InfoCatólica / Caballero del Pilar / Archivos para: Noviembre 2019

18.11.19

P. Jorge Ranninger, L.C.: “El apostolado del Sagrado Corazón ha nacido para que Él reine en tu matrimonio, en tu familia y en tu hogar”

Jorge Ranninger, LC sacerdote Legionario de Cristo. Nacido en Madrid en 1976. Se consagró al Señor en 1996 y se ordenó sacerdote 24 de diciembre 2010. Se ha dedicado principalmente a la pastoral juvenil. Hace dos años inició con un grupo de matrimonios este nuevo apostolado del “Sagrado Corazón de Jesús para vivir en familia”. En esta entrevista nos habla del apostolado del Sagrado Corazón como director nacional del mismo.

¿Cómo nace la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en la Iglesia?

Existe una larga tradición en la Iglesia de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Dos hitos importantes en esta devoción se remontan a las apariciones que tuvo santa Margarita María Alacoque, en 1673-1675, en Paray-le-Monial, y tiempo después, en 1733, en Valladolid, España, el beato Bernardo de Hoyos.

Leer más... »

11.11.19

La Sábana Santa: la última frontera entre ciencia y fe

Pedro Vázquez es filólogo. El interés por el estudio de las lenguas se despertó en él ya a una edad temprana. Cuando cursaba 2º de Bachillerato Elemental del Plan 1957 (con once años) tenían como lengua extranjera francés, y ahí fue donde comenzó su interés por los idiomas extranjeros. Posteriormente, empezó con el estudio de la lengua inglesa y fue al finalizar COU cuando decidió estudiar Filología Germánica. En esta entrevista nos habla de su labor como filólogo al servicio de la ciencia, en este caso de los trabajos científicos sobre la Sábana Santa.

¿Qué importancia tiene la traducción del inglés al español de documentos científicos relacionados con el estudio de la Sábana Santa?

Bien, creo que fundamentalmente se trata de hacer accesible a todas las personas de lengua española unos documentos que de otro modo pasarían totalmente desapercibidos, documentos que, en mi opinión y en la de muchas otras personas, incluidos notables científicos, demuestran que la persona cuya imagen está impresa en la Sábana Santa es Jesús de Nazaret, con todo lo que esto implica.

¿Qué aportó a su vida de fe la traducción de estos documentos?

Para mí supuso un auténtico catalizador para la fe, en un momento de mi vida en la que me encontraba bastante alejado de todo lo relacionado con la religión, pese a haber recibido una sólida formación cristiana a través de mis padres y también durante mi etapa de estudios en el bachillerato. A medida que iba profundizando en los estudios científicos que se habían llevado a cabo sobre la Sábana Santa me convencía cada vez más de su autenticidad.

¿Qué documentos ha traducido relacionados con la Sábana Santa?

Todos los documentos que he traducido están publicados en la Web en https://www.shroud.com, cuyo administrador es Barrie Schwortz, que fue el fotógrafo oficial del equipo STURP (Shroud of Turin Research Project), un equipo interdisciplinar que llevó a cabo en 1978 el estudio científico más exhaustivo y completo que se ha llevado a cabo sobre la Sábana Santa hasta la fecha.

Leer más... »

4.11.19

Yago Solá: «Merece la pena sacrificar la vida para entregarse plenamente a Cristo, nuestra única riqueza, para ser plenos y felices »

Yago Solá tiene 22 años y es religioso con votos temporales en la congregación de los Legionarios de Cristo. Es el mayor de 4 hermanos. Natural de Barcelona, actualmente está cursando sus estudios en Roma.

En esta entrevista nos habla de su vocación y de su experiencia como seminarista. Tenía una vida muy cómoda en el mundo pero lo dejó todo para seguir al “Todo”, al Dios Uno y Trino, siendo otro Cristo en medio del mundo. Hoy es el joven más feliz del mundo y esa felicidad rebosante la quiere irradiar entre ustedes. Espero que este testimonio les edifique y les ayude en su vida espiritual, independientemente de la vocación que ustedes tengan.

¿Cómo nace su inquietud por el sacerdocio y cómo fue su proceso de discernimiento? ¿Oyó con claridad el llamado para tomar la decisión?

Vengo de una familia católica, aunque no por ello perfecta. Mis padres me educaron en la fe desde pequeño. En casa siempre hemos procurado vivir con Cristo en la familia. Recuerdo con cariño que cuando yo era un enano, mientras desayunábamos los sábados y los domingos, mi madre nos contaba historias de santos que me encendían el corazón. También recuerdo que desde muy pronto, cada noche rezábamos el rosario en familia. No era fácil, nos costaba, todos estábamos cansados, pero creo que la Virgen empezó a preparar mi corazón sacerdotal desde allí. Yo siempre había estado rodeado de curas desde que era muy pequeño.

La primera inquietud me vino en un campamento de verano en el que uno de los religiosos que nos acompañaban me preguntó un día si yo había pensado en ser sacerdote. Yo tenía 10 años. Le dije que no lo había pensado, pero en aquel momento sentí como un “algo” que me ardía dentro y que me entusiasmó por el sacerdocio. No duró mucho… Dos años después, un sacerdote de mi colegio me invitó a una convivencia en el seminario menor de los Legionarios. Yo fui porque mis amigos iban y me lo quería pasar genial. Estuvimos cuatro días allí conviviendo con los seminaristas, y esa experiencia me marcó. Fue allí estando con ellos cuando sentí que Dios me quería allí. ¿Cómo lo supe? Ni idea, no sé cómo explicarlo. Simplemente lo sentí, lo supe. No escuché ninguna voz que me hablara, ni se me apareció ningún ángel. Yo sólo sabía que quería entrar en el seminario porque quería ser como esos chavales, tan feliz como ellos, y tan feliz como los sacerdotes que había conocido. Fui allí en esa convivencia donde casi sin querer, tomé la decisión de entrar en el seminario. Después de esa convivencia yo le comenté esto al sacerdote que me había invitado a la convivencia. Empezamos a hablar en dirección espiritual. Recuerdo que él venía al colegio, me sacaba de clase y hablábamos durante un ratillo sobre la vocación, el seminario, el sacerdocio…

Todo parecía ir bien, pero faltaba un pasito, decirles a mis padres que quería irme con doce años al seminario… Recuerdo el momento en el que se lo dije y los dos se quedaron alucinando, no sabían qué decir. Los dos me dijeron que lo pensara con calma, que ya veríamos… La realidad era que no me dejaban ir, pero me lo dijeron de manera elegante. Tengo que decir que entiendo perfectamente su postura. Siempre he sido muy primario, irreflexivo y muy emotivo. Ellos debieron pensar: “A este le ha dado un subidón de campeonato, ahora quiere ser cura, pero ya se le irá”. Su sorpresa debió ser que no se me iba la ilusión. Ellos también tuvieron su camino de acompañamiento con el mismo sacerdote que me acompañaba a mí. Hasta que Dios también les llamó a ellos. Ellos recibieron su vocación de ser padres de un seminarista, futuro sacerdote.

Leer más... »