InfoCatólica / Liturgia, fuente y culmen / Categoría: Textos litúrgicos

2.06.20

Mirada al Reino y su Banquete (Plegaria euc.- XVI)

  escaton    La plegaria eucarística, como no podía ser menos, contiene una alusión final a la escatología, al Reino que viene, al Banquete de bodas del Cordero, a la eternidad…

      Y es que la Eucaristía ahora celebrada, aquí en la tierra, es prenda y anticipo del banquete celestial. Cristo mismo expuso el Reino de Dios con parábolas que aluden al banquete y banquete nupcial.

      Ya unidos a la Virgen María y a todos los santos, rodeados de los ángeles y arcángeles, la Misa en la tierra nos abre al cielo, adonde deseamos vivir eternamente y gozar de Dios y de la compañía de los santos.

******************************************

 

Leer más... »

28.04.20

"Con todos los santos" (Plegaria euc.- XV)

todos los satnosTambién los santos, y el deseo que ellos provocan en nosotros, aparecen reflejados y nombrados expresamente en todas las plegarias eucarísticas.

Tiene su importancia, su valor y su significado. ¿Por qué tanta insistencia, a qué viene su recuerdo en el momento central de la Santa Misa?

¿Qué consecuencias tiene este recuerdo y este signo de comunión y de memoria agradecida de todos los Santos?

Leer más... »

21.04.20

"No por nuestros méritos" (Plegaria euc.- XIV)

porunfdamente inclinado 

     La palabra “mérito” ha sido muy discutida en la teología y en el lenguaje catequético. Desde Lutero y todo el protestantismo, se ha visto absurdo que el hombre tenga “mérito” ante Dios, porque lo ven de modo pasivo, el hombre nada puede hacer porque está corrompido por su pecado original.

    Pero si fuera así -que no lo es, claro-: ¿qué papel ocupa la gracia que nos mueve a actuar? ¿Qué papel la libertad humana que asiente a la gracia que recibe?

    El Canon romano reza: “no por nuestros méritos”… ¿los está afirmando o negando? Entremos a extraer la teología y espiritualidad de esa frase de la plegaria eucarística I.

********************************

      En el Canon romano, o plegaria eucarística I, al terminar la segunda lista de santos que se enumeran (“Juan el Bautista, Esteban, Matías y Bernabé…”) se concluye con una expresión elocuente y significativa: “acéptanos en su compañía, no por nuestros méritos sino conforme a tu bondad”. Siempre la bondad de Dios y su misericordia serán más grandes que nuestros méritos, pequeños.

  

Leer más... »

7.04.20

"Te pedimos humildemente" (Plegaria euc.- XIII)

       Muchísimas veces, ya que es la plegaria eucarística que más se emplea, oímos la expresión: “Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad…”

   ¿Hay acaso, es posible, otra vez de dirigirse a Dios que no sea pedirle humildemente?

    Consideremos esa expresión de la plegaria eucarística II.

eucaristia

**************************

       La Iglesia ante Dios se sabe sierva, pequeña, nunca dominadora. Los mismos hijos de Dios se dirigen a Él con confianza y audacia, pero, al mismo tiempo, sin descaro ni imposición. La confianza filial en Dios no está reñida con la adoración, el respeto, la sacralidad. Se está ante Dios mismo, trascendente, omnipotente y Padre al mismo tiempo. Es una conciencia clara de pequeñez ante la grandeza de Dios, por eso se evita la presunción, la arrogancia, el lenguaje impositivo y demasiado coloquial que rebaja a Dios a alguien manipulable.

Leer más... »

1.04.20

"El Espíritu Santo congregue en la unidad" (Plegaria euc.- XII)

unidad

     La unidad es una petición habitual en la plegaria eucarística, un deseo que se ruega a Dios, autor de la pax Ecclesiae, de la unidad de la Iglesia.

        Aguardamos la unidad consumada y plena cuando venga el Señor en gloria y majestad, al final de los tiempos; pero ahora, en este tiempo, para esta Iglesia peregrina, rogamos la unidad, para que los muchos que comulgan un solo Pan formen un solo Cuerpo, el Cuerpo de Cristo.

*****************************

     “¡Qué hermoso ver a los hermanos unidos!” (Sal 132) reza un salmo, y el deseo de Cristo es “que todos sean uno” (Jn 17,21). La unidad y la concordia son las notas de los miembros del Cuerpo de Cristo para que éste no sea lacerado en sus miembros, dividido en partes.

       El fruto de la Eucaristía es la unidad entre todos los miembros de la Iglesia; la Eucaristía crea la unidad de la Iglesia vinculándonos a la caridad de Cristo, que se difunde y extiende por todos aquellos que son de Cristo.

Leer más... »