Carta al director sobre el artículo publicado en Levante- EMV: "Parir i no parar"

Jesús Puig es la vergüenza de esta profesión

Querido director de Levante:

Siento tener que decirle que artículos como el de Jesús Puig, Parir i no parar, publicado el pasado martes, 1 de diciembre, le hacen un flaco favor a su diario y al periodismo en general.

Pretender argumentar su apuesta por el aborto y la educación sexual en los colegios recurriendo al desprecio (“el hábito no hace el monje, pero esconde sus erecciones”), o con juicios de valor rastreros - como que “el aborto es una conjura del clero para asegurarse un mayor número de niños a quienes hurgarles el culet” o “la paranoia de la conspiración es fruto de un exceso de efluvios en el vino de misa” -, resultan vergonzosos para la profesión.

¡Hay que ser un profesional muy patético y ruin, y le aseguro que siento tener que decir esto de un “compañero”, para atacar a la Iglesia y sus ministros de esta manera tan repugnante!

Debo confesar que, como periodista que se siente orgullosa de su profesión, NUNCA me había sentido tan avergonzada.

Afirmaciones como, “el día que los clérigos pedófilos se queden preñados, la pedofília tendrá indulgencia plenaria y el aborto será un sacramento”, son incompatibles con el código deontológico de un periodista.

Es más, no voy a entrar al trapo, ya siento no darle carnaza a D. Jesús para un próximo articulo, en justificar las palabras y el buen hacer de los ministros de la Iglesia aludidos en su artículo. Su calidad humana y espiritual, además de sus legítimas opiniones, merecen todo mi respeto y consideración. ¡Solo faltaría!

Pero es evidente que la apuesta progre de D. Jesús de atacar y vilipendiar a la Iglesia vende. No es nada nuevo.

Lamentablemente, resulta habitual observar, como desde medios de comunicación e instituciones públicas, se niega que la Iglesia y sus ministros puedan tener sus propias creencias, considerándolas “políticamente incorrectas, y se permiten por ello, sin el menor rubor ni decencia, ironías y vejaciones a su fe y a su doctrina.

Pero, yo como periodista que me dejo la piel a diario defendiendo la verdad, la libertad de información y la lealtad de critica, que me empeño en informar y crear opinión publica preservando la dignidad de las personas y su derecho al honor, la intimidad y la propia imagen, considero una deshonra para la profesión las palabras llenas de rabia incontenida vertidas por D. Jesús (vaya lo siento) Puig … ¿¿¿Periodista???

8 comentarios

  
pacojota
Remedios, que quieres de un periódico más rojo que el que asesinó a miles en paracuellos del Jarama.

En el solo trabajan los "periodistuchos" que no tienen donde caerse muerto, así les va que cada día tienen menos ventas, yo al menos no compro ese diario, me repugna y me avergüenza que sea Valenciano.

Gracias por el artículo
03/12/09 9:26 PM
  
Ricardo de Argentina
Remedios, que se queda muy corta Ud., y sospecho que por estricta educación. Que no se la merece este individuo desgraciado, aunque sí su blog, claro.

En Argentina no se ven tan seguido ni tan al extremo estos excesos. Realmente, asombra el odio a la Iglesia de que son capaces cierta parte de los españoles. Que no me queda duda que no merecen tal nombre.
03/12/09 11:45 PM
  
conchi
De lo que se cría se come.Seguro que sus antepasados fueron, los de las checas y quema de conventos.Miserables nacieron y miserables morirán.Que le den por donde amargan los pepinos.Su intolerancia y falta de respeto a los demás,no merece nada más que desprecio."No hay mejor desprecio que no hacer aprecio".Es un "tonto útil"...¿¿¿...???.
05/12/09 12:30 PM
  
Ana
en mi casa el que se compraba era las Provincias.pero siento muchísimo que un periódico de allí sea tan miserable porque se necesita miseria moral para escribir esas paridas que califican al autor de las mismas y además le sale gratis porque atacar a la Iglesia es así:rezamos por ellos y protestamos por carta o por correo pero no pasa más, gracias a dios. Que Dios no tenga en cuenta sus despropósitos
05/12/09 10:00 PM
  
Javier Almenar
Por cierto, Las Provincias, ya que se ha nombrado, hay que decir que tampoco se queda corto en su cristofobia compulsiva. Da pena, recordar lo que era este periódico no hace muchos años y en lo que ha derivado. Los pacientes lectores que aún le quedan merecen un mínimo de respeto y que no se les insulte en su fe día sí y día también. La ignorancia atrevida de sus redactores en materia religiosa y teológica sólo es comparable a la de los redactores de medios como el Público o la Sexta.
08/12/09 9:17 PM
  
María Elena Rodríguez
Cuando una mota de polvo estelar quiere brillar como estrella y no lo logra, no le queda más recurso que levantar más polvo y tratar de quitar brillo a las estrellas auténticas.
12/12/09 7:15 PM
  
Ignacio Puras Abad
Estimada Remedios:

le felicito por su artículo que además defiende el periodismo.

Entiendo que será de su interés leer la denuncia del sacerdote Aldo Trento de este periodismo publicado en Il Foglio bajo un título que no deja lugar a dudas: Contra los que escupen a los sacerdotes.

Puede leerlo en español en la siguiente dirección:

http://blogs.hazteoir.org/castillayleon/2010/03/25/un-sacerdote-habla-de-los-pedofilos-y-de-la-prensa-que-vive-del-%E2%80%9Cexcremento-del-poder%E2%80%9D/

También le felicito por su prolífico trabajo con reflexiones adecuadas para los momentos que vivimos.

Dios la bendiga
18/04/10 1:30 PM
  
Reme
GRACIAS A TODOS POR VUESTROS COMENTARIOS.
BUEN ARTICULO EL QUE NOS RECOMIENDA IGNACIO
20/04/10 6:20 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.