PROBABLEMENTE…. “Donde está tu tesoro, ahí también está tu corazón”. (Mt. 6, 21)

En esta absurda batalla de los autobuses ateos hay un detalle de forma que, como católica, me enorgullece.

Mientras unos intentan “vender” la duda de la existencia de Dios como principal requisito para disfrutar de la vida, otros refuerzan sus creencias con una actitud de afirmación serena y creíble, resaltando los beneficios de la existencia de Dios como distintivo de la buena vida.

Es más , en esta época en al que se margina todo lo religioso y se busca una “espiritualidad” más cómoda, más superflua y más trivial, me produce una gran tristeza ver como los corazones de muchos que se autoproclaman ateos dudan -de ahí la utilización del adverbio PROBLABLEMENTE en su slogan-, de algo que es inalcanzable por nuestros propios medios, que se llama FE.

Pienso que su corazón, -siento ser tan cruda-, esta distraído y confundido; que sus sentidos se entretienen con frivolidades, muchas de ellas atractivas y legitimas, -por supuesto-, y que no les dejan tiempo para distinguir su verdadero tesoro. Y que su razón esta eclipsada por discursos, muchos de ellos vacíos de contenido, con los que justifican su conciencia y su incapacidad de amar.

Y mientras los creyentes disfrutan de un regalo de Dios, por supuesto inmerecido, de un premio del que tiene que responder, no solo con el entendimiento y la voluntad, sino, más bien, con su forma de vivir, con su comprensión, con su oración, y con su mortificación “a quien nos pida razón de la esperanza que poseemos. Pero háganlo con dulzura y respeto y con tranquilidad de conciencia” (1 Ped 3,15-16)

Dios no quiere obligarnos a creer en El. Solo quiere regalarnos la oportunidad de “oír lo IMPERCEPTIBLE y ver lo INVISIBLE; de creer lo INCREIBLE y recibir lo IMPOSIBLE”.

“Sí; Dios tiene sed de nuestra fe y de nuestro amor. Como un padre bueno y misericordioso desea para nosotros todo el bien posible, y este bien es Él mismo” como decía Benedicto XVI hace tan solo unos meses. ¿Qué más se puede pedir?

4 comentarios

  
María Lourdes
Bella imagen, y más bello aún el artículo. Muchas gracias por expresar con tanta elegancia lo que muchos sentimos pero no sabemos expresar.
15/01/09 8:29 PM
  
Jaume Canals
Por pedir que no quede...
¡Yo quiero: mi Tesoro!.
Un abrazo y disfruta de Él.
16/01/09 1:49 AM
  
Ana
yo no se expresarme bien pero me siento amada por Dios y eso es lo que me hace disfrutar de la vida, estuve pensando lo de disfruta de la vida de los autobuses y llegué a la conclusión, que si disfruto con la moda, intentando gastar poco, con el snderismo, el deporte, música, salidas etc es porque Dios existe y me ama, sino fuera así me sentiría con menos interás por las cosas, aunque no siempre esté pensando en El, pero se que está y que El si piensa en mi.
16/01/09 10:15 PM
  
Débora
Sólo puedo decir que mi vida no tendría sentido sin Dios. Para mí no es un "probablemente" sino una "certeza". Y en mi cabeza no cabe un "por si acaso".
27/01/09 6:43 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.