InfoCatólica / Santiago de Gobiendes / Categoría: Sin categorías

15.06.19

Sobre el Documento "Varón y mujer los creó"

Nota previa:

Queridos lectores: lean por favor el artículo hasta el final, no vaya a ser que, leyende lo de “Magnífico documento” se llamen ustedes a engaño y se queden con una idea equivocada de mi opinión sobre el Documento “Varón y mujer los creó". Si no tienen ustedes suficiente paciencia o son perezosos, pueden empezar a leer desde donde pone “Hasta aquí perfecto“, que he puesto en rojo para que ustedes lo vean bien. La retranca y la ironía no siempre son bien entendidas.


Magnífico documento el que ha publicado la Congregación para la educación católica el pasado 10 de junio sobre la cuestión del género en la educación.

El Documento en cuestión resulta contundente en el rechazo frontal a esta ideología desde las primeras líneas. “Vivimos una emergencia educativa, en particular, en lo que se refiere a los temas de afectividad y sexualidad.” “En muchos casos han sido estructurados y propuestos caminos educativos que “trasmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad refleja una antropología contraria a la fe y a la justa razón” (los subrayados son míos).

“En este contexto, la misión educativa se enfrenta al desafío de una ideología, genéricamente llamada gender, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer. Esta ideología presenta una sociedad sin diferencias de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer.”

La ideología de género – señala el documento – “pretende, como señala el Papa Francisco, responder a ciertas aspiraciones, a veces comprensibles, pero busca imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños.

Pero “hay que escuchar y comprender”, dice el documento. La ideología de género plantea “la posibilidad de los individuos de autodeterminar sus propias inclinaciones sexuales sin tener en cuenta la reciprocidad y complementariedad de la relación hombre-mujer, así como la finalidad procreativa de la sexualidad”. “El individuo pretende ser radicalmente autónomo y su orientación sexual va a depender de la actitud subjetiva de la persona, que puede elegir un género que no corresponda con su sexualidad biológica. Lo que vale es la absoluta libertad de autodeterminación y la elección circunstancial de cada individuo en el contexto de cualquier relación emocional”.

“De esta manera, se apela al reconocimiento público de la libertad de elección de género y la pluralidad de uniones en oposición al matrimonio entre hombre y mujer, considerado una herencia del patrimonio patriarcal. Por lo tanto, se quisiera que cada individuo pudiera elegir su propia condición y que la sociedad se limite a garantizar tal derecho, también mediante un apoyo material; de lo contrario, nacerían formas de discriminación social contra las minorías. La reivindicación de dichos derechos ha entrado en el debate político de hoy día, obteniendo aceptación en algunos documentos internacionales e integrándose en alguna legislaciones nacionales.”

El documento señala acertadamente que para la ideología de género la voluntad del individuo se vuelve absoluta, conduciendo a un relativismo, donde todo es equivalente e indiferenciado, sin orden ni finalidad. “Estamos ante una revolución cultural e ideológica en el horizonte relativista y ante una revolución jurídica que promueve derechos individuales y sociales específicos. La identidad humana se entrega a una opción individualista en la que cada uno juzga como le parece, como si más allá de los individuos no hubiera verdades, valores, principios que orienten, como si todo fuera igual y cualquier cosa debiera permitirse”.

La complementariedad fisiológica, basada en la diferencia sexual, asegura las condiciones para la procreación. En cambio, el recurso a las tecnologías reproductivas puede consentir la generación de una persona, pareja de una pareja del mismo sexo, con “fertilización in vitro” y maternidad subrogada: pero el uso de tecnología no es equivalente a la concepción natural, porque implica manipulación de embriones, fragmentación de la paternidad, instrumentalización y/o mercantilización del cuerpo humano, así como reducción del ser humano a objeto de una tecnología científica.”

“Por lo que concierne al sector escolar, es propio de la naturaleza de la educación la capacidad de construir las bases para un diálogo pacífico y permitir un encuentro fructífero entre las personas y las ideas. Además, la perspectiva de una extensión de la razón a la dimensión transcendente parece no secundaria. El diálogo entre fe y razón “si no quiere reducirse a un estéril ejercicio intelectual, debe partir de la actual situación concreta del hombre y desarrollar sobre ella una reflexión  que recoja su verdad ontológico-metafísica”. En esta situación se coloca la misión evangelizadora de la Iglesia sobre el hombre y la mujer.”

La descripción y la crítica de la ideología de género me parece certera y demoledora. Se trata, ni más ni menos, que de una ideología totalitaria contraria a la fe y a la razón. Hasta aquí perfecto.

Leer más... »

9.06.19

La Resistencia (actualizado II)

InfoCatólica publica la noticia y la Declaración: Dos cardenales y tres obispos publican una «Declaración de verdades» para refutar los errores actuales en la vida de la Iglesia

Ayer, domingo de Pentecostés, Sonia Vázquez y yo decidimos publicar este artículo a las tres de la tarde. Hoy, lunes, a primera hora, leo en Life Site News un documento firmado por el cardenal Burke y el obispo Schneider, que se titula “Declaración de las verdades relacionadas con algunos de los errores más comunes en la vida de la Iglesia de nuestro tiempo”. En uno de sus párrafos, escriben lo siguiente:

“Ante los ojos del Divino Juez y en su propia conciencia, cada obispo, sacerdote y fiel laico tiene el deber moral de dar testimonio sin ambigüedades de aquellas verdades que en nuestros días están ofuscadas, socavadas y negadas. Los actos privados y públicos de una declaración de estas verdades podrían iniciar un movimiento de confesión de la verdad, de su defensa y de la reparación de los pecados generalizados contra la fe, de los pecados de la apostasía oculta y abierta de la fe católica de un no pequeño número tanto del clero como de los laicos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tal movimiento no se juzgará a sí mismo de acuerdo con los números, sino de acuerdo con la verdad, como dijo San Gregorio Nacianceno, en medio de la confusión doctrinal general de la crisis arriana, “Dios no se deleita” en números ”( Or . 42: 7).”

Esa intención de iniciar un moviemiento de confesión de la verdad era la que animaba también mi artículo. Juzguen ustedes mismos la “casualidad” de tal coinicidencia, de tantas coincidencias… Doy gracias a Dios; gracias al Señor por mover los corazones de siervos inútiles como yo, para que seamos instrumentos en sus manos. Del estiercol sabe Dios hacer brotar las flores. Dios no guarda silencio y su Espíritu Santo sigue soplando dentro de la Iglesia. Gloria a Dios. Bendito sea su Santo Nombre.

Quienes quieran apoyar esta Declaración de los cardenales y obispos pueden hacerlo pinchando aquí: PETICIÓN de Apoyo a la Declaración de Verdades de los Cardenales y los Obispos en Medio de la Confusión en la Iglesia Universal.


Este artículo está dedicado a nuestro amigo y hermano en la fe Germán Mazuelo-Leyton, ejemplo de resistencia católica en estos tiempos oscuros de apostasía y herejías. Que Dios le bendiga y la Santísima Virgen le defienda y le ampare siempre.

Hoy, solemnidad de Pentecostés, Sonia Vázquez y yo hemos decidido publicar este artículo en Marchando Religión y en mi blog al mismo tiempo: a las tres de la tarde. En las manos amorosas de Dios ponemos sus frutos.


Según la tercera ley de Newton, Toda acción desencadena siempre una reacción igual y contraria. Pues bien, ante la apostasía creciente, ante la primavera de las herejías que estamos sufriendo en los últimos años, ante la basura ideológica satánica que amenaza con llevarnos a la cárcel el día menos pensado, ha surgido (está brotando), como no podía ser de otra manera, una resistencia católica.

Leer más... »

6.06.19

¿Quieres ser feliz?

Pues si quieres ser feliz, el único camino es Cristo, es su Sagrado Corazón, es el Santísimo. Conviérte y adora a Jesús Sacramentado. 

El mundo está lleno de personas desquiciadas. Hay mucha gente que se siente profundamente desgraciada y que busca febrilmente la felicidad que no encuentra por ninguna parte. El consumo de ansiolíticos y antidepresivos se ha disparado en los últimos años. El suicidio es una plaga: la primera causa de mortalidad en España y en toda Europa. Cada año se suicidan en España alrededor de 3500 personas: unas diez al día. Se calcula que por cada persona que se suicida hay otras veinte que lo intentan. El número de suicidios triplica las muertes por accidentes de tráfico. Según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio es el problema de salud más grave de Europa. En el mundo, se dan más de ochocientos mil suicidios al año y causa más muertes que las guerras y los homicidios. Pero el problema del suicidio es un tabú. De esto no se habla ni se hacen campañas de concienciación. Silencio. El gobierno se gasta ingentes cantidades de dinero en campañas contra el tabaco y contra los accidentes de tráfico. Pero para prevenir el suicidio, no se gastan ni un duro. Y es el primer problema sanitario de España.

Aunque bien pensado, el sufrimiento ¿es realmente un problema sanitario?

Leer más... »

30.05.19

En el centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús

 

El 30 de mayo de 1919, tal día como hoy hace cien años, el rey Alfonso XIII consagra España al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles, centro geográfico de España, ante una imagen monumental en piedra y con el Santísimo expuesto en un altar.

Esta fue la fórmula de consagración que leyó el rey ante el Santísimo:

España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante este trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la península. Todas las razas que la habitan, todas las regiones que la integran, han constituido en la sucesión de los siglos y a través de comunes azares y mutuas lealtades esta gran patria española, fuerte y constante en el amor a la Religión y en su adhesión a la Monarquía.

Sintiendo la tradición católica de la realeza española y continuando gozosos la historia de su fe y de su devoción a Vuestra Divina Persona, confesamos que Vos vinisteis a la tierra a establecer el reino de Dios en la paz de las almas, redimidas por Vuestra Sangre y en la dicha de los pueblos que se rijan por vuestra santa Ley; reconocemos que tenéis por blasón de Vuestra Divinidad conceder participación de Vuestro Poder a los Príncipes de la tierra y que de Vos reciben eficacia y sanción todas las leyes justas, en cuyo cumplimiento estriba el imperio del orden y de la paz.

Vos sois el camino seguro que conduce a la posesión de la vida eterna: luz inextinguible que alumbra los entendimientos para que conozcan la verdad y principio propulsor de toda vida y de todo legítimo progreso social, afianzándose en Vos y en el poderío y suavidad de vuestra gracia, todas las virtudes y heroísmos que elevan y hermosean el alma.

Venga, pues, a nosotros tu Santísimo Reino, que es Reino de justicia y de amor. Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de la Ciencia y de las Letras, y en nuestras leyes e instituciones patrias.

Gracias, Señor, por habernos librado misericordiosamente de la común desgracia de la guerra, que tantos pueblos ha desangrado; continuad con nosotros la obra de vuestra amorosa providencia. Desde estas alturas que para Vos hemos escogido, como símbolo del deseo que nos anima de que presidáis todas nuestras empresas, bendecid a los pobres, a los obreros, a los proletarios todos para que en la pacifica armonía de todas las clases sociales, encuentren justicia y caridad que haga más suave su vida, más llevadero su trabajo.

Bendecid al Ejército y a la Marina, brazos armados de la Patria, para que en la lealtad de su disciplina y en el valor de sus armas sean siempre salvaguardia de la Nación y defensa del Derecho. Bendecidnos a todos los que aquí reunidos en la cordialidad de unos mismos santos amores de la Religión y de la Patria, queremos consagraros nuestra vida, pidiéndoos como premio de ella el morir en la seguridad de Vuestro Amor y en el regalado seno de Vuestro Corazón Adorable. Así sea.”

Leer más... »

15.05.19

¿Y ahora qué hacemos? Seamos santos

“Quien crea y se bautice se salvará; quien no crea se condenará.” Marcos 16, 15.

Vivimos una gran apostasía. No creéis. Y la consecuencia será la condenación eterna. Dios no miente. Allá vosotros. Dios quiere que todos se salven y para eso vino Cristo al mundo: para dar su vida en la cruz, para sacrificarse a sí mismo, y así darnos la vida eterna. Pero la salvación pasa por cumplir sus mandamientos, pasa por la santidad.

No hay salvación fuera de la Iglesia. Cristo es el único Salvador. No hay otro. Cristo es el único Dios verdadero. Podéis creer la verdad o podéis rechazarla. Cristo es el camino, la verdad y la vida. No hay otro camino de salvación. No hay otra verdad: no hay relativismo que valga; no hay distintas opiniones que valgan todas lo mismo; no hay distintas religiones, todas ellas verdaderas. No hay otro Señor de la vida, sino Jesucristo.

Pero la mentalidad moderna, liberal e individualista, no entiende nada. Pensaréis que soy un intolerante, un fanático… No os cabe en la cabeza que alguien diga que la Verdad es Cristo y que no hay otra. Pero es la verdad… Podéis aceptarla o rechazarla…

Nuestro mundo apóstata ya no entiende lo que es ser católico. Un católico no va por la vida juzgando ni condenando a nadie. No vamos echándole en cara a la gente sus pecados ni señalando a las personas con el dedo: bastante tenemos con pedir perdón por nuestros propios pecados… Pero no podemos ocultar la verdad porque la verdad no es nuestra verdad: es la Verdad de Dios. Es Dios mismo. Y sólo a Cristo Jesús le toca juzgar, salvar o condenar. No nos toca a nosotros el juicio. A nosotros nos toca ser testigos de la Verdad, vivir con coherencia y amar a todos. Pero no hay mayor amor que intentar que todos se salven y tratar de llevar a todas la almas a Cristo…

Leer más... »