InfoCatólica / No sin grave daño / Etiquetas: santo tomás

28.01.22

Festividad de Santo Tomás de Aquino

Aquino

Según Benedicto XVI el cristianismo es la religión del Logos.  El prólogo de San Juan nos muestra al Logos que en el principio y desde siempre está junto a Dios y es Dios, y que se hizo carne y habitó entre nosotros.

“Logos” en griego quiere decir muchas cosas (palabra, norma, medida, ley), pero todas tienen que ver con la razón, la inteligencia. La Palabra en Dios no es una voz ni un sonido, sino algo espiritual, algo que tiene que ver con el intelecto, es aquello que procede de la Inteligencia divina al conocerse Dios perfectamente a Sí mismo y en Él mismo a todas las cosas.

El cristianismo, según esto, es la religión de la razón, porque es la religión de la Inteligencia divina, de la Palabra que ha creado el mundo (Fiat lux), ha revelado el plan de Dios a los profetas, y se ha hecho hombre en la plenitud de los tiempos en Jesucristo.

Leer más... »

2.07.21

Acerca de la gracia suficiente

Dado que Dios ha querido libremente ordenar a las creaturas racionales a un fin sobrenatural, que como tal no puede ser alcanzado mediante actos puramente naturales de estas creaturas, de donde éstas necesitan absolutamente de la gracia de Dios, que eleva los actos de estas creaturas al orden sobrenatural, para llegar a su fin último, y teniendo en cuenta que los mandamientos divinos se ordenan precisamente a conducir a las creaturas racionales hacia ese fin último sobrenatural, y que Dios no manda lo imposible, porque sería injusto que la creatura se condenara por no hacer lo que no podía hacer, o por hacer lo que no podía evitar hacer, se sigue de ello que Dios da la gracia que hace posible el cumplimiento de los mandamientos, y ésa es la que los teólogos llaman “gracia suficiente”. 

Leer más... »

22.06.20

Dios es Simple y no cambia

TrinidadTodos los resaltados en negrita son nuestros. 

Simple” es lo que carece de composición interna, o sea, no tiene partes.

Por su parte, algo es “perfecto” en la medida en que está en acto y no en potencia. En efecto, “per – fectum” es tanto como acabado, terminado, y se opone a lo que aún está sin terminar, y por tanto, a lo indeterminado, que puede ser pero todavía no es y que incluso puede ser de este modo o de aquel otro modo diferente. La estatua terminada es en ese sentido “perfecta”, como no lo es el bloque de mármol sin tallar o a medio tallar; la semilla es perfecta como semilla, pero imperfecta como árbol adulto, etc.

Leer más... »

7.03.20

Argumentos de Jonathan Edwards contra el libre albedrío

Edwards

Jonathan Edwards (1703 – 1758) es uno de los máximos referentes teológicos del calvinismo norteamericano. Su obra tal vez más famosa es “Una investigación acerca de las nociones modernas prevalentes sobre la libertad de la voluntad, que se supone que es esencial a la agencia moral, la virtud y el vicio, las recompensas y el castigo, el elogio y la inculpación”, de 1754. 

Como se ve, en aquella época no se economizaba en títulos.

En la obra Edwards polemiza con el “arminianismo”, que es una escisión del calvinismo basada justamente en que Jacobo Arminio, teólogo calvinista holandés, defendía el libre albedrío contra Calvino y sus seguidores.

Nuestra intención es analizar aquí los argumentos de Edwards contra lo que entendemos que es la concepción común y universal de “libre albedrío”.

Los textos de Edwards los hemos traducido del inglés con la ayuda de Mr. Google.

Leer más... »

28.01.20

La justificación según Santo Tomás de Aquino

AquinoEn la fiesta de Santo Tomás de Aquino queremos homenajear al Aquinate recordando parte de su enseñanza sobre la justificación, que es el punto central que separa al catolicismo del protestantismo. Lutero sostuvo una doctrina de la justificación según la cual ésta no implica ninguna cooperación del libre albedrío humano, y no implica tampoco ninguna transformación interior del hombre. Para Lutero, la justificación consiste solamente en que Dios no nos imputa nuestro pecado, es una justificación legal, forense; como si dijésemos, una mera declaración por parte de Dios.

Es notable ver cómo tres siglos antes de Lutero ya Santo Tomás había refutado esa doctrina, en la cuestión 113 de la primera parte de la segunda parte de la Suma Teológica.

Los textos de la Suma están tomados de: http://hjg.com.ar/sumat/index.html

Leer más... »