Gracias

right

Cuentan que un alma recién llegada al cielo se encontró con un ángel. El ángel la llevó de paseo por el cielo para que conociera los grandes talleres en donde otros ángeles estaban trabajando.
El ángel se detuvo frente a la primera sección y dijo: “Esta es la sección de recepción. Aquí son recibidas todas las peticiones hechas a Dios mediante la oración”.

El alma miró a la sección y vio a muchos ángeles terriblemente ocupados clasificando peticiones escritas en voluminosas hojas de papel de personas de todo el mundo.

Siguieron caminando hasta que llegaron a la siguiente sección y el ángel le dijo: “Esta es la sección de empaquetado y entrega. Aquí, las gracias y bendiciones que la gente pide, son empaquetadas y enviadas a las personas que las solicitaron”.

El alma vio que había tantos ángeles ocupados trabajando en ella como tantas bendiciones estaban siendo empaquetadas y enviadas a la tierra.

Finalmente, en la esquina más lejana del cuarto, el ángel se detuvo en la última sección. Para su sorpresa, sólo un ángel permanecía en ella ocioso haciendo muy poca cosa. “Esta es la sección del agradecimiento” dijo el ángel al alma.

-"¿Cómo es que hay tan poco trabajo aquí?” - preguntó el alma.

-"Esto es lo peor"- contestó el ángel. Suele pasar que una vez las personas reciben las bendiciones que pidieron, muy pocas envían su agradecimiento.

-¿Cómo uno agradece a las bendiciones de Dios?

-"Simple"- contestó el ángel. “Solo tienes que decir, Gracias Señor".

Poco más se puede añadir a este breve cuento, pero, ¿por qué no?, he de confesarles a todos ustedes que, y tras los últimos acontecimientos acaecidos en mi vida, hoy el cuerpo me pedía un poco más: recordar nuestra condición de hijos agradecidos que saben de la Bondad y el Amor de las caricias de su Padre Eterno. Es más, saberse tan privilegiado con ellas que nos vemos obligados a empeñar nuestra vida en disfrutarlas, hacerlas crecer, y esparcirlas por el mundo entero.

Así pues, valorar a las personas que pasan por tu vida dejando una huella de valor incalculable en tu corazón, tener los ojos abiertos para descubrir aquellas pequeñas cosas que todos los días suceden a nuestro alrededor y que nos hacen comprender que la vida vale la pena ser vivida celebrándola como un gran regalo de tu Padre-Dios inmerecido por nuestra parte; e incluso, mantener nuestra alma dispuesta a recibir esos pequeños o grandes “ladrillazos” que te ayudan a crecer en humildad, comprensión y sabiduría; es motivo más que suficiente para pasarnos la vida entera diciendo: ¡Cuanto te debo, Dios mío!¡Gracias Señor por tocar mi vida!

6 comentarios

  
Luis Fernando
Pues gracias a ti por esta oportuna reflexión.
10/06/09 10:59 PM
  
Eleder
Muchas gracias, efectivamente.
10/06/09 11:50 PM
  
asrone
Reme, gracias por el cuento.

Desde hace un tiempo, cuando salgo de casa, alzo la vista al cielo. Casi hasta el cénit. Parece una idiotez pero es muy gratificante. Y procuro no olvidarme nunca de dar gracias a Dios por este universo tan maravilloso que nos ha dado.

Mirar el cielo estrellado por la noche también vale :)
11/06/09 8:11 AM
  
ana gomez
Tus cuentos o vivencias que explicas son estupendas.

Tienes razón,dar las gracias a Dios por las cosas maravillosas que nos da, no cuesta nada y a nosaotros nos deja el alma muy bien.

Yo tengo la costumbre cuando me levantó a las 4.00h de la mañana, salir al balcon de mi casa y darle las gracias por todo lo que tengo, y que la vida a veces es díficil y dura pero que el esta ahí siempre par guiarme por el buen camino.

Será una tonteria pero me llena de satisfaccón y de paz para llevar el día.

11/06/09 9:33 AM
  
Camino Iriarte
Reme, gracias. ¡Cuantas gracias nos concede Dios! Incluso la de perdonarnos cuando somos tan desagradecidos. Creo que el quid está en la falta de humildad, que nos hace tan "pagados" de nosotros. En esto, y sin generalizar, recibo muchos ejemplos de nuestros hermanos hispanoamericanos. No sé si es un gen o un hábito, pero su humildad y gratitud están siempre a flor de piel, y del modo tan espontáneo... Bueno, algun ejemplo "español" también conozco y estoy segura de que si seguimos pidiéndole al Señor, nos concederá esta virtud imprescindible.
Ah, creo que olvidé felicitarte, felicitaros. Lo hago de todo corazón. Un abrazo
11/06/09 4:16 PM
  
albania
hola....muy lindo esta historia me toco el corazon ylos enseña mas a ser agradecidos con Dios....

bendiciones...Te amo Dios
25/06/09 9:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.