InfoCatólica / Caballero del Pilar / Categoría: Entrevistas

1.03.21

Director de Desarrollo de Torreciudad afirma que el santuario ha recibido ya más de 10 millones de visitas

 

Antonio Quintana es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Valencia y actualmente desempeña el cargo de Director de Desarrollo del Santuario de Torreciudad (www.torreciudad.org), situado en el alto Aragón, en la encrucijada de las tres comarcas más septentrionales de Aragón y a 20 km de Barbastro, Aínsa y Graus.

Desde que se incorporó al Santuario es miembro de la Junta Directiva del patronato de Torreciudad. Previamente estuvo desarrollando en Jerusalén el Proyecto Saxum (www.saxum.org), un centro de peregrinaje internacional.

Ha desarrollado a su vez distintos proyectos de formación de equipos durante más de 20 años en Valencia. Su infancia y juventud se desarrolló en Zaragoza, lo que le convierte en un aragonés de carácter internacional, que no olvida su vinculación a la tierra que le vio crecer.

Haga una breve una introducción histórica del Santuario de Torreciudad.

El Santuario de Torreciudad nace en el siglo XI. Una imagen románica encontrada después de años de conquista y reconquista da origen a esta advocación, mantenida a lo largo de tantos siglos. La imagen de la Virgen de Torreciudad fue entronizada en torno a 1084 en una ermita junto al río Cinca. Se trata de una talla románica adornada de una verdadera devoción secular: durante más de nueve siglos, ha recibido la visita en peregrinación de los habitantes de sus alrededores, que le han confiado alegrías y penas, han pedido por sus necesidades y han agradecido sus favores.

Si pudiéramos definir qué es Torreciudad, creo que la mejor descripción es la de ser un santuario mariano, un lugar para honrar a la Virgen, que nos bendice con sus gracias y nos devuelve la alegría junto con la renovación interior. Bajo la advocación de Torreciudad, la Virgen muestra su cercanía a las realidades cotidianas de las personas y de las familias, atendiendo con cariño y generosidad sus peticiones desde hace más de nueve siglos.

San José María Escrivá ya profetizó que a ese lugar tan apartado vendrían millones de personas y así fue…

Así es. Es llamativo ver entre los papeles de San Josemaría, fechados allá por los años 40, su deseo escrito de promover muchos santuarios a la Virgen como agradecimiento a lo que Ella ha hecho y hace por la Iglesia. Y así nace la iniciativa de promover un santuario en este lugar. También tiene relación con la curación recibida cuando tan solo tenía dos años de una epidemia de meningitis en su localidad natal, en Barbastro, allá por el 1904. Sus padres lo encomendaron a nuestra Señora de Torreciudad y se curó de manera milagrosa. “Para algo grande te tiene reservado el Señor, porque estabas más muerto que vivo” le decía su madre. Fruto de su gratitud empezaron las gestiones para estudiar la posibilidad de ampliar la ermita y construir una casa para retiros espirituales. Ante la carencia de espacio (esta zona es de montaña y riscos muy pronunciados provocados por la erosión del río Cinca) se promovió el nuevo santuario, una casa más grande para la Virgen, a unos pocos metros de la ermita.

Después de recibir el primer proyecto encomendado al arquitecto Heliodoro Dols, le sugirió unas cuantas indicaciones: doblar el tamaño de la iglesia y crear una explanada, porque aquí vendrían millones de personas. Es realmente sorprendente su visión profética porque a fecha de hoy han venido más de 10 millones de personas desde su inauguración en 1975.

En una carta de junio de 1967, San Josemaría Escrivá dejó escrito: “Un derroche de gracias espirituales espero, que el Señor querrá hacer a quienes acudan a su Madre Bendita ante esa pequeña imagen, tan venerada desde hace siglos.” (San Josemaría, Carta a D. Florencio Sánchez Bella, jun.67)

Y no solo eso. Ahora mismo podemos decir que, desde 1975, se han recogido más de 20 mil páginas de testimonios y favores. Se ha recibido la visita de más de 500 advocaciones marianas de todo el mundo, exponente de la universalidad de la devoción a la Virgen. Es el tercer destino turístico de Aragón. Se ha atendido grupos procedentes de 105 Naciones. Cuenta con una red de más de 600 delegados- voluntarios en todo el mundo. Acoge una media de unos 220.000 visitantes al año, tanto en Jornadas organizadas por el Santuario como con peregrinos que acuden todos los días del año. Y en su ADN está muy presente también contribuir a mantener la población de su entorno, ya que ha proporcionado trabajo a más de 600 familias de unos 50 pueblos cercanos.

Es sin duda uno de los grandes centros de espiritualidad a nivel mundial, ya que la Virgen de Torreciudad se puede ver en cualquier país del mundo.

Torreciudad está siendo ya un santuario de referencia universal como foco de devoción mariana y un lugar incomparable para un filial encuentro con la Virgen. A lo largo de los años, no solamente la gente del entorno viene con frecuencia a cuidar y venerar a la Virgen, sino que se han ido sumando personas de más de 100 países entre los que destacan Francia e Italia. Por supuesto, la mayoría de los peregrinos son españoles. Más de 220.000 visitantes se acercan cada año al Santuario.

Leer más... »

28.02.21

El P. Nicolau afirma que los científicos llamados ateos no profesan religión, pero aceptan una primera causa

Francesc Nicolau i Pous es un sacerdote, matemático, profesor universitario y divulgador científico. Es Licenciado en Sagrada Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. También es licenciado en Ciencias exactas por la Universidad de Barcelona, donde se especializó en Astronomía. Conoce 14 idiomas. Sus especialidades son la Astronomía y el evolucionismo. Autor de numerosos artículos científicos que han sido recogidos en un buen número de libros.

El 13 de noviembre de 2013 le tributaron un acto de homenaje en la sede del Seminario Conciliar.Las tres instituciones docentes de la Iglesia que promovieron este acto fueron el Museo Geológico del Seminario de Barcelona (MGSB), la Asociación de Amigos de dicho Museo, y la Facultad de Filosofía de Cataluña. Un reconocimiento a su labor científica y sacerdotal. Hoy a sus 90 años conserva una perfecta lucidez y claridad de ideas. Un sacerdote amigo me aconsejó entrevistarlo sobre uno de los temas en los que está especializado, el origen del universo. Respuestas breves, pero profundas, que van a lo esencial.

Es un mito que la ciencia lleva al ateísmo, cuando la mayoría de los grandes científicos han sido creyentes (aunque desde el siglo XX ha subido al 40 % el número de científicos ateos).

Es verdad que hoy día hay científicos que dicen ser ateos, pero lo que quieren decir con ello es que no profesan ninguna religión determinada y no que rechacen una primera causa. Y hay alguno de ellos que lo dice abiertamente. Y creer en una primera causa es ya empezar a creer en Dios, aunque no sea del todo esto, aparte del 60% que admiten como verdadera una Religión determinada (las más de las veces, la Católica).

En los años 30 hubo una encuesta de Le Figaro entre 45 científicos y todos ellos reconocieron que no había oposición entre fe y ciencia y la Iglesia en diferentes documentos ha confirmado que no hay oposición entre la fe y la razón.

Lo que dice Figaro y admite también la Iglesia Católica es muy elemental y claro. Una simple confrontación de los datos de la ciencia y los de la Fe católica, teniendo en cuenta el género literario de ciertos libros del Antiguo Testamento, lo comprueba sobradamente.

El P. Brown, sacerdote de ficción de Chesterton, descubre a uno de los impostores porque predicaba contra la razón, por lo que no podía ser un sacerdote católico….

Lo que se dice en ficción por el P. Brown es claro, nada que vaya contra razón puede ser doctrina de la Iglesia.

El azar no puede explicar nada, incluso la mayoría de los evolucionistas creen en la teleonomía…

A esto han llegado los evolucionistas científicos sinceros: en la evolución de la vida hay una teleonomía clara, es decir, unas leyes inteligentes que van regulando el desarrollo de la vida, que no evoluciona puramente al azar.

El Padre Carreira afirmaba que la pregunta más importante en ciencia es: ¿Por qué hay algo en lugar de nada?

Esta pregunta de por qué hay algo en lugar de nada, no tiene respuesta. Nuestra razón nos dice que no es absurdo pensar que podría haber ocurrido que nada existiera, pero ahora vemos que existe algo, nosotros mismos, por ejemplo, y por tanto la realidad es que siempre ha de haber existido algo porque de la nada sin concurso de nadie no puede salir nada. Hay que atenerse al hecho, a la realidad que palpamos.

Leer más... »

27.02.21

La directora de Fundación Obra Mercedaria, Núria Ortín, habla de los 8 siglos de labor con los presos

Nuria Ortín conoció a los mercedarios gracias al Padre Fermín Delgado, actual rector de la Basílica de la Merced de Barcelona. Entonces él estaba en el Hogar Mercedario y le llevó con Mónica Padrol, una amiga común, a conocer al Provincial, José Juan Galve, a la curia de Barcelona. Llevaba más de 20 años trabajando en Radio Estel y necesitaba un cambio profesional.

¿Qué supuso el reto de encargarse de la Obra Social?

Una responsabilidad enorme. Al principio tenía que conocer bien la Orden de la Merced y toda su obra social, que no es poca. Después empezar a trabajar para unificar criterios y líneas de actuación poniendo bajo el mismo paraguas de la Fundación el carisma mercedario. También creía que era necesario acercar a la sociedad la labor que se está haciendo desde hace más de 800 años con los privados de libertad y las personas más invisibles de la sociedad.

La Obra Social Mercedaria gira en torno al apostolado con los presos, fieles a su carisma fundacional…

Exacto. Los mercedarios realizan una tarea de “estar” en las cárceles tanto para dar apoyo espiritual y religioso como para ayudar a quién lo necesite, escuchando, apoyando… siempre lo hacen acompañando a la persona sin juzgar.

Háblenos de la importancia de vivir hoy esta obra de misericordia de visitar a los presos…

Si queremos conseguir un mundo más justo, donde las personas más débiles, maltratadas, tengan derecho a una vida en plenitud, no los podemos dejar al margen ni consentir que sigan siendo los rechazados de la sociedad. Como leemos en el evangelio de Marcos, “no necesitan médico los sanos sino los enfermos”.

Leer más... »

26.02.21

El Superior de la Unión Seglar y el director del colegio explican la ayuda necesaria para salvar el centro

El Padre Antonio Turú, Superior General de la Sociedad Misionera de Cristo Rey y el Padre Serra, Director Académico del Colegio Corazón Inmaculado de María hablan de los problemas económicos por los que pasa el centro escolar, lo que hace peligrar su continuidad.

Para ayudar a al Colegio: ES86 2100 0403 4802 0013 9616

No se pierda el programa de El Campanario donde pueden ver este testimonio pinchando en el vídeo que le ofrecemos a continuación.

25.02.21