De libros, padres e hijos

                                                          La portada del libro. 

  

  

  

«Al final, poco importará si escribimos bien o mal, si luchamos con cañas o mayales. Pero si importará, y mucho, en que lado luchamos».

G. K. Chesterton

  

  

  

Tengo el gusto de anunciarles que hoy viernes, 1 de de abril, sale a la venta mi primer libro: De libros, padres e hijos: Guía para convertir a niños y adolescentes en lectores entusiastas.

Se trata de una obra dedicada a todos los que, como yo, son padres, y a quienes estén en trance o situación de serlo, o si quiera tengan esa esperanza, así como también a todo aquel que quiera acercar a un niño a la lectura.

Escrita con pasión y dedicación, me ilusiona especialmente, no solo por el entusiasmo y alegría que acompaña a las primeras cosas, si no también porque en ella han colaborado mis dos hijas con las ilustraciones y los adornos caligráficos, lo que le da a la obra un aire de familia muy especial para mí.

Les ofrezco una ficha del mismo y, como una pequeña muestra y adelanto de intenciones, su Prefacio:


«Tengo que comenzar con una pequeña observación: esta no es una guía al uso ni trata de serlo. Si bien su título remite a una determinada familia, la de las guías, la especie que representa es rara, porque, aunque la obra responde a la estructura y finalidad típica de estas, su enfoque y perspectiva son infrecuentes y creo que necesarios. Infrecuentes, porque no resulta fácil encontrar en el panorama editorial español, y especialmente en esta materia, el punto de vista de un padre, y menos expuesto a través de su experiencia en la educación de sus hijos. En mi caso, de mis dos hijas, que corretean en un ir y venir sosegado entre estas páginas. Y necesario, porque visto aquello a lo que hoy van a abrevar, literariamente hablando, nuestros hijos, parece urgente dar una voz de alto e intentar establecer un orden donde creo que no lo hay.

Pero advierto de que no se trata de mi orden. El libro bebe de muchas y muy diversas fuentes autorizadas, tamizadas por el cedazo de la tradición, y se resuelve en un puñado de títulos y de recomendaciones de lectura para niños y adolescentes, resultado de sumar a esas fuentes el gusto de mis hijas y mi propio consejo. Porque esta guía, además de orientar, busca despertar en las conciencias de sus lectores (preferentemente, padres y educadores) la inquietud de vigilar y observar a los niños y a los jóvenes, y de hacerles amar la lectura acompañándolos por un sendero muy peculiar: el de la belleza y el conocimiento poético, a fin de despertar en sus almas la disposición a la virtud a través de la lectura.

Creo que una educación basada en los grandes y buenos libros y asentada en la imaginación y el asombro es una necesidad de hoy. Pero no se trata de una tarea elitista y enfocada solo a unos pocos. Como padre, soy consciente de que ni los niños pueden ser sometidos a sesudas sesiones de lecturas profundas, ni los tiempos cibernéticos en los que nos encontramos permitirían tal cosa. Por eso, alternados con libros de calidad, en el volumen se encontrarán autores y obras menores a los que en forma coloquial denomino chuches, que sin perder del todo el tono ayudarán a que el amor a la lectura no naufrague ante las primeras olas.

Y así, en estas páginas podrán tropezarse con los Grimm, Perrault y Andersen y sus hadas y maravillas; con Carroll y Lear y el disparate y el sin sentido; con MacDonald, Lewis y Tolkien y la fantasía heroica; con Barrie, Grahame y Saint-Exupéry y la imaginación asombrosa; con las viejas leyendas sobre el valor heroico (los mitos griegos y nórdicos, las leyendas artúricas y los romances de gesta, Shakespeare y Cervantes); con los relatos de viajes extraordinarios e iniciáticos (Defoe, Swift, Verne, Ballantyne, Marryat); con la trascendencia mística, la lucha y la entrega a algo más grande que uno (las leyendas artúricas, Lewis, Tolkien). También hay sitio para las historias so- bre el valor de la familia, la maduración y el crecimiento personal, el amor y la entrega a los demás (Austen, Alcott, Spyri, Collodi, Montgomery, Nesbit, Hodgson Burnett); con la literatura de la aventura como liberadora de cadenas y fuente de lucidez (Ballantyne, Kipling, Burroughs, Stevenson, Dumas, Salgari, Sabatini), con el encanto de lo cotidiano (Dickens, Cervantes, Grahame, Milne, Baroja, Chesterton, Ingalls Wilder), con el secreto de la poesía (Dante, Shakespeare, Wordsworth, Keats, Blake, Stevenson, Tennyson, Quevedo, Lorca) y finalmente, con la puerta de la Verdad (La Biblia). Y entre unos y otros, de vez en cuando, chuches, como las series de Enid Blyton o el Guillermo de Richmal Crompton.

Todos ellos no serán solo títulos, sino llaves y portones, caminos y senderos, mapas y cartas de navegación, brújulas y compases que, espero, puedan servir de ayuda a otros padres y otros hijos en la ruta que todos hemos de recorrer en nuestras vidas. Se que, aunque la lectura de los libros es una entrada al mundo espiritual, tal y como decía Proust, no es el elemento que lo constituye. Por eso es importante prestarles la atención debida y no más, para que no se conviertan en un fin en sí mismos y, en lugar de ayudarnos a conocer la realidad, terminen suplantándola y alejándonos de ella.

Desde estas páginas —paradójicamente, desde un libro—, trataré de que la próxima vez que se acerquen a sus hijos (o nietos o sobrinos, o cualquier otro niño), lo hagan acompañados de los buenos y grandes libros que aparecen en este volumen».

7 comentarios

  
Pablo Cervera
Ya lo tengo en mis manos. De las 30 pgs leídas saco ya una impresión fantastica. Muy bien editado y muy ajustado de precio como siempre hace Rialp. Enhorabuena y a por el siguiente!!!!
01/04/22 3:04 AM
  
Marta de Jesús
Me lo apunto. Mi cumple está cerca🎂

Enhorabuena.
01/04/22 1:30 PM
  
Scintilla
¡Enhorabuena! Seguro que hace mucho bien en estos tiempos desnortados. Y buen aviso para navegantes ese prefacio.
01/04/22 7:47 PM
  
Jose
Mi más calurosa enhorabuena.
02/04/22 1:08 AM
  
Haddock.
Hubiera sido un buen epígrafe antes del prólogo la cita de "Ahora amigo Sancho, échate a un lado y ponte en oración, pues yo he de entrar en fiera y desigual batalla"
Porque es así de difícil que la batalla de que a los niños y adolescentes, el amor por la lectura que pretendemos inculcarles venza al atractivo de las redes sociales y a la afásica cultura de la imagen.
Como todo en la vida, desde el amor al sentido profundamente religioso, si no tienes experiencia propia no es fácil de entender. Si logras que un niño o adolescente se quede clavado una tarde entera leyendo un libro (unas bellas ilustraciones ayudan, y mucho) habrás logrado un gol por la escuadra.

02/04/22 5:22 AM
  
África Marteache
¡Qué libro tan necesario! Creo que me lo voy a comprar a pesar de que no soy madre ni abuela y mi influencia en los niños se terminó cuando me jubilé de maestra. Será un rejuvenecer muy gratificante. Gracias, Miguel, que Dios te bendiga en esta tu labor contra el abandono de los buenos libros. En estos días de invierno tardío estoy poniendo a punto mis viejas plumas, limpiándolas y cambiándoles el cartucho de tinta, para escribir "calamo currente" por el solo placer de ver cómo aún puedo hacerlo. Las pequeñas cosas que hacemos cuando somos jóvenes se vuelven maravillosas en la vejez porque entonces tienes que tener en cuenta la forma como el cuerpo y el espíritu se comunican y actúan al unísono y, con la edad, no siempre el cuerpo responde a las exigencias del espíritu o el espíritu a las del cuerpo porque empiezan a disociarse. Por eso cuando camino al santuario voy dando gracias a la Virgen Santísima; si escribo, y veo que mi letra continúa siendo la que fue, supongo que un calígrafo podría advertir las variaciones, perfectamente legible, siento placer (una de mis plumas tiene grabados los versos de "El cuervo" de E. Allan Poe); si oigo la algarabía de los pájaros en primavera o aún veo los pistilos y corolas de las flores más pequeñas mi corazón remonta en una interminable oración de alabanza. Laus Deo.
02/04/22 8:34 AM
  
Lucía Victoria
Muchas gracias y enhorabuena por esta guía utilísima, que a mi particularmente me interesa mucho. Pero qué difícil resulta hoy interesar a los pequeños por la lectura (la buena lectura).
Me encanta la idea y, de momento, la ilustración de la portada...felicite a sus hijas!
03/04/22 8:51 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.