28.01.22

Lecturas. "El arte de celebrar la Eucaristía", de F.M. Arocena y A. Portolés

Félix María Arocena-Alberto Portolés, El arte de celebrar la Eucaristía. En el jardín de la Pascua, BAC, Madrid 2021, ISBN: 978-84-220-2224-4, 248 páginas.

Félix María Arocena, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei, es profesor de Teología litúrgica en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra y profesor visitante en la Universidad eclesiástica San Dámaso, de Madrid. Alberto Portolés, también sacerdote de la Prelatura, dirige el Departamento de Teología litúrgica y sacramentaria del Studium Generale del Opus Dei en España.

En la presentación dirigida “al lector”, los autores recogen una afirmación de Romano Guardini en su obra Los signos sagrados: “La liturgia es un mundo de realidades santas y misteriosas, representadas en forma sensible: tiene carácter sacramental”. Este carácter sacramental de la liturgia – y, en definitiva, de todo lo cristiano – es la base sobre la que se apoyan las reflexiones del libro que reseñamos. Un ensayo que tiene como finalidad “integrar los resultados de la teología sistemática – dándolos por conocidos – con aquellos otros que se desprenden de la Eucaristía en su darse celebrativo” (p.14). El subtítulo, En el jardín de la Pascua, alude al jardín de la Resurrección y es una metáfora de la liturgia eucarística.

Tres notas, nos advierten los autores, caracterizan su exposición: 1) El recurso asiduo a los Padres de la Iglesia y la escucha de los autores medievales; sobre todo, de la teología monástica. 2) La referencia a la belleza que suscita el deseo de Dios. 3) La atención a los modos en que los sentidos espirituales del cristiano “son activados por los diversos códigos de comunicación que interactúan durante la celebración de la Eucaristía” (p. 15).

En efecto, las citas de los Padres y de los teólogos medievales se hacen presentes a lo largo de los veintitrés breves capítulos que configuran el libro. En los índices (p.245-248), encontramos sendos apartados dedicados a los Padres, orientales y latinos, así como a los autores medievales. Entre los más citados, sobresalen Orígenes, san Agustín, san Ambrosio, Pseudo-Hipólito Romano, Tertuliano, san Bernardo, Durando de Mende y santo Tomás.

La referencia a la belleza es otra constante, pero indicando oportunamente, con referencia de un texto de F. Cassingena-Trévedy, que la auténtica belleza se manifiesta en la Cruz, como epifanía del Amor más fuerte que la muerte y como la mejor imagen de Dios, la teofanía por excelencia (cf. p. 139). “El amor transforma todo, por eso hasta la figura sufriente de Jesús durante su agonía es paradójicamente hermosa, en razón de su amor invencible, porque el amor del Señor supera nuestros cánones de belleza y rompe nuestros propios moldes”, nos dicen los autores (p.186).

La relación entre la activación de los sentidos espirituales y los diversos códigos de comunicación que interactúan en la celebración de la Eucaristía constituye el verdadero eje vertebrador de todo el libro. Los sentidos espirituales: la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato, “no son una alternativa a los sentidos corporales, sino su afinamiento”. Los códigos que interactúan son verbales y no verbales: palabras y gestos, movimientos, sonidos, elementos visuales y cromáticos, olores y hasta sabores. En ocasiones, se introducen ejemplos tomados de otros ritos, diferentes del romano; entre ellos, del rito hispano-mozárabe (cf. p.198-200, a propósito de la fracción del Pan).

Leer más... »

25.01.22

Inmatriculaciones: explicar lo obvio hasta la saciedad

Tener que repetir lo evidente hasta el infinito agota a cualquiera. Con el tema de las inmatriculaciones, se ha agotado la paciencia de casi todos los que, de buena fe, se interesan por el tema.

Lo mejor, para el que quiera saber la verdad, sin limitarse a repetir los mantras de siempre, es recurrir al estudio de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

En un libro, la CEE ha hecho público su análisis sobre el listado de bienes inmatriculados entre 1998-2015 que el Gobierno entregó al Congreso.

En algunos casos, en muy pocos, ha habido errores en la adjudicación (casi nunca, por no decir nunca, por parte de la Iglesia). La Iglesia nunca quiso que figurase como suyo lo que no era suyo. Al repasar la lista de los bienes teóricamente adjudicados a ella, ve que algunos de estos bienes no es claro que sean suyos. Y así lo dice. Casi un millar de errores.

Leer más... »

23.01.22

Sacerdotes en el rural

Hoy he leído en “Atlántico Diario” un reportaje, firmado por Marisol Oliva, sobre los sacerdotes en el rural de la diócesis de Tui-Vigo, en la que estoy incardinado.

Nuestra diócesis tiene una población de algo más de seiscientos mil habitantes. Geográficamente, es muy pequeña. Creo que es la más pequeña de las diócesis peninsulares de España: mil setecientos dieciocho kilómetros cuadrados. Equivale a la mitad sur de la provincia de Pontevedra, en la Comunidad Autónoma de Galicia.

Cuenta, en total, con doscientas setenta y seis parroquias, agrupadas en catorce arciprestazgos. En la diócesis hay ciento setenta y cuatro sacerdotes, muchos de ellos ya jubilados y retirados.

En el reportaje de “Atlántico Diario” se recogen los testimonios de algunos sacerdotes que ejercen su ministerio en el ámbito rural. Aparece Daniel Goberna, párroco de Oia y de otras parroquias. Un músico excepcional, canónigo responsable de la música en nuestra catedral.

Leer más... »

15.01.22

Novenas

Las he contado, las Novenas. He publicado hasta la fecha (15 de enero de 2022) doce novenas escritas por mí. Dos de ellas, en la editorial del CPL (Centro de Pastoral Litúrgica) de Barcelona, y las otras diez en la editorial CCS (Central Catequística Salesiana) de Madrid.

A ambas editoriales les agradezco mucho su recepción. Uno puede escribir, pero no es fácil publicar si una editorial no cree que lo escrito merezca ser publicado. Una eventualidad no demasiado infrecuente.

He publicado otras cosas. Algunos se horrorizan si les digo que he escrito una novena. Como si fuese indigno de un profesor de Teología cultivar este género. También he escrito libros. No los he contado todavía, pero son más de uno. Y he escrito artículos. Y he colaborado en obras colectivas.

¿Cuál fue mi primera novena publicada? La dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, que salió en 2006, editada por el CPL. En ese primer ensayo se perfiló un poco el esquema que, con modificaciones oportunas, he ido adoptando: para cada día, el inicio, la oración introductoria, la lectura bíblica, la reflexión, las preces, el Padrenuestro, la oración final y la conclusión. Un amigo muy experto me ayudó a perfilar ese marco formal.

¿Cuál fue la última publicada? La Novena a san Roque, elaborada en pleno confinamiento motivado por la pandemia, y publicada por la editorial CCS. Mi parroquia, aunque dedicada a San Pablo, en Vigo, está situada en la calle de san Roque, en el barrio de san Roque. Era, casi obligatorio, escribir una Novena a San Roque.

Leer más... »

4.01.22

Una Novena a san José, una (posible) publicación futura

El mundo secularizado necesita imaginar de nuevo motivos para ser humanos. La Navidad es una de esas poderosas razones, que nos mueve a no desperdiciar lo mejor de nosotros mismos: la capacidad de estar despiertos, de velar, para impedir que triunfe la oscuridad del egoísmo y del sinsentido. Dejemos que Jesús camine, en favor nuestro, “desde el Oriente al Occidente”.

Con este deseo, he escrito esta Novena a san José. En cada uno de los días se propone un tema de reflexión. San José, estrechamente vinculado al misterio de la Encarnación, aparece en la Sagrada Escritura como un creyente y un hombre justo. A él se le encomendó la misión de ser custodio del Redentor. La Iglesia lo invoca como patrono. Se presenta como obrero, trabajando en el taller de Nazaret, y como perseguido, por defender a Jesús y a su Madre.

Leer más... »