InfoCatólica / Caballero del Pilar / Categoría: Entrevistas

19.09.22

Maternity ha conseguido que más de 3500 mujeres no aborten y continúen con sus embarazos

Miguel A. Maestre, como fundador y primer presidente, de Maternity, sintetiza en esta entrevista la razón de ser de esta asociación en defensa de la vida.

Proyecto Maternity - Ayuda a la mujer embarazada - Proyecto Maternity

Lleva usted media vida dedicándose a atender a mujeres embarazadas que están pensando en abortar. ¿Cómo empezó su militancia provida?

Mi primer contacto con el movimiento provida fue en el año 2000, después de acudir a una conferencia sobre el trauma postaborto. Me impactó muchísimo el hecho de que, además de la crueldad que supone terminar con la vida de un ser humano, el aborto dejase unas secuelas de por vida en las mujeres, a lo que hay que sumar una herida profunda en el alma. Yo era un joven inquieto y ese mismo día decidí implicarme en el movimiento provida como voluntario de una asociación local. En aquella época el movimiento Provida se limitaba sobre todo a la reivindicación político social y a acciones culturales, no tanto en atender a mujeres que pensaban en abortar. En ciudades como Madrid iban más avanzados, pero no en las provincias.

Usted pasó de ser voluntario a dedicar su vida a la causa provida. ¿Qué le hizo dar ese paso?

En el verano del 2009 mi novia, hoy esposa, me invitó a viajar en peregrinación a Medjugorje, Bosnia, donde se decía que desde la década de los 80 se producían apariciones marianas. La verdad es que yo fui con bastante incredulidad y lo último que esperaba era tener allí una experiencia que marcaría un antes y un después en mi vida. Soy una persona bastante racional a la que le cuesta lo sobrenatural, pero pese a ello tuve una experiencia que me cambió para siempre. No solamente vi el horror que supone el aborto y las consecuencias, sino que recibí la llamada a entregarme por completo a defender la vida y acercar las almas de estas mujeres a Cristo.

El Señor me pedía a mí, con mi infinidad de limitaciones, con cantidad de defectos y miserias, consagrar mi vida a combatir el aborto. Lo hablé con la que entonces era mi novia, hoy mi mujer, sin saber muy bien si esta consagración debía ser como célibe o como un esposo y padre de familia. Su apoyo en ese momento fue fundamental. Los días posteriores tuve una lucha interna muy fuerte. El Señor me pedía dejarlo todo. Tardé mucho en hablar de lo ocurrido, me limité a ponerme manos a la obra.

Una consagración dentro de un matrimonio y con familia numerosa. ¿Cómo se compagina la vida familiar con esta consagración?

No es fácil, sobre todo cuando uno es padre de familia numerosa, pero también tengo que decir que como todo esto es obra del de arriba, nos ha dado los medios necesarios para poder compaginarlo. Mi jornada tiene 24 horas, pero parece que sea de 48.

¿Cómo nace Maternity y con qué objetivos?

Después de esos primeros 10 años de experiencia (2000-2010) decidimos poner en marcha Proyecto Maternity, cuya finalidad es ayudar a aquellas mujeres que tienen dudas sobre qué hacer con su embarazo, ofreciéndoles una alternativa al aborto. Pero no solamente eso, nuestra misión no es solo salvar vidas, sino también y sobretodo ayudar a la salvación de las almas, acercar a estas mujeres a Cristo, compartir con ellas nuestra fe, bautizar a sus hijos, acercarlas a ellas a los sacramentos, no sólo a las que deciden continuar, sino también las que por desgracia deciden abortar, para ellas también es Maternity… Si el sí de una madre a continuar adelante con el embarazo es una verdadera alegría, más lo es aun cuando deciden bautizar a sus hijos o cuando ellas mismas deciden dar el paso. De algo tan terrible como un aborto puede nacer algo tan maravilloso como una conversión.

Leer más... »

9.09.22

Patricio Lons visitará por primera vez España para dar un ciclo de conferencias sobre la Hispanidad

Por este motivo entrevistamos a Luis Lasunción, fundador de la Asociación HispaUnidad y gestor del canal de youtube HispaUnidad, que ha sido una de las personas que ha hecho el esfuerzo para traerlo. También aprovechamos para que nos hable de la asociación que preside.

Háblenos del ciclo de conferencias de Patricio Lons que tendrán lugar en Madrid.

Patricio Lons es uno de los valientes pioneros del Hispanismo del siglo XXI. Cuando prácticamente nadie compartía esa perspectiva, el acudía como un “rara avis” a los medios de comunicación argentinos a defender lo que nadie decía, y lo hacía con una claridad de visión, con un conocimiento erudito sobre los hechos, que dejaba con la boca abierta a sus sorprendidos entrevistadores, que no tenían otra alternativa que asentir. Varios de sus primeros videos en youtube, entrevistas y discursos, son verdaderamente memorables.

Patricio Lons no ha visitado nunca España, y gracias al esfuerzo de varias asociaciones hispanistas y de hispanistas particulares hemos conseguido financiar su visita a España. Es obligado mencionar y agradecer de entre todos ellos a Julio Henche, abogado y autor del excelente libro “Las leyes de Indias”, sin cuya ayuda seguramente no habría sido posible el viaje de Patricio. Hemos ayudado a organizar un ciclo de 5 conferencias en Madrid, para que todos los ciudadanos que lo deseen puedan acercarse y escuchar la siempre entretenida y erudita charla de Don Patricio. Además aprovecharemos para entregar a Don Patricio el premio de la Asociación HispaUnidad, premio elegido por votación de todos los afiliados. Las conferencias serán del 30 de septiembre al 4 de octubre, y pueden adquirirse las entradas en Entradium.com. En este enlace a nuestra web tienen todo el detalle sobre las conferencias:

https://xn–orgullodelasespaas-20b.com/patricio-lons-en-madrid-octubre-2022/

¿Qué supone para España la visita de D. Patricio Lons?

Es una oportunidad de agradecerle como españoles su labor por nuestra cultura, por el hermanamiento entre las sociedades de los países hispanos, y una oportunidad para el Hispanismo, para que nuestro mensaje alcance a muchas personas, y empiece a resonar en la mente de muchos como la gran oportunidad económica, cultural, geoestratégica que en realidad es.

Leer más... »

8.09.22

El P. Juan Miguel Corral analiza la figura y doctrina de San Juan de Ávila, sobre el que hizo la tesis doctoral

El P. Juan Miguel Corral Cano actualmente está incardinado en la diócesis de Alcalá de Henares. Se ordenó en 2007 y ha desarrollado su ministerio en las diócesis de Madrid, Alcalá de Henares y Phoenix (Arizona, USA). También ha estado como misionero en Venezuela unos meses. En 2019 se doctoró en Teología/Historia de la Iglesia por la Universidad San Dámaso. En el momento presente, trabaja como vicario parroquial en la parroquia Santa Mónica (Rivas-Vaciamadrid), y ejerce como profesor invitado colaborador en la Universidad San Dámaso. Además, está preparando un curso “Vivir la fe en la cultura actual", para el instituto teológico diocesano “Santo Tomás de Villanueva” de Alcalá de Henares.

El P. Juan Miguel Corral Cano hizo una tesis doctoral sobre de los escritos sacerdotales de San Juan de Ávila, centrándose sobre todo en el Tratado del sacerdocio, precisamente por ser esta área la que más brilla en la enseñanza del maestro y modelo de sacerdotes.

¿Por qué decidió hacer una tesis doctoral sobre la figura de San Juan de Ávila? ¿Cuál fue concretamente el objeto de su estudio?

La idea surgió al constatar la necesidad de retomar el estudio científico de las fuentes de San Juan de Ávila. En las últimas décadas, se había escrito bastante sobre su doctrina, unas veces con mayor fidelidad a lo que él dice y otras tomando simplemente como excusa algún escrito suyo para exponer las ideas propias del que escribía. Pero, en cualquier caso, se partía de los textos ya publicados, tanto en lo que se refiere a los escritos del Maestro Ávila como a su biografía. No se hacía apenas investigación, que estaba estancada tal y como la dejaron a mediados del siglo pasado los grandes avilistas de la generación de Abad, Sala Balust y otros. Un trabajo que quedó sin acabar, como se evidencia en la edición de 2000-2003 de las obras completas de San Juan de Ávila en cuatro tomos, la que comúnmente se usa y lleva el subtítulo «edición crítica», pero que aún presenta numerosas lagunas y algunos errores.

Recientemente, sobre todo a raíz de la proclamación de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia en 2012, ha habido unas cuantas personas que hemos decidido retomar ese trabajo de investigación. Podríamos mencionar algunos nombres como los de Nicolás Álvarez de las Asturias, José Ramón Godino Alarcón o María Jesús Fernández Cordero, que han publicado recientemente importantes trabajos de investigación sobre el Apóstol de Andalucía. En mi caso, decidí ocuparme de los escritos sacerdotales y, sobre todo, del Tratado del sacerdocio, precisamente por ser esta área la que más brilla en la figura de San Juan de Ávila.

San Juan de Ávila es patrono del clero secular español, además de Doctor de la Iglesia ¿Por qué se le considera en la Iglesia maestro y modelo de sacerdotes?

Podemos mencionar varias facetas en las que se manifiesta que San Juan de Ávila es maestro y modelo de sacerdotes. En primer lugar, su doctrina. Cuando se declara a un santo Doctor de la Iglesia, se está reconociendo que en su doctrina hay algo especialmente destacado (eminens doctrina), algo único que aporta al tesoro teológico de la Iglesia y nos ayuda a entender mejor ciertos aspectos de la Revelación. Su enseñanza sobre el sacerdocio tiene muchos elementos originales, que han sido claves en el desarrollo del ministerio sacerdotal en la época moderna. No podemos entrar en detalle, pero baste como muestra un botón: el Santo Cura de Ars tenía las obras de San Juan de Ávila y las leía. Un estudio comparativo de la teología del ministerio sacerdotal nos da razones para pensar que esas virtudes sacerdotales, que brillan como ejemplo en el humilde cura francés, las aprendió en gran medida del Maestro Ávila.

Leer más... »

5.09.22

El profesor Fernando Romero analiza en profundidad los fundamentos y las características del bien común

Fernando Romero Moreno es abogado por la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y Profesor Superior Universitario por la Universidad Católica Argentina (UCA). Está dedicado desde hace 30 años a la Educación, tanto en cargos docentes como directivos. Actualmente trabaja en el Colegio Los Caminos (APDES-Pilar). Es autor del libro “La Nueva Derecha-Reflexiones sobre la Revolución Conservadora en la Argentina” (Grupo Unión, Buenos Aires, 2021).Está casado y tiene 4 hijos.

¿Qué es el bien común y en qué se fundamenta este principio?

La persona humana, para alcanzar su perfección y el despliegue pleno de sus potencialidades naturales, necesita tanto de bienes individuales o no participables como de bienes comunes o proporcionalmente participables y comunicables. Hay bienes comunes parciales, propios de la familia y los cuerpos intermedios, como hay también un bien común “completo, concreto y posible” (Sergio R. Castaño), que es causa final de la comunidad política. Todos ellos constituyen el Bien Común inmanente o temporal, que a su vez se ordena al Bien Común trascendente o eterno que es Dios. El Bien Común político es esencialmente distinto de los bienes comunes parciales y de los individuales. De allí que no se lo pueda confundir con una suma de bienes particulares ni tampoco con un mero “conjunto de condiciones”, que de suyo sólo tienen razón de medio y no de fin. El fundamento del Bien Común radica en la natural sociabilidad y politicidad de la persona humana.

¿Cuáles son sus aspectos principales?

Siguiendo al Doctor Angélico, son: 1) la unidad de la paz; 2) que el pueblo sea dirigido al buen obrar; y 3) los bienes materiales suficientes. Todo esto implica que en la comunidad política haya orden, justicia (tanto en sus partes integrales como potenciales), concordia, amistad social, fomento de las virtudes (naturales y sobrenaturales, intelectuales y morales), leyes respetuosas del orden natural y cristiano, arquetipos (héroes y santos), clase dirigente virtuosa, sanas costumbres, moral pública, ciencias, humanidades, artes, bienes y servicios materiales acordes con las necesidades fundamentales de la persona humana, justa distribución de los mismos e independencia económica de la sociedad para alcanzar el bien común sin injustas tutelas foráneas. El bien común acumulado en el tiempo es, al buen decir de Ullate Fabo, la Tradición. Si el fin propio de la comunidad política es el bien común temporal subordinado al bien común eterno, lo propio del buen gobernante y de los integrantes de la comunidad en cuanto tales será pues recibir, purificar, enriquecer y transmitir a las nuevas generaciones el patrimonio espiritual y material heredado, es decir, la Tradición.

¿Por qué, para que subsista una sociedad, es necesario que los individuos velen por el bien común?

Porque el bien común se alcanza mediante las acciones y operaciones propias de todos sus integrantes. El poder político tiene fines propios y es el garante último del bien común, pero para alcanzarlo es necesario que todas las personas velen por su consecución. Un ejemplo puede ayudar a entenderlo mejor. Uno de los aspectos principales del bien común es la paz. Para ello el poder político se ocupa tanto de la defensa exterior como de la seguridad interior de la comunidad. Pero la paz no es la mera ausencia de conflictos sino la tranquilidad en el orden, lo que supone la existencia de la concordia política, de la justicia y de la amistad social. Y para alcanzar esos bienes, todos deben aportar lo suyo. Es en la acción mancomunada de esa “sociedad de sociedades” que es la comunidad política donde encontramos el origen de la paz. Lo mismo sucede con otros aspectos del bien común político.

Leer más... »

1.09.22

El P. Federico Marfil bautiza a un niño tras rescatarlo de las garras del aborto recientemente

El Padre Federico Marfil Mur fue ordenado el pasado 27 de febrero en la Sagrada Familia de Barcelona. Actualmente es vicario de las parroquias de Sant Feliu de Cabrera de Mar y Sant Joan de Vilassar de Mar.

Recientemente ha tenido la dicha de bautizar a un niño, al que salvó del aborto. Nos habla a raíz de ello de cómo nació en él su inquietud en defensa de la vida y su vocación de rescatador.

¿Cómo le marcó la película Unplanned?

Recuerdo que la fuimos a ver con el seminario de Barcelona cuando aún era seminarista. No fue tanto un marcar sino un volver a recordar lo que antes de entrar en el seminario defendía con pasión en ambientes universitarios y en todos los que se me daba oportunidad: la vida por nacer y la guerra sin cuartel a la mentalidad abortista. Al entrar en el seminario ya no tenía esos ambientes para practicar apologética. Empezaba entonces en Barcelona mi último curso, de pastoral en una parroquia una vez concluidos los estudios en el seminario y antes de la ordenación. Vi que era un buen momento para volver a la carga no sólo con palabras sino con obras.

¿Por qué decidió ir a un abortorio a conocer de cerca la realidad?

Como le comentaba urgía actuar, me informé por internet de los abortorios que habían en Barcelona y descubrí uno cercano a la parroquia que me habían destinado. Fui allí a preguntar y me dieron, con una amable sonrisa de administrativa, un catálogo de cómo acababan con la vida de los niños inocentes y sus costes. Recuerdo que se me heló la sangre, se me cayó una venda que tenía puesta, ya que pensaba que no serían tantos los abortos, y les dije que rezaría por ellos y su conversión.

Incluso estuvo yendo a rezar por su cuenta delante de los abortorios…

Efectivamente. Empecé ofreciéndome junto con la oración desde la parroquia pero desde el sagrario me llamaba mi Señor a ser valiente y salir, a seguir rezando rosarios en frente de la puerta del abortorio.

¿Cómo organizó el grupo de rescatadores en Barcelona?

Al estar varios días rezando, perplejo pude contemplar como en un día laborable, entre las 8 y las 11 de la mañana, mientras uno va al trabajo, otro a por el pan u otro a por el periódico, podían entrar unas seis mujeres de media en un solo abortorio (conté e intenté ir a un total de 7 abortorios en Barcelona). Entendí el “ora et labora” de San Benito y al no ver a nadie más en esos momentos a mi lado recordé que en Madrid estaba el grupo de rescatadores Juan Pablo II y la asociación MasFuturo. Éstos ayudan a las madres a tomar la decisión correcta y también materialmente en todo lo que hiciera falta. Llamé a su fundadora, Marta Velarde, y me dio unas indicaciones de cómo actuar mejor: ir acompañado, que no sepan los del abortorio que estás, pasea por la calle o quédate por las esquinas observando para el momento en que pase una mujer con probabilidad de entrar poderle ofrecer una ayuda y decirle la frase más importante que debe escuchar “es tu hijo", etc. También hablamos con las que salen de abortar pues lo que queremos es siempre dar gloria a Dios y llevarle almas y para ello es preciso que conozcan la gravedad de su acto y puedan pedir perdón y reparar (que es lo que también a ellas sanará). Con un grupo de jóvenes y amigos, a los que conté lo que estaba viviendo se formó un grupo y por turnos fuimos a los abortorios siempre que podíamos.

¿Cuántos rescates consiguieron?

En ese curso hicimos cinco rescates. Rescate llamo a la mujer que va al abortorio con intención de abortar y después de una conversación con el rescatador deciden finalmente no abortar (indirectamente serían más los “rescates"). Justo la mañana del sábado pasado pude tener el privilegio de bautizar a un niño que rescatamos. Es indescriptible la alegría cuando estás sosteniendo al niño que vive gracias al acierto de tus palabras y más todavía al saber que ahora es hijo de Dios. Os dejo con el testimonio de uno de los rescates en los que se ve claramente la gracia de Dios actuando y no por las propias fuerzas meramente humanas:

https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/837396692/rescatadores-barcelona-mujer-italia-aborto.html

El hecho de que las leyes consideren acoso la labor del rescatador, es algo que no ha frenado a los rescatadores…¿cree que hay gente dispuesta a ir a la cárcel por defender la vida?

Hay personas que cuando han descubierto que todo un Dios se ha encarnado para dar su vida por ti en una muerte cruenta en cruz, ofrecen en correspondencia su vida en lo que haga falta. Estas nuevas leyes no han hecho más que seguir motivando a rescatadores y a expandir una mentalidad Provida. Igualmente no prohíben nada de lo que estamos haciendo: hablar con personas por la calle para ofrecer ayudas, la intención política es meter miedo. Aún no se ha llegado a un estado tan totalitario pero hay que actuar que como decía Chesterton “el mal crece cuando el bueno no hace nada".

No obstante hay que actuar con prudencia e inteligencia…

Exacto. Toda persona que quiera sumarse en Barcelona a hacer rescates que venga primero con personas ya experimentadas, que no hablen por lo menos en su primer mes sino que observen como habla el rescatador con más experiencia y vayan aprendiendo. Nunca meterse en discusiones que no llevan a ningún lado pero siempre defendiendo al más débil que no puede hacerlo por si mismo.

Ahora como sacerdote le es más difícil continuar con esta labor, aunque sigue teniendo el firme convencimiento de que hay que actuar contra el aborto…

Siempre decimos que no todos están llamados a ser rescatadores pero sí todos a ir contra el aborto. Hay que volver a poner a Dios en el centro de la sociedad y que reine en ella sino al final siempre será ir cortando las ramas de un árbol que en su raíz está ya mal. Así que nuestro Señor me ha llamado a una consagración más plena que, sin entrar en detalles vocacionales que no es lo que se pide en esta novena, pueda darle más gloria y bien a las almas.

En Estados Unidos son varios los estados los que han prohibido legalmente el aborto…¿Hasta que punto es un un signo de esperanza?

Me remito a mi contestación anterior o reina Cristo o estamos perdiendo el tiempo: “el que no está conmigo, está contra mí” (Mt 12,30); aunque ciertamente como San Pablo: “examinadlo todo y quedaos con lo bueno” (1Tes 5,21).

La defensa a favor de la vida no es algo exclusivo de los católicos. ¿Pero considera que los católicos tenemos que dar especialmente un ejemplo de firmeza y convencimiento contra la cultura de la muerte?

Como decía también Chesterton “llegará el día en que será preciso desenvainar una espada para afirmar que el pasto es verde". La verdad es verdad independientemente quién la diga y “la verdad os hará libres” (Jn 8,32). Después de la ascensión de nuestro Señor la Iglesia, el cristianismo, ha creado una cultura. Una virtud que antes movía a todo cristiano con ansias de santidad era, siempre desde el fundamento de la humildad, la magnanimidad. Virtud que diría Santo Tomás “implica una tendencia del ánimo hacia cosas grandes” (S.Th. II-II 129); contrario a la pusilanimidad, vicio que hoy se confunde con una falsa humildad. Sólo los santos son los que han cambiado la historia. Y para ser santos… ¡Hay que desear serlo!

Por Javier Navascués