10.02.20

Peregrinación a los lugares donde vivió el Padre Pío

Del 16 al 20 de abril, organizada por la Asociación «Il Santo Cuore di Padre Pío», de San Giovanni Rotondo

El Padre Pío (1887-1968), es un santo mundialmente conocido porque llevó los estigmas de Cristo durante 50 años, siendo el único sacerdote estigmatizado de la historia de la Iglesia, y la persona que más tiempo llevó las llagas de Cristo. Además de los estigmas, fue portador de muchos otros dones místicos, como éxtasis, clarividencia, profecías, bilocaciones, olor de santidad y curaciones milagrosas. Los incontables milagros que protagonizó ―y sigue protagonizando― le convierten sin lugar a dudas en el santo más prodigioso de la Iglesia, y en el más popular, ya que es el santo al que más se invoca actualmente para conseguir el favor divino.

Su tumba en san Giovanni Rotondo, en el sur de Italia, es visitada por cerca de 6 millones de peregrinos, con lo cual es el segundo santuario más visitado de la Cristiandad, sólo por detrás del santuario de Guadalupe. Por todo el mundo hay más de 3000 Grupos de Oración del Padre Pío, movimiento fundado por él mismo, que cuentan con más de 3 millones de fieles.

La Asociación «Il Santo Cuore di Padre Pío», ubicada en el mismo San Giovanni Rotondo, organiza una peregrinación desde el 16 al 20 de abril para visitar casi todos los lugares donde vivió el Santo.

En la organización colabora el escritor Laureano Benítez Grande-Caballero, autor de cuatro libros sobre el Padre Pío, sobre el cual da también conferencias por toda España, quien nos da más detalles sobre el viaje en esta entrevista:

¿Cómo surgió la idea de organizar esta peregrinación?

Bueno, no fue fruto de una inspiración repentina, sino el resultado de una larga etapa de maduración, durante la cual sentía la necesidad de volver a San Giovanni, con la intención de visitar todos los lugares donde había vivido el Padre Pío antes de su entrada en el convento de San Giovanni en 1916. La idea comenzó a surgir desde el mismo momento en que empecé a escribir mi libro cuarto sobre el Santo, ya que en él dedico una de las dos partes de la obra a reseñar los principales hechos de la vida del Padre Pío antes de su marcha a San Giovanni, rememorando su itinerario geográfico por varios conventos capuchinos de la zona de Foggia, con lo cual se acrecentó mi interés por visitar esos lugares.

Hay que destacar que esta peregrinación a los lugares del Padre Pío nunca se ha hecho hasta la fecha, por lo cual es la primera vez que se hace, ya que las peregrinaciones habituales se limitan a Pietrelcina, san Giovanni, y a visitar lugares cercanos de gran potencia espiritual, como Asís, Loreto, Lanciano, Monte Sant’Angelo, etc.

Aparte del recorrido geográfico por lugares de interés donde se desarrollaron importantes episodios de la vida de San Pío, ¿existe algún otro objetivo en esta peregrinación?

Como en todo viaje de peregrinación, su objetivo fundamental rebasa ampliamente el simple contenido turístico, ya que lo que se propone con esta peregrinación es profundizar en la espiritualidad del Padre Pío reviviendo las experiencias que vivió el Santo en los lugares donde residió, de manera que el itinerario del viaje reconstruye el camino de santidad del Padre Pio, para lo cual el viaje contará también con la dirección espiritual de un sacerdote.

¿Qué localidades se visitarán durante la peregrinación?

En el transcurso del viaje visitaremos la casi totalidad de aquellos lugares que conservan sus recuerdos, los monasterios donde residió, las celdas donde se alojó, las iglesias donde ofició sus Eucaristías, sus reliquias, sus museos, los monumentos que se erigieron en su memoria… Todos estos elementos son muy importantes para conocer la espiritualidad del Padre Pío, y reforzar nuestra devoción por él.

En concreto, visitaremos Montefusco, Morcone, Sant’Elia a Pianisi, San Marco la Catola, Serracapriola, Foggia, Benevento, Pietrelcina, Piana Romana, San Giovanni Rotondo, Santuario de la Incoronata, Santuario del Monte Sant’Angelo, Santuario de Pompeya, y las ruinas de Pompeya.

También quiero destacar que durante la visita a los monasterios contaremos con las explicaciones de los mismos frailes que residen en ellos, que nos harán de guía por sus instalaciones, con especial mención a las celdas del Padre Pío, que se conservan intactas.

¿Dónde pueden conseguir más información los interesados en el viaje?

En el siguiente link se recoge el programa completo: https://drive.google.com/open?id=1dh-gWamCOu3G5s6VOEACz2sqjCoHmWdb

Y en este enlace pueden ver un vídeo sobre la peregrinación:

https://www.youtube.com/watch?v=teVR6SaP4Ew

Y también pueden contactar en el siguiente email: [email protected]

3.02.20

No trabajar para Satanás

El tercer mandamiento de la Ley de Dios nos ordena santificar las fiestas. Por ello la Iglesia preceptúa que los domingos y fiestas de guardar cese todo trabajo que impida ese fin. Así se dedica el día al culto de Dios y al descanso. Además de cumplir el precepto dominical, se puede rezar, estar con la familia, realizar excursiones, leer un buen libro, hacer obras de caridad etc. Obviamente no son lícitas las diversiones que ofendan a Dios como bailes y espectáculos.

El Santo Cura d Ars era muy severo en sus sermones acerca del trabajo en domingo y las fiestas pecaminosas. Afirmaba que quienes incumplían estos preceptos iban derechos al infierno. La enseñanza tradicional de este santo varón sigue vigente en nuestros días.

En el Código de Derecho Canónico establece esta obligación en el canon 1247: El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa; y se abstendrán además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor, o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo. 

El precepto dominical, que incluye el deber de descanso, obliga gravemente. Por lo tanto su incumplimiento es un pecado grave. La obligación de descanso comprende todo trabajo remunerado. No incumple esta obligación quien trabaja en actividades no remuneradas, aunque supongan un esfuerzo físico, como las reparaciones en el hogar, el cuidado del jardín, etc.

Leer más... »

27.01.20

La importancia de la contrición en la vida cristiana

Providencialmente llegó a mis manos hace poco el libro La contrición perfecta, llave de oro del paraíso de J. Von den Driech. Un librito muy sencillo, un opúsculo breve, pero que me hizo caer en la cuenta de las almas que se pierden o se pueden perder por hacer malas confesiones.

Es un tema, que aunque pueda parece muy sencillo y sabido, especialmente para las personas bien formadas, es siempre muy necesario y saludable recordar. La calidad de nuestra vida cristiana depende en gran medida de las disposiciones con las que recibimos los dos sacramentos más habituales que son la confesión y la comunión.

Una sola comunión bien hecha, recibiendo al mismo Cristo, debería servir para santificarnos y sin embargo cuantas comuniones solemos hacer por rutina y de manera mecánica. Para recibir a Cristo hay que tener la casa de nuestra alma limpia, esto es sin conciencia de pecado mortal. Aunque no tengamos pecados graves, la Iglesia siempre ha recomendado la confesión frecuente, que ayuda a tomar conciencia de nuestra imperfección y a crecer en santidad.

¿Qué es la contrición?

La contrición es el dolor del alma y el odio por los pecados cometidos. Debe estar acompañada del buen propósito, es decir de una firme resolución de corregirse y no pecar más.

Todos somos pecadores y pecamos a menudo. Por eso es importante confesarse con frecuencia y con una verdadera contrición y dolor de los pecados. Es además una de las condiciones necesarias para recibir la absolución.

Recordemos que la Iglesia nos propone cuatro pasos para hacer una buena confesión: Examen de conciencia; contrición (o arrepentimiento), que incluye el propósito de no volver a pecar; confesión y satisfacción (o cumplir la penitencia).

Leer más... »

20.01.20

La oración contemplativa: Camino hacia Dios. Por Agnus Dei Prod


La ORACIÓN CONTEMPLATIVA tiene su fundamento en la imaginación. Preparados y teniendo en cuenta unas disposiciones previas (presencia de Dios, lugar elegido, hora del día, petición…) nos sumergiremos en la oración tratando de CONTEMPLAR la escena, por ejemplo, de la Vida de Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio, que previamente hemos leído y comprendido perfectamente: vemos lo que hacen, lo que dicen, oímos (el murmullo Del Río Jordán, el viento, la brisa, las pisadas, las palabras, los hechos que se narran, etc…)… y terminaremos con un coloquio con Jesucristo, la Virgen Santísima, algún santo de nuestra devoción…

Les ofrecemos un vídeo de Agnus Dei Prod, en donde el P. Juan Manuel Rodríguez de la Rosa nos adentra en los aspectos más esenciales de la oración contemplativa.

 

13.01.20

El marxismo sólo ha traído terror y miseria al mundo. Entrevista a Álvaro Ginebreda

Álvaro Ginebreda, licenciado en Derecho y Filología clásica, analiza en profundidad las funestas consecuencias que ha tenido el marxismo en la historia.

¿Podría hablar de las principales condenas de la Iglesia al marxismo?

El escrito en el que la Iglesia realizó su condena más contundente fue la Carta Encíclica Divini Redemptoris del Sumo Pontífice Pío XI sobre el comunismo ateo”. Su principal condena ha sido siempre la de su ateísmo sistemático. La Iglesia consideró que su doctrina política está fundamentada en un humanismo en el que la fe en Dios no sólo carece de sentido, sino que es criticada como un obstáculo para que el hombre llegue a su realización total, puesto que “la esencia de la libertad consiste en que el hombre es el fin de sí mismo, el único artífice y creador de su propia historia” (Gaudium et Spes, 20). De este modo, el error fundamental del marxismo según la Iglesia es considerar que la liberación del hombre se centra en cuestiones económicas y sociales.

Por otro lado, ha rechazado continuamente el odio que propagan entre los ciudadanos alterando la convivencia de la comunidad y los principios que atentan contra el derecho natural defendido tradicionalmente por la Iglesia, dado que “llevaría a la radical subversión de los derechos, bienes y propiedades de todos y aun de la misma sociedad humana”.

¿Cómo el marxismo ha traído muerte, destrucción y miseria?

Para ser justos, todas las calamidades de los sistemas comunistas han sido motivadas por el arbitrio de los políticos que dirigieron las diferentes insurrecciones y los que han ejercido el poder en estas dictaduras, de los cuales Marx y Engels, en parte, son responsables también por no completar su doctrina al respecto.

El marxismo es una doctrina de la acción y de lucha pensada para el proletariado: niega expresamente que sea un pensamiento inútil e ineficaz, una abstracción estéril. Marx, en cierto momento, quiso diferenciarse de los filósofos que no han hecho sino interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo, aplicando objetivamente una sociología científica.

Leer más... »