De las cosas de cada día (IX) Las palabras de María

La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado es la más alta designación que ha hecho Dios a un ser humano.

En María, la criatura humana, recuperó  -tan solo por unas palabras transitorias- aquél estatus en el que Dios la creó y que fue perdido por la desobediencia de los primeros padres.

Es razonable que Dios designara a uno de nosotros en el que nos viéramos total e incondicionalmente amados,  elegidos, agraciados y redimidos, coronados.

Es razonable ya que Dios tiene pensado recapitular en si todas las cosas por lo que,  el asentimiento de María, da la oportunidad a Dios restablecer el orden en la creación. Nos demuestra, además, cómo fue que fuimos pensados: llenos de gracia, en total adhesión a Dios.

En María, Puerta del Cielo, Dios recuperó lo que parecía perdido “por haber entrado por ella al mundo la Palabra hasta entonces invisible de Dios”, por Quien fueron hechas todas las cosas y tendrán su fin.

De ahí que María “se entregara con todas fuerzas a la alabanza y a  la acción de gracias, consagrándole su vida, sentimientos y pensamientos”; de ahí que su espíritu “se alegrara en la divinidad eterna de Jesús [ ] que se ha revestido de mi carne y reposa en mi seno” 

Y qué es, si no, lo mismo que cada uno, por haber recibido el Espíritu de Dios, tendría que cantar con su vida? Qué es, si no,  lo que encuentra el alma cada vez que Dios perdona sus culpas mediante el sacramento de la Reconciliación? Qué es, lo que el alma dulcificada por la gracia recibe en la santa comunión si no “la divinidad eterna de Jesús, revestida de mi carne reposando en mi seno”?

Es que existe obra mayor que, por la fe, la gracia haga a Cristo carne en cada uno, por el tiempo en que exista el ser humano que de al Creador su asentimiento?

No existe obra mayor que la de redimirnos y por eso el Señor ha anunciado que nos espera corona de gloria. No será de la categoría dada a María pero corona será. 

Con nuestro asentimiento, permitamos que  “la divinidad eterna de Jesús se revista de nuestra carne” ya que no  existe mayor deseo de Dios que ver en nuestra carne al Hijo que tanto ama.

Es de maravillarse la precisión del plan de Dios? Cómo no amarle y regocijarse “en Dios, mi Salvador”?

Las palabras de María fueron transitorias pero de una efectividad trascendental, las nuestras -por gracia- también lo serán.

“Hágase en mi según tu Palabra”

 Amen

NOTA: Fragmentos tomados de san Beda el Venerable sobre el Magníficat y de la Sagrada Escritura.
Agradecida por la imagen a Elisa Macia.

1 comentario

  
Juan Bautista García
Virgen María
(1) Fue una mujer elegida por Dios, según el profeta Isaías: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Is.7:14) (2) Fue una mujer cuya fe se apoyó en Dios como su Salvador: “Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones” (Lc.1:47 y 48)
(3) Fue una mujer que reflexionaba en su corazón: “Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lc.2:10) (4) Fue una mujer cuya obediencia a la voluntad de Dios fue manifiesta: “Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lc.1:38) (5) Fue una mujer, que juntamente, con los discípulos de Jesús, y otras mujeres, practicó la vida oración: “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús” (Hch.1:14)
Reflexión.
Hay cosas que se han dicho y se dicen en cuanto a la Virgen María, pero no tienen base escritural, son extra bíblicas. Y yo digo: ¿por qué beber en el ´riachuelo´ y no hacerlo en el manantial´? Creo en la Virgen María, y todo lo que las Sagradas Escrituras dicen en cuanto a ella; y para mí es todo un ejemplo de vida espiritual, ¡tengo que aprender de su autenticidad cristiana, al igual que de tantos personajes bíblicos del Antiguo y Nuevo Testamento!
Bendición
26/12/20 7:36 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.