige que tenga una posición clara en este mismo instante y por lo tanto puedo tomarme un tiempo para pensarlo y no tengo que justificarme ni dar explicaciones de algo que yo no he traído a debate y sobre una opinión personal que no tengo porque decir sino quiero. ¡Ni más faltaba!, así que eso de inane que dice de mi o que he acabado en nada, está mal, porque hace lo mismo que le crítica al compañero. Yo veré cuando tomó la decisión y si eso que usted considera una tragedia lo es para mí también o no.
3. Yo creo G:S que usted también cree de verdad que sus argumentos han sido contundentes
R/ A veces si, a veces no, a veces dudo y otras me quedo callado. Pero nunca me pongo como ejemplo de demasiada contundencia como lo hace usted. A propósito, usted dice que jamás se ofende porque nunca menciona esa palabra, pero no necesita mencionarla pues con sus escritos se nota bastante sus emociones y respecto a los ataques personales hace usted bastante y a menudo, como vimos arriba
05/03/20 8:30 AM
  
GS
Palas:
Segunda parte.
4. Dije que no había leído a Bunge, pero resulta que dos personas que sí lo habían leído se contradijeron y tuvo que verlo porque escrito está.
R/ Pero reviso y reviso y no veo esa contradicción, la otra persona aparte de Horacio que dijo que había leído a Bunge fui yo y además yo fui el que introduje el término autopoiesis. Solo habría contradicción si asumimos a Bunge y sus escritos como una biblia que tiene razón en todo y la verdad absoluta y que tenemos que seguirlo en todo. Pero no es así. No conozco cada línea ni cada pensamiento de Bunge y el maestro a veces se extralimitaba en criticar todo. De hecho leí la cita que trajo Horacio castro y he confrontado otros libros de Bunge y solo nombra la autopoiesis esa vez, pero NO explica por qué hace esa afirmación, Bunge tiene su propia teoría desde el sistemismo que llama “Biosistema”, que no veo porque contradice la de autopoiesis. El viejo a veces era brusco en promocionar sus tesis.
Ahora lo que queda claro son los varios comentarios en donde usted se pone a hablar de autopoiesis sin ningún recato, a decir que los filósofos de ahora (refiriendose a Bunge) no dicen nada nuevo, que no leen a los antiguos etc, etc. Revise usted, por favor:
Comentario de 03/03/20 9:06 AM
Comentario de 03/03/20 9:30 AM
Comentario de: 03/03/20 10:03 AM
Comentario de: 03/03/20 10:40 AM
Comentario de : 03/03/20 11:22 AM
Y en todos ellos opina de algo que usted reconoce que no sabe y que además dice que nunca va a leer pero lo hace eso si: “demasiado contundentemente”.

Y me voy a dormir, ya no boto más corriente con esto tampoco.
05/03/20 8:33 AM
  
Palas Atenea
El problema de un debate es cuando éste se da en la ambigüedad, porque en ese caso todas las personas directas son agresivas. Los eufemismos ya denuncian la mentira: "suicidio asistido", cuando el concepto de suicidio requiere que sea el mismo individuo el que se dé muerte a si mismo y no tiene cómplices; "interrupción del embarazo" cuando no es interrupción sino acabamiento, corte, fin, etc...
¿Cómo debatir en esos términos? Si ya te dan el truco con que se defienden: lenguaje amañado e ideas confusas. ¿Cómo puede defenderse un animal que embiste de una serpiente emboscada?
" Porque los hijos de las tinieblas son más astutos en sus tratos con lo demás que los hijos de la luz". A eso me refería cuando decía que escogen el arma y la mañana de niebla para batirse. Ahora bien no son Houdini y el truco está a la vista...para el que quiera verlo.
Noblemente podrían decir: "Mire, hay que suprimir al hijo que la madre no quiere, es un asesinato, pero lo asumimos". ¿Dicen eso? ¡Ni por pienso! Jamás asumen nada, el truco es minimizar la muerte de la criatura humana diciendo que todavía no han podido calibrar la humanidad de la cosa y que la humanidad de la cosa dependerá de la legislación de cada país, de manera que unas personas serán humanas después de los tres meses de su concepción, otras a los cinco y en algunos lugares podrían perfectamente decir que nadie es humano hasta que no salga del cuerpo de su madre y, que de eso depende su humanidad. Pero asumir lo tremendo del acto de impedir a un ser humano continuar su vida y las consecuencias que permitir eso tiene en una sociedad, eso jamás lo hacen. Precisamente toda la parafernalia está para no asumir nada: "Trono a las causa y cadalso a las consecuencias"
05/03/20 10:16 AM
  
Palas Atenea
GS: "El viejo a veces era brusco en promocionar sus tesis". Otro que tal, por lo visto el que tiene algo que decir es brusco en sus tesis. Al final tendré que leer a Bunge para enterarme de si la autopoiesis es una teoría defendida por él o denigrada por él.
"Yo veré cuando tomo la decisión y si eso que usted considera una tragedia lo es para mí también o no". Esto es lo más interesante de todo.
05/03/20 12:01 PM
  
sofía
GS,
Ya se le ha contestado en el post correspondiente: Interpreta usted erróneamente lo que se dijo en el concilio de Letrán. No es este el lugar para proseguir con ese tema, pero allí tiene la respuesta.
05/03/20 8:05 PM
  
Rafael
Creo que Kant es el gran destructor. Su propósito era destruir toda moral, implantar la anomía, Así lo hizo en su ética, con una serie de arbitrarios silogismos para llegar a la nada del imperativo categórico. En realidad, se trata de destruir la moral para sustituirla por el poder. El que tiene el poder decide lo que es moral. No es casualidad que a la par elogiara encendidamente la guillotina de la revolución francesa. La farsa se completa presentando a Kant como un rigorista, por eso de que en su vida personal fuera un maniático en sus costumbres.

El progreso es la bomba atómica, el mayor poder conocido.
09/03/20 1:43 AM
  
Rafael
Discurso de Lord Salisbury sobre las “naciones moribundas” En 1898. Salisbury era el primer ministro inglés, el que más estuvo en el cargo hasta Tatcher.

Discurso para justificar la invasión de Cuba por los yankees. Para justificar que las naciones con más poder se hicieran con el control de las demás. El progreso, que llaman.

Me parece que este discurso, olvidado, explica lo sucedido en el criminal siglo XX. Forma parte de un plan. I Guerra Mundial, Guerra NO civil en España, II Guerra Mundial, etc.
09/03/20 1:59 AM
  
mercedes
que momento ideal para que se de este gobierno¡¡falta una guerra y listo,
29/03/20 1:51 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.