El Sínodo alemán y el rinoceronte gris del cisma

El Sínodo alemán y el rinoceronte gris del cisma

Debemos ser previsores y prepararnos para afrontar una situación que, por su magnitud, sólo podremos analogar con los hechos acaecidos en la primera mitad del siglo XVI en el norte de Europa. Las cuestiones candentes del Sínodo alemán, presentadas estos días en Roma, significan un verdadero desafío a la curia romana y al Papa, al cual puede que no le quede más remedio, in extremis, que aplicar un severo correctorium, para proteger la comunión eclesial

Contemplamos actualmente con estupor un espectáculo, dantesco, según mi impresión, protagonizado por la mayor parte de los obispos germanos, juntamente con sus teólogos, y por un gran número de los participantes activos del llamado Camino sinodal (Der Synodale Weg) alemán. Podríamos encontrar fácilmente las fuentes de este desorden eclesial en el espíritu de independencia protestante o en la mundanización y relajación de las costumbres, pero creo que también existe una razón muy profunda en el orden de las ideas, de índole metafísica.

Como bien sabemos, un principio fundamental de la metafísica escolástica es aquél que afirma que el obrar sigue al ser; operari sequitur esse. Dicho de otro modo, existe una dependencia metafísica fundamental de las acciones u operaciones de los entes respecto de su propio ser. La naturaleza de los entes es la misma esencia, considerada como principio de operación, y esta misma esencia es la que recibe el ser, acto y perfección (actus essendi), y, en definitiva, raíz fundamental de todo obrar ulterior. Sin embargo, en todo lo tocante al Sínodo alemán, deberíamos tener en cuenta que la teología del Rin contemporánea, que lo mueve e inspira, está contaminada por una serie de postulados antimetafísicos de corte idealista. El paladín por antonomasia de la nueva teología germana ha sido y sigue siendo, no tanto l'enfant terrible Hans Küng (1928-2021), como algunos podrían sospechar, sino, más bien, Karl Rahner (1904-1984). La teología trascendentalista del teólogo de Freiburg y de sus seguidores, que son legión, no plantea que el obrar siga al ser, sino, más bien, que el ser (sein) sigue al pensar (denken) o conocer (Erkennen), o, más exactamente, que ambos términos se identifican sic et simpliciter[1], olvidando que únicamente en Dios existe una identificación de su propio ser con su inteligir, como enseña el Angélico Doctor: «esse Dei est suum intelligere»[2].

Ésta es, según mi opinión, la raíz metafísico-teológica del espíritu del Sínodo alemán que, de forma inexorable, parece que corre con precipitación hacia el abismo del cisma, o sea, de la separación del cuerpo místico de Cristo. Por supuesto que los fautores de este delirium tremens van mucho más allá de la teología rahneriana, sin embargo, pienso que, en sus principios, se asientan sus propuestas y conclusiones, encontrando, pues, su degeneración en la inercia de las premisas que las fundamentan.

Los participantes del Sínodo alemán, especialmente los más activos y recalcitrantes, han promovido ab initio, mediante sus delicuescentes reuniones, votaciones y declaraciones ―mediáticas y mediatizadas―, no una reflexión acerca de lo que la Iglesia es, de su identidad esencial, sino, por el contrario, una dinámica vertiginosa que ha girado siempre en torno a lo que la Iglesia piensa de sí misma, esto es, de su autoconsciencia, en el sentido más idealista de la expresión. Dicho pensamiento colectivo y autoconsciente, además, se ha presentado, respecto del ser eclesial, como fundante y no como fundado.

El joven teólogo Michael Seewald, uno de los más sobresalientes rupturistas del panorama teológico alemán, expresa a la perfección el presente afán antieclesial. Para él, que propugna un dogma en evolución (heterogénea)[3], la ansiada nueva reforma debería producirse a partir del hecho de pensar de otro modo la Iglesia (dieselbe Kirche anders denken)[4]. Es inevitable ver aquí, por consiguiente, una correlación entre este otro modo de pensar (anders denken) y el otro modo de ser (anders sein) eclesial al que se refiere, por cierto, el actual presidente de la Conferencia episcopal alemana, Mons. Georg Bätzing. Según el Dr. Seewald, existen tres modos de evolución dogmática: por autocorrección, por olvido o por innovación encubierta[5]. Pese a esto, sea cual sea la modalidad, en el presente caso estaríamos hablando de una evolución heterogénea, y no homogénea, del dogma católico. En otros términos, a lo que lamentablemente se aspira en Alemania, a tenor de los hechos acontecidos hasta el momento, no es a un mero cambio accidental, sino a un cambio substancial de la realidad, tanto de la Iglesia como de la misma religión.

Es cierto, no obstante, que, en el contexto de la reciente visita ad limina apostolorum de los obispos alemanes, el obispo Bätzing ha afirmado que la Iglesia alemana es católica y quiere continuar siéndolo (wir sind katholisch und wir bleiben es…); esto es lo que ha destacado Vatican News en su versión alemana[6]. Curiosamente, lo que no ha transcrito este medio vaticano es la segunda parte de dicha declaración, que es, por cierto, la que más nos interesa aquí subrayar. Al respecto, Bätzing añade que ellos ―él habla en nombre de la mayoría de los obispos de la Conferencia y de la voluntad general (?) de los fieles alemanes, participantes en su Sínodo― quieren ser católicos, cierto, pero de otro modo diferente (…aber wir wollen anders katholisch sein)[7], lo cual, a mi entender, es formalmente la declaración más radical y audaz que se ha realizado hasta el momento, porque aquí encontramos el fundamentum y la razón de ser de los cambios sustantivos que dichos obispos anhelan implementar, bien sean las bendiciones de parejas del mismo sexo, por ejemplo, bien sea la admisión de las mujeres a las órdenes sagradas. Lo diré más claramente: Mons. Bätzing, por su parte, cuando habla de otro modo de ser, se está refiriendo, de hecho, a adoptar una nueva ratio eclesial, lo que supondría la creación de una nueva Iglesia y, en definitiva, de una nueva religión. Y prueba de que dicho obispo, cuando habla de otro modo de ser, se está refiriendo a una nova ratio ―no simplemente a un novus modus―, es que él mismo asegura osadamente que, en su diócesis, seguirá permitiendo las susodichas bendiciones, al mismo tiempo que asevera, contradictoriamente, que su intención y la de los restantes obispos es la de permanecer unidos a Roma, y de no hacer nada (sic) al margen de la Iglesia universal.

Por otro lado, algunos también han querido identificar, con el célebre sensus fidelium, las propuestas y exigencias asamblearias de este Sínodo alemán, en las que, por modo de sufragio democrático (!), los participantes ―la mayoría de los cuales sin la pericia ni los suficientes conocimientos teológicos― han decidido sobre cuestiones esenciales de la Iglesia, no para profundizar en ellas, sino para cambiarlas, esto es, para convertirlas en algo substancialmente diferente a lo que son ahora. Además, conviene tener bien en cuenta que el grado de participación en este Sínodo ha sido ridículo a nivel cuantitativo. Por ende, supondría un insulto a la inteligencia concluir que esta minoría fuera una representación fidedigna del conjunto de católicos practicantes; se ha mostrado, más bien, interesada en contentar, no a los fieles ―en sentido estricto―, sino al gran número de contribuyentes (no practicantes) que pagan religiosamente el impuesto eclesiástico, acomodándose a su modo de pensar mundano, puede que para contener la actual sangría de apostasías, expresión de una comunidad socialmente enferma y alejada de Dios. Sea como sea, resulta superfluo recordar que no tiene sentido vociferar un supuesto sensus fidelium ―minoritario, repito―, si éste está disociado del auténtico sensus fidei católico.

Pese a todo, son muchos los que se preguntan qué pasará con el Sínodo alemán, cuál será su desenlace. Proyectando la situación actual, no puedo dejar de ver analógicamente en este embrollo a un rinoceronte gris; para mí, son inútiles las posiciones naifs que, impostadamente, simulan desconocer el verdadero alcance del problema, actuando como si dicho rinoceronte gris no existiese, evitando, así, comprometerse e implicarse, permaneciendo en una zona de relativo confort, mediante su silencio y, por ende, su tácita aceptación. El rinoceronte gris existe y viene hacia nosotros; esta advertencia va dirigida especialmente a todos los sacerdotes jóvenes que están más preocupados por su status y sus nombramientos parroquiales, diocesanos o académicos que por la verdad que deben enseñar y defender, incluso con la vida. También no podemos dejar de tener en cuenta el bienestar espiritual de las almas, que, mediante ciertos experimentos pastorales, son puestas temerariamente en prise ―como decimos en ajedrez―, y las cuales tienen derecho ―y esto es lo que frecuentemente se olvida―, no sólo a recibir los sacramentos, sino también a que les enseñen correctamente y sin deformaciones la verdad divina. Considero que el momento de reaccionar y actuar es éste; «non semper lilia florent», como decía Ovidio[8].

La antedicha analogía zoológica la he tomado de Michele Wucker, la cual, mediante su exitoso libro The Gray Rhino: How to Recognize and Act on the Obvious Dangers We Ignore (2016)[9], de estrategia socio-económica, inspiró al actual presidente chino Xi Jinping[10]. La figura del rinoceronte gris se opone a la conocida expresión cisne negro. Este último se refiere, como bien sabemos, a un hecho sorpresivo e imprevisto. En cambio, el rinoceronte gris manifiesta un peligro futuro que avanza hacia nosotros casi sin contención, y que puede captarse de modo evidente ya en el momento presente. Al respecto, existen dos tipos de personas, las que saben reconocer dicho peligro o gray rhino y se preparan para el impacto, y, los otros, que viven deliberadamente con una venda en los ojos, no queriendo reconocer dicha amenaza. Los primeros, los prudentes, se saben preparar mejor para la inminente adversidad y tendrán más capacidad y recursos para afrontar riesgos; los segundos no se arriesgarán en absoluto, pero tampoco se prepararán, y, por ende, se encontrarán ulteriormente en una situación de desarme total. Por consiguiente, considero que el peligro de cisma es real y palmario; o sea, muchos pensamos que, en la coyuntura hodierna, dicho cisma alemán y la probable propagación del espíritu cismático a otras iglesias particulares se nos presenta ―mutatis mutandis y en un sentido traslaticio― como una especie de rinoceronte gris.

Rebus sic stantibus, es perentorio que se reaccione de forma clara y enérgica, empezando por los obispos, sacerdotes y teólogos, y siguiendo por el resto del pueblo fiel, y más aún cuando la Iglesia en general sigue embarcada en el Sínodo de la sinodalidad ―prolongado hasta el 2024―, proceso que, en el hipotético caso de que se descontrolase ―Dios no lo quiera―, podría convertirse ―y de facto se ha convertido ya en algunas diócesis― en la condición de posibilidad para que los errores del Sínodo alemán se expandan metastásicamente por todo el cuerpo social de la Iglesia. En particular, constato la existencia de una cierta nocividad conceptual, que se desarrolla mediante la ley de los vasos comunicantes, a saber, a partir de términos comunes en ambos sínodos, especialmente el de sinodalidad, neologismo eclesiológico de naturaleza marcadamente anfibológica, que, para unos, puede significar una cosa, y, para otros, todo lo contrario. Damos por supuesto que el papa Francisco empezó, en 2015[11], a emplear dicho término con recta intención, sin duda, pero, a la vez, considero que no existe problema alguno en cuestionar el grado de precisión teológico-conceptual. En todo caso, lo que resulta insoportable es la actual magna comitante caterva de los que, de modo oportunista, se alinean siempre y por sistema con las directrices oficialistas; son los que repiten sin cesar, unos por convicción ―los más honestos―, por carrerismo, otros ―los más dudosos―, que la Iglesia tiene la sinodalidad como dimensión constitutiva (sic)[12], sin tener aún muy claro lo que significa exactamente dicha expresión.

Es cierto que san Juan Crisóstomo, al cual apela el Papa[13], afirma la sinonimia entre Iglesia y sínodo, pero lo hace para explicar que ella es asamblea o congregación (litúrgica): «Ecclesia enim est nomen conventus et congregationis»; Ἐκκλησία γὰρ συστήματος καὶ συνόδου ἐστὶν ὄνομα[14]. De hecho, en dicho contexto litúrgico y en este mismo pasaje, el Santo simplemente quiere explicar en qué consiste la acción de gracias de la Iglesia (gratiarum actio in quo consistat), remarcando que la alabanza a Dios es una obra de la comunidad y no algo puramente individual (laus eius in Ecclesia sanctorum)[15]; en ningún momento se está refiriendo, por lo tanto, a ningún sínodo de obispos ni a nada semejante.

Hoy, más que nunca, pues, los obispos y teólogos deben ser prudentes ―más que cautos― y, por ende, previsores ―recordemos que la previsión o providencia es una parte cuasi integral de la prudencia―; deben reconocer a este rinoceronte gris, y, sobre todo, deben estar en disposición de ánimo resolutiva a la hora de elegir los medios adecuados para poder evitar la embestida o, al menos, mitigar los consecuentes daños. De hecho, no hace falta leer a Wucker para ello, sino a santo Tomás; la previsión o providencia, según él, «importa una cierta relación a algo distante hacia lo cual deben ordenarse todas las cosas que ocurren en el presente»[16]. Por consiguiente, debemos ser previsores y prepararnos para afrontar una situación que, por su magnitud, sólo podremos analogar con los hechos acaecidos en la primera mitad del siglo XVI en el norte de Europa. Las cuestiones candentes del Sínodo alemán, presentadas estos días en Roma, significan un verdadero desafío a la curia romana y al Papa, al cual puede que no le quede más remedio, in extremis, que aplicar un severo correctorium, para proteger la comunión eclesial, cuya esencia ―recordémoslo bien― está constituida por una tríada unitaria de principios, a saber, el jerárquico, el sacramental y el doctrinal; es imposible, en este sentido, la unidad esencial de la Iglesia, si ésta no emana de una unidad de fe, es decir, de la fides quae creditur.

En fin, puede que la solución general a esta ruptura en ciernes no estribe tanto en que la Iglesia salga de sí misma ―una salida esencial, que no misionera,significaría su autoaniquilación―, sino más bien en que la Iglesia se repliegue sobre sí misma, o sea, sobre su propia esencia, que es lo mismo que decir que permanezca en unidad mística con su Cabeza, de la cual recibe el flujo vital sobrenatural y con la cual constituye ―en términos agustinianos― una persona mystica, a saber, el Christus totus.

P. Jaime Mercant Simó 

Notas


[1] Cf. Karl Rahner, Geist in Welt: Zur Metaphysik der endlichen Erkenntnis bei Thomas von Aquin, München: Kösel, 1957, p. 82: «Sein und Erkennen ist dasselbe: idem intellectus et intellectum et intelligere».

[2] Thomas Aquinas, Contra Gentiles, lib. I, cap. 69, n. 6.

[3] Cf. Michael Seewald, El dogma en evolución: Cómo se desarrollan las doctrinas de fe, Maliaño: Sal Terrae, 2020.

[4] Cf. Michael Seewald, Reforma: Pensar de otro modo la misma Iglesia, Maliaño: Sal Terrae, 2021.

[5] Cf. Ibidem, pp. 74-109.

[6] Cf. Vatican News, «Nach ad-limina-Besuch: „Erleichterung und Sorge“» (19-11-2022):

https://www.vaticannews.va/de/kirche/news/2022-11/deutschland-bischofskonferenz-baetzing-ad-limina-synodaler-weg.html#:~:text=%E2%80%9EWir%20sind%20katholisch%20und%20bleiben,bleiben%20es%E2%80%9C%2C%20bekr%C3%A4ftigte%20er.

[7] Cf. CNA Deutsch, «Bischof Bätzing: Wir bleiben katholisch, „aber wir wollen anders katholisch sein“» (19-11-2022):

https://de.catholicnewsagency.com/story/bischof-baetzing-wir-bleiben-katholisch-aber-wir-wollen-anders-katholisch-sein-12083

[8] Publius Ovidius Naso, Ars amandi 2, 215.

[9] Cf. Michele Wucker, The Gray Rhino: How to Recognize and Act on the Obvious Dangers We Ignore, New York: St. Martin's Publishing Group, 2016.

[10] Cf. Michele Wucker, Carlos Barragán, «La mujer que enseñó a Xi Jinping a torear un rinoceronte gris: "Ven diferente los riesgos"», Entrevista, El Confidencial (5-6-2021):

https://www.elconfidencial.com/mundo/2021-06-05/michele-wucker-pandemia-rinoceronte-gris_3115963/

[11] Cf. Franciscus, Discurso en la Conmemoración del 50 aniversario de la Institución del Sínodo de los Obispos (17 de octubre de 2015):

https://www.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2015/october/documents/papa-francesco_20151017_50-anniversario-sinodo.html

[12] Cf. Comisión Teológica Internacional, La sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia (2018), nn. 1, 5, 42, 57, 70 y 94.

[13] Cf. Franciscus, Discurso en la Conmemoración del 50 aniversario de la Institución del Sínodo de los Obispos (17 de octubre de 2015): «La sinodalidad, como dimensión constitutiva de la Iglesia, nos ofrece el marco interpretativo más adecuado para comprender el mismo ministerio jerárquico. Si comprendemos que, como dice san Juan Crisóstomo, "Iglesia y Sínodo son sinónimos" [cf. Explicatio in Ps. 149] ―porque la Iglesia no es otra cosa que el "caminar juntos" de la grey de Dios por los senderos de la historia que sale al encuentro de Cristo el Señor― entendemos también que en su interior nadie puede ser "elevado" por encima de los demás. Al contrario, en la Iglesia es necesario que alguno "se abaje" para ponerse al servicio de los hermanos a lo largo del camino».

[14] Iohannes Chrysostomus, Expositio in Psalmum 149, n. 1: PG 55, 493.

[15] Cf. Ibidem.

[16] Thomas Aquinas, Summa Theologiae, II-II, q. 49, a. 6, co.: «[…] importat enim providentia respectum quendam alicuius distantis, ad quod ea quae in praesenti occurrunt ordinanda sunt».

11 comentarios

Pampeano
Estimado Padre, si se produce algún tipo de cisma, ¿quién se queda con el nombre de Iglesia Católica?; ¿quién se queda "dentro" y quién "fuera"?. Porque se habla de cisma por aquí, cisma por allá o acullá y puede perfectamente que los "sinodales" se queden dentro y los auténticos católicos atados a la revelación, tradición y magisterio perenne tengan que partir por la puerta. ¿No es esto posible? A mi modo de ver ciertos acontecimientos, si que lo es. Saludos
23/11/22 1:15 PM
Osvaldo
A mí modo de ver el cisma de hecho inició este proceso en el año 1968, cuando se alzaron numerosas voces de obispos contra Humane Vitae. Está tensión fue un crescendo (con altibajos) hasta el momento actual. La tensión actual hace que esto sea ya indisimulable. Y no acercamos al cisma formal. Pero con una novedad: se dan en forma conjunta el proceso de herejía/ cisma junto con una enorme apostasía sin parangón en la historia. Lo cual hace imposible acertar resultados...
23/11/22 3:49 PM
Juan Mariner
Lanzo una pregunta. No me puedo permitir viajar a Centroeuropa. A ver si alguien me contesta si puede o quiere. Hablamos de una estructura jerárquica con obispos y cardenales en la cúspide. Pero, ¿CUÁL ES EL SER Y SENTIR DEL PUEBLO CATÓLICO LLANO EN ALEMANIA? No me refiero a los lamec.... de siempre y de todas las épocas y a los que se erigen en representantes del grupo sin serlo.

El ínclito Suárez de la modélica Transición española hablaba de legalizar lo que estaba a nivel de calle, pero sólo legisló lo que a él le interesó, y lo demás quedó en el tintero hasta hoy en día.
23/11/22 6:54 PM
F Xavier Albizuri
Creo que en la fe católica no tiene sentido pretender una evolución de su esencia, siempre podemos profundizar en la verdad pero no alterarla, pues la verdad se nos revela, no es una construcción humana. En un sentido religioso, conocemos desde la fe, pues "El comienzo de la sabiduría es el temor del Señor" (Prov, 9, 10), de forma que el desorden metafísico refleja el oscurecimiento de la fe.
23/11/22 6:58 PM
Disán Vázquez
¡Excelente artículo! Señala con precisión el punto central del problema: el abandono de la visión realista-escolástica por la visión nominalista-idealista de la Filosofía introducida por K. Rahner y seguido por otros, y su influjo en la Teología. "Las cosas no son lo que son, sino lo que queremos que sean". Teniendo en cuenta el cambio sustancial que supone esta visión, presente en el sínodo alemán, por ejemplo, yo creo que no se puede hablar de un cisma, sino de una herejía. Estamos más frente a una situación parecida a la Reforma Protestante que al cisma de Oriente.
24/11/22 6:26 PM
Federico Ma.
Muy buen artículo, Padre. Muchas gracias. Echa luz en tanta oscuridad.

En cuanto a la raíz metafísico-teológica...: si, como con razón dice santo Tomás, "parvus error in principio, magnus est in fine", y apartarse de los principios de santo Tomás no se hace "sine magno detrimento" (san Pío X), entonces las consecuencias del gran error inicial, de dicha "raíz metafísico-teológica", han de ser no ya grandes, sino enormes: "magnus error in principio, maximus est in fine".

Se me ocurre que, si bien se entiende claramente por el contexto, por el respeto debido al término "teólogo" quizá convendría entrecomillarlo cuando se le aplica a ciertos sujetos... Pues es un contrasentido que sea en verdad teólogo el que viene a contradecir la fe católica: más bien es un pseudo-teólogo.
25/11/22 2:26 AM
Forestier
El arma más contundente con la que Lutero y sus primeros seguidores justificaron afianzaron su ruptura y desprecio por la Iglesia Católica, fue con el argumento de que el catolicismo se amparaba y fomentaba las soberbias doctrinas de la razón metafísica de Aristóteles y Sto Tomás de Aquino. Y confundiendo de forma dicotómica distintos planos (ley-mandamientos, fe-obras, razón-soberbia, etc.) que esto en en resumen la herejía luterana, Lutero decía que hay que prescindir de la metafísica y basarse solamente en la en la palabra de Dios. Con este crak de la filosofía y la teología, el protestantismo lleva ya varios siglos comiéndose este marrón maloliente.
25/11/22 8:11 PM
José
Pues no sé, no creo que las tesis del Sínodo Alemán estén muy alejadas de lo que sucede en otros sitios. Simplemente lo llevan más avanzado, llevan más tiempo con ello. Cuando se hicieron las consultas en las diócesis sobre el Sínodo de la sinodalidad, las tesis presentadas no difieren mucho de lo planteado por el Alemán: fin del celibato sacerdotal, sacerdocio femenino, aceptación del divorcio, anticonceptivos, matrimonio gay... etc, en definitiva: implantar la agenda del NOM.
Si vemos la agenda de la próxima Jornada Mundial de la Juventud también van por ahí los tiros. Más bien veo un cisma inverso, nos declararán cismáticos a los católicos tradicionales de toda la vida que, hasta ahora, hemos creído en la doctrina de la Iglesia Santa Católica y Apostólica hasta Benedicto XVI.
26/11/22 7:11 AM
Néstor
Excelente artículo. Al fin Rahner ha dado los frutos que tenía que dar. Como están las cosas, es urgente una fábrica de cascabeles o sirenas para rinocerontes grises, de lo contrario muchos van a seguir negando su existencia cuando estén bajo sus patas.

Saludos cordiales.
26/11/22 3:40 PM
Pep
Excelente articulo.
28/11/22 12:43 PM
Daniel Argentina
Casi como Osvaldo, creo q esto data de la época del catecismo holandés y teologías contemporáneas. Se deslizó en las sombras con JPII y con BXVI asomó. Creo q Francisco no hizo mas q contemporizar y dar largas para evitar q explote lo inevitable.
28/11/22 2:54 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.