La madre de San Pablo,una “sonrisa de Dios”

“Hijos, obedezcan a sus padres, porque ustedes son de Cristo y eso es lo que les corresponde hacer. El primer mandamiento que va acompañado de una promesa es el siguiente: “Respeta y obedece a tu padre y a tu madre, para que todo te salga bien y tengas una larga vida en la tierra. Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas” (Efesios 6: 1-4)

De la madre de San Pablo nada sabemos, puesto que la única figura materna que el apóstol menciona en sus epístolas es a la madre de Rufo que “ha sido también como una madre para mí”.

A pesar de ello, todo parece indicar que además de colaborar con su marido y su hijo en la fabricación de tiendas, se empeñó en crear un hogar que dejó “la marca de la casa” en el alma de sus hijos. Un ambiente de familia propio de los judíos obligados a emigrar lejos de su tierra, que mientras permanecían fieles a sus tradiciones judías – “Yo fui circuncidado a los ocho días, soy de la raza de Israel, de la tribu de Benjamín, soy hebreo de los legítimos hebreos. Respecto a la Ley, era fariseo.” (Cfr Flp 3, 5-6)-, mantenían una mentalidad abierta y tolerante a nuevas culturas.

De todas formas, parafraseando a León Tolstoi me atrevo a aventurar que el apóstol reconocía a su madre por la sonrisa. Una “sonrisa de Dios”, reflejo del amor de madre que gastó su vida sembrando en su hijo un lenguaje de amor, dulzura, seguridad, libertad, coraje, ejemplo y alegría.Ya que ella, seguramente como todas las madres, era consciente que a pesar de que su maternidad es el mejor regalo para una mujer, su vocación entraña una gran responsabilidad: ” trabajar por la familia y el matrimonio” es “trabajar por el hombre", puesto que es lo mejor que tenemos.

Dicen los expertos en educación que conociendo a los hijos se sabe cómo son sus padres, o mejor aun, que los hijos son fotocopia de los padres, ya que absorben los valores de sus padres por osmosis, de forma natural, inconsciente y gradual. No se refieren únicamente al aspecto físico, sino más bien al carácter, a la forma de ser, de sentir, de pensar, en definitiva, a la manera de ver la vida. Puesto que es a través de la familia donde los vínculos, el ambiente y el tipo de convivencia, facilitan que de un modo natural se asimilen virtudes y valores, el afán de saber, el trabajo bien hecho, la vida de piedad, así como la equilibrada formación de la personalidad y la forma más humana de entender la existencia.

Pues bien, como afirma monseñor Romano Penna, uno de los máximos expertos de la vida y de las obras de Pablo, es posible deducir su temperamento y su aspecto físico a partir de sus cartas.

De su aspecto físico, “sabemos que, en su vida, afrontó innumerables dificultades: vigilias, ayunos, frío, tres naufragios, miles de kilómetros recorridos a pie, lapidado, cinco veces flagelado por los judíos, tres veces azotado por los romanos, encarcelado por largos periodos: y de todo esto se deduce que tenía un físico excepcional, una voluntad de hierro y una capacidad de adaptación extraordinaria”.
De su carácter, “el hecho de que, antes del acontecimiento de Damasco, ejerciera una encarnizada presión persecutoria hacia la comunidad cristiana, habla bien de su temperamento fogoso… un carácter fuerte, que podía expresarse con tonos muy rudos, duros, pero al mismo tiempo, a menudo, muy afectuosos, dulces, amables, casi femeninos. Él mismo se compara a un padre y también a una madre. Su psicología es compleja, con muchas facetas, muy rica”.

Esta reflexión nos hace suponer que tanto la madre como el padre de San Pablo eran conscientes que “trabajar” por la familia, con entrega abnegada e incondicional, suponía “trabajar” por el hombre. Es más, estoy convencida de que aprovecharían cualquier ocasión no solo para agradecer al Señor, Padre todopoderoso, el don de los hijos recibidos, sino para guiar con sabiduría, paciencia, fortaleza y serenidad todas sus preocupaciones, temores y fatigas que de ese amor incondicional se deriva.

Después de todo, la familia es el ámbito natural en la que cada uno de nosotros “habríamos elegido para nacer y madurar", “donde se viven los amores humanos más verdaderos, buenos y bellos".

Pero hay algo más, a tener muy en cuenta y que nunca deberíamos olvidar: Cada familia, nuestra familia, es “exclusiva, extraordinaria e inaccesible” en la que “lo valemos todo desnudos de todo” simplemente por Amor.

7 comentarios

  
Ana
Obedecer y respetar a los padres. Hace mucha falta que se fomente la autoridad de los padres. sin autoridad moral no pueden formar ni educar
11/12/08 9:13 PM
  
Jaume Canals
Reme a veces me sorprendes al comprobar como salta de un concepto a otro, justamente el escrito que nos has traído me recuerda un comentario sobre el mismo que decía: “este mandamiento lleva aneja la promesa de la bendición que acompaña a toda familia en que reina la piedad de los hijos hacia los padres, de donde nace la paz y la concordia, y de aquí el interés de todos por el bienestar de la familia”.
11/12/08 11:19 PM
  
Reme
Jaume

No hay de qué preocuparse jajaja... a veces soy yo la sorprendida.
12/12/08 5:01 PM
  
Reme
Ana

Efectivamente. Pero una autoridad basada en el cariño, la paciencia y el ejemplo.
12/12/08 5:02 PM
  
Ana
Es verdad lo de la autoridad basad en el cariño y ejemplo, he tenido la suerte de vivrlo y nos ha servido a todos para poder andar por la vida y actar como se piensa y decir lo que se piensa sin necesidad de faltar el respeto a nadie de conseguir la mete que se pretende sin pisotear a nadie .
13/12/08 6:56 PM
  
PEPA SILLA
Madre, sólo hay una dice el refrán. Y Padre también.Pienso la suerte que he tenido en tener la madre ( por supuesto también el padre pero me ciño en estas líneas a la madre) que tuve.Bueno que tengo, porque aunque esté ya en el cielo, me ayuda mucho. Le pido consejo y recuerdo constantemente sus enseñanzas e intento imitarla en muchas cosas en la que era ejemplar. Por supuesto que también tenía defectos pero en los humanos es normal y también se puede sacar lecciones de ellos con el fin de evitarlos. Me da mucha pena las personas que no pueden estar orgullosas de su madre, pero me admira especialmente algunos de estos casos. Quizá su madre no estuvo o no está a la altura de las circunstacias de ser una buena madre pero los hijos sí. Y me admiro de que haya tanta gente buena que saben tratar a sus padres muy bien cuando éstos los han tratado muy mal. La piedad es una virtud que la llevamos dentro y hay gente que la desarrolla de modo admirable. Devolver bien por mal; además sin juzgar porque cada persona es responsable de su vida: y no se nos exigirá que demos cuenta de los actos de los demás sino de los que hayamos relizado libremente cada uno en conciencia.
Buen fin de semana. Pepa Silla
14/12/08 11:57 AM
  
María Lourdes
Acabo de leer un artículo que escribió hace tiempo en Periodismo Católico en la que resume "Rastro de Dios" (un cuento que alguien mencionó en mi blog) y habla sobre las madres de niños discapacitados. Me conmovió mucho y lo recomendé en un comentario de mi blog, pero dejo el enlace aquí también porque creo que tiene mucho que ver con el tema de este artículo (que también me gustó mucho) y es muy apropiado para la temporada de Navidad que se acerca: http://www.periodismocatolico.com/content/view/172/38/

¡Muchísimas gracias!
15/12/08 10:40 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.