La vida de Marta tiene sentido

Decía José Saramago, Premio Nobel de Literatura en 1998 , que un “hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de como amar a alguien más que a nosotros mismos (…) un préstamo que llega a convertirse en el don más preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito. Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo.

Un préstamo sin intereses, pero cuyo cuidado lleva implícito el más alto sacrificio y la defensa más sólida”

El pasado 7 de enero falleció la pequeña Marta , a la que sus padres le solicitaban desde el primer momento de su muerte: “¡Querida y dulce Marta, ya desde el Cielo, guía a nuestra familia y ayúdanos a sonreír y amar como tú lo has hecho durante toda tu corta pero intensa vida! ¡PAZ y BIEN!”

Este fin de semana se ha celebrado la Eucaristía en acción de gracias “por Marta y por el amor de Dios que recibimos a través de ella”. Al finalizar la Eucaristía se leyeron estas palabras que son una extraordinaria reflexión y un ejemplo de visión sobrenatural y de aceptación, con gozo y esperanza, de la Voluntad de Dios para muchos de nosotros.¡Gracias por vuestro ejemplo!

Buenas tardes,

Queríamos daros las gracias a todos los presentes y los que nos han acompañado, desde cerca y desde la distancia, familiares, amigos y anónimos que han vivido en comunión estos nueve meses. Buscábamos palabras para agradecer, explicaros nuestra vivencia, como estamos, etc. De repente, a mitad de esta semana, recibo el primer whatsapp de Alicia, ella no es amiga de los móviles. Sólo me decía, ‘te he enviado un correo’, sin más explicación. Cuando le leí, me quedé impresionado, ¡vaya mujer que tengo, impresionante! ¡Cómo ha vivido, meditado y digerido estos nueve meses! Mientras lo leía sólo podía dar gracias a Dios, se me removieron todos los sentimientos, gracias, dolor, emoción.

¿Qué más podía yo decir, añadir? Nada. Me dije, Jesús, haz silencio, medita, no añadas ni una letra que lo estropeas. Esto es lo que hace días que os queríamos transmitir. ¿Quién mejor que una madre? ¿Quién mejor que la madre de Marta?

Desde lo hondo del corazón, esto es lo que ha aprendido esta familia estos nueve meses.

LA VIDA DE MARTA TIENE SENTIDO

La vida de Marta tiene sentido. Marta me ha enseñado a disfrutar de cada instante, a
aprovechar cada minuto de vida, a vivir el ahora, a reír mucho, a no agobiarme por pequeñeces. Pero eso no es lo que da sentido a su vida.

La vida de Marta tiene sentido. Marta me ha enseñado que las cosas pueden no ser como yo quiero y, aun así, ser: no se acaba el mundo, se puede ser feliz. Pero eso tampoco da sentido a la vida de mi querida hija.

La vida de Marta tiene sentido. Con Marta he aprendido a no hacer planes, o, mejor dicho, a aceptar que todos son provisionales, y a adaptarme rápidamente y sin fatalismos a situaciones nuevas, una y otra vez. Sin embargo, eso no da sentido a su vida.

La vida de Marta tiene sentido. Ella me ha enseñado a buscar su felicidad, a hacerla feliz cada día, por encima de mis deseos o anhelos. Curiosamente, en su felicidad he ido encontrando la mía. Pero no, el sentido de su vida no es hacerme feliz.

La vida de Marta tiene sentido. Marta me ha hecho rezar. He rezado mucho, como nunca he rezado, y me he puesto en manos de Dios como nunca lo he hecho. Ni siquiera eso da sentido a su vida.

La vida de Marta tiene sentido. Ella ha movido el corazón de muchas personas. De nuestra familia, de nuestros amigos, de nuestros compañeros, e incluso de personas que no nos conocen. Nos hemos sentido muy queridos y acompañados en el sufrimiento, unidos en comunidad de amor y oración. Pero no, no creo que eso sea lo que da sentido a su vida.

La vida de Marta tiene sentido. Jesús y yo ahora nos amamos más, y amamos más a nuestras hijas. Sin embargo, ni eso da sentido a su vida.

La vida de Marta tiene sentido. La he amado y ella me ha amado. Ha sido muy amada y la hemos amado mucho. Me siento tentada a decir que eso da sentido a su vida. Ha sido una niña feliz, y eso tiene bastante sentido. No obstante, no soy yo ni mi amor lo que da sentido a su vida.

La vida de Marta tiene sentido. Dios la ama, y Marta vive para amar y ser amada por Él. Por eso Marta es feliz. Eso le da todo el sentido. Todo lo demás es un regalo, un don enorme que ha enriquecido y ha hecho mejor nuestro mundo, pero la razón de ser de Marta no es regalarnos su amor, sino vivir el amor de Dios, ser su hija querida.

La vida de Marta tiene mucho sentido.

4 comentarios

  
Maricruz Tasies
*****
Gracias, hoy, necesitaba escuchar esto.
Un abrazo,
28/01/13 12:36 PM
  
clara
Dios mío, Marta ya ha cumplido su misión en esta vida...

Impresionante la carta, cómo va desgranando las razones hasta llegar al sentido de nuestra existencia.

Un abrazo grande a esa familia, y pido mucho consuelo a Dios para ellos.
28/01/13 2:06 PM
  
Eleuterio
Nosotros tenemos fe porque sabemos que, por ejemplo, en el caso de Marta, la enfermedad no durará eternamente sino que ahora mismo ha de ser un Ángel de Dios y lo que aquí pudo sufrir se habrá extinguido para siempre.

Por esto tenemos fe y por mismo le pedimos a Marta que pida por nosotros.
28/01/13 2:26 PM
  
Ivan
***--
Pregunto, Saben que Saramago era ateo? Porqué ponen la cita de una persona que decía que Dios es maligno y que "en ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar."
28/01/13 9:11 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.