“Guía práctica para la atención espiritual de los enfermos terminales”

“Es necesario apoyar el desarrollo de los cuidados paliativos que ofrecen una asistencia íntegra y alivia la enfermedad incurable, apoyan al ser humano y lo acompañan espiritualmente” (Benedicto XVI)

Por mucho que se empeñe el Sr.Rubalcaba de que la Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna garantizará los derechos de los pacientes en situación terminal, su redactado despierta un gran recelo a la sociedad, a pesar de que nos machaquen con insistencia que “no es una ley de eutanasia".

Comprendo y respeto que el enfermo, y sus familias, ante la enfermedad tiendan a la desorientación, desesperación, la vulneralidad, e incluso, a la desolación espiritual ,que les lleve a desear morir antes que seguir viviendo de esa manera.

Pero, consciente de que para entender la experiencia del sufrimiento y de la enfermedad hay que pasar a su lado acogiendo , comprendiendo y acompañañndo al que sufre, me planteo:

¿Somos conscientes de que si dignificamos la vida del enfermo, ofreciendoles cuidado paliativos para ayudarles a vivir bien hasta el final, si les acompañamos para paliar su angustia, tristeza, y miedo, si facilitamos a las familias la buena atención del paciente, o si, simplemente, les hacemos sentirse queridos ofreciendoles nuestro cariño, comprensión,y tiempo, muchos de los que hoy piensan en la muerte como solución a su enfermedad ni se lo planterian?

¿Ponemos todos los medios a nuestro alcance para dignificar la vida de los dolientes , muchos de ellos en una situación dramática, haciendoles entender su enfermedad, implicandoles en las decisiones sobre su cuidado, ofreciendoles atención espiritual, y facilitandoles nuestra ayuda para “dejar todo arreglando” antesde partir?

¿Reflexionamos a menudo que “la mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido,
no cuidado y abandonado por todos”, como solia decir la Madre Teresa.?

¿Les hacemos saber que son nuestros maestros del dolor, y que necesitamos su ayuda para valorar la vida, para servir a los demás, para dar gracias a Dios por su ejemplo, sus consejos, sus miradas, en definitiva, para a saber vivir y saber morir?

¿Les susurramos al oido, cogiendoles de la mano, limpiandoles su frente, demostrarndoles nuestro cariño, besandoles aunque no se den cuenta, que su dolor es un tesoro que puede ofrecer a Dios por el bien de las personas que tiene a su alrededor, y que su sufrimiento es el camino del Amor ?

Mas tarde, digamos que por casualidad, cayó en mis manos la “Guía práctica para la atención espiritual de los enfermos terminales” (“A Practical Guide to The Spiritual Care of the Dying Person”), presentada por la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales el pasado 25 de junio, durante la conferencia “Fe en Salud: Inicios y finales –cuidado para toda la persona”.

Al instante, me vinieron a la memoria estas palabras de Benedicto XVI recogidas en la encíclica Spe salvi: “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Esto es válido tanto para el individuo como para la sociedad. Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana (…) En efecto, aceptar al otro que sufre significa asumir de alguna manera su sufrimiento, de modo que éste llegue a ser también mío. Pero precisamente porque ahora se ha convertido en sufrimiento compartido, en el cual se da la presencia de un otro, este sufrimiento queda traspasado por la luz del amor. La palabra latina consolatio, consolación, lo expresa de manera muy bella, sugiriendo un « ser-con » en la soledad, que entonces ya no es soledad”. (n. 38).

Por esta razón, debo señalar que esta guía no solo es una ayuda práctica para que las familias y el personal sanitario que están al cuidado de enfermos terminales sean conscientes que tienen mucho que dar en el cuidado fisico, psicologico y espiritual de los pacientes; ni tan siquiera un sencillo compendio de orientaciones éticas que pueden resolver nuestras grandes dudas acerca de los tratamientos y cuidados a seguir en casos extremos. Esta guia es, ante todo, una invitación a reflexionar sobre el misterio de la muerte como “una puerta que se nos abre al Amor, al Amor con mayúscula, a la felicidad, al descanso, a la alegría” (San Josemaria Escrivá de Balaguer).

Así pues, en palabras de la baronesa Ilora Finlay , profesora de Medicina Paliativa de la Universidad de Cardiff, “Esta guía de atención espiritual es tan valiosa porque nos permite a todos reconocer la angustia psicosocial y espiritual en los moribundos. Esta guía debería ser leída por todos aquellos que están en torno a los enfermos terminales. Morir es una parte de la vida que nos llegará a todos tarde o temprano. Debemos tratar de verlo a través de los ojos de que quienes están ahí ahora”.

Os aseguro que, ante el gran debate que se nos presenta, merece nuestra más profunda atención.

“A Practical Guide to the Spiritual Care of the Dying Person”.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda
Haz click aquí

4 comentarios

  
crispopa
*****
Estamos en una sociedad comodona, y lo que nos incordia, molesta o no nos es cómodo... lo eliminamos... como al principio de la vida, el aborto y al final de ella, la eutanasia.

Gracias por indicarnos la existencia de la guia Reme, siempre nos pones al día. Voy a ojearla en el enlace.

Un abrazo
03/12/10 1:33 PM
  
Johan Liebhart
Estoy de acuerdo con crispopa.
03/12/10 2:27 PM
  
JacinTonio (Católico, laico fiel, tercera edad, España)
Yo he soñado muchas veces en mi vida. Despierto, claro, echando mi imaginación al vuelo. Y una vez soñé que tenía mucho, mucho dinero, y me preguntaba qué podía hacer con tanto dinero.

Fue mi respuesta:

“Promover una institución, construir una casa, para recoger a todas las personas que, estando en una fase terminal, tuvieran la ilusión de prepararse para la partida viviendo sus últimos días, meses o… ¡años!, como monjes, religiosos o religiosas en su convento, con un reglamento al que sujetarse y un sistema de vida apropiado para cada uno, asistidos individual y convenientemente por médicos y enfermeras cristianos, sacerdotes y personas caritativas… ¡a ser posible jóvenes!, que les acompañarían preparándose, todos juntos, para partir hacia el Padre tan pronto fueran llamados. ¡Eso sí que sería una muerte digna!.

Dije ‘todos juntos’, sanos y enfermos, pues nadie sabe el día ni la hora, y sería una manera de acompañar y solidarizarse con el enfermo en su fase terminal, sobre todo por parte de jóvenes llenos de vida, uniéndose la vida a la Vida, aunque les quede mucho que vivir por delante. Pero viviendo cada día, después de estas experiencias, con el espíritu despierto, con dignidad, como en pleno día, y como si fuera el último. Despierto, sí, porque con cada partida de alguien a la casa del Padre, uno se despierta y parte también con él”.

Pero solo era un sueño, y lo sé porque cuando uno sueña, tarde o temprano despierta. Lo que importa es despertar dignamente, despertar siempre en la presencia de Dios. Durmamos. ‘Durmamos’ pues, que ya despertaremos… Pero cuando oigamos la voz que nos anuncie la llegada del novio, ¿tendremos aceite suficiente para las lámparas?

Y es que esta vida es sueño, y los sueños, sueños son, como dijo Calderón de la Barca.

¡Qué sabrán algunos de muertes dignas!
04/12/10 12:31 AM
  
Heliodoro Mira
Reme,
¿Por qué no se traduce y se pide permiso para publicar en España?
La necesitan muchísima/os cuidadora/es...
D. Helio
06/12/10 10:23 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.