InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categorías: Itinerario de fe, Oremos

7.04.18

Por gracia serás fuerte y fraternal

Tuve la dicha de que un agricultor me pidiera prestada tierra para cultivar y se la he prestado. Resulta muy inspirador verle desde mi computadora fajado bajo el sol cuidando de sus cultivos.

A veces trae a su hijo, un muchacho de 12 años precioso y un par de veces ha venido con su esposa e hija bebé para pasar al aire libre en día de campo.

Solo verlo delante de mí esforzándose por su familia es la mayor paga del mundo; lo considero un don del cielo, a decir verdad, ya que me inspira a ser mejor y a no quejarme de nada, sobre todo.

El hombre apareció en mi puerta durante la campaña electoral por lo que, mientras me ocupaba de mi apostolado en redes sociales informando, discutiendo, formando, siempre al alzar la mirada del teclado lo tenía delante de mí, justo ante mis ojos, para regresarme a la realidad y así encontrarme conmigo misma y recuperar el sentido de mi existencia tan perdido como queda debido a la parte de ficción y despersonalización  que involucra el Internet.

Haberse equivocado los costarricenses hace cuatro años eligiendo ingenuamente a un gobierno de todavía no muy claras trazas laicistas para reelegir ahora a un candidato del mismo partido por otros cuatro años siendo que se revelara como auténticamente laicista, es el colmo del absurdo, a decir verdad.

No valió para que los católicos evitaran votar por el PAC (Partido de Acción Ciudadana) el que lo obispos alertaran, ni que los pro-vida católicos lo hiciéramos, ni que muchos analistas, políticos y expertos denunciaran que fue el gobierno del PAC fue el peor gobierno hasta ahora visto ni que estuviera en juego tanto el papel del cristianismo en la historia de mi país como la situación económica debido al déficit fiscal.

Nada de lo que se dijo sirvió para nada ya que, a la hora del voto, prevaleció el criterio emotivo en los católicos. Enceguecidos como estaban continúan hoy todavía hoy y supongo que así seguirán por siempre ya que así es el ser humano.

Uno sale de un período electoral solo para encontrarse que, en un tris,  su libertad de expresión y de conciencia han sido drásticamente reducidas y se estremece por verse despojado de un derecho fundamental pero, bien, a la vez mira al agricultor por su ventana y se dice que, a aquél buen hombre, lo debe tener todo esto sin cuidado tal como debe tener a la joven mamá quien, con su hijo en brazos y el otro a su lado, me detuvo antes de entrar a la pulpería para pedirme que, tal como se lo había prometido, le ayudara comprando un bollo de pan, arroz, numar y café.

La pobre no tiene ni para comer ya que el padre de los niños está sin trabajo y aunque ella se ayuda con la venta de arroz con leche y repostería, ahora mismo no tiene ni para los materiales.

Es cierto, el marxismo oculto tras el laicismo del PAC es una auténtica atrocidad ya que, mientras están preocupados por establecer firmemente  su estructura de poder, se olvidan de los más necesitados a los que, ni por asomo ayudarán en sus cuatro años (ya ocho) de gobierno. Esa ha sido la tónica desde que el marxismo existe.

Mientras gobiernan cegados por su egoísmo, mi pobre agricultor y la querida mamá con sus tres hijos, se pasarán los cuatro años sin apenas enterarse de lo que hacen sus gobernantes, de no ser porque se encuentran con hijos de Dios que les echan una mano aun cuando ellos mismos se encuentran al límite de sus posibilidades.

Así es, no se enterarán de lo que hace el gobierno pero, por tu medio, sabrán que Dios existe y eso es todo lo que necesitan saber.

Efectivamente, el Laicismo podrá despojarte de tus derechos, pero no de tu relación con Dios y del Bien, la Verdad y Belleza que derivan de ello y que, por defecto –casi sin pensarlo- pondrás al servicio de tus hermanos.

Por gracia serás fuerte cuanto más débil aparentas ser.

Serás fuerte y fraternal dentro de un estado laicista que con brutalidad te grita en la cara que eres y debes ser todo lo contrario.

Así, de manera tan simple, te descubrirás disfrutando de la gloriosa libertad de la que gozas como hijo de Dios.

Lero, lero… 

3.04.18

¡Para los hijos de Dios su victoria es la vida! | Sobre las elecciones en Costa Rica

“Mientras los verdugos de Jesús dormían plácidamente arrullados por el espejismo del poder, Él desalojaba el sepulcro e inauguraba la oleada de vida nueva que en el entramado de la historia de los sencillos se da en el modo martirio… ¡Claro, para el que se toma en serio el Evangelio!
El miedo y el odio apasionado reclaman y cobran lo suyo con la vida de los inocentes.
¡Cristo, Cordero degollado, en pie!”
Manuel Enrique Chavarría Estrada, presbítero

Lo que se lee en los medios de comunicación sobre lo que fue la campaña electoral en mi país contiene gran parte de la verdad pero, a la vez, está fragmentada debido a que pocos o ninguno de los periodistas estuvieron involucrados al grado o el modo en que pudieran haber ofrecido una visión completa e imparcial. 


No me detendré en los detalles de la contienda electoral ya que son muchos y muy complicados, nada más diré que, para hallar sentido a los acontecimientos, hemos de remitirnos a la historia de Israel cuando, por sus infidelidades fue invadida, arrasada y deportada a tierras en donde se les impuso una nueva forma de vivir y de pensar. 

La Palabra de Dios nos enriquece ya que ahora sabemos que aquello fue un mal necesario. 

Es por eso que en este momento podemos decir que, literalmente, nos encontramos junto a los canales de Babilonia y, por primera vez, hemos contemplado vívidamente el sentido de la agonía en Los Olivos, previendo el futuro.

Sin embargo, en lo profundo de las tinieblas que nos circundan, percibimos claramente la luz radiante del sepulcro mientras va quedando vacío.

Cuaresma, Triduo Pascual y ahora la Pascua han sido camino de conversión que, con gran devoción, hemos seguido.

Sin embargo, bastantes quedaron rezagados, muchos siguen aún dispersos, confundidos, deslumbrados por el resplandor de la victoria de un poder que no es del Resucitado.

El presidente electo afirma ser católico, sin embargo, por ser candidato del oficialismo hereda y adquiere nuevos compromisos con quienes promueven el laicismo, tienen en su agenda la ideología de género y están de parte de la cultura de la muerte por lo que le a mi país le espera un camino no muy diferente al que han seguido muchos otros en la actualidad.

Los católicos que le dieron su voto a sabiendas o no del contenido de su plan de gobierno serán lo que más habrán de sufrir debido a su desidia o ignorancia. Difícilmente se habrán de enterar del por qué. No cabe duda de que ahí estaremos para para que ninguno se pierda.

El resto de nosotros, al lado de nuestros obispos, nos proponemos orar y colaborar con el presidente  para que, con el auxilio de la gracia, llegue a destacarse como modelo de cristiano; pero si no, si su elección fuese diferente, la gracia nos confirma en la certeza acerca de que el camino de santidad que la situación supone no es nada despreciable y, por tanto, nos proponemos dar plena adhesión.

Sea Santa María, “virgen fecunda, puerta del cielo siempre abierta” quien “libre al pueblo que tropieza y se quiere levantar”

¡Para los hijos de Dios su victoria es la vida!
¡Caramba! ¡Que para algo que tenga sentido hemos de vivir!


¡Santidad o muerte!
Amen

11.02.18

Costa Rica en segunda ronda: Evangelismo vs. Laicismo

Pasando por lo que estamos pasando en mi país me he llegado a preguntar cómo sería la batalla entre las tendencias a lo interno de países que han blindado sus fronteras a la ideología de género. 

Recuerdo que tuvimos un libro en casa que veía siendo colegiala que contenía una crónica fotográfica de lo que sucedió en Polonia con el sindicato Solidaridad. Las imágenes me sobrecogían pero a la vez formaron en mi la idea de cómo sería batallar en contra de un régimen dictatorial.

No cabe duda que dichas imágenes regresaron a mi memoria debido a lo que está significando para mí la actual lucha electoral.

Siendo que presentaron candidatura trece ciudadanos entre ellos, una evangélico bastante desconocido fuera del ámbito próvida, el candidato del partido oficialista y tambièn otro candidato católico social cristiano que para mí era la mejor opción, desde el principio la contienda, en su intención de voto, se presentaba bastante fragmentada por lo que las encuestas no fueron arrojando  información veraz sino hasta noviembre, aproximadamente.

Quienes para ese momento ocupaban los primeros puestos eran cuatro candidatos entre los que, ni de lejos, se asomaba el candidato evangélico.

Fue poco después de que el gobierno dio a conocer la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la que recomendó a nuestro país legislar a favor de los “derechos de parejas homosexuales” que la candidatura del evangélico se disparó pero, como reacción, la del candidato oficialista con muy definido tinte laicista.

La cuestión es que, al final, ambos candidatos obtuvieron suficientes votos como para pasar a la segunda ronda.

Asì fue como llegamos al peor escenario de la historia electoral de nuestro país.

Desde entonces, cosa de un par de semanas,  en redes sociales hemos experimentado una batalla campal que ya empieza a arrojar consecuencias en la vida pública tal como, de parte de padres de familia que han tomado medidas ilegales para proteger a sus hijos de la Ideologìa de Gènero y, por parte de los laicistas, apoyados por los medios de comunicación, una despiadada campaña de desprestigio a nivel nacional e internacional dirigida al candidato evangélico que afecta tanto a los evangélicos como a los católicos que lo apoyan.

La campaña sucia que precedió a la primera ronda ha resultado un juego de niños comparado con lo que estamos viendo.

Por lo que circula en redes sociales estamos conociendo lo peor de lo que estamos hechos: temor, agresión oral y gráfica, difamación, escándalo, impudor, revancha, odio, enemistad… es un infierno.

Dado que el apostolado que en redes he venido realizando hace ocho años consiste en divulgar la verdad de los hechos respecto a muchos temas, con respecto a la presente situación, se ha convertido en una batalla personal por conservar la cordura.

Muchìsimos, de ambas partes, tienen el entendimiento tan obnubilado que es imposible razonar con ellos ya que, en principio, niegan la veracidad de la información que se les ofrece por lo que persisten en el error, alimentando en sí mismo el temor y toda clase de malos sentimientos.  

Cómo puede haber nuestro país llegado a estar tan extremadamente polarizado?

Pues, nada, ésto es el resultado de un proceso semejante al cambio de paradigma dentro de la Iglesia en el que, por haber ido sacando a Dios de la vida pública y privada, surgen quienes con liderazgo, enarbolan la bandera del Relativismo al que muchos se han adherido con lo que, simultáneamente, niegan a los cristianos toda posibilidad de hablar.  

Estamos ante dos candidatos que representan los dos extremos: el cristianismo evangélico y el laicismo radical en su más pura expresión.

Quienes en primera ronda no votamos por ninguno de ellos estamos desolados y a la espera de alianzas entre los partidos que nos pudieran servir de criterio para confirmar nuestra decisión.

Mucho me temo que tampoco será tan simple ya que, ninguno de los candidatos, posee equipo de gobierno, experiencia en la función pública, edad suficiente, ni contactos a nivel local o internacional que los pudieran auxiliar en su labor como gobernantes; ambos poseen suficiente “rabo que les majen” como para confiar en ellos: el evangélico debido a los pastores que lo han influenciado y la procedencia del capital que lo financia y, el candidato oficialista, por pertenecer al peor gobierno de todos los tiempos. Con cualquiera que quedara electo las consecuencias serán muy graves.

Como ven, la batalla de los pueblos para rechazar la imposición de ideologías parece cosa muy remota sino hasta que, de la noche a la mañana, te ves en medio de ella sin saber cuál rumbo tomar ya que cualquiera sea la decisión, te llevará a ser cómplice de las consecuencias, sobre las que no sabes a ciencia cierta, si podrás asumir con responsabilidad.

Nunca como hasta ahora había entendido en qué consiste la purificación de un pueblo, lo necesario de la vida de la gracia, de aspirar a la santidad, de ser devota de la Madre Santisima.

Resumiéndolo de esta manera, entiendo mientras escribo que, precisamente, se me ha venido preparando para éste momento a partir de que tiempo atrás fui movida a conocer sobre el martirio y la apostasía, respecto a los cristianos perseguidos, acerca de la vida de la gracia, el deseo de ser santa y mi subsecuente consagración a Jesús por María.

Todo el conjunto, viéndolo así, me rinde una infinita seguridad, paz, esperanza y consuelo que no tenía al empezar a escribir.

Sea a Dios toda la gloria.

 

PD. Gracias padre Iraburu por mandarme a orar.

31.01.18

Debate Presidencial: "No tres sino cinco cerditos: el Policía, el Cantante, el Progre, el Bueno y el Snob"

No tres sino cinco cerditos quieren demostrar que pueden construir una casa común mejor que el otro.

De izquierda a derecha en la imagen: el cerdito Policía, el Cantante, el Progre, el Bueno y el Snob.

El cerdito Policía, ya entrado en canas, dice que la construirá cimentándola en la disciplina, el orden y la seguridad. Pocos dudan de que, por más alocado que parezca, será capaz de hacerlo debido a su determinación.

El cerdito Cantante, ni joven ni viejo, afirma que debido a su experiencia en el parlamento y a que es fiel a la inspiración divina, la podrá construir sobre notas musicales. Cosa de la que ningún otro cerdito será capaz, asegura. 

El cerdito Progre no duda que es su deber hacerlo sobre los cimientos que dejara su antiguo jefe, el cerdito Viajero quien, por construirla sobre tiquetes aéreos, no consiguió sino que la casa común saliera volando por los aires con el primer ventarrón. 

Luego, el cerdito Bueno, ha dicho que lo hará sobre lo que de bello, bueno y verdadero cada uno posee para asegurarse de que se mantendrá en pie y nos conserve a resguardo de tantas amenazas que nos asechan desde el exterior. 

Finalmente, el cerdito Snob se mantiene firme en la idea de que por estar bajo la tutela y patrocinio de excerditos constructores e inversionistas así como por contar con un excelente equipo de trabajo, podrá construirnos una casa de lujo. 

Eso  han dicho aunque, sobre la capacidad de cada uno, existen serias dudas, no así sobre sus intenciones. 

Nadie duda de las buenas intenciones de un cerdito, cualquiera que sea ya que, si echamos la mirada fuera de aquí, gran parte del resto del mundo tienen la mala fortuna de verse en el dilema de elegir, no entre cerditos, sino entre candidatos vampiros, muertos vivientes, orcos y hasta horribles mutantes. 

Es un horror lo que pasa ahí afuera. 

Nosotros, con piedra en el pecho deberíamos darnos por el hecho de que, al menos somos cerditos con cierta decencia viviendo en una granja preciosa, sin graves amenazas y en la que nada nos falta.

Ahora bien, sea como sea, nos tocará elegir al cerdito al que le confiaremos la construcción de la casa común.

Cada uno de nosotros ha puesto alma, vida y corazón en su familia y trabajo por lo que, tras escucharlos concienzudamente, deberá poner en manos de alguno de ellos todo lo que ama y aquello por lo que con tanto esfuerzo ha luchado.

Así que, tengamos claro que no será poca cosa ni fácil decidir.

Yo, como soy así, escribo este cuento para hacerles ver de manera simple en qué consiste la elección del próximo domingo, un poco para evitar que la porqueriza se nos siga llenando de cerditos con moretones, raspones y fracturas, en su lucha por defender al cerdito de su preferencia.

No está bien eso ni estaría bien que, sea el que sea cerdito electo, la batalla continuara.

Y menos estaría bien que, con la sensatez y prudencia que solo Dios puede dar, neguemos el hecho de que los cinco candidatos son, literalmente: un Policìa, un Cantante, un Progre, un Buen Hombre y un Snob. 


 Algunas decisiones pueden ser simples cuando las meditamos con alma de niño. 

30.01.18

Lo que sucede cuando no sabes lo que hiciste en el celular

El otro día, no se qué fue lo que hice en mi celular y aparecieron en la galería toneladas de imágenes que he publicado a largo de muchos años en sitios de la web que ni siquiera recordaba.
Eché un vistazo a los que me traían buenos recuerdos por lo que, al final, aquello representaba un poco más de una bella década de mi vida.
Fue consolador darme cuenta que tuve un período de mi vida muy creativo; aunque quedé preocupada debido a que, justo mi vida presente, no lo es.
He dejado de pintar, casi no publico en el blog, ya no investigo.
Mi tiempo se va como agua entre los dedos dedicada a lo poco que el clima, los oficios domésticos y enfermedades me permiten hacer de oración, de misa frecuente y demás.
Si, tengo mi apostolado en redes sociales pero resulta sumamente insatisfactorio ya que es como predicar en el desierto. Con excepciones.
En lo que recibo satisfacción es en la misa dominical, en cumplir con María con el rezo diario del rosario, en los momentos de oración (cuando no hay sequedad), en alguna que otra lectura de piedad y en los pocos encuentros que tengo con mi familia y amigos. Mis inquilinos? Pues, si, relacionarme con ellos es satisfactorio. Deo gratias! No siempre ha sido así.
Claro, de cuando en cuando y como nunca he sido de aspirar reconocimiento, me sorprendo cuando alguno me hace saber que lo que hago o digo ha sido importante para su vida. Pequeñas e inesperadas satisfacciones.
No se qué será pero, realmente, me veo viviendo de manera tan simple, que no consigo creerlo. Llego a preguntarme si estaré haciendo bien llevando esta vida.
Saben? Uno que se preocupa de la buena administración de los dones recibidos.
Aunque después me pregunto que, cuál otra vida podría llevar si ya no cuento con el tiempo, la salud y el dinero que me facilitaban ser creativa?
Pues, nada, viviré la vida que se me permite llevar; tan simple como eso.
Soy feliz así? Claro que sí, vivo contenta. No paro de sonreír. Gozo a mares con tantas pequeñas cosas. Hasta con recuerdos lindos que me llegan de repente la paso bien.
No sé ni cómo. Debe ser por gracia.
Es raro que, al cabo de la vida, haya uno tenido más de lo que necesita y, de repente, tenga solo lo que necesita. Es raro pero interesante y bello a la vez. Saben? Como bueno y verdadero…
Es raro tambièn que, llevando un vida simple y viéndose acosado de tantos peligros como existen, esté uno tan en paz.
Contento, en paz y agradecido.
Solo la gracia puede hacer tanta maravilla. 
Está claro que llegar hasta aquí no ha sido solo cosa de lo que sucedió cuando no sabes qué hiciste en el celular.