¿Qué haría si sus hijos quisieran abandonar la fe católica?

—————————
La semana pasada, uno de mis hermanos, que me estaba llevando a casa en su coche, me preguntó: “¿Qué harías si tus hijos quisieran abandonar la fe católica? ¿Pondrías tus principios sobre tus hijos o les aceptarías?” Esas preguntas resultaron en una conversación que duró el resto del largo viaje (que se hizo así muy corto), pero no era la primera vez que me planteaba esa cuestión. Mi esposo y yo hemos hablado muchas veces sobre esa posibilidad.

Los dos mártires ingleses celebrados el 22 de junio, S. Juan Fisher (1469-1535`) y Sto. Tomás Moro(1478-1535), veían a muchos de sus compatriotas aceptando a Enrique VIII como cabeza de la Iglesia de Inglaterra. Pero, ellos dieron sus vidas, mostrándose fieles al Papa y a la Iglesia Católica hasta el final. Dijo sobre los que prestaban juramento como quería Enrique VIII: “A ellos debe salvarles su conciencia; a mí, la mía”.

——————————————————

S. Juan Fisher era un graduado brillante de la Universidad de Cambridge que a los 35 años fue nombrado canciller de la universidad y obispo de Rochester. El Papa le nombraría Cardenal poco antes de morir. Reflexionando sobre las pruebas del amor de Dios (sobre todo en la Pasión y la Muerte de Jesucristo) y la ingratitud humana, dijo:

“Ciertamente, es digno todo ello de que sea escrito para las generaciones futuras, para memoria perpetua, a fin de que todos los que en el futuro han de llamarse cristianos reconozcan la inmensa benignidad de Dios para con nosotros y no dejen nunca de cantar sus alabanzas.” (Comentario sobre el Salmo 101).

Como Padre pensaba en el bien espiritual de otros y por eso tenía presente la importancia de dar buen ejemplo. El que dijo cuando le ofrecieron una parroquia más grande y rica que no dejaría a su “pobre y vieja esposa por la viuda más rica de Inglaterra”, no dudó tampoco en decir: “Voy a morir por Jesucristo y por la Iglesia Católica. Con mi muerte quiero dar testimonio del Papa como jefe único de la Iglesia. Hasta el cielo…hijos…

Esto es lo que estaba a juego: “Si los otros han perdido el sabor, pueden recuperarlo por vuestro ministerio; pero si sois vosotros los que os tornáis insípidos, arrastraréis también a los demás por vuestra perdición”. (S. Juan Crisóstomo, Hom. Evang. S. Mateo, 15)

Por lo tanto, no se acobardaba el santo tampoco cuando la corrección fraterna era necesaria, como cuando denunció en un sínodo cosas que el clero debía mejorar. Tendría presente estas palabras de Jesús en la Última Cena: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo.[…](Juan 17, 3-5)”. De camino a su martirio leyó esas palabras y cerró la Biblia diciendo: “Aquí hay instrucción suficiente para el resto de mi vida”.

S. Juan Fisher murió diciendo: “En tí Señor, he puesto mi confianza” (Salmo 31) y cantando un Te Deum.

————————————————————-

La misma confianza mostró su amigo Sto. Tomás Moro, (canciller de Inglaterra desde 1529) en su carta de despedida a su hija Margarita, escrita en la cárcel poco antes de ser ejecutado:

“Aunque estoy convencido, mi querida Margarita, de que la maldad de mi vida pasada es tal que merecería que Dios me abandonase del todo, ni por un momento dejaré de confiar en su inmensa bondad. Hasta ahora, su gracia santísima me ha dado fuerzas para postergarlo todo: las riquezas, las ganancias y la misma vida, antes de prestar juramento en contra de mi conciencia[…]

Ten, pues, buen ánimo, hija mía, y no te preocupes por mi, sea lo que sea que me pase en este mundo. Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que él quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor.
(www.corazones.org)

Como padres, “No debemos perdonar esfuerzo alguno para que los niños, desde su más tierna infancia, sean educados en la verdad de la fe cristiana y en una conducta conforme a la misma.[…]” (S. Juan Leonardi, Cartas a Pablo V para la reforma de la Iglesia)

Resulta más cómodo -pero es un descamino- evitar a toda costa el sufrimiento, con la excusa de no disgustar al prójimo: frecuentemente, en esa inhibición se esconde una vergonzosa huida del propio dolor, ya que de ordinario no es agradable hacer una advertencia seria. Hijos míos, acordaos de que el infierno está lleno de bocas cerradas. (S. Josemaría escrivá, Amigos de Dios,161).

¿Seríamos capaces de defender así nuestra fe aunque nuestros propios hijos fueran los que cuestionaran nuestra fe o nos diría el Señor como hizo en el Evangelio del XII Domingo de Tiempo Ordinario a los apóstoles: “¿Por qué sois tan cobardes?” (Mc. 4, 40)

Si nos sentimos cobardes, hagamos lo mismo que Sto. Tomás Moro:

“Si me distraigo, la Eucaristía me ayuda a recogerme. Si se ofrecen cada día oportunidades para ofender a mi Dios, me armo cada día para el combate con la recepción de la Eucaristía. Si necesito una luz especial y prudencia para desempeñar mis pesadas obligaciones, me acerco a mi Señor y busco Su consejo y luz.

Como le dijo a su hija:

“No quiero, mi querida Margarita, desconfiar de la bondad de Dios, por más débil y frágil que me sienta. Más aún, si a causa del terror y el espanto viera que estoy ya a punto de ceder, me acordaré de san Pedro, cuando, por su poca fe, empezaba a hundirse por un solo golpe viento, y haré lo que él hizo. Gritaré a Cristo: ‘Señor, sálvame’. Espero que entonces él, tendiéndome la mano, me sujetará y no dejará que me hunda […]de lo que estoy cierto es de que Dios no me abandonará sin culpa mía. Por esto, me pongo totalmente en manos de Dios con absoluta esperanza y confianza.”


Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Que diría si alguien le preguntara: “¿Qué haría si sus hijos quisieran abandonar la fe católica? ¿Pondría sus principios sobre sus hijos o les aceptaría?”

Mañana – El silencio – “¡Silencio, cállate!” (Mc. 4, 39)

33 comentarios

  
jose de maria
Ya mis hijos mayores, pero siempre tratamos mi esposa y yo de darles a parte del ejemplo y de su compañia a los actos liturgicos, algo mas hasta el dia de hoy, en parte por este medio, y como existe muy buena quimica con ellos, hasta por telefono les pedimos que tienen que seguir siendo agradecidos con Dios. Como dice la SE a tiempo y destiempo proclamar el Evangelio.
23/06/09 4:54 PM
  
odet
me quito el sombrero ML.que blog tan precioso y que buenos ejemplos con estos dos santos nos has dado,la pregunta es muy importante:yo rezaría mucho como santa Monica por la conversión de San Agustín¿era su madre verdad? me corriges si me equivoco ,con la oración intentaría que volviera a la verdadera fé.
23/06/09 4:57 PM
  
luis
Pues Tomas Moro tuvo ese problema justamente, porque el marido de su hija preferida Meg, sir Thomas Roper, estaba muy tentado por las ideas protestantes, y discutía con Moro. Un día, Tomas la llamò a Meg y le dijo: "En adelante, no argûirè más con él, y lo encomendaré a la misericordia divina".
El caso es que Roper perseveró en la fe catolica hasta su muerte, mucho después de Santo Tomas y de Meg, y escribió la primera biografía de Moro
23/06/09 5:41 PM
  
Norberto
odet
Era su madre,Sta. Mónica,y consiguió la conversión de su hijo,el golfo de Agustín,"con oración y lágrimas".
ML
Es difícil la respuesta a lo que planteas porque,partiendo de que el primer mandamiento es la caridad,y,por tanto no molestar con frases,quejas y lamentos es la primera de las observaciones.Sin embargo,no ocultar,ni simular,ni modificar nuestra práctica cristiana,como dice odet imitar y encomendar a Sta.Mónica su vuelta al Señor.Antes les convertirá nuestro servico desinteresado que nuestras cuitas y reprimendas.
23/06/09 5:48 PM
  
Kino
Tus palabras me han producido dolor y no por lo que planteas, ya que yo no tengo hijos, sino a la inversa,ya que yo fui el que dejé la fe católica en mi juventud e hice sufrir mucho a mis padres. Mis padres ya no viven y yo he vuelto a la fe católica,pero el dolor causado hace que mis ojos se llenen de lágrimas. Espero que no te ocurra nada similar ni a ti ni a los que lean este artículo. Gracias.
23/06/09 6:09 PM
  
Foix
Querida Maria Lourdes,

Me ha emocionado encontrarme con estos dos espléndidos personajes cuyas virtudes y santidad has sabido debidamente resaltar. Y especialmente con uno de ellos, Tomás Moro, que fue mi santo patrón por largo tiempo. ¿Sabes? Yo fui uno de los firmantes que propusimos al Papa JP II que fuese designado patrón de políticos y gobernantes y me encontraba allí, en San Pedro, aquel 26 de octubre del año 2000 en que el Papa nos lo dió de santo patrón. Yo formaba parte de la Delegación española formada por 20 personas y encabezada por el entonces Ministro de Justicia, Angel Acebes. Fueron días maravillosos donde, en diversos encuentros y almuerzos en la Embajada de España cerca de la Santa Sede, tuvimos la ocasión de cruzar opiniones con diversos personajes de la curia romana y conocer mejor las tripas vaticanas. La proclamación del Papa, quiso recordarnos la prioridad absoluta de Dios en medio de los asuntos públicos. En un tiempo de eclipse de la conciencia, el Papa nos propuso a todos nosotros un hombre que ha preferido la muerte a la vida por fidelidad a su conciencia, una conciencia que no ha cesado de iluminar a la luz de Dios, lejos de todo fanatismo y subjetivismo.
23/06/09 7:14 PM
  
María Lourdes
José de María, mi esposo y yo pasamos todo el tiempo posible con nuestros hijos ahora que son pequeños y disfrutan de nuestra compañía. Supongo que un buen refrán sería "Más vale prevenir", pero lo que me estaba preguntando mi hermano era que qué haría si a pesar de todos los esfuerzos mis hijos decidieran una vez que fueran adultos convertirse a otra religión. Él no tiene hijos y pensaba que eran dos cosas opuestas amar a mis hijos si profesaran otra religión (que también planteaba como aceptar esa decisión como nada) y amar a Dios como católica.

Porque amo a mis hijos, porque me preocupo de su eterna salvación y tengo una responsabilidad como madre, por todo eso y sobre todo porque amo al Señor, no podría "aceptar" que profesaran otra religión y no podría callarme que el pecado fuera pecado. Al menos, espero que el Señor me conceda esa gracia. Si amo a alguien y va a tomar una decisión que sé es mala y les va a causar mucho mal, no puedo quedarme tan tranquila. Pero, eso no quita amor.

Espero no llegar a esa situación, pero si llega, espero que mis hijos sepan de sobra que su madre les ama, pero por eso no asistirá a ceremonias en la religión a la que se conviertan, por ejemplo.
23/06/09 7:27 PM
  
María Lourdes
Odet, el ejemplo de Santa Mónica me anima muchísimo. Desde que me enteré de que estaba embarazada con mi hijo no he dejado de suplicar al Señor por la fe y la salvación de mis hijos. Tengo la confianza de que ninguna súplica será perdida ante el Señor, especialmente la de una madre por sus hijos. Me encanta recordar cómo S. Ambrosio consoló a Sta. Mónica diciéndole que el hijo de tantas lágrimas no se perdería.

Pero, otra cosa que admiro de Sta. Mónica es que también era muy práctica. Seguía a su hijo y le buscaba aún cuando le dejó plantada al embarcarse para Italia sin ella. Si su hijo era inteligente, algo le vino de ella. Cuando le contó a S. Agustín un sueño en que le veía acercarse a ella, él replicó que era porque ella se alejaría también de la fe también que los dos se verían juntos de nuevo. Pero, ella insistió que era S. Agustín el que se acercó y no ella la que se movía. ¡Admirable mujer!
23/06/09 7:33 PM
  
María Lourdes
Luis, gracias por esa anécdota tan pertinente del santo. La verdad es que hace falta mucho tacto para que el amor se sienta a pesar de que uno no apruebe las acciones de la persona a quien ama.
23/06/09 7:35 PM
  
María Lourdes
Norberto, espero que el Señor y Ntra. Ssma. Madre me ayude a no llegar a ese "puente" y que si tengo que cruzarlo lo haga con el temperamento ideal que describe, porque sinceramente no estoy segura de cuál sería mi primera reacción a tal noticia.

Pero, creo que ayuda a hablar sobre esa situación para que si alguna vez me encuentre con un caso semejante (y ya tengo seres queridos que se han apartado de la Iglesia) no lo haga del todo desprevenida... como los niños y los maestros en la escuela practicando su "fire drill", saliendo de la escuela en fila al toque de un alarma por si hay un incendio o amenaza verdadera alguna vez.
23/06/09 7:41 PM
  
susi
Kino: tal vez has hecho sufrir a tus padres por el abandono temporal de la fe, pero piensa que tal vez, el Señor se valió de ello para purificarlos, fortalecerlos en la fe, rezar por ti y practicar la caridad, la pacienciencia... EL Señor se vale de nuestros defectos y errores para hacer santas a otras personas. El es muy Sabio, es la Sabiduría y prepara las cosas de forma admirable. Espero que llegues al cielo y allí lo puedas comprobar.
Bienvenido a casa...
23/06/09 7:42 PM
  
María Lourdes
Kino, su testimonio me conmueve. Le agradezco que compartió su experiencia y espero que los que lean sus palabras saquen provecho de ellas. Creo que sabiendo que volvió también da mucha esperanza, mostrando que el mérito de la paciencia de sus padres dió fruto. Que el Señor bendiga a sus padres por todo el bien que le hicieron en esta tierra. Un abrazo.
23/06/09 7:45 PM
  
susi
Perdón por las faltas de arriba :))
Los hijos pueden marchar y dejar la fe, pero también pueden volver con el ejemplo y los rezos de sus padres y de toda la Iglesia, como nos dice el dogma de la Comunión de los Santos, que es tan bonito.
Nuestra vida es como un gigantesco rompecabezas, y sólo al final de ella veremos cómo iban encajando las piezas para mayor gloria de Dios.
¿Habéis oído hablar de una campaña que hay el USA para recuperar a los católicos que quieren volver a practicar? Es muy interesante.
Tal vez M Lurdes nos pueda hablar de ella. Es algo como catholics come home...
23/06/09 7:49 PM
  
María Lourdes
Foix, ¡cuánto me alegro por usted! Leo con mucha frecuencia sobre los patronazgos de los santos, pero no sabía cómo era el proceso ni que fue hace tan poco tiempo que Sto. Tomás Moro, también patrono de abogados, fuera patrono de gobernantes y políticos. [Me parece que un poco de cada uno de esos oficios hace falta para ser buen padre o madre también.]

¿Cuándo se firmó la petición? ¿Cómo surgió la idea? ¿Tardaron mucho tiempo en recibir respuesta?

Una cita muy famosa de Sto. Tomás Moro es lo que dijo sobre sí poco antes de su martirio: "Fiel servidor del Rey, pero Dios primero". Es tan actual ahora como en el s. XV. Que el Señor nos conceda más gobernantes políticos como ese santo y pastores eclesiales como su amigo S. Juan Fisher.
23/06/09 8:01 PM
  
María Lourdes
Susi, gracias por sus reflexiones. A mí también me parece maravilloso que por la Comunión de los Santos no sólo podemos conocer a santos en la Iglesia y ayudarnos a llegar a ser santos (vocación universal de todo fiel), sino que podemos recurrir a los santos en el Cielo para que intercedan por nosotros también (y ellos no duermen)... No por nada se llama este blog "Los Sarmientos de la Vid" :)

Respecto a www.catholicscomehome.org (sitio en inglés), lo mencioné hace muchísimo tiempo en algún comentario, pero me alegro que lo recordó. Mandan a los que viven en los EE.UU. el libro "Rediscovering Catholicism" pidiendo sólo gastos de envío. Se puede pedir por medio de ese sitio. Tiene información muy buena y actual, además de unos anuncios de televisión que animan a los que se encuentran alejados de la Iglesia a volver. Es una iniciativa maravillosa y muchos de los artículos son de Patrick Madrid, un conocido conferenciante católico. Gracias de nuevo por todo, Susi.
23/06/09 8:10 PM
  
Foix
El "motu proprio" del Papa puedes verlo en http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/motu_proprio/documents/hf_jp-ii_motu-proprio_20001031_thomas-more_sp.html

Surgió como una propuesta de círculos democristianos italianos en torno al senador Andreotti y a otros como Francesco Cossiga y el príncipe Rainiero de Mónaco para hacer presentes a los políticos, gobernantes y gestores públicos en el Jubileo del 2000. En España fue la Fundación Tomás Moro quien lo alentó junto a grupos como Profesionales por la Ética, el entonces Secretario de Estado Jorge Fernández, Benigno Blanco, por entonces también Secretario de Estado, y algunos diputados democristianos del Partido Popular.

El motu proprio del Papa es de 30 de octubre del 2000. Esto comenzó aproximadamente un par de años antes.
23/06/09 8:32 PM
  
Norberto
kino
Sin duda,ninguna,tus padres están llenos de gozo,en el cielo,contemplando tu vida cristiana,y,ten por seguro,que cuidan de tí como lo hicieron en la tierra;desde luego,por lo que dices,se nota que eres,y fuiste, un buen hijo,y eso la Madre no lo puede dejar sin recompensa.Gracias por tu testimonio,me ha edificado.Un abrazo.
23/06/09 8:42 PM
  
Flavia
¡ Qué preciosidad, María Lourdes !
Estoy consagrada en el ordo virginum ( canon 604 del Código de Derecho Canónico ) y por tanto no puedo responder directamente a la pregunta, pero sí tengo claro que mis hijos nunca dejarían de ser mis hijos, al igual que Dios nunca nos rechaza y siempre espera nuestra conversión, como el padre del hijo pródigo. Rezaría por ellos con toda el alama, como hizo santa Mónica con su hijo y ya conocemos el resultado: san Agustín.
23/06/09 9:38 PM
  
odet
gracias Norberto por tu aclaración,es que leo muy deprisa para tener más información,pero también se me olvidan las cosas más pronto saludos.
23/06/09 10:01 PM
  
Norberto
Flavia
"Sea el Señor tu delicia y el te dará lo que pide tu corazón".Salmo 36
ML
No somos propietarios de nuestros hijos,Dios nos cedió el mundo y la facultad de procrear,por eso nuestra paternidad es en su "nombre".Enfadarnos es reaccionar como cuando perdemos una propiedad y ese no es el caso:nuestros hijos son hijos de Dios,que Él nos ha encomendado y puesto en nuestras manos.¡Bendito sea Abbá!
odet
De nada.
23/06/09 11:36 PM
  
María Lourdes
Foix, muchísimas gracias por el enlace. En efecto, se lee al final que la decisión del Papa se debió a peticiones recibidas. ¡Qué alegría habrá sido oír las palabras del Papa en persona después de dos años de gestiones!

Ese documento es un buen sumario de las virtudes del santo y allí encontré esta descripción de su vida familiar:
"Fue durante toda su vida un marido y un padre cariñoso y fiel, profundamente comprometido en la educación religiosa, moral e intelectual de sus hijos. Su casa acogía yernos, nueras y nietos y estaba abierta a muchos jóvenes amigos en busca de la verdad o de la propia vocación. La vida de familia permitía, además, largo tiempo para la oración común y la lectio divina, así como para sanas formas de recreo hogareño. Tomás asistía diariamente a Misa en la iglesia parroquial, y las austeras penitencias que se imponía eran conocidas solamente por sus parientes más íntimos."
Muchas gracias de nuevo. Un saludo.
23/06/09 11:58 PM
  
María Lourdes
Flavia, ¡qué vocación más hermosa la suya! Aunque no tenga hijos propios, sí los tiene espirituales. Por ejemplo, la Congregación del Clero pidió a todas las mujeres una maternidad espiritual para sacerdotes, rezando por la santificación de los sacerdotes, algo especialmente apropiado durante este Año Sacerdotal.

Siguiendo el ejemplo de Sta. Mónica, me acuerdo de una asociación de mujeres que se comprometen a rezar por la conversión de sus hijos y por los que están apartados de la fe, al igual que por los sacerdotes, aunque no me acuerdo ahora de su nombre oficial. Le pido que no se olvide en sus oraciones de los que pasamos por aquí.
24/06/09 12:25 AM
  
María Lourdes
Norberto, más que enfadarme quizás me refería a cómo expresaría mi tristeza y dolor ante tal situación sin abrumar a quien amo. Pero, me alegro que me recordó que Dios Padre está más interesado que nadie en la salvación de todas las almas. Nosotros sólo cooperamos lo mejor que podemos.
24/06/09 12:28 AM
  
anon
Feliciten a sus hijos si abandonan cualquier fe! Significa que están pensando, usando su cerebro, y que uds como padres han sido exitosos.
24/06/09 1:19 AM
  
María Lourdes
Anon, los padres siempre deseamos lo mejor para nuestros hijos. Por lo tanto, sabiendo que no hay mayor don que Dios mismo, deseamos que siempre se abran a Él, que no se contentó con sólo darnos nuestros cerebros, cuerpos y almas para hacer el bien, sino que también quiso darse por completo.

Igual que no felicitaríamos a nadie por perder la vista corporal, menos lo haríamos si perdieran la vista espiritual del Señor si no estuvieran en gracia con Dios y menos aún si eso resultara en la pérdida de la visión eterna de Dios.

Si llegamos al Cielo se deberá completamente a la Gracia de Dios, con la cual esperamos cooperar (y debemos cooperar) los padres católicos. Un saludo.
24/06/09 1:42 AM
  
Asombro
Lo aceptaría, sin la menor duda, pues es lo que yo hice cuando era hijo de mis padres. La fe es algo personal y nadie puede intervenir en ella. Si se pierde la fe en la Religion de los padres, los padres tienen que aceptarlo, por mas que les duela. Mis padres no lo aceptaron y sufrieron mucho, y solo al final de sus días, mi madre fue capaz de comprender la decision que habia tomado largo tiempo atras, cuando solo contaba 14 años. Ya ven, de nada sirve querer que nuestros hijos hagan lo que nosotros queremos, ellos siempre tomarán sus propias decisiones, nos gusten o no.

Claro, que yo tengo el punto de vista de este lado del Atlantico, desde USA se que las cosas se ven de otra manera. Somos distintos.
24/06/09 9:17 AM
  
azahar
María Lourdes, yo también me planteo preguntas como ésas. Y tengo muy claro que los principios que se transmiten a los hijos no deben ceder ante las decisiones que ellos adopten en este sentido, sería incoherente y contradiríamos, precisamente, lo que hemos enseñado.

A un hijo nunca se le deja de querer, por muy equivocado que esté, pero se le ha de dejar bien claro que somos fieles a nuestra fe católica. No se trata de imponer, sino de dar ejemplo, con ello persistimos en nuestro trabajo de padres, porque deseamos lo mejor para ellos. Si hemos sido su referencia durante su infancia, adolescencia, debemos seguir siéndolo en su etapa adulta y estoy segura que algo queda, pese a las decisiones erróneas que puedan tomar.

No obstante, a pesar de lo contundente de la teoría, pienso que en tal supuesto deberíamos también reflexionar sobre los motivos que le puedan llevar a abandonar la fe católica. Analizando éstos, podemos resolverlos y encontrar la solución.


24/06/09 10:38 AM
  
María Lourdes
Asombro, igual que por mucho que uno lo niegue sigue siendo hijo de sus padres naturales, lo mismo mis hijos tendrán siempre a Dios como Padre, el único Bien Eterno que sí pueden perder para toda la eternidad.

El "aceptar" o "comprender" a los hijos por amor no es lo mismo que "aceptar" el pecado y estar de acuerdo con que pequen. Porque amo a mis hijos no les dejaría (en cuanto estuviera de mi parte) que se hicieran daño. Hasta tenemos los seres humanos leyes de negligencia para padres, o sea que es algo bien comprensible que tengamos los padres católicos la responsabilidad de buscar el bien espiritual de nuestros hijos.

Que acepte su comentario en el blog y que me alegre sinceramente de verle pasar por aquí [hace mucho tiempo que no lo hacía y me preguntaba si estaba bien - no dejo de rezar por usted como dije] no significa que esté de acuerdo con todo lo que diga y que no borre comentarios en el futuro si se pasa de raya, por ejemplo. Un saludo.
24/06/09 11:55 AM
  
María Lourdes
Azahar, le agradezco mucho su comentario. Me parece muy sabia su consejo de reflexionar sobre los motivos porque los padres, conociendo a nuestros hijos, sabemos qué puede ayudar mejor a cada uno. Pero, tampoco hay que desanimarse si hay malentendidos por el camino mientras uno intenta hacer lo posible para guiar a sus hijos. El Buen Pastor no duerme y ayudará en los momentos más oportunos.

Además, me parece muy importante que resalte que el ejemplo que damos debe de ser hasta nuestra muerte. Por muy mayores que sean nuestros hijos, siempre vamos a tener la responsabilidad de velar por ellos y de no lavarnos las manos una vez que lleguen a los 18 años, por ejemplo. Que el Espíritu Santo nos guíe en todo momento. Un saludo.
24/06/09 12:04 PM
  
Flavia
Muchas gracias, María Lourdes y Norberto. en efecto, sé que tengo inmensidad de hijos espirituales, no echo de menos a los otros. Y desde luego, voy a pedir este año MUCHÍSIMO por los sacerdotes. Gracias por recordármelo,María Lourdes.
Norberto, fíjate si el Señor es mi delicia que, al consagrarme, el Arzobispo me preguntó públicamente según el Ritual de consagración de vírgenes: " ¿ quieres ser solemnemente desposada con Jesucristo, el Hijo del Dios Altísimo ? "
Imagínate...¡ El Amor de mi vida !
24/06/09 2:01 PM
  
María Lourdes
Flavia, espero que el testimonio de su amor consagrado inspire a otros a encontrar su todo en el Señor. ¡Qué dignidad la suya por gracia de Dios!

Pido mucho por la vocación de mis hijos, que se consagren al Señor si Él les llama como sólo Él puede, pero sobre todo para que sean santos, para que cumplan la voluntad del Señor en sus vidas a pesar de los malos ejemplos que vean en su madre. Saludos al Amor de su vida.
24/06/09 3:00 PM
  
Flavia
No, querida María Lourdes, mi dignidad no es mayor que la suya. Usted sabe que puede ser mucho más santa que yo ( bueno, la verdad es que ser más santa que yo tampoco es muy difícil, francamente... ).
La dignidad se la debemos sólo a nuestro Esposo. El Esposo del alma de usted, del alma de todo bautizado, y mi Esposo por especial consagración. Estoy segurísima de que sus hijos ven en usted excelentes ejemplos, que veo yo también en este blog tan espiritual y tan necesario. Que Jesús nos ayude siempre a todos.
24/06/09 5:14 PM
  
María Lourdes
Flavia, mi vocación de madre me hace preguntarme a veces si no sería mejor madre si mis pensamientos estuvieran menos distraídos con este blog, pero también me parece que si esto no ocupara mi mente, estaría perdiendo el tiempo distrayéndome con otras cosas, como solía hacer. Me sorprende lo que voy escribiendo, cosas que no me hubiera imaginado hace un par de semanas, o a veces ni el mismo día que lo publico. Claro que la facilidad para escribir y la verdadera espiritualidad son dos cosas muy diferentes.

Que el Señor disponga, pues, de nosotras como quiera para que lleguemos a ser tan santas como Él desea, que seguro es más de lo que podemos desear como criaturas. Le tengo mucho respeto por su "Sí" al Señor y le agradezco mucho sus oraciones y su participación en el blog.
24/06/09 9:22 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.