InfoCatólica / Santiago de Gobiendes / Categoría: Sin categorías

16.12.18

Adorad al Señor

Queridos profesores:

El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree“. Esa frase se la atribuyen a San Antonio de Padua, Doctor de la Iglesia, a quien se suele representar con el Niño Jesús en brazos.

Leer más... »

6.12.18

Reinaré en España

Se cumplen ahora los cuarenta años de la aprobación de la Constitución Española en vigor. La transición a la democracia tras el fallecimiento de Franco tuvo la virtud de hacer borrón y cuenta nueva. Hubo un ejercicio de perdón y de olvido de los crímenes atroces del pasado – en uno y otro bando – para construir una democracia en la que cupiéramos todos los españoles, independientemente de nuestra ideología o de nuestra religión. Todos somos españoles por encima de todo y queremos vivir juntos por el bien de España que es el bien de nuestros hijos. Todos queremos una sociedad libre y justa en la que todos podamos vivir en paz, criar a nuestros hijos y tener un trabajo digno que nos permita vivir decentemente, sin abusos, sin explotaciones, sin desigualdades sangrantes que claman al cielo.

Yo soy católico. Mi único Señor es Jesucristo. Mi única aspiración es la santidad. Y la única insignia que llevo en la solapa es el Corazón de Jesús. Estoy absolutamente en contra del divorcio, del aborto, de las leyes de ingeniería social que atentan manifiestamente contra la familia (lo que ahora llaman despectivamente la “familia tradicional”). Estoy absolutamente en contra de las leyes que se aprueban contra Dios y que contribuyen a esta cultura de la muerte que tantas vidas está destruyendo. Los miles de abortos que se han llevado a cabo en España en estos cuarenta años justifican por sí solos mi manifiesto disgusto con los resultados de esta Constitución: por sus frutos los conoceréis.

Leer más... »

27.11.18

Xi Jimping, presidente de la República Popular China

Hoy tenemos de visita en España al mayor tirano del mundo: Xi Jinping, el presidente de la República Popular China. Este dictador tiene sojuzgados a mil cuatrocientos millones de chinos en un país donde se pisotean los derechos humanos de manera sistemática y continua desde hace décadas; una dictadura en la que toda disidencia es perseguida, encarcelada o eliminada a base de torturas y asesinatos; un país en el que durante años se decretó por ley el control de la natalidad y se impuso por la fuerza la política del hijo único, llegando al infanticidio y al empleo del aborto como medio de asesinar a los hijos no deseados por el Estado. China es el país de la represión de Tiananmen en 1989. En China, el Partido Comunista gobierna de manera despótica y criminal desde la revolución de Mao Zedong en 1949. Durante la llamada revolución cultural, que comenzó en 1966, el régimen comunista asesinó alrededor de 45 millones de chinos.

Leer más... »

25.11.18

Santidad o Muerte

San Juan Bosco decía que “el sacerdote ni se salva ni se condena solo. El sacerdote no va solo al cielo ni va solo al infierno. Si obra bien, irá al cielo con las almas que salve con su buen ejemplo. Si obra mal y da escándalo, irá a la perdición con las almas condenadas por su escándalo”. Yo no soy sacerdote. Soy director de un colegio. Pero mi responsabilidad es la misma: llevar almas al cielo.

Les confieso que hasta hace poco tiempo la salvación de las almas me traía sin cuidado. “Cada uno verá lo que hace”. “Allá cada cual”. Esa era mi actitud. Y digo que “era” porque últimamente el celo por la salvación de las almas me devora por dentro. Lo que antes me importaba un bledo ahora se ha convertido en una especie de fuego que me consume. Nada me parece más importante que llevar almas al cielo. Nuestro deber es amar a los pecadores, a los alejados de Cristo: aunque nos desprecien, aunque nos insulten, aunque se rían de nosotros. Porque solo la verdadera caridad sana los corazones, invita a la conversión y conduce a las pobres almas al cielo. Recemos por la conversión de los que no creen en Dios y amémosles como Dios los ama. Jesús no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores. 

¿Por qué ese cambio? Por gracia de Dios, sin duda. Este es mi cuarto curso dirigiendo el Colegio Juan Pablo II de Puerto Real. Hace poco me preguntaba un sacerdote cuál había sido el momento más importante desde que había llegado a este bendito pueblo. Y le contestaba que el momento más grande fue cuando don Rafael Zornoza inauguró la capilla del Colegio y nos hizo el mayor regalo: tener a Cristo Eucaristía en nuestro Sagrario, en el centro del Colegio. Tener a Cristo Vivo, a Cristo Rey, al Señor, al Creador… ¡Qué cosa más grande! Nada me consuela más que ver a los niños en la capilla a la hora del recreo rezando delante del sagrario, sin que nadie los obligue.

¡Cuánto quiero a mis profesores, a los niños del colegio y a sus familias! ¡Cuánto amo a Dios! ¡Y aún es poco…! Me veo a mí mismo como un gusano enterrado en el estiércol de mi pecado ¡Hay tanto pecado en mí y tanto pecado a mi alrededor! El pecado, el mal, es como una bomba atómica que te destroza a ti y destroza a cuantos te rodean: a los niños, a sus padres, a mis profesores… El pecado tiene efectos demoledores, destructores: tanto para ti como para los que conviven contigo. Y sólo Cristo quita el pecado del mundo. Sólo Cristo puede darme un corazón como el Suyo. Y mi pecado impide que los que me conocen vayan a Ti, Señor. No lo permitas más. Hazme santo o quítame de en medio, Señor: santidad o muerte.

Leer más... »

15.11.18

Regalos de Dios

Permítanme que dedique unas líneas a contar intimidades. Me da pudor hacerlo porque supone un ejercicio de destape del alma, pero me apetece compartir con ustedes las gracias que el Señor me va regalando, seguramente para consolarme y animarme ante tanta podredumbre que tengo que soportar tanto fuera como dentro de la propia Iglesia (lo cual es aún más doloroso).

Leer más... »