"El pacto"

Decía el gran Federico Fellini que “la televisión es el espejo en donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural”.

Si por cultura entendemos todos aquellos valores, tradiciones, normas, valores, conocimientos, actitudes, etc. que nos caracteriza como grupo social, y que se transmiten de una generación a otra con el objetivo de sacar lo mejor de uno mismo en beneficio de la sociedad, mucho me temo no vamos por buen camino.

De hecho, asi me parece evidente después de ver el primer capitulo de la nueva serie de Telecinco, “El pacto”. En feedcto, en dicha serie los padres carecen de cualquier proyecto educativo, no tiene ninguna autoridad moral sobre sus hijas, y, a lo mejor, como consecuencia de ello, son continuamente humillados por sus hijas; hijas, que solo unas niñas, han mantenido relaciones sexuales con el único proposito de jugar a ser mamas.

Esta serie recrea una realidad ficticia en la que sus protagonistas se atreven a jugar con la belleza de la maternidad, con la vida humana, con el valor de la amistad, con la vida de familia, etcétera, etcétera, etcétera.

Y todo ello aderezado con un lenguaje soez y ordinario.

En definitiva, no creo esta serie sea beneficiosa para la salud personal, familiar, cultural y social de los jóvenes que nos rodean.

Es más, debo confesar que mi primera intención fue realizar un análisis más o menos profundo de esta polémica caricatura malintencionada de la realidad que contribuye al declive moral y cultural de los espectadores.

Pero, visto lo visto, no puedo más que denunciar que me siento insultada como mujer, humillada como madre, desorientada en mi labor educativa como profesora y avergonzada como periodista.

Que la TV es un medio de comunicación que responde a una necesidad vital del hombre, nos guste o no, es una realidad. Que en sus contendidos encontramos luces y sombras que influyen no solo en nuestra vida, sino también en la cultura, las normas y los valores de la sociedad que hace propias esas pautas de comportamiento, nadie puede negarlo.

Pero me siento tan responsable ante la confusion de todos aquellos que por su juventud o su falta de cultura no son capaces de interpretar, analizar y fomentar el espíritu critico ante aspectos positivos y negativos que nos aporta la TV, que estoy dispuesta a abandonar mi postura políticamente correcta para denunciar públicamente los modelos de comportamiento que nos presenta la serie.

¡No son más que un insulto a la dignidad de los jóvenes que se ven reflejados en la serie, a la maternidad, a la familia, a la educación, a los valores,… en definitiva, a todo lo bueno y bello que hay en este maravilloso mundo!

La educación de las nuevas generaciones no merecen una cosa así. Ellos son el futuro, la esperanza de un mundo mejor.

Ha llegado el momento de que digamos basta ante tanto desatino. No podemos dejarles “colgados” por comodidad, engañando a nuestra conciencia con argumentos como que es una serie de ficcion basada en un hecho real, que tiene un gran éxito de audiencia, o que no “el guión huye del morbo”, como asegura el director de la serie, Fernando Colomo.

Como señalaba la periodista Christiane Amanpour, en el libro póstumo dedicado al fotoperiodista Miguel Gil: “Cuando la gente buena no hace nada, los malos triunfan. Creo que los periodistas podemos ayudar a hacer del mundo un lugar mejor”.

ANEXO: …¡NO PASA NADA, NO SEÁIS EXAGERADOS…!

Dos adolescentes pidieron permiso a su padre para ver una película en el cine que todos sus amigos habían visto. Después de investigar un poco sobre la película en internet, les negó el permiso.

“Pero Papá, ¿porqué no?” se quejaron, “es restringido para menores de 13, y ambos tenemos más de 13 años.”

Papá respondió: “Porque la película contiene desnudez y pinta la inmoralidad como algo normal.”

“¡Pero Papá, eso es una parte mínima! Eso es lo que nuestros amigos nos han dicho. ¡La película dura unas dos horas y aquellas escenas duran unos minutos! Se basa en una historia real, el bien triunfa sobre el mal, y hay otros valores como sacrificio y valentía. Hasta las críticas dicen eso. No pasa nada, papá, no seas exagerado”…

“Mi respuesta es NO, y esa es mi respuesta final. Estáis bienvenidos a quedaros en casa hoy, invitar a unos amigos, y ver una de las buenas películas que tenemos en casa. Pero no vais a ver esta película. Final de esta conversación.”

Los dos adolescentes se fueron molestos al salón de estar y se tiraron en el sofá. Pronto se sorprendieron de escuchar ruidos en la cocina, su padre estaba preparando algo. Averiguaron por el olor que era “bizcocho de chocolate”. “Seguramente Papá se siente mal y quiere reparárnoslo con sus brownies. Quizá si le alabamos mucho cuando entre, se ablandará y nos dejará ver la película” se decían. No esperaron mucho. Entró su padre con una bandeja de brownies y ofreció uno a cada hijo. Ambos aceptaron y el padre les dijo:

“Antes de que comáis, quiero deciros una cosa: os quiero mucho.”

Los dos jóvenes se miraron, sonriéndose con un aire de conocimiento: se está ablandando papá.

“Por eso he hecho estos brownies con los mejores ingredientes posibles, casi todo orgánico.”

Los brownies parecían deliciosos, y traía agua a la boca de los chicos, y se ponían impacientes con el discurso de su padre.

“Pero quiero ser completamente honesto con vosotros. Añadí un ingrediente especial, que cogí del jardín. Puse un poquitito, y os daréis cuenta. Ánimo pues, tomad una mordida y decidme que os parece.”

-“Papá, ¿no quieres decirnos qué ingrediente es?”

-“Pero si no fue casi nada, una cantidad pequeñísima.”

-“Venga, dinos que era.”

-“Pero también orgánico, como los demás ingredientes.”

-“Papá….”

-“Bueno, pues, añadí mierda del perro.”

Los jóvenes dejaron caer su postre, y examinaron sus dedos con horror. “¿Porqué hiciste eso? Nos torturaste con el olor divino, y ahora no los podemos comer.”

-“Pero si es sólo un poco, y nunca lo vais a notar. No pasa nada, no seáis exagerados. Lo preparé con los demás ingredientes, muy buenos y saludables…”

-“PAPÁ, nunca vamos a comer eso.”

- “Y por esta misma razón, no podéis ver la película.¿Cómo podemos dejar entrar imágenes que quedarán allí mucho tiempo, causando daño a nuestra alma…?”

12 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Excelente el cuento y su moraleja.
Si hay caca, no quiero saber nada. Perfecto.

Pero, ¿qué pasa si llevamos ese principio a las últimas consecuencias? Si por un poquitito de mierda dejamos de ver una película, ¿no deberíamos dejar de ver la TV y el cine profanos, las revistas y la literatura "best seller", que cargan toneladas de excrementos?

¡Ah, no! ¡Acá hay que ser selectivos! Pamplinas. El mismo acto de "seleccionar" entre excrementos es algo impropio. Quienes saben, enseñan que los medios tiene por finalidad descristianizar la sociedad, siguiendo la estrategia propuesta por el marxista Antonio Gramsci.

Hay que volver al Index pero al revés : ver o leer sólo aquéllo que es recomendado por autoridades católicas reconocidas.
15/01/10 3:03 AM
  
Patrijau
Eso de "cuando tu ves algo, tu eres quien acepta esa imagen y la interpreta" implica que estemos atentos y críticos a lo que vemos, es una invitación a ser maduros y responsables con todo lo que veamos. Hasta podría estar de acuerdo en parte con esta postura, suponiendo que los adultos nos comportemos como adultos siempre... pero, una niña de 13 años realmente interpreta las imágenes que ve en la TV con sus amigas? puede un chaval distinguir facilmente entre lo que esta mal o no, sobre todo si ve imágenes de chicas de su edad haciendo cosas que se presentan como simpáticas, divertidas y hasta atrevidas???


15/01/10 11:58 AM
  
jasp
Cuando aún no había televisión, un sabio judío escribió: "Instruye al niño en su camino, que aún de viejo no se apartará de él" (Prov.22,6)
16/01/10 10:46 AM
  
Manuel
kain marko, ¿de verdad crees que ciertas imágenes no son dañinas para la formación de la persona?¿De verdad piensas que todo se puede ver, que una niña de 13 años está preparada para ver cualquier cosa?. Si es así, si de verdad piensas eso, creo que vivimos en mundos diferentes, en el mio hay niños que no duermen por haber visto una película de miedo, niños que ven con asco la sexualidad por haber visto porno, niños que creen normal la sexualidad precoz, las drogas porque en muchas series lo proponen como norma de conducta. Sin duda unos padres responsables deben estar muy atentos a lo que ven sus hijos (en mi mundo).
18/01/10 9:57 PM
  
Patrijau
Y en mi mundo hay también adultos muy ingenuos que se creen que por los años que tienen pueden ver cualquier cosa y no les afecta.
Adultos "desmemoriados" que no recuerdan cuánto les llamaban la atención o incluso les incomodaban algunas cosas (sexo antes de los 16 años, entre otras) si, adultos que se han olvidado cómo reaccionaban hace unos años ante esas cosas con las que ahora conviven de orinario y ven tan normales que hasta las comparten con sus hijos.
Y es que una de las estrategias de marketing ideológico mas eficaz es la "desensibilización": poco a poco, sin mucho impacto pero si repetiendo algo muchas, muchisimas veces se va logrando que ese algo entre en la persona y lo vea como "normal", como que es parte de su cultura, como algo incluso "propio".
19/01/10 10:32 AM
  
Manuel
Patrijau totalmente de acuerdo contigo, algunas imágenes no sólo son dañinas para los niños también lo son para los adultos.
19/01/10 10:48 PM
  
LoganSin
Hola Manuel, revisando los comentarios he visto que has contestado a un tal kain y releyendo me he dado cuenta de que hablais de la misma cosa, si que hay imágenes que son dañinas para la visión, de hecho siendo yo un adulto todavia me impresionan imágenes. Lo que pienso que quiere decir kain, es que no hay que prohibir de una forma absoluta nada, pero de hecho hay cosas que no son para niños como tu dices, pero para eso están los padres para decirles que no deben de ver eso por que les va a provocar una reacción negativa, hay que proteger a los niños pero sin rozar la paranoia.
La sexualidad precoz no existe porque salgan en series o en películas ya existe en la sociedad, particularmente, me parece un error adelantar la sexualidad, hay que disfrutar siendo niño, ya llegará la adolescencia. Y si vivimos en el mismo mundo, casi pensamos de la misma manera tan solo son matices los que nos diferencias, pero nos unen mas cosas que nos diferencias.
Cariñosos Saludos Manuel.
20/01/10 11:01 AM
  
Marta
Y ahora hablemos de la realidad... Esos dos niños es probable que vayan al cine a escondidas de su padre cualquier otro día. Están en la adolescencia y les tira la transgresión. El padre no podrá razonar y debatir la película con sus hijos (lo dice una que hizo lo propio con "Abierto hasta el amanecer")...

¡Qué dificil es ser padre!
20/01/10 7:22 PM
  
LoganSin
Bueno Marta, si tanto te impresionó "Abierto hasta el amanecer" debes de ser una persona bastante sensible, por lo que me darás la razón en lo siguiente.
Tu irías a ver la película con 16 años, año arriba año abajo, si con 16 años no tienes herramientas necesarias para determinar que esa película no es para tí o para combatir la estupefacción que te produjo la película, el problema no es tuyo, el problema es de tus padres que no han sabido educarte de una forma correcta.
La adolescencia es una época dificil y no reconocer que esos puber van a ser rebeldes y contestatarios es como intentar ponerles puertas al campo, como sabes lo que va a ocurrir, hay que prepararase pero de ninguna manera cortarles su libertad individual.
Te reconozco que es muy dificil ser padre, pero tambien reconozco que yo he visto, leido, historias macabras, terroríficas, violentas y eso no me ha convertido en un ser sanguinario ni demente ni me han provocado un horror persistente en mi psique.
Cariñosos Saludos.
21/01/10 8:48 AM
  
Marta
LoganSin, la ví con 13 años. No me parece que haya que ser muy sensible para impresionarse al ver una película de ese estilo con 13 años, mucho más cuando había vivido en un mundo "protegido" por mis padres. Mis padres me educaron, pero yo empezaba a tener la rebeldía propia de la edad.
Leer y ver historias violentas no te convierte automáticamente en asesino, pero es evidente que SÍ afecta a tu psique. Todos los trabajadores que lidian a diario con situaciones duras (pongamos, por ejemplo, en catástrofes recientes como la de Haití, o los mismos ats de las ambulancias) necesitan posterior terapia. Enfrentarse a menudo con la crudeza y el mal no es algo de lo que uno pueda salir indemne. Ahora, depende de la fortaleza de cada uno saldrá mejor o peor.

He visto a menudo a chavales cruzando las vías de un salto cuando venía el tren. Si tienes agilidad suficiente no tiene por qué pasarte nada, pero una persona razonable, aunque quizá lo haga alguna vez por temeridad y curiosidad, no lo repite a menudo... No sé si me he explicado bien.

Un abrazo de unan rebelde que hoy es moderada (y madre)
21/01/10 4:39 PM
  
LoganSin
Hola Marta, casi acierto con la edad, actualmente tendrás casi la treintena, enhorabuena por maternidad.
Bien como tu dices, un niño no puede vivir permanentemente "protegido", es como si jamás te expones a una enfermedad, no eres capaz de crear los anticuerpos que te protegerán, si proteges en extremo a un niño cuando llegue la adolescencia con su caracter rebelde intentará realizar muchas cosas que pueden llegar a ser peligrosas o dañinas, por lo que proteger en exceso es un error.
Hay que enseñar que las cosas en exceso o en defecto siempre te harán daño, en este caso un exceso de confianza al tener la temeridad de cruzar las vias del tren te puede matar.
Espero que me hayas entendido, no te estoy en contra de lo que tu piensas, tu eres un pelín mas moderada que yo. :)
21/01/10 5:02 PM
  
Roi
Realmente, no entiendo la aversión que tenéis los católicos con el tema del sexo. Estoy de acuerdo con LoganSin de que hay que dejar a la infancia en su sitio, que ya llegará la adolescencia. Una escena de desnudo puede ser muy inocente, mientras que otra puede ser muy explícitamente sexual sin que se vea un pecho. Cualquier videoclip de Regueton que veamos en la tele es más explicitamente sexual que muchas escenas de desnudo de películas y series.

No estoy de acuerdo con la sobreprotección, ni tampoco con la no supervisión. Responde a los padres y educadores aconsejar sobre la idoneidad de los contenidos a ver. Las prohibiciones siempre son un tema espinoso.

Eso sí, encuentro bastante más grave ver un contenido con asesinatos y banalización de la violencia que uno con escenas sexuales. Es mi opinión.

Saludos
28/01/10 3:26 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.