Con el rabo entre las piernas

Mucho me temo que el Maligno va a salir con el rabo entre las piernas sin conseguir lo que tan empeñado esta en encizañar durante estos días del Sínodo de los Obispos.

Peligro hay, no hay duda, y mucho. La aparición de casos “controvertidos”, murmuraciones, engaños, escándalos, … no son más que una batalla más del Diablo  para eliminar a Dios de nuestras vidas, para separarnos de Él, para desunir, dividir y desorientar a los que están llamados a servir, gobernar y a orientar al pueblo de Dios hacia el Reino de Dios”..

Pero, a pesar del daño que causa a una humanidad, en muchas ocasiones, desnortada y  manipulable, nuestras armas son poderosas y efectivas: oración, sacrificio y acción.

Son las armas que Dios utilizó para no dejarse vencer por el Demonio en el desierto. Y no me cabe la más mínima duda de que las oraciones de muchos fieles, el empeño por  llevar la Palabra de Dios hasta los más remotos rincones de la tierra,  y el sacrificio ofrecido durante estos días por el buen hacer de nuestros pastores ,serán la gran solución  para que la Iglesia no se aparte de su camino.

Pero como decía San Pablo: “Lleven con ustedes todas las armas de Dios, para que puedan resistir las maniobras del diablo. Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.

 Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas. Tomen la verdad como cinturón, la justicia como coraza; tengan buen calzado, estando listos para propagar el Evangelio de la paz.

Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio.

Por último, usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios. Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu. Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos.

Rueguen también por mí, para que, al hablar, se me den palabras y no me falte el coraje para dar a conocer el misterio del Evangelio”.

Es más, como señaló  el Papa Francisco en la homilía de la Misa que celebró en Santa Marta el jueves 30 de octubre de 2014,  “la vida del cristiano «es una milicia» y se requieren «fuerza y valentía» para «resistir» a las tentaciones del diablo y para «anunciar» la verdad. Pero esta «lucha es bellísima», porque «cuando el Señor vence en cada paso de nuestra vida, nos da un gozo, una felicidad grande» (…) El Señor está con nosotros. Quien nos ha dado todo, nos hará vencer nuestra batalla cotidiana, con la «gracia de la fuerza, de la valentía, de la oración, de la vigilancia y la alegría».

 

6 comentarios

  
Maricruz Tasies
*****
Así es, Reme.
Seguiremos batallando desde todos los rincones del mundo.
18/10/15 12:11 PM
  
Carmen
No hay que desanimarse, aunque la situación sea realmente preocupante. Lo mejor seguir con la oración y no perder la esperanza.
18/10/15 12:28 PM
  
Mª Virginia
Tenemos que re-descubrir la Belleza trágica de la subida de la Iglesia al Calvario. Pidamos la gracia de mirar con ojos de Dios la realidad, que Cruz -sólo derrota aparente- no es sinónimo de maldición, sino de triunfo. Cristo reina, vence e impera.
18/10/15 5:35 PM
  
Marga Mir
*****
Siempre he creido en el poder de la oración. El maligno ya fue vencido. Se llevará a muchas almas pero no a todas. Nuestro trabajo es impedirle sus maléficos planes ahogando el mal con abundancia de bien.
18/10/15 6:20 PM
  
Parsim
Los mensajes que nos llegan considerando el ayuno algo fácil y recomendando sustituirlo por bonitas y buenas obras olvidan lo que hizo Jesús en el desierto.
Oración y ayuno.
La Virgen nos lo pide: ayuno, a pan y agua. Por ejemplo, pero no sólo, en Medjugorje.
Nada hay más difícil que dejar de comer porque es nuestro primer instnto.
Con oración y ayuno se puede todo.
19/10/15 11:36 AM
  
indalecio
*****
Una de las ganancias que puede tener el diablo, mirándome a mí mismo, y luego extendiendo lo mismo a muchos, es dejarme llevar por la rabia y el desprecio hacia los que considero, Obispos, y aun al Papa, que nos deben dar doctrina clara y segura siempre y en todo momento y lugar y me parece que lo dejan todo medio aguachinado, ni fu ni fa. eso es para mí una gran tentación. Así que trato de desviar mi atención y rezo rosarios. La rabia es diabólica aunque sea por Dios.
19/10/15 6:30 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.